«

»

Sep 05 2014

Los colores del cielo

Se suele decir que la Tierra es el planeta azul por el color de sus océanos, pero en realidad la atmósfera y su composición tienen mucho que ver en esa coloración. De hecho, los mares no presentan un color azul porque lo tenga el agua: al tomar una muestra de agua marina se aprecia claramente que es incolora, un poco translúcida por la materia en suspensión. Pero no es azul. Si los mares son azules es porque reflejan el color del cielo. Cuando el cielo está gris y nublado, el color del mar dista mucho de ser azul.
El color del cielo, por otra parte, es consecuencia de la filtración de la luz realizada por la atmósfera. La luz interacciona con los gases atmosféricos y como consecuencia se producen los colores en el cielo que se pueden observar casi cada día.

En ausencia de atmósfera, estos colores no aparecería, tal y como ocurre en la Luna. Por ello en nuestro satélite, el cielo es negro.

AMANECER
Los rayos del Sol llegan casi paralelos a la superficie. Cada rayo atraviesa una gruesa capa de gases atmosféricos. Estos filtran la radiación solar, y solo dejan pasar luz roja. El color rojo del cielo se intensifica si hay mucha humedad en el aire o se avecinan lluvias.

 

CIELO AZUL

La reflexión de la luz en la atmósfera hace que el cielo sea azul de día. De todas las longitudes de onda de la luz, las que más se desvían al chocar contra la atmósfera son la azul y la violeta. Esta desviación hace que lleguen de forma dispersa, como si vinieran de todo el cielo. De ahí el color de este.

 

ARCO IRIS
Se produce cuando llueve y aparece un rayo de Sol que atraviesa las gotas de lluvia. Estas descomponen la luz blanca en los siete colores básicos que la forman. Normalmente se pueden ver un arco iris primario y uno secundario, mucho más difuso que el primero.

 


NUBES

El color blando de la parte superior de las nubes se debe a que reflejan la luz del Sol. En cambio, en la parte baja, el tono de las nubes es de sombra atenuada por la luz que las atraviesa. Las nubes grises tienen ese color porque ocultan la luz del Sol, ya que por arriba también son blancas.

RAYOS DE LUZ

Para que se vean estos rayos de luz tan espectaculares es necesario que la atmósfera esté cargada de gotas microscópicas de agua o de partículas de polvo. El mismo fenómeno se puede observar a veces en las ventanas, cuando entra luz en una habitación cerrada.

RAYOS Y TRUENOS

Durante una tormenta, el cielo puede iluminarse repentinamente por los rayos. Se trata de descargas eléctricas súbitas entre nubes de lluvia o entre estas y la Tierra, debidas a la acumulación de electricidad estática. Los rayos producen un fuerte ruido, denominado trueno, que se escucha un poco más tarde.

ANOCHECER

La luz rojiza del atardecer se debe a que de las longitudes de onda que componen la luz blanca, la correspondiente al rojo es la última en desaparecer cuando el Sol se oculta. Como en el caso del amanecer, el  efecto se intensifica cuando la atmósfera tiene humedad o polvo en suspensión.

 

NOCHE NUBLADA

En la ciudad es muy raro que el cielo nocturno sea completamente negro. Sobre todo en las grandes ciudades y especialmente en las noche nubladas. La atmósfera refleja las luces urbanas y se tiñe de un color rojizo. Sólo en las noches más despejadas, el cielo está oscuro.

 

NOCHE DESPEJADA

Fuera de las grandes aglomeraciones urbanas, el cielo no refleja luces y es mucho más oscuro. Sólo está manchado por alguna nube. Pero tampoco es absolutamente negro debido al brillo de las estrellas.

 

LA LUNA

La visión del satélite cambia cada noche y, además, su aspecto revela el estado de la atmósfera. En las noches despejadas, la Luna se ve nítidamente. En las noches húmedas, sus bordes se difuminan e incluso, en ocasiones, aparece un halo alrededor, que avisa de lluvias.

NUBES LUMINOSAS

Estas nubes, que aparecen sólo algunas noches, se originan por la formación de cristales de hielo en la estratopausa. La luz del Sol las ilumina mucho tiempo después del anochecer.

AURORAS
Son los fenómenos más bellos observables en la atmósfera. Se deben a la llegada de partículas cargadas procedentes del Sol. Las luces se originan cuando estas partículas chocan con la ionosfera, y se ven sólo desde las zonas polares.

 

LUZ ZODIACAL

La luz zodiacal es una banda débil de luz, de forma casi triangular, que puede apreciarse en el cielo nocturno extendiéndose a lo largo del plano de la eclíptica donde se encuentran las constelaciones del Zodíaco. Cubre el cielo por completo aunque sólo es apreciable sobre el plano de la eclíptica y es responsable del 60% de la luz natural en una noche sin Luna. Está causada por la dispersión de la luz solar en partículas de polvo que se encuentran a lo largo de todo el Sistema Solar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*