27 Abr / 2016

Makemake tiene una luna (I)

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

makemakemoon100mile

Créditos: NASA, ESA, and A. Parker (Southwest Research Institute)

Asomándose a las afueras de nuestro Sistema Solar, el telescopio espacial Hubble de la NASA ha detectado una pequeña luna entorno a Makemake, el segundo planeta enano más brillante del Cinturón de Kuiper. Descubierto en 2005, Makemake lleva el nombre de una deidad de la creación de la Isla de Pascua.

La luna, designada provisionalmente como S / 2015 (136472) 1, y apodada MK 2, es más de 1.300 veces más débil que Makemake. MK 2 fue visto a una distancia de 13.000 millas del planeta enano, y su diámetro se estima en 100 millas de diámetro (Makemake tiene un diámetro de 870 millas).

El Cinturón de Kuiper es una basta reserva de los materiales sobrantes de la construcción de nuestro Sistema Solar que tuvo lugar hace 4,5 mil millones de años, siendo además el hogar de varios planetas enanos. En algunos de estos mundos ya se habían descubierto satélites, pero esta es la primera vez que se localiza un cuerpo orbitando en torno a Makemake.

Las observaciones se realizaron en abril de 2015. Varias búsquedas anteriores alrededor de Makemake dieron resultados negativos. “Nuestras estimaciones preliminares muestran que la órbita de la luna parece estar de canto, lo que significa que a menudo, cuando nos fijemos en el sistema no vamos a poder ver la luna ya que se desvanece en el resplandor de Makemake”, comentó Alex Parker, quien dirigió el análisis de las observaciones.

El descubrimiento de esta luna puede proporcionar información valiosa sobre el sistema del planeta enano. Mediante la medición de la órbita de la luna, los astrónomos pueden calcular la masa del sistema y obtener así, una perspectiva de su evolución. Además, también se refuerza la idea de que los planetas enanos tiene más satélites.

“Makemake es un objeto raro, por lo que encontrar un compañero es importante”, dijo Parker. “El descubrimiento de esta luna nos ha dado la oportunidad de estudiar a Makemake con mayor detalle de lo que jamás hubiéramos podido haberlo hecho si no tuviese este satélite”.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*