«

»

May 16 2014

Destellos desde Vega: Encuentran evidencias del enfriamiento global tras el impacto que causó la extinción de los dinosaurios

Cráter de Chicxulub. Crédito: NASA/JPL-Caltech/David Fuchs

Hace unos 65 millones de años un enorme asteroide colisionó contra la Tierra. El brutal evento causó un enorme cráter, tsunamis, terremotos, emisión de ingentes cantidades de polvo a la atmósfera. Un panorama dantesco que podríamos comparar con el mismísimo infierno. El cráter, de unos 180 kilómetros de diámetro, fue localizado cerca de la localidad de Chicxulub, en la península de Yucatán (México). Hasta ahora únicamente se disponía de evidencias de la colisión del asteroide gracias a los sedimentos correspondientes a ese periodo y anormalmente ricos en iridio. Pero no se había encontrado ninguna prueba del posterior enfriamiento global sufrido como consecuencia del polvo expulsado a la atmósfera. 
Ahora Johan Vellekoop y su equipo, de la Universidad de Utrecht, han encontrado evidencias del mismo (anunciado con un artículo en Proceedings of the National Academy of Sciences). Para ello han estudiado unos sedimentos situados en la región del río Brazos, en Texas. En dichos sedimentos, además de los restos de iridio asociados con la colisión, han encontrado varias capas rotas posiblemente como consecuencia de un tsunami (cuyo motivo fue el brutal impacto) y restos de lípidos de la bacteria Thaumarchaeota. Según se sabe, para esta bacteria, la composición de sus lípidos varía en función de la temperatura de los océanos. Y justamente esta variación de composición es la que han encontrado.

Estos restos corresponden justo al momento de la colisión y anterior/posterior. Los análisis indican que la temperatura de los océanos cayó tras la colisión de media unos dos grados centígrados, llegando alcanzar en algunas regiones hasta los siete grados de caída. Se estima que el enfriamiento pudo durar varias décadas, y posteriormente ocurrió un aumento de temperatura debido a la emisión de gases de efecto invernadero. Estos gases habrían sido ocasionados por la enorme mortalidad a gran escala, rocas vaporizadas e incendios forestales.
Se puede ampliar información en el artículo “Researchers find proof of global cooling after Chicxulub asteroid impact” de Phys.org.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*