«

»

Jul 16 2014

Destellos desde Vega: Las enanas marrones podrían ser culpables de las altas excentricidades orbitales de algunos exoplanetas

Crédito: Penn State University/NASA/JPL-Caltech/Phys.org

Según un nuevo estudio realizado por Alan Hulsebus (Universidad Estatal de Iowa) y publicado en Astrophysical Journal, las estrellas enanas marrones podrían ser responsables de algunas de las altas excentricidades orbitales medidas en diversos exoplanetas. Hasta la fecha, con unos 1.800 exoplanetas descubiertos, de promedio, la excentricidad orbital (cuanto difiere una órbita con respecto a la circunferencia -que sería excentricidad 0-) promedio es unas 10 veces superior a la terrestre, que tiene un valor aproximado de 0,02.
Una posible explicación a esta elevada excentricidad sería la interacción con otros planetas del sistema (hay que tener en cuenta que hoy por hoy, desconocemos en estos sistema de modo completo su configuración y las diferencias con nuestro Sistema Solar, que usamos como referencia). Ahora Hulsebus propone un nuevo culpable: las estrellas enanas marrones. Estos cuerpos, que debido a su baja masa (pero muy superior a la de un planeta), no lograron inicial los procesos de fusión en sus núcleos. 

Para ello ha estudiado 14 sistemas estelares situados a menos de 50 años luz. Según el modelo desarrollado, la excentricidad inicial de los exoplanetas sería cero. Una estrella enana marrón orbitando lejos de la estrella principal del sistema, y en una órbita exterior a la del exoplaneta, causaría que aproximadamente cada año pegase un tirón gravitacional al planeta cuando éste se situase alineado. Así, con el paso de los años se iría acentuando la excentricidad orbital.
De los 14 sistemas estudiados, 9 tiene al menos un exoplaneta con excentricidad superior a 0,1. Usando el telescopio espacial Spitzer (que estudia las longitudes de onda del infrarrojo, propias de las bajas temperaturas de las enanas marrones) ha sido capaz de detectar en cuatro de estos sistemas objetos candidatos a ser enanas marrones. De estos cuatro sistemas, tres de ellos presentan exoplanetas con excentricidades superiores a 0,1.
La excentricidad orbital es de gran importancia en la astrobiología, pues las altas excentricidades inducen en los exoplanetas estaciones y temperaturas máximas/mínimas más extremas, además de incluso sacar al cuerpo de manera periódica de la llamada zona de habitabilidad. Se puede ampliar información en el artículo “Brown dwarfs may wreak havoc on orbits of nearby planets, causing desolation” de Phys.org.

2 comentarios

  1. Anónimo

    me parece muy sensacionalista l a noticia. con tan pocos datos así cualquiera anunciamos descubrimientos

    1. Francisco Sevilla

      Hola,

      Si te fijas en el titular, dice '… podrían…'. No lo considero sensacionalista. En lo referente a que cualquiera anuncia descubrimientos, yo al menos ni tengo acceso a Spitzer ni he descubierto tres candidatos a enanas marrones. Y tampoco creo que sea algo sencillo, aunque a ti quizás así te lo parece.

      Un saludo,
      Fran

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*