«

»

Ago 30 2013

“Escuchando” la formación de agujeros negros con ondas gravitatorias

Nota del admin del Vega 0.0Esta noticia, traducción de una publicada en Phys.org puede llevar al lector a conceptos erroneos con respecto al principio de incertidumbre de Heisenberg. Se recomienda leer previamente el artículo publicado en Investigación y Ciencia titulado “Heisenberg todavía está tranquilo“, escrito por el autor del blog Cuentos Cuánticos.

[Fuente del artículo: Phys.org]

Una nueva tecnología que rompe la barrera de la medida cuántica ha sido desarrollada para detectar ondas gravitatorias predichas por primera vez por Einstein en 1916. El profesor David Blair fue uno de los 800 físicos de todo el mundo que anunciaron el pasado mes una novedad en la ciencia de la medición.
Tal y como indica Blair, “La astronomía de ondas gravitatorias se va a convertir en una nueva astronomía que probablemente revolucione nuestro entendimiento del universo. Nos permitirá escuchar el big bang y la formación de los agujeros negros a lo largo del universo. Estos detectores pueden permitir a la humanidad explorar el comienzo y final del tiempo”. De acuerdo con la teoría actual, el tiempo comenzó con el big bang y finaliza en los agujeros negros.
Un instrumento especializado conocido como Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory (LIGO) usa pulsos láser para medir ondulaciones gravitatorias en el espacio-tiempo. El detector consiste en un sistema de vacío con forma de L y cuatro kilómetros de largo, con espejos al final. Los láseres, que apuntan a los espejos, están aislados de vibraciones irrelevantes mediante un sistema de aislamiento de vibraciones.

Blair indica que la suma de una nueva técnica denominada ‘quantum squeezing’ (traducido como exprimidor cuántico) al mayor detector de ondas gravitacionales del mundo permitirá a los investigadores eliminar un montón de ruido causado por fluctuaciones cuánticas. Blair afirma que “El reciente anuncio es la primera implementación en un detector multi-kilométrico. Ello prueba que la barrera cuántica que los físicos piensan que podría limitar la sensibilidad (del detector) puede ser superada”.
El nuevo equipo ha permitido a los físicos romper la barrera de la medida cuántica, definida haca hace poco mediante el principio de incertidumbre de Heisenberg. Según Blair, “Esto es un avance que nos permite estar más seguros de que en pocos años comenzaremos a medir directamente las ondulaciones del espacio”. Como resultado no hay un límite inferior para la cantidad de energía medible, y las extremadamente débiles ondas gravitatorias serían detectables.
Para Blair “Estos instrumentos representan un gran avance en tecnología. [Los investigadores] tienen los espejos más perfectos jamás creados, el láser más potente que jamás ha sido usado en ningún sistema de medida. Tienen un vacío tan bueno que cualquier escape a lo largo de 30 años representaría menos gas que una cucharilla llena de aire. Pueden medir las más pequeñas cantidades de energía que jamás hayan sido medidas pero el nuevo método les permite medir incluso menos. Las incertidumbres del espacio vacío pueden ser suprimidas incluso para medir cosas incluso menores”.
David Blair, quien lidera un equipo de 16 físicos en Australia, forma parte de un grupo de 800 físicos de todo el mundo, los cuales anunciaron avance en un paper publicado en la publicación Nature Photonics.

[Fuente del artículo: Phys.org]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*