«

»

Abr 08 2014

Destellos desde Vega: Las dunas de Titán

Crédito: NASA/JPL

Si bien las dunas de Titán ya habían sido fotografiadas con anterioridad, la nueva imagen tomada mediante radar por la sonda Cassini el pasado 10 de Julio y analizada por un equipo liderado por Steve Wall (NASA/JPL), es la que ofrece mayor detalle hasta la fecha. La imagen muestra de manera detallada las rayas oscuras entre las dunas de arena. Estas dunas tienen una forma muy familiar, y nos recuerda a las existentes en las playas de nuestro planeta o incluso a las creadas en los jardines Zen japoneses.
Mientras que en la Tierra las dunas están creadas por granos de arena compuestos por silicatos, en Titán los granos de arena, cuyo tamaño es similar a los granos de arena terrestres, están compuestos por materiales orgánicos (no confundir con biológicos). Las dunas se formarían como consecuencia de vientos muy suaves, de tan sólo 1 metro por segundo (3,6 kilómetros por hora), y que soplan en direcciones opuestas a lo largo del año.

Descubierto el 25 de Marzo de 1655 por Christiaan Hygens, se trata del satélite más grande que tiene Saturno, y además es el segundo más grande del Sistema Solar (Ganímedes, alrededor de Júpiter). Orbita a 1.221.850 kilómetros y tiene un periodo de 15,5 días. Titán tiene un diámetro ecuatorial de 5.150 kilómetros y es el único satélite del Sistema Solar que cuenta con una atmósfera notable.

La atmósfera de Titán, actualmente centro de intensas investigaciones, fue descubierta por el astrónomo español Josep Comas Sola en 1908. Se trata de una atmósfera densa compuesta principalmente de nitrógeno (94%) y que tiene una alta abundancia de metano y otros hidrocarburos (Se cree que estos hidrocarburos se forman como resultado de la disociación del metano por la luz ultravioleta del Sol y que son los causantes de la bruma anaranjada), de modo muy similar a como se cree que era la atmósfera primitiva de la Tierra. Esto le ha convertido en objetivo de las numerosas investigaciones. En 2005, la sonda Huygens descendió a la superficie de este satélite para su estudio en detalle. En cuanto a su composición geológica, tiene una baja densidad, de 2 gramos por centímetro cúbico. Se compone de 50% de roca y otro 50% de hielo, siendo el núcleo una mezcla de ambos materiales.

Su observaciones con telescopios sencillos es fácil, pues tiene una magnitud aparente que varía entre +8 y +8,5, y puede llegar a separarse angularmente hasta 10 veces el diámetro aparente de Saturno. Incluso en condiciones favorables incluso se puede observar con unos buenos prismáticos.

Se puede ampliar información en el artículo “Cassini captures familiar forms on Titan’s dunes” de Phys.org.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*