16 Nov / 2015

Descubierto el objeto más distante jamás observado en el Sistema Solar

NASA/ESA/G. Bacon/STScI
Los astrónomos han descubierto el objeto más distante jamás visto en el Sistema Solar: un mundo gélido que en la actualidad se encuentra 103 veces más lejos del Sol que la propia Tierra, es decir, a 103 UA (1 UA equivale a 150 millones de kilómetros). Se rompe así un récord que anteriormente tenía el planeta enano Eris, que se había observado a 97 UA.

Scott Sheppard, astrónomo de la Institución Carnegie para la Ciencia en Washington DC, informó el pasado 10 de noviembre en la reunión de la Sociedad Astronómica Americana sobre este descubrimiento.

El objeto se encuentra más allá del Cinturón de Kuiper (hogar de Eris y Plutón), y dentro de los márgenes inferiores de la Nube de Oort. Debido a su posición este objeto es científicamente muy interesante, ya que los cuerpos situados a estas distancias han permanecido inalterados durante miles de millones de años.

De momento, los astrónomos no han podido establecer con exactitud la órbita del cuerpo ya que no cuentan con las suficientes observaciones como para calcularla, por lo que hay posibilidades de que este objeto se acerque al Sol, lo que facilitaría su observación.
“Todavía no tenemos motivos como para sentirnos satisfechos”, comenta  Michael Brown, científico planetario del Instituto de Tecnología de California en Pasadena.
Aún así, este descubrimiento abre las puertas a una nueva visión de la periferia del Sistema Solar. Hasta ahora sólo se conocían dos mundos en la Nube de Oort interior: Sedna y 2012 VP113 (conocido informalmente como Biden)

Sedna nunca se acerca al Sol a menos de 76 UA, y 2012 VP113 tampoco lo hace a menos de 80 UA. Si este nuevo mundo descubierto no llegase a aproximarse al Sol más allá de las 103 UA, pasaría a ser el tercer miembro, junto con Sedna y Biden, de la parte interior de la Nube de Oort.

Pero si el objeto se acercara mucho más al Sol, a menos de 50 UA y cruzara el Cinturón de Kuiper, se consideraría miembro de dicho cinturón, estando su órbita particularmente extendida debido a la influencia gravitatoria de Neptuno.

Los cuerpos de la Nube de Oort interior son más fascinantes que los objetos del Cinturón de Kuiper, ya que están demasiado alejados como para verse afectados por la gravedad de Neptuno, por lo que sus órbitas podrían estar reflejando las condiciones primordiales que se dieron en un Sistema Solar recién nacido.

Sheppard y Trujillo descubrieron el objeto con el telescopio Subaru en Mauna Kea en Hawai. Estiman que podría poseer 500 kilómetros de diámetro, alcanzando incluso los 800 kilómetros. Se están organizando nuevas observaciones para poder calcular con exactitud su órbita.

Enlace original: Nature.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*