«

»

Jun 08 2013

Destellos desde Vega: Nuevos descubrimientos sobre la atmósfera de Titán

Un equipo internacional de investigadores, liderados por el CSIC ha descubierto el origen de la neblina que rodeaba la superficie de Titán (el principal satélite de Saturno) gracias a la sonda Cassini. Nuevas observaciones han determinado la existencia del denominado PAH, o hidrocarburo aromático policíclico, en las capas altas de la atmósfera, en concreto entre 900 y 1.250 kilómetros sobre la superficie. Esta molécula absorbe fotones ultravioletas y los re-emite como radiación en infrarrojo cercano.
Hace ya treinta años que se sospechaba que el origen de la neblina estaba en las capas altas, y ahora, justamente con la existencia de esta molécula, cuya densidad se estima entre 20.000 y 30.000 moléculas por centímetro cúbico, se explicaría la existencia de la neblina.
Descubierto el 25 de Marzo de 1655 por Christiaan Hygens, se trata del satélite más grande que tiene Saturno, y además es el segundo más grande del Sistema Solar (Ganímedes, alrededor de Júpiter). Orbita a 1.221.850 kilómetros y tiene un periodo de 15,5 días.
Titán tiene un diámetro ecuatorial de 5.150 kilómetros y es el único satélite del Sistema Solar que cuenta con una atmósfera notable.
La atmósfera de Titán, actualmente centro de intensas investigaciones, fue descubierta por el astrónomo español Josep Comas Sola en 1908. Se trata de una atmósfera densa compuesta principalmente de nitrógeno (94%) y que tiene una alta abundancia de metano y otros hidrocarburos, de modo muy similar a como se cree que era la atmósfera primitiva de la Tierra. Esto le ha convertido en objetivo de las numerosas investigaciones. En 2005, la sonda Huygens descendió a la superficie de este satélite para su estudio en detalle.

En cuanto a su composición geológica, tiene una baja densidad, de 2 gramos por centímetro cúbico. Se compone de 50% de roca y otro 50% de hielo, siendo el núcleo una mezcla de ambos materiales.
Su observaciones con telescopios sencillos es fácil, pues tiene una magnitud aparente que varía entre +8 y +8,5, y puede llegar a separarse angularmente hasta 10 veces el diámetro aparente de Saturno. Incluso en condiciones favorables incluso se puede observar con unos buenos prismáticos.
Se puede consultar para más información el enlace original del CSIC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*