«

»

Jun 10 2014

Destellos desde Vega: Nuevas evidencias a favor de la colisión entre Theia y la Tierra

Gracias al estudio de las rocas lunares traídas por las misiones Apolo 11, 12 y 16 desde nuestro satélite, un equipo de investigadores de la Universidad de Gotinga y liderado por Daniel Herwartz, ha podido proporcionar una nueva evidencia a favor de la teoría por la cual la formación de la Luna fue causada por una colosal colisión hace 4.500 millones de años entre nuestro planeta y un cuerpo denominado Theia
Hasta ahora esta teoría tenía un punto complicado de explicar: las conocidas como diferencias isotópicas de diferentes elementos suelen ser diferentes entre los diversos cuerpos que forman nuestro Sistema Solar. Sin embargo, y asumiendo que según esta teoría la Luna estaría formada principalmente de fragmentos procedentes de Theia, no se han observado las diferencias entre las proporciones isotópicas en diversos elementos, comparandolas con las terrestres. Hasta ahora.
Herwartz y su equipo han concluido tras el estudio de las rocas lunares que la relación isotópica entre el oxígeno-17 y el oxígeno-16 es diferente en la Tierra y en la Luna. En concreto la diferencia es de 12 ppm (partes por millón), con un posible error de +/-3 ppm. Además, la proporción encontrada en la Luna corresponde a la observada en los meteoritos conocidos como Condritas de tipo E, lo que permitiría predecir la composición isotópica de otros elementos presentes en nuestro satélite.

Así mismo, con este nuevo estudio se baraja la posibilidad de que el 50% de la Luna tenga su origen en Theia, en contra de lo apuntado por anteriores estudios, que aumentaban este valor al 70% o incluso 90%. Se puede ampliar información sobre este estudio en el artículo “Nuevas pruebas de que la Luna surgió del gran choque entre Theia y la Tierra” de Astrofísica y Física.
La teoría de Theia
Theia es el hipotético protoplaneta que según la teoría del gran impacto presentada por William K. Hartmann y Donald R. Davis en 1975, se formó en uno de los puntos de Lagrange de la Tierra  (Ver nota al final del post) y que adquirió un tamaño comparable al de Marte. Según esta teoría, en dicho momento Theia era demasiado grande para permanecer estable en el punto de Lagrange donde estaba situada, debido a la actuación tanto de su fuerza gravitatoria como la fuerza de Coriolis, y finalmente escapó del punto de Lagrange. 
Así, una vez perdida la estabilidad, Theia pudo colisionar contra la Tierra hace unos 4.500 millones de años, causando la destrucción del propio cuerpo, y expulsando al espacio parte de su manto y parte del terrestre. De este material se podría haber formado la Luna.
Según algunos modelos Theia permaneció orbitando a poca distancia de la Tierra, hasta el punto de incluso estar unidas por un puente de materia. También hay modelos que apuntan a que pudieron haberse creado dos lunas, si bien la más interna acabo colisionando de nuevo con la Tierra.
Nota: Los puntos de Lagrange son puntos en los cuales la fuerza gravitatoria terrestre y solar están igualadas. En el caso de Theia  podrían ser L4 o L5 y están en la órbita terrestre, o bien adelantado a la Tierra en 60º (el L4) o atrasado (el L5). 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*