«

»

Nov 15 2014

Felices sueños Philae…

Nuevamente Philae nos ha proporcionado unas horas apasionantes durante esta misma noche. Poco después de las 21:50 horas TU, Rosetta contactaba de nuevo con Philae. Para este momento la situación del pequeño módulo era grave, pues tenía próximo el fin de su batería principal, de 60 horas de duración y que no es recargable. Ante la posibilidad de agotarse en breve, el equipo científico de la misión ha realizado toma de datos rápidamente con los instrumentos científicos.
La zona donde está situado Philae únicamente le permite de momento recibir luz solar durante una hora y media. Sin embargo, para operar los instrumentos científicos se necesita como mínimo cinco horas. Para hacernos una idea más exacta del déficit energético que tenía Philae, y hablando en términos de potencia, requiere 60W, mientras que en esta ubicación únicamente lograba de media 1W.
Poco después, con el objetivo de lograr alcanzar una posición donde recibir mayor radiación solar, se anunciaba que usando el sistema de tornillos SESAME  habían logrado elevarlo 4 centímetros y girarlo 35º. Sin embargo y por desgracia, no era suficiente.
Instrumentos de Philae. ESA/Eureka

De este modo se realizaron con celeridad la máxima captura de datos posibles. Anteriormente ya se habían tomado datos con el martillo percutor MUPUS, cuyo objetivo era medir la temperatura y cohesión del terreno. También se tomaron muestras con el taladro SD2 para el espectrómetro COSAC. Otro instrumento usado fue el espectrómetro de masas Ptolomy. Sin embargo, en el caso del espectrómetro APXS de rayos X no hubo suerte y se piensa que los datos recibidos no son correctos, siendo el posible origen del problema la cubierta protectora del instrumento.

Finalmente Philae transmitió los datos a Rosetta, y entró en modo hibernación (idle mode) en el cual los instrumentos y sistemas están apagados. Se perdió el contacto a las 0:35 horas TU. Ahora Philae se encuentra ‘dormido’ en la superficie del cometa Chury (67P/Churyumov-Gerasimenko). Quizás, cuando la inclinación del eje del cometa permita que llegue más luz a la zona donde se encuentra, sea posible despertarlo nuevamente y continuar con la misión científica. Sin embargo, en su contra juega que para dicho momento el cometa será mucho más activo y quizás el polvo haya cubierto por completo los paneles solares, impidiendo recargar las baterías.
Descenso de Philae. ESA

A pesar de todos los incidentes ocurridos (fallo en el sistema de retrocohetes y arpones, rebotar dos veces en la superficie, caer de costado sin quedar bien anclado, a un kilómetro del punto inicial y en zona de sombra) la misión debe considerarse un rotundo éxito. Por primera vez hemos ‘acometizado’ en un cometa y se han tomado datos científicos del mismo. Philae marca un antes y un después en nuestro conocimiento de estos cuerpos. Hemos pasado de tener terror ante la presencia de estos cuerpos en nuestro firmamento a llegar a su superficie y estudiarlos. Todo un logro para la Ciencia y la Humanidad.

¿Y ahora que ocurrirá? En primer lugar hay que esperar a los resultados del análisis de los valiosos datos tomados por Philae. Y no debemos olvidar a Rosetta, que seguirá orbitando el cometa durante muchos meses y enviando datos que hasta ahora, ninguna otra misión había logrado tomar. Y quién sabe, quizás algún día Philae vuelva a despertar….
Os recomiendo los artículos “¿Qué investigaciones realizará Philae sobre el núcleo de Chury?” de Astrofísica y Física, “Our lander’s asleep” de la ESA y “Los últimos momentos de Philae sobre el cometa (Bitácora de Rosetta 10)” de Eureka. Para terminar presentamos la twitter-conversación en los últimos momentos de Philae con Rosseta. Nos ha parecido muy bonita y que merece ser recordada:

Philae, ¡magnifico trabajo! 
Descansa chiquitín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*