«

»

May 14 2015

Destellos desde Vega: Abell 1033

[This post participates in Carnival of Space #406, at Links Through Space]

Crédito: Chandra/VLA

Un nuevo estudio realizado por Georgiana Ogrean y Reinout van Weeren (CfA) en base a datos del observatorio espacial en rayos X Chandra de la NASA, el VLA y el SDSS del cúmulo de galaxias Abell 1033 (situado a 1.700 millones de años luz y formado por unas 350 galaxias) ha permitido detectar una colisión de dos subcúmulos (observados en longitudes de onda de rayos X) ocurrida en el pasado. Para ello han detectado una fuente de radio de tipo fénix, y que habría sido iniciada como consecuencia de la colisión.
Hay tres tipos de radiación detectable en longitudes de onda de radio dentro un cúmulo de galaxias. En concreto, el de tipo fénix tiene su origen en colisiones. Cuando pasa tiempo el gas que se ha visto afectado se va enfriando, pero su emisión en radio perdura. No obstante puede ocurrir que uno de los cuerpos que han colisionado emita ondas de choque. Dichas ondas comprimirían el gas enfriado, aportándole energía adicional y emitiendo este tipo de radiación radio.

Otro tipo de radiación, conocida como radioreliquia sería detectada en las zonas exteriores de las galaxias y es una radiación característica del material que ha colisionado sobre grandes escalas. Finalmente el tipo de radiación de halos de radio sería detectable en el centro del cúmulo y sería resultado de notables movimientos turbulentos durante las colisiones.
Se puede ampliar información en el artículo “Birth of a radio phoenix” de Phys.org.

[This post participates in Carnival of Space #406, at Links Through Space]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*