«

»

Oct 14 2013

Asteroide 1950 DA. ¿Nuevo caso de paranoia apocalíptica?

El 21 de Diciembre de 2012 ya empieza a quedar lejos. Posiblemente algunos se pregunten qué ocurrió aquel día, aparte del solsticio de invierno. Durante años hemos recibido el bombardeo continuo de un mensaje apocalíptico, que según algunos, terminaría cumpliéndose en dicha fecha y el mundo llegaría a su fin. Como era evidente, no ocurrió nada. Sin embargo, este no es el único de este tipo de mensajes apocalípticos que circulan por la red, y por supuesto, a pesar de nuevamente, quedar demostrado lo ridículo de la propuesta (hubo quién tuvo el valor de afirmar que realmente el mundo se terminó, pero que empezó uno nuevo sin que nos diésemos cuenta. No comments…), la historia no iba a terminar aquí.
Nuevas teorías apocalípticas circulan por la red, y una nueva parece que comienza a coger fuerza. No hace falta más que ver algunos titulares como el siguiente: “La Nasa le pone fecha al choque de un asteroide con la Tierra“. El titular hace referencia a un paso próximo a la Tierra en el año 2880 del asteroide 1950 DA. El titular no deja lugar a dudas, este asteroide colisionará con la Tierra. Sin embargo, si leemos el artículo vemos que, como era de esperar, es un titular sensacionalista.

El asteroide 1950 DA fue descubierto el 23 de Febrero de 1950 y pudo ser observado durante 17 días. Posteriormente, el 31 de Diciembre de 2000 fue localizado nuevamente. Entre el 3 y 7 de Marzo de 2001, el asteroide paso a 7,8 millones de kilómetros de la Tierra (21 veces la distancia de la Tierra a la Luna), y la NASA aprovecho para observarle mediante sus radiotelescopios de Goldstone y Arecibo. De estas observaciones se pudo determinar un periodo de rotación de 2,1 horas (el segundo más rápido conocido para cuerpos de este tamaño) y un tamaño de 1,1 kilómetros. De este estudio, Giorgini et al. publicaron el 5 de Abril de 2002 un paper donde estimaban la probabilidad de colisión de este asteroide contra el Tierra para el 16 de Marzo de 2880. Este estudio estima una cota superior para la probabilidad de 1/300, o lo que es lo mismo un 0,33%. Dicho valor es un 50% superior al de otros asteroides conocidos para cálculos hasta dicho año y le corresponde un valor máximo en la escala de Palermo de +0,17.
Y esto, ¿qué quiere decir? 
Hay que tener en cuenta que el valor del 0,33% es una cota máxima para la probabilidad. Cuando se hacen observaciones de un cuerpo astronómico, dichas observaciones contienen un error inevitable (por ejemplo, si la resolución de una cámara CCD es de 0,1 segundos de arco por pixel, el error es de 0,1 segundos de arco en las mediciones que hagamos, por lo tanto, si determinamos la distancia real que supone en el espacio dicho ángulo, puede ser un error de muchos miles de kilómetros -mayor cuanto más lejos esté el cuerpo observado-). Dicho error, implica que en cualquier cálculo que realicemos, exista un valor más probable, un valor mínimo y un valor máximo. Y no solamente eso. Hay que tener en cuenta que a medida que los cálculos pretenden avanzar en el tiempo, el error se propaga por los cálculos, y se amplifica. Al tenerlo en cuenta, ocurre que los valores máximos y mínimos son aún mayores. Y no olvidemos que los ordenadores no pueden hacer cálculos con infinitos decimales. El truncamiento de dichos decimales, con repetidas iteraciones aporta un error adicional que hay que tener en cuenta.
¿Esto quiere decir que la NASA no sabe hacer los cálculos orbitales correctamente? 
Para nada. Existe un error implícito en toda medida que se hace (no solo en astronomía, cuando usted mide la longitud de una habitación en su casa, la precisión esta limitada por el aparato de medida que use -cinta métrica, láser,…-) y hay que tenerle en cuenta. Y aquí se tiene, un 0,33%. Pero no sólo hay que mirar el máximo, también el mínimo, que en este caso es 0% -no habría colisión-. Sin duda alguna, a medida que los años pasen y la precisión en el conocimiento de la órbita mejore (y las posibles interacciones gravitatorias con otros cuerpos, la modificación de la órbita por la radiación solar -ver artículo “Los efectos Yarkovsky y Poynting-Robertson“-,…), este cálculo será refinado.
Como hemos visto, hemos pasado de un titular que afirmaba un 100% de probabilidad de colisión a una situación de probabilidad entre 0% y 0,33%. Aún quedan 867 años para dicha fecha, y faltan muchos cálculos para realizar… Se puede consultar más información sobre el asteroide 1950 DA en la página del JPL que tiene sobre el mismo.
Fuente de las imágenes: JPL/NASA.

2 comentarios

  1. Anónimo

    Excelente información, toda la que alojas en el blog nos parece igualmente fabulosa y digna de ser divulgada por su objetividad. Gracias

  2. Francisco Sevilla

    Gracias a vosotros por visitar el blog.

    un saludo!
    Fran

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*