«

»

Abr 26 2012

La enigmática familia de los asteroides Centauros (y II)

[Fuente del artículo: divulgaUNED]
 

Quirón, ¿asteroide o cometa?

El miembro más destacado de la familia de asteroides Centauros es sin duda alguna Quirón. Quirón fue descubierto en el año 1977 por Charles T. Kowal y sus características no habían sido hasta hace poco indicadoras de merecer destacar de entre la enorme cantidad de asteroides descubiertos hasta la fecha. Se trata de un cuerpo de 233 kilómetros de diámetro, que completa una órbita alrededor del Sol cada 50 años, rota sobre su propio eje cada 6 horas y su temperatura superficial podría rondar los -200 grados centígrados.
Sin embargo, detrás de esta aparente “normalidad” pronto los datos recogidos por diversos grupos de astrónomos mostraron que Quirón era un cuerpo especial. Una de las primeras sorpresas apareció tras encontrar imágenes del asteroide en placas de 1895, lo que permitió conocer con mayor precisión su órbita: su órbita varía en tal medida que en su punto más cercano al Sol  está más cerca que Saturno, mientras que en el punto más alejado, está más lejos que Urano. Pero las sorpresas no terminarían aquí. En 1988 las observaciones del Quirón mostraron que había sufrido un notable aumento de brillo, coincidiendo con su aproximación orbital al Sol. Al año siguiente nuevas imágenes mostraron claramente que poseía coma cometaria. Finalmente en 1993 se confirmaron las sospechas y se detectó una cola cometaria: Quirón fue catalogado como el cometa 95P/Quirón, además de continuar siendo el asteroide (2060). No se tardó mucho en descubrir otro miembro de la familia de asteroides Centauros que poseía el mismo comportamiento, el asteroide (60558) Echeclus, el cual también está catalogado como cometa. Otro Centauro más, (52872) Okyrhoe, está siendo estudiado pues podría también ser un cometa.
Estos descubrimientos han permitido desarrollar nuevos modelos sobre la formación de los cometas, entre los que destaca uno que propone que estos cuerpos serían proto-cometas, los cuales, dentro de algunos millones de años, debido a continuas alteraciones en sus órbitas, podrían convertirse en cometas “clásicos”.


Referencias

http://www.lpi.usra.edu/books/AsteroidsIII/pdf/3001.pdf
http://www.minorplanetcenter.net/iau/lists/Centaurs.html
http://ssd.jpl.nasa.gov/sbdb.cgi?sstr=Chiron;orb=0;cov=0#phys_par
http://arxiv.org/pdf/astro-ph/0702538v2.pdf
http://solarsystem.nasa.gov/scitech/display.cfm?ST_ID=1570

[Fuente del artículo: divulgaUNED]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*