«

»

Ene 06 2015

Destellos desde Vega: Nuevos datos sobre una clase peculiar de auroras

Crédito: NASA/R.Fear et al (2014)/Phys.org

Gracias a los datos tomados con la misión Cluster de la ESA y NASA, y de IMAGE (Imager for Magnetopause-to-Aurora Global Exploration) se comprende mejor una clase peculiar de aurora boreal, las conocidas como aurora theta. Estas auroras, descubiertas en los años 80, reciben el nombre de la peculiar forma que presentan al ser observadas desde el espacio y surgen a latitudes cercanas al polo norte, más que en el caso de las auroras habituales (que ocurren en latitudes situadas entre los 65 y 70 grados norte/sur).
El estudio, liderado por Robert Fear (Universidad de Leicester) ha sido publicado el pasado 19 de diciembre en Science y explica el origen de estas auroras. El viento solar, originado como consecuencia de la actividad del Sol, viaja hasta nuestro planeta y colisiona con nuestra magnetosfera. El viento solar, forma por chorros de plasma (átomos con carga eléctrica), trae su propio campo magnético. 

Si este campo magnético tiene opuesta alineación que el terrestre (viento solar sur, magnetosfera norte), ocurre un fenómeno conocido como reconexión magnética y las partículas cargadas entran en la atmósfera en regiones cercanas al polo norte. Al interactuar con los átomos y moléculas forman el espectacular velo observable como una aurora (colores verdes e incluso rojos al interactuar con el oxígeno, y azul o púrpura con el nitrógeno).
Sin embargo, si la alineación coincide con la de la magnetosfera (norte-norte), entonces las auroras ocurren a mayor latitud, formándose en ocasiones -no siempre- la aurora theta.
Se puede ampliar información en el artículo “Origin of ‘theta aurora’-long-standing space mystery-revealed” de Phys.org.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*