«

»

Ene 17 2014

Los TNOs. Más allá de Neptuno (II)

Continuando con la serie de tres artículos sobre los TNOs, en esta ocasión hablamos de Ataecina o Haumea, Makemake y Huya.
Ataecina o Haumea
Este TNO, que también esta clasificado como planeta enano fue descubierto por un equipo español liderado por J.L. Ortiz y entre cuyos miembros se encontaba Pablo Santos, desde Sierra Nevada. El equipo español propuso Ataecina como nombre para este nuevo cuerpo. Sin embargo, por una injusta decisión de la IAU (International Astronomical Union), se decidió llamarle Haumea, nombre propuesto por el equipo de Mike Brown. Los que visitáis habitualmente este blog ya conoceréis mi determinación a que se conozca el que debería ser su nombre, Ataecina. Así pues, en este blog siempre se hace referencia tanto al nombre de Ataecina (el que debería ser) como al de Haumea (según decisión de la IAU).
En base al análisis de la curva de luz, se estima que la forma de Ataecina es la de un elipsoide, cuyo eje mayor es el doble que el menor. No hay datos con precisión suficiente para estimar su tamaño, pero algunas medidas apuntan a un tamaño de 2000x1500x1000 kilómetros, lo que le situaría con un tamaño cercano al de Plutón, al menos en su eje mayor. No obstante otras observaciones realizadas con los telescopios espaciales Herschel y Spitzer apuntan a no más de 1400 kilómetros. Será necesario esperar a observar la ocultación de alguna estrella por este cuerpo (con la medición de los tiempos de la ocultación desde diferentes puntos de la Tierra, permitiría levantar su silueta con los tamaños correctos). Pero no es su única característica destacable. Además tiene una muy alta densidad (superior a 2,6 gramos por centímetro cúbico), una rápida rotación sobre su propio eje (estimada en unas 3,9 horas), posee dos satélites (Hi’iaka y Namaka -ver posts sobre otros satélites del Sistema Solar-) y un alto albedo (0,71). Estas características parecen ser fruto de una gran colisión con otro cuerpo. También se cree que podría tratarse de un cuerpo rocoso, cuya superficie sería una delgada capa de hielo de agua. En 2009 se logró observar un área de tono rojizo oscuro en contraste con la intensidad clara del resto del cuerpo, pudiendo ser el resto de un impacto.

Su órbita posee una resonancia 7:12 con Neptuno y en el perihelio se acerca bastante a la órbita de Neptuno: 35 UA (actualmente está a unas 50 UA). Su periodo orbital es de 283 años con una inclinación orbital de 28 grados.
Para su observación, al igual que con Eris necesitaremos CCDs y aperturas mínimas de 200 a 300 mm, si bien es algo más brillante, con una magnitud aparente de +17,3.
Makemake
Al igual que Plutón, Eris y Haumea, Makemake (también conocido como 2005 FY9) es también un planeta enano. Se trata del cuerpo de mayor tamaño del Cinturón de Kuiper, con un 66% del tamaño de Plutón. Fue descubierto en Marzo de 2005 por el equipo de Mike Brown. Makemake pertenece al cinturón de Kuiper y se encuentra en resonancia 11:6 con Neptuno. Su masa es equivalente 0,0005 veces la terrestre y tiene una densidad media de 2 gramos por centímetro cúbico.
Según medidas realizadas con el telescopio espacial Spitzer, Makemake podría tener un diámetro entre 1360 y 1480 kilómetros. Su superficie, con un albedo superior a 0,78 y que presenta una tonalidad rojiza en el visible, está cubierta de metano (en forma de granos de tamaños cercanos a 1 centímetro), etano y nitrógeno helado (aunque en cantidades muy pequeñas). Makemake rota sobre su propio eje en 7,7 horas y su temperatura superficial podría rondar los -240 grados centígrados. Mediciones en el infrarrojo apuntan a que la superficie de Makemake no es homogénea, pues el albedo varía desde 0,78 a incluso 0,12 en algunas regiones (un 5% de la superficie del cuerpo).
Otra característica destacable de Makemake es la posible existencia de atmósfera similar a la de Plutón en su perihelio, compuesta principalmente de nitrógeno.
Su órbita, con una excentricidad de 0,16, la completa en 310 años y actualmente está camino de alcanzar su afelio (a 53 UA). El perihelio se encuentra a 45 UA. Al igual que ocurrió con Eris, su elevada inclinación orbital (29 grados) hizo que se tardase más en descubrir por su alejamiento de la eclíptica (región a donde se suele observar en las búsquedas de nuevos cuerpos del Sistema Solar).
Para su observación necesitaremos CCDs y aperturas de 200mm, ya que tiene una magnitud aparente de +16,7.
Huya
Huya (también denominado 2000 EB173) fue descubierto en el año 2000 por Ignacio Ferrín, asignándole la IAU el nombre definitivo en el año 2003.
Su tamaño, según observaciones realizadas con el telescopio espacial Spitzer, rondaría los 440 kilómetros, y tendría un albedo muy bajo, cercano a 0,05. Presenta en el visible una tonalidad roja, lo que sugiere la existencia de materiales orgánicos en su superficie, además de agua en forma de hielo y algunos silicatos. No existen observaciones lo suficientemente precisas para determinar su periodo de rotación, si bien, algunas indican que rondaría las 13 horas. En su superficie la temperatura es de -230 grados centígrados.
Actualmente se encuentra a 28,7 UA del Sol (más cerca del Sol que Neptuno) y llegará al perihelio (situado a 28,5 UA) en 2015. El afelio se encuentra a 50 UA y su órbita, que es completada en 247 años, tiene una excentricidad de 0,28. Huya se encuentra en resonancia orbital de 2:3 con Neptuno, por lo que está clasificado como un plutino. La inclinación orbital, de 15 grados, es inferior que por ejemplo Eris o Makemake.
Para observarlo necesitaremos usar CCDs con aperturas de 300 mm, debido a su magnitud aparente, que ronda la +19,3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*