«

»

May 27 2013

El Universo en un día (3): “La vida de las estrellas”

Arranca la ponencia

Natalia Ruiz toma el relevo y nos hablará de manera amena y divertida de la vida de las estrellas. Tal y como dijo Carl Sagan, somos polvo de estrellas, y Natalia nos muestra el motivo de dicha afirmación. Las nebulosas, formadas por polvo -principalmente carbono y silicatos- y gas es difícil de atravesar por la luz visible, pero no supone obstáculo para el infrarrojo. Gracias a ello podemos observar como nacen las estrellas. La densidad del polvo en el medio interestelar es de 1 átomo por centímetro cúbico, pero a pesar de ello, en cierta regiones, por la actuación de la gravedad, motas de polvo mas grandes atraen a otras menores, formándose una “pelusa” mayor, y que tendrá más capacidad de atraer más materia. Este proceso de manera continuada dará lugar al nacimiento de una estrella. El proceso es conocido como condensación y agregación (para explicar el mecanismo, Natalia recurrió a la colaboración de varios asistentes al evento).

¡Cuánto polvo! ¡Cuánta suciedad!

Tras este proceso pueden ocurrir tres cosas:
– Se forma una nube de gas caliente que con el tiempo se enfriará
– Se creará una estrella enana marrón y que no llega a ser propiamente una estrella
– Se forma una protoestrella

Varios asistentes formarán parte de la ponencia…

El combustible que usan las estrellas es el hidrógeno, y lo usan para obtener energía mediante la fusión nuclear. Cuatro núcleos de hidrógeno forman uno de helio. Durante este periodo las estrellas están en una etapa que se denomina secuencia principal. En el interior de la estrella existen un equilibro de fuerzas, denominado equilibrio hidrostático, en el cual la gravedad presiona hacia el interior y el plasma caliente hacia el exterior. Rupturas de dicho equilibro causan irregularidades en la estrella -estrellas variables-

Dos asistentes representarán una pelusa de mayor masa

Pero como todo en la vida, al agotarse el combustible, llega la muerte de las estrellas. En el caso de las estrellas de poca masa, éstas se convierten en gigantes rojas. Finalmente pierden las capas externas de gas -formando una nebulosa planetaria- y se convierten en una estrella enana blanca.

Motas de polvo girando alrededor de otra de mayor masa

En el caso de estrellas de mayor masa, el proceso de fusión nuclear llega hasta el punto de formar hierro. En dicho momento la estrella explota como supernova y enriquece el medio interestelar con metales pesado. Como resto de la brutal explosión queda una estrella de neutrones -y podría ser que todas fuesen también púlsares-, y quizás, si la masa es suficiente, termine convirtiéndose en un agujero negro.

El resultado de tanto polvo… una estrella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*