«

»

Ene 11 2016

VLT vuelve a visitar una curiosa colisión cósmica

Crédito: ESO

Una espectacular colisión cósmica ocurrida hace 360 millones de años aparece con gran detalla en las nuevas imágenes del Very Large Telescope (VLT) del ESO (Observatorio Paranal). Es una misteriosa y joven galaxia enana. Esta galaxia esta aportando a los astrónomos una excelente oportunidad para aprender más sobre galaxias similares, las cuales se cree que son comunes en el universo temprano, pero que son normalmente muy débiles y distantes para observar con la tecnología actual.
Conocida como NGC 5291, domina el centro de la imagen. Es una galaxia elíptica situada a casi 200 millones de años la constelación de Centauro. Hace 360 millones de años, NGC 5291 estuvo implicada en una dramática y violenta colisión con otra galaxia que viajaba a grandes velocidades. El impacto cósmico expulsó grandes chorros de gas al espacio cercano, el cual posteriormente formó un disco alrededor de NGC 5291.

A lo largo del tiempo, este anillo colapsó en docenas de regiones de formación de estrellas y diversas galaxias enanas, que aparecen como regiones distribuidas alrededor de NGC 5291 de color blanco y azul pálido en las nuevas imágenes tomadas con el instrumento FORS (montado en el VLT). El grupo de material más masivo y luminoso, a la derecha de NGC 5291, es una de estas galaxias enanas y es conocido como NGC 5291N.
La Vía Láctea, al igual que las grandes galaxias, se cree que está formada a partir de galaxias menores en el universo temprano. Estas pequeñas galaxias, si han sobrevivido hasta hoy en día, contienen normalmente estrellas extremadamente viejas.
En NGC 5291N parece no contener estrellas viejas. Observaciones detalladas usando el espectrógrafo MUSE también han encontrado que las partes externas de la galaxia tienen propiedades típicamente asociadas con la formación de nuevas estrellas, pero lo que se ha observado con es lo esperado según los actuales modelos teóricos. Los astrónomos sospechas que estos aspectos inusuales pueden ser el resultado de masivas colisiones de gas en la región.
NGC 5291N no parece ser la típica galaxia enana. Sin embargo comparte un gran número de similitudes con estructuras presentes en muchas de las galaxias que están formando estrellas y que están situadas a grandes distancias. Esto lo convierte en un sistema único en nuestro universo local y un importante laboratorio para estudiar las tempranas galaxias ricas en gas, las cuales normalmente están muy lejos para ser observadas en detalles con los telescopios actuales.
Este sistema inusual fue previamente observado con diversos instrumentos, como el telescopio de 3,6 metro del Observatorio de La Silla. Sin embargo, las capacidades de MUSE, FORS y el Very Large Telescope han permitido estudiar las propiedades de NGC 5291N.
Futuras observaciones, incluyendo aquellas que se hagan con el European Extremely Large Telescope (E-ELT) del ESO, pueden permitir a los astrónomos revelar los misterios aun sin explicar que rodean a esta galaxia enana.
Fuente de la noticia: “VLT Revisits a Curious Cosmic Collision” de ESO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*