«

»

Jun 28 2012

No se descartará la posibilidad de estudiar señales radio de origen artificial en el SKA

El pasado mes de Mayo fue anunciado que el SKA (Square Kilometer Array) se montaría en Sudáfrica y en Australia, esperándose completar su construcción hacia el año 2024. En Sudáfrica se construirán las antenas de mayor tamaño (15 metros cada una de ellas), mientras que en Australia se construirán las de baja y media frecuencia para estudios con mayor campo “visual”. Será el mayor proyecto hasta la fecha, con la mayor resolución angular alcanzada en radioastronomía hasta la fecha, y una base que se extenderá 3.000 kilómetros para trabajar en radiointerferometría. Su área de trabajo será el estudio de púlsares, agujeros negros, los discos de polvo alrededor de estrellas jóvenes y los campos magnéticos en el Universo.

Pero ahora, además de los objetivos prioritarios del proyecto, y tal y como indicó Michael van Haarlam, director general del mismo, no se descarta la posibilidad de dedicar tiempo de observación a la búsqueda de señales de origen artificial, al igual que se hace en el radiotelescopio de Arecibo, por el SETI. No obstante, no estaría dentro de los objetivos prioritarios del SKA, y tendría que “competir” con otras muchas propuestas observacionales. Dada la gran separación de las antenas del SKA, sería más fácil detectar una posible señal de origen artificial procedente del espacio entre las posibles interferencias generadas en nuestro propio mundo: la interferencia solo sería detectada por una ubicación (Sudáfrica o Australia), la señal de otro mundo, sería detectada por ambas ubicaciones. Incluso en el caso de una detección en ambas ubicaciones, la diferencia de fase en las ondas recibidas, podría permitir discriminar las interferencias.

Según estimaciones de Michael van Haarlam, SKA cuando esté completamente operativo, será capaz de detectar señales de potencia similar a la de un rádar de aeropuerto, emitidas a 50 años luz.

Los radiotelescopios pueden operar de modo individual (simple) obteniendo resoluciones de 10 segundo de arco generalmente (depende de la antena. Nota: resolución del ojo humano: 1 minuto de arco), o mediante interferometría (conectados entre varios. Ver más adelante). Algunos radiotelescopios destacados son el de Effelsberg (100 m), Green Bank (100 m), Arecibo (300 m), Yebes en España (14 m), IRAM (1 antena de 30 m en Sierra Nevada y 6 de 15 m en los Alpes franceses) o el proyecto ALMA (situado en Chile, constará de 64 antenas de 12 m). La interferometría es una técnica por la que varios instrumentos sin tener un foco común, se combinan. Esta técnica, principalmente usada en radioastronomía, también es usada en el óptico, en el VLT en Chile. De este modo la señal en fase se combina mediante un correlacionador, dando una imagen única de una resolución suma de las antenas combinadas. 
Para más información sobre radioastronomía, visita el artículo “Fundamentos de radioastronomía“. Para más información sobre la noticia puedes visitar el artículo “SETI on the SKA” en phys.org.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*