«

»

Abr 08 2013

Detectado peróxido de hidrógeno en Europa

 

Tal y como ha anunciado la NASA el pasado día 4 de Abril, investigadores del Jet Propulsion Laboratory (JPL) han encontrado cantidades significativas de peróxido de hidrógeno en la superficie de Europa, uno de los principales satélites de Júpiter. Entre los años 1995 y 2003, la misión Galileo de la NASA ya detectó este compuesto, si bien en aquella ocasión la misión únicamente cubrió un área muy pequeña.
Ahora el estudio abarca una superficie mucho mayor y la concentración detectada es mucho mayor (en la imagen izquierda se puede ver la imagen que tomaron los investigadores en violeta, verde e infrarrojos, mientras que en la derecha es en el visible). La importancia del peróxido de hidrógeno en Europa es que, en contacto con el océano existente debajo de la superficie helada del satélite, podría dar un aporte adicional importante a posibles formas simples de vida, en caso de existir. En la Tierra se cree que oxidantes como el peróxido de hidrógeno fueron muy importantes para el desarrollo de la vida multicelular.

Este satélite galileano, también conocido como Júpiter II, fue descubierto por Galileo Galilei en 1610. Su nombre corresponde a una amante de Zeus en la mitología griega. Europa orbita a 670.900 kms de Júpiter en 3,55 días y está solamente inclinada 0,5º grados respecto al ecuador de Júpiter. Debido a las fuerzas de marea, Europa siempre presenta la misma cara a Júpiter.

Se trata de un cuerpo de 3.138 kms de diámetro y con una densidad de 3,0 g/Cm3. Geológicamente Europa es similar a los planetas interiores. Posee una capa externa de agua, que se estima de hasta 100 kms, siendo la más externa, una corteza de hielo (de 10 a 30 kms de espesor), y debajo de ésta, un océano líquido  (de hasta 90 kms de espesor). Según estudios del misión Galileo y debido a la interacción de Europa (que además tiene también un débil campo magnético) con el campo magnético de Júpiter, Europa podría tener un núcleo de hierro.

La superficie helada es muy lisa sin apenas accidentes geográficos, siendo los que existen de no más de unos cientos de metros de altura. La superficie está surcada por marcas sin que aún se sepa su causa (una posible teoría sería que están causadas por rupturas de la superficie de hielo tras erupciones de agua) y que recuerdan a las grietas del hielo marino. Apenas tiene cráteres y el mayor, el Pwyll, tiene 39 kms de diámetro. Otra característica superficial son unas superficies lenticulares, que se suponen que son bóvedas debido a movimiento de hielo a mayor temperatura. La temperatura superficial varía de los 50K a los 100K. Dada estas características superficiales, le convierten en una de todas las lunas existentes con mayor albedo (0,67).

Europa tiene una atmósfera muy tenue, descubierta por el Hubble, compuesta de oxígeno y con solo 10 bares de presión. Su magnitud aparente es de +5,3, siendo observable con cualquier instrumento.

El estudio está liderado por Kevin Hand y ha sido publicado recientemente en el Astrophysical Journal Letters. Se puede ver el artículo completo en la NASA en: http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?release=2013-126

2 comentarios

  1. kerkaporta

    Una pequeña errata:

    "(en la imagen izquierda se puede ver la imagen que tomaron los investigadores en violeta, verde e infrarrojos, mientras que en la izquierda es en el visible)" Has repetido izquierda!

    Muy buen artículo.

  2. Francisco Sevilla

    Hola,

    Cierto, me he despistado. La imagen en el visible es la derecha.

    ¡Muchas gracias por avisarme y por visitar el blog!

    Un saludo,
    Fran

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*