11 Oct / 2015

Fuegos cósmicos en la Antártida

Crédito: ESA

Es un lugar frío, oscuro, seco y desolado, con poco oxígeno en el aire para respirar, pero la situación única hace de la estación Concordia en la Antártida un lugar atractivo para que los científicos realicen sus investigaciones. La aurora austral que da color a esta fotografía ayuda a llevar mejor la estancia de las 13 personas que están allí durante los meses de invierno, lejos de sus amigos y familia.
Durante nueve meses, ningún avión o vehículo terrestre podrá llegar a la estación. Las temperaturas caen hasta los -80ºC y el Sol está por debajo del horizonte durante 100 días. Vivir y trabajar en estas condiciones es similar en muchos aspectos a vivir en otro planeta y la ESA aporta un médico para llevar a cabo investigaciones para futuras misiones espaciales.

El primer astronauta en aterrizar en otro planeta podría incluso llegar a ver un espectáculo similar iluminando el cielo. Las auroras aparecen cuando la radicación procedente del Sol interactúa con la atmósfera y la mayoría de los planetas del Sistema Solar tienen auroras de algún tipo.
Fuente de la noticia: ESA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*