«

»

May 26 2017

M104, la Galaxia del Sombrero

Crédito: Verónica Casanova/Fran Sevilla

Nombre: Galaxia del Sombrero
Tipo de objeto: Galaxia
Números de catálogo: M104, NGC 4594, UGC 293, PGC 42407
Ascensión recta: 12h 39m 59,4s
Declinación: -11º 37′ 23″
Magnitud: +8,9

Introducción

Situada en la constelación de Virgo, próxima al límite con la constelación de Corvus, se encuentra una hermosa galaxia, cuya peculiar forma la hizo merecedora del nombre de Galaxia del Sombrero. Fue descubierta el 11 de Mayo de 1781 por Pierre Méchain. Independientemente, fue observada en 1784 por William Herschell, quién señaló la presencia de la banda oscura tan característica que presenta. No fue hasta 1921, gracias a Camille Flammarion, cuando se incluyó en el conocido Catálogo Messier.


En detalle

La galaxia del Sombrero, situada a unos 28 millones de años luz, es de tipo espiral, tiene un diámetro alrededor de los 82.000 años luz y se cree que pertenece al conocido como Cúmulo de Virgo (que cuenta con unas 2.000 galaxias). Esta galaxia la estamos observando prácticamente de canto, debido a la baja inclinación de su plano galáctico respecto a nosotros (unos 6º). Es por ello que nos recuerde a un sombrero mejicano de ala ancha.

Algo de M104 que llama rápidamente la atención del observador es la banda de polvo que cruza por delante del centro galáctico. En esta banda de polvo, que recorre longitudinalmente la galaxia, está situada la mayor parte del polvo e hidrógeno atómico, pudiendo ser la principal región de formación estelar de la galaxia.

Respecto de su núcleo, las observaciones apuntan a que en él no existe prácticamente actividad de formación estelar. En los años noventa se descubrió la existencia de un agujero negro supermasivo en su centro, con una masa de 800.000 veces la del Sol. Así mismo se estima que la Galaxia del Sombrero posee entre 1.200 y 2.000 cúmulos globulares,

Su observación

El mejor momento para su observación es durante los meses de primavera, cuando la constelación de Virgo alcanza una mayor altura sobre el horizonte y es visible durante gran parte de la noche. Se trata de un objeto relativamente brillante, con una magnitud aparente de +8,9. La veremos como una mancha difusa y alargada, con un tamaño aparente de 9 x 4 minutos de arco (la Luna llena tiene 30 minutos de arco).

Es observable tanto con prismáticos como con pequeños telescopios, si bien necesitaremos telescopios de al menos 100 mm de apertura y noches oscuras para distinguir la banda de polvo.

Está situada próxima al límite norte de la constelación de Corvus, a unos 11 grados al oeste de la brillante Spica (alfa de Virgo). Spica es fácilmente localizable. Para ello trazaremos una curva que comienza en la cola de la Osa Mayor, y que continúa por la brillante y rojiza Arturo (alfa de Bootes). Seguir dicha curva nos llevará directamente hasta Spica.

Si tenemos un telescopio con montura ecuatorial en estación podemos emplearlo para llegar hasta la galaxia. Será fácil si partimos de Spica moviendo el eje de ascensión recta hacia el oeste (eje de declinación fijo). También podemos usar a Porrima (gamma de Virgo), que está situada aproximadamente en la misma ascensión recta, pero más al norte. En este caso lo que moveríamos sería el eje de declinación hacia el sur.

Crédito: Stellarium

La fotografía

La fotografía que incluimos la tomamos empleando un telescopio refractor de 80 mm de apertura y focal 400 mm (f/5) a foco primario (sin ocular), montado sobre una montura ecuatorial NEQ-5 motorizada en ascensión recta. La cámara empleada es de tipo reflex, modelo Canon EOS500D.

Se trata de un apilado de 28 fotografías tomadas a 3200ISO, con un tiempo total de exposición de 1.622 segundos. La técnica del apilado permite obtener imágenes de larga exposición mediante la suma de imágenes de menor tiempo. Esto aporta una gran ventaja a la hora de fotografiar objetos débiles. Fotografías de menor tiempo de exposición reducen la probabilidad de errores en el seguimiento. Esto se comprende rápido si pensamos en el siguiente caso: Una fotografía de 10 minutos o 10 de un minuto. Cualquier fallo en seguimiento en la de 10 minutos arruinaría nuestro trabajo. Sin embargo si tomamos 10 de un minuto, ese mismo fallo nos anula una de las diez fotografías, quedándonos al menos un tiempo total de exposición de 9 minutos. También hay que decir que el resultado mejora con tiempos más largos al mejorar la relación señal-ruido. Posteriormente ha sido post-procesada con Pix Insigth LE 1.0.2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*