«

»

Sep 16 2012

Capella: un hermoso sistema cuádruple

Capella, la estrella alfa de la constelación de Auriga y la sexta más brillante del firmamento, constituyo un hermoso y sorprendente sistema estelar: es un sistema cuádruple. Capella, situada a unos 43 años luz de la Tierra, se puede localizar en ascensión recta 5h 16m 41s, declinación +45º 59′ 52″ (al final del artículo se incluye una carta de localización), y es muy sencilla de localizar en el firmamento entre finales del otoño y comienzos de primavera. El nombre de Capella, procede del latín, más concretamente es el diminutivo de Capra, o cabritilla, y según la mitología fue la cabra que amamantó Zeus.
El sistema cuádruple, es en realidad dos sistemas binarios, separados por 10.000 UAs (una unidad astronómica son unos 150.000.000 kilómetros). El primer sistema binario está compuesto por dos estrellas gigantes (estrellas denominadas componente A y componente B), mientras que el segundo está compuesto por dos enanas rojas de muy baja luminosidad (estrellas denominadas componente C y componente D). Además, otra peculiaridad de esta estrella, es que pertenece al llamado grupo de las Hyades (constelación de Tauro), con las que comparte el movimiento en la misma dirección.
Su verdadera naturaleza fue descubierta en 1899 mediante observaciones espectroscópicas (el primer par, estrellas A y B). Posteriormente R. Furuhjelm, en 1914, descubre un tercer componentes (estrella C). Finalmente, en 1936, C.L. Stearns descubre el cuarto componente (estrella D).

Características orbitales

El sistema cuádruple se compone de dos pares separadas unas 10.000 UAs. El primer par es un sistema no eclipsante, separados unas 0,7 UAs, completando una órbita en un periodo de 104 días. La órbita, inclinada 137,2º respecto a la Tierra, es circular (excentricidad 0). El segundo par están separadas más distancias: 48 UAs. En este caso, el periodo orbital es de 388 años y su órbita, al igual que con el par de componentes A y B, es circular. La inclinación orbital con respecto a nosotros es de 65º

Capella A

Se trata del primer componente del sistema, y a la vez, el más destacado, aunque con poca diferencia con el su compañera, la componente B. Se trata de una estrella gigante de color amarillo-anaranjado, de tipo espectral G8-K0IIIe, en la que se han detectados emisiones en rayos X débiles (está catalogada como fuente de rayos X, con el número de catálogo del ROSAT 1RXS J051642.2 + 460001) debido a una actividad intensa en su corona, y de magnesio-II. Además, al igual que se observa en la componente B, en el UV presenta líneas de emisión de hierro.

Además, esta estrella de la magnitud aparente +0,91, es una variable de tipo RS CVn (este tipo de estrellas variables se caracterizan por amplitudes que rondan las 0,2 magnitudes, y cuya variabilidad podría tener como origen alta cantidad de manchas debido a una alta actividad cromosférica) y cuyo número de catálogo sería NSV1897.
Comparada con el Sol es una estrella bastante más grande. Tiene 12 veces el radio solar, tiene 2,7 veces más de masa y es 79 veces más luminosa. Su temperatura superficial, a pesar de estas diferencias, es similar a la solar, 4900K. Hay que tener en cuenta esta estrella (al igual que la componente B) esta camino de convertirse en una estrella gigante roja, por lo que sus características son totalmente diferente a nuestra estrella. En concreto, ya ha comenzado a fusionar su helio en carbono e incluyo en oxígeno (nuestra estrella aún continúa con la fusión del hidrógeno en helio)

Capella B

Se trata de una estrella muy similar a la componente A. Estrella gigante de tipo espectral G1III, tiene 9 veces el radio solar, una mas de 2,6 veces la del Sol y brilla 78 veces más intensa. También su temperatura superficial es similar, unos 5700K. Sin embargo, a pesar de ser ligeramente menor que la componente A, es más brillante, con una magnitud aparente de +0,76.
Al igual que la componente A, también está en el camino de convertirse en una estrella gigante roja, si bien, en este caso aún no ha comenzado la etapa de fusión del helio en carbono (aunque si se ha medido la contracción de su núcleo de helio). Posee una actividad cromosférica mayor que la componente A debido a una rotación sobre su propio eje mucho más rápida.

Capella C y Capella D

La componente C es una estrella enana roja con tipo espectral M1V, cuyas características (y las de la componente D) son radicalmente diferentes a las de las componentes A y B. En este caso, la componente C tiene 0,3 veces la masa del Sol, un radio de únicamente el 60% del solar, y un 1,2% de luminosidad
Capella D es también de una estrella enana roja, como la componente C, pero aún menos destacada. Con un tipo espectral M4-5V, su radio es únicamente un 30% del solar y posee una luminosidad del 0,05% de la luminosidad del Sol (motivo por el que se tardó más tiempo en descubrir).


Búsqueda de exoplanetas

En Capella aún no ha sido descubierto exoplaneta alguno. Si bien es interesante destacar que por las características del sistema, sus órbitas podrían ser muy inestables. En concreto, las zonas de habitabilidad, según el par, son muy dispares. En el caso de los componentes A y B, esta zona estaría situada entre las 8 y 9 UAs (similar a la distancia del Sol a Saturno). Además, debido a su expansión en su evolución hacia gigantes rojas, parte de los posibles planetas que pudiesen existir habrán sido “tragados”. Mientras que para las componentes C y D, debería estar sobre las 0,1 UA de uno de los componentes, aunque teniendo en cuenta las características del par, el hipotético exoplaneta pasaría entre ambas componentes habitualmente. Así pues, es improbable localizar planetas que reunan características de habitabilidad.
Región Auriga-Tauro. Fuente de la Carta: Cartes du Ciel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*