«

»

Jun 17 2014

Destellos desde Vega: Un nuevo estudio sobre la posibilidad de un océano de agua líquida en Caronte

Según un estudio liderado por la investigadora de la NASA Alyssa Rhoden y publicado en Icarus, el principal satélite de Plutón, Caronte, pudo albergar un océano de agua líquida en el pasado. Para llegar a esta conclusión han desarrollado un modelo en el que se simula el comportamiento del satélite en base al grosor del hielo superficial, de su estructura interior y de la evolución de su órbita. Como resultado, han encontrado la posibilidad de la existencia de dicho océano subterráneo, al igual de los que hay en Europa (satélite de Júpiter). 
Dicha existencia dependería principalmente de su pasado orbital. Si éste presentó excentricidades elevadas, los efectos de mareas gravitatorias podrían haber aportado a Caronte el calor interno suficiente. De ser correcto, el modelo presenta una serie de patrones de fracturas superficiales que tendrían que ser observables. 

Caronte, satélite del planeta enano Plutón, fue descubierto el 22 de Junio de 1978 por J. Christy. Las imágenes que permitieron su descubrimiento mostraban una especie de Plutón abombado. No fue hasta la década de los 90 cuando se observaron sus discos separados. Su denominación original fue S/1978P1 y su nombre actual procede se la mitología griega, y era el barquero que llevaba las almas al reino de Hades.
Su órbita síncrona de muy poca excentricidad, hace que siempre muestre la misma cara a Plutón. Pero no solamente Plutón ve la misma cara siempre de Caronte: desde Caronte también se ve siempre la misma cara de Plutón. El radio orbital medio es de tan solo 19.570 kilómetros y completa una órbita en 6,38 días.
Este satélite, de 1.207 kilómetros de diámetro, posee una superficie cubierta de hielos de metano y nitrógeno. Su superficie, que tiene un albedo de 0,36, tiene una temperatura de 53K. En cuanto a su estructura interna, no hay ninguna teoría definitiva. Por un lado hay una teoría que propone una estructura interna diferenciada, presentando un núcleo rocoso y un manto de hielo, pero según otra, el satélite tendría una estructura homogenea.
Sobre el origen de este satélite no hay ninguna teoría firme, y habrá que esperar a la llegada de la misión New Horizons. Sin embargo, se cree que pudo colisionar con Plutón, y pasar a quedar orbitando el planeta (hay incluso teorías que sugieren que dicha colisión fue similar a la que se propone para el sistema Tierra-Luna).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*