«

»

Oct 06 2014

Plutón, ¿nuevamente planeta?

Tranquilos, de momento eso no ocurrirá, y Plutón seguirá siendo planeta enano. Sin embargo eso es al menos lo que desearía la mayor parte de la población norteamericana. Según una encuesta del pasado 18 de septiembre por el Center for Astrophysics (Cfa) del Harvard-Smithsonian, realizada después de un debate sobre si Plutón debe o no ser planeta, la audiencia votó a favor de que recuperase dicha categoría. (ver artículo “Is Pluto a Planet? The Votes Are In“)
El debate fue entre el Dr. Owen Gingerich que participó en el comité de la IUA que busco la definición de planeta, y que durante el debate defendió un punto de vista histórico, el Dr. Gareth Williams, director asociado del  Minor Planet Center, quién defendió la resolución de la IAU. Y el Dr. Dimitar Sasselov, director del Harvard Origins of Life Initiative, presentando un punto de vista de últimas investigaciones sobre exoplanetas.

La audiencia votó mayoritariamente la postura del Dr. Sasselov quién defendía que Plutón recuperase la categoría de planeta. Y es que el resultado era de esperar. Teniendo en cuenta que Plutón fue descubierto por un norteamericano, y que fue el único planeta descubierto por un ciudadano del aquel país. 

Pero profundicemos un poco sobre este asunto. La controversia acerca de la respuesta a la pregunta “¿Qué es un planeta?”, en contra de lo que se suele pensar, comenzó con el descubrimiento a comienzos del siglo XIX de Ceres (actualmente considerado planeta enano) y otros cuerpos entre las órbitas de Marte y Júpiter. Inicialmente Ceres, Juno, Palas y Vesta fueron considerados planetas, a pesar de tener masas notablemente inferiores a cualquier otro planeta conocido en aquella época y compartir todos ellos una órbita similar. El motivo de ello era el concepto que se tenía en la época acerca del un planeta: un cuerpo que orbita el Sol y no parece ser un cometa.

Sin embargo, el paso de los años llevó al descubrimiento de numerosos cuerpos en la misma región, y comenzaron todos ellos a recibir la denominación de asteroide, quedando nuevamente en el club de los planetas Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Todo parecía en calma hasta el año 1930.

En 1930 fue descubierto Plutón, y rápidamente adquirió la categoría de planeta. Al paso de los años, observaciones de mayor precisión revelaron que este cuerpo tenía un tamaño muy pequeño. Inicialmente menor que la Tierra, después se vio que incluso era menor que nuestro satélite. Otra característica peculiar de Plutón era su excentricidad orbital, que causaba que en ciertos puntos de su órbita, estuviese más cerca del Sol que el propio Neptuno. Al igual que ocurrió antes con Ceres, la categoría de Plutón como planeta comenzó a tambalearse en 1992, cuando se descubrió el primer cuerpo perteneciente al cinturón de Kuiper. 62 años de tranquilidad para Plutón comenzaron a tambalearse. A partir de ese momento, el descubrimiento de cientos de cuerpos en dicha región de nuestro Sistema Solar comenzó a crear fuertes discusiones acerca de la validez de considerarlo como planeta.

El golpe de gracia ocurrió en el año 2003, cuando fue descubierto Eris (actualmente considerado planeta enano). Según las mediciones indicaban cuando menos, un tamaño similar a Plutón. Finalmente, el 24 de Agosto de 2006, y por decisión de la IAU, Plutón dejó de ser considerado planeta, para ser reclasificado como planeta enano. Comenzó una nueva etapa, que ponía de manifiesto el problema de la clasificación de algunos cuerpos de nuestro Sistema Solar. ¿Que es un planeta? A día de hoy continúa siendo un tema de controversia. El principal motivo de la decisión tomada por la IAU, surgió del descubimiento de Eris.

Ante el aumento de cuerpos de gran tamaño en la región situada más allá de Neptuno, la IAU decidió especificar unas características a tener por un cuerpo para ser considerado planeta:
   1.- Orbita alrededor de una estrella o remanente de ella
   2.- Tiene suficiente masa para que su gravedad supere las fuerzas del cuerpo rígido, de manera que asuma una forma en equilibrio hidrostático
   3.- Ha limpiado la vecindad de su órbita de planetesimales
y Plutón no cumplía la tercera característica.

Tras esta decisión el Sistema Solar volvió a quedar con ocho planetas: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Los cuatro primeros se consideran los planetas telúricos y forman el denominado Sistema Solar interior. Júpiter y Saturno son gigantes de gas. Urano y Neptuno son gigantes de hielo, y junto a Júpiter y Saturno, forma el Sistema Solar exterior. Además, actualmente se consideran cinco planetas enanos: Ceres, Plutón, Eris, Haumea (Ataecina) y Makemake. ¿Que nos deparará el futuro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*