13 Jul / 2015

¿Por qué New Horizons no se quedará en órbita alrededor de Plutón?

New Horizons. Crédito: NASA

Sin duda alguna el año 2014 fue el año de la misión Rosetta al cometa 67P. Este año el protagonismo es para la exploración de los planetas enanos. En concreto la misión New Horizons de la NASA llegará a su objetivo principal, el planeta enano Plutón, en pocas horas. Será la primera vez que una nave visite este lejano cuerpo. Y no se detendrá allí, pues continuará su viaje para estudiar el Cinturón de Kuiper, una región más allá de Neptuno y que está poblada por cuerpos helados.
Pero, ¿Por qué New Horizons no se quedará en órbita alrededor de Plutón? Cuanto más ligera es una nave espacial más fácil es que viaje a mayor velocidad, y cuanto más rápido viaja, antes llega a su destino. New Horizons está viajando actualmente a unos 14 kilómetros por segundo (unos 50.000 kilómetros por hora). Si llegase a consumir toda la hidrazina (un compuesto cuya fórmula química condensada es N2H4) existente en su tanque de combustible únicamente lograría una mínima deceleración: una reducción de su velocidad en poco más de 0,2 kilómetros por segundo (unos 720 kilómetros por hora). 
Otra opción habría sido aumentar el combustible disponible en la nave de modo que lograse el frenado necesario, pero esto implicaría que sería más pesada. Así, o bien debería ser enviada en un cohete mayor (mayor gasto económico) o enviada con una velocidad más baja (viaje más largo en el tiempo). Hay que tener en cuenta que a diferencia de otras misiones como Cassini o Galileo, New Horizons tiene que viajar hasta una distancia 30 UA (una unidad astronómica equivale a la distancia media existente entre el Sol y la Tierra, unos 150 millones de kilómetros). Los destinos de Galileo y Cassini, Júpiter y Saturno respectivamente, están mucho más cerca de nuestro planeta (Júpiter se encuentra a unas 5 UA y Saturno a 10 UA).
El presupuesto asignado a la misión y la necesidad de llegar a Plutón en un tiempo razonable (casi 10 años desde que fue lanzada) fueron las causas por la que se optó por únicamente sobrevolar el planeta enano. Tal y como suele ser la evolución en la exploración de los diferentes mundos por parte de la NASA (primero sobrevuelos, posteriormente puestas en órbita y finalmente aterrizajes) en el futuro probablemente se plantearán una misión orbital.
Un largo viaje
La New Horizons, una sonda de 478 kilogramos, fue lanzada a bordo de un cohete Atlas V551 desde Cabo Cañaveral (Florida, EEUU) el 19 de enero de 2006. Tras 8 horas y 35 minutos de viaje sobrepasó la órbita de la Luna, a una distancia de 184737 kilómetros. Era su primer hito de un largo viaje.
Plutón. Crédito: NASA
El 7 de abril de 2006 sobrepasó la órbita de Marte, y el 28 de febrero del siguiente año, llegó a Júpiter. En esta ocasión se aproximó al gigante gaseoso para usar su gravedad como forma de corregir su trayectoria y ganar velocidad. No fue hasta el 8 de junio de 2008 cuando sobrepasó la órbita de Saturno. El 18 de marzo de 2011 sobrepasó la órbita de Urano. El pasado 25 de agosto cruzó la órbita de Neptuno. Días antes de cruzarla, el 10 de julio, tomó fotografías del gigante de hielo y su principal satélite, Tritón.
Ahora, está a pocas horas de alcanzar su objetivo. Si todo sale según lo previsto, la máxima aproximación ocurrirá el próximo martes 14. Tras el encuentro con Plutón, comenzará un viaje aún más largo, hacia el Cinturón de Kuiper. Este viaje está previsto que dure del año 2016 al 2020. Durante dicho viaje intentará visitar dos cuerpos de esta región, cuyos diámetros de ser posible, estarán entre los 40 y 90 kilómetros. El objetivo es recoger el mismo conjunto de datos que los que se tomen de Plutón.
El martes ocurrirá la máxima aproximación a Plutón, pasando a tan sólo 10.000 kilómetros del centro del cuerpo, a una velocidad relativa de 14 kilómetros por segundo. 14 minutos después hará su máxima aproximación al principal satélite del planeta enano, Caronte, a unos 27.000 kilómetros. A partir de este momento observará una serie de interesantes fenómenos. 36 minutos después de su máxima aproximación a Caronte, New Horizons será capaz de observar un eclipse de Sol por Plutón, un minuto más tarde observará como eclipsa a la Tierra y unos 84 minutos más tarde, el eclipse del Sol y la Tierra por Caronte.
Tras estos momentos seguirá realizando estudios durante otras cuatro semanas, y está prevista la recepción de todos los datos recogidos nueve meses después. A partir de dicho momento, silencio hasta su próximo objetivo en el Cinturón de Kuiper.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*