«

»

Abr 24 2014

Destellos desde Vega: Nuevo estudio sobre el origen exógeno de la cordillera ecuatorial de Japeto

Japeto, la tercera luna más grande de Saturno, presenta dos peculiaridades que la convierten en un objeto de especial interés: presenta dos tonos superficiales diferentes bien diferenciados y tiene una notable cordillera montañosa en la región ecuatorial. El origen de esta cordillera es un misterio. Está aceptado que el origen no está en el propio cuerpo y que es exógeno -exterior al cuerpo-. Japeto no posee procesos geológicos como placas o actividad volcánica que pudiesen dar lugar a esta notable formación.
Ahora, un estudio presentado por investigadores de la Universidad de Brown (Rhode Island) y el Lunar and Planetary Institute (Texas) en arXiv, aporta nuevos datos apoyando el origen exógeno. Para ello han creado un modelo 3D a escala que recrea un área de 19 kilómetros de ancho por 1.287 kilómetros de largo en base a datos de la misión Cassini (NASA) y han analizado los diferentes tipos de picos observados.
El modelo muestra que la mayoría de los picos se encuentran asentados en el llamado ángulo de reposo, un ángulo límite que de ser superado el material que forma el pico se desplomaría de la base. Generalmente cuando los picos son formados por procesos propios de actividad geológica de un cuerpo, éstos suelen ser más bajos y presentar menor uniformidad. Así mismo sugieren que su origen podría ser una colisión con otro cuerpo. 

Japeto tiene un diámetro de 1.500 kilómetros, un periodo orbital de 79 días en una órbita de radio 3.561.000 kilómetros y fue descubierto por Cassini en 1.671.
El misterio rodea a Japeto debido a que un hemisferio del satélite es más oscuro que otro. La diferencia de albero es de 0,05 en el lado oscuro hasta 0,5 en el lado brillante. El posible motivo de dicha diferencia podría radicar en una diferente composición de los materiales de la superficie debido a materiales provenientes de otros satélites o anillos, aunque no hay seguridad en el motivo real (Se sospecha fuertemente que sería debido a los anillos). Esta característica superficial explica el motivo por el que Cassini en el siglo XVII observó que podía ver a Japeto en un lado de Saturno, pero no en el otro. Pero no solo su diferencia de tonalidad superficial y su notable cordillera ecuatorial lo hace diferente. 
También tiene una órbita mucho mayor que la de otros grandes satélites de Saturno y sus 15º de inclinación orbital le diferencia de los demás. Geológicamente podría estar compuesto principalmente por hielo y materiales rocosos, con una superficie con gran cantidad de cráteres, algunos de ellos de hasta 350 kilómetros de diámetro. 
Se puede ampliar información en el artículo “Study of equatorial ridge on Iapetus suggests exogenic origin” de Phys.org.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*