IMG_-mbb9zk

¡Hola! Tras prácticamente tres meses con escasa actividad en Vega 0.0 (ver artículo “Breve descanso en Vega 0.0“), poco a poco comenzaremos a retomar la actividad. Para arrancar os compartimos el nuevo miembro de nuestra familia astronómica. Se trata de dos tubos en paralelo, un Maksutov ETX105 y un EZG60. Además cuenta con una cámara réflex Canon EOS500D con objetivo 100-300 mm. Acoplado al EZG60 está la CCD QHY IMG0H, que también se puede acoplar al ETX105. Todo ello está montado sobre una montura NEQ5 motorizada.

¡Esperamos no tardar mucho en compartir las primeras imágenes que obtengamos!

¡Ahhh! y presentaros a otro nuevo miembro de la astrofamilia, que aún está en construcción.

🙂

IMG_x55rem

Como bien sabéis los telescopios Meade ETX70 son muy útiles para observaciones rápidas o que no busquemos complicarnos mucho, debido a su poco peso que facilita su transporte y a su relativamente buena relación calidad-precio. Sin embargo la focal es muy corta -350 mm- lo que hace que se trabaje con pocos aumentos. Aquí os mostramos una prueba realizada con este telescopio y Saturno. Le hemos acoplado la CCD (una QHY IMG0H) a foco primario y hemos grabado al planeta de los anillos.

No ofrece gran calidad el vídeo y a veces cuesta distinguir los anillos, pero como se puede apreciar, este instrumento nos puede dar gratos momentos de observación. El vídeo fue grabado en Valladolid el 27 de junio de 2016. No se empleó seguimiento.

 

wp_Video-icon-150x150

Trayectoria del cometa C/2013 US10. Stellarium. 14-dic a 5-ene. Haz click para ampliar

El firmamento de este invierno tiene un invitado que no podemos dejar escapar. Se trata del cometa C/2013 US Catalina. El cometa Catalina fue descubierto el 31 de octubre pasado por el Catalina Sky Survey de la Universidad de Arizona, cuando tenía una magnitud aparente de +19. Inicialmente fue clasificado como asteroide, y posteriormente reclasificado como cometa (ver artículo “Near-Earth Object 2013 US10 is a Long-Period Comet“).

El cometa alcanzó el perihelio el pasado 16 de noviembre, si bien no será hasta el próximo 12 de enero de 2016 cuando alcance su mínima distancia a nuestro planeta, a 67 millones de kilómetros. Esta siendo observable poco antes del amanecer. Actualmente está en la constelación de Virgo, el día 25 entrará en Bootes y en enero ya se adentrará en Canes Venatici y la Osa Mayor. Hay que destacar, que coincidiendo con el inicio del nuevo año será observable al lado de la brillante estrella Arturo, alfa de Bootes.

El cometa esta siendo brillante y muestra en las fotografías tres colas, dos de ellas de polvo y una tercera iónica de color azul.

Estructura y composición de los cometas

En un cometa podemos discernir su cola de polvo, que está constituida por pequeños granitos de silicatos y material orgánico que se mueven por la acción conjunta de la gravedad solar y la presión de la radiación. Es visible porque parte de esos granitos reflejan la luz solar que reciben. Por ello, las colas tienen un  color blanquecino o amarillento.

Dependiendo de la cantidad de material expulsado y del tamaño del núcleo, las colas de los cometas se extienden en el espacio hasta unos 100 millones de kilómetros, aunque en casos excepcionales (los cometas de los años 1680 y 1843), la cola ha alcanzado hasta unos 300 millones de kilómetros.  

Las colas de los cometas pueden presentar filamentos y girones debido a la actuación de los diferentes campos magnéticos interplanetarios e incluso pueden sufrir un corte y continuar después. A veces, las imperfecciones que se observan en la estructura de las colas o incluso la presencia de chorros que salen directamente del núcleo son debidas a la propia naturaleza del núcleo y la distribución de los materiales que lo forman.

Junto a la cola de polvo, los cometas pueden mostrar una cola recta, con un color ligeramente azulado que se debe a su composición iónica. Es la cola de plasma o iones que se forma, esencialmente, por la interacción del material iónico cometario con el del viento solar y el campo magnético que arrastra. Las colas nacen de la coma, una nebulosa de polvo y gas que, en ocasiones presenta ciertas estructuras brillantes como chorros, capas o abanicos. Finalmente, oculto tras la coma, está lo que sería la esencia cometaria, el núcleo.

La anticola ocurre cuando el núcleo cometario eyecta gran cantidad de partículas de gran tamaño, que por efecto de la atracción gravitatoria, se precipitan al Sol. Para poder observar una anticola en un cometa se deben dar ciertas condiciones: la Tierra debe estar cerca del plano orbital del cometa y el ángulo entre el Sol-cometa-Tierra debe ser mayor de 90°. 

El núcleo es un conglomerado de hielos, mayoritariamente agua, pero también monóxido de carbono y granos de polvo. Cuando el núcleo es calentado por el Sol, los hielos subliman, liberando el gas que arrastran consigo los granos de polvo. El núcleo es un cuerpo sólido de forma irregular y baja densidad, con un tamaño del orden de los kilómetros. Se mueve por el cielo por la acción gravitatoria del Sol y demás cuerpos del Sistema Solar, así como por la reacción que produce cuando el gas es liberado. Las partículas despedidas del núcleo miden entre una milésima de milímetro hasta un centímetro de tamaño.

La envoltura de hidrógeno es una corona que fue detectada por primera vez por los satélites OGO 5 y OAO 2. Pueden alcanzar los millones de kilómetros de diámetro. 

Las investigaciones realizadas han permitido detectar la presencia de un gran número de compuestos tanto en las comas como en las colas. Hoy sabemos que los componentes volátiles mayoritarios son el agua (80%), seguido del dióxido de carbono, monóxido de carbono, metanol, metano, sulfuro de hidrógeno y amoniaco, y trazas de otros 60 compuestos diferentes.

¿A dónde debo mirar?

Tal y como ya hemos comentado al principio, actualmente está en la constelación de Virgo, el día 25 entrará en Bootes y en enero ya se adentrará en Canes Venatici y la Osa Mayor. Hay que destacar, que coincidiendo con el inicio del nuevo año será observable al lado de la brillante estrella Arturo, alfa de Bootes.

En este mismo artículo tenéis una carta donde se muestra el movimiento del cometa desde el 14 de diciembre hasta el 5 de enero. Al final del artículo aparecen las coordenadas detalladas para todo el mes de enero.
¿Con que instrumento observo el cometa?
A todos nos encantaría que fuese visible a simple vista. Incluso siendo visible a simple vista, los prismáticos serán los instrumentos de observación ideales para los cometas brillantes. Los prismáticos, si bien tienen menos aumentos que los que podemos tener con un telescopio, ofrecen a cambio un gran campo de visión y mucha luminosidad. Los cometas -al menos los brillantes- son cuerpos extensos y difusos. Al ser un cuerpo extenso, lo ideal es tener bastante campo de visión, el suficiente como para poder contemplar la mayor parte del mismo. Al ser difusos, su brillo estará repartido por una superficie amplia -al igual que ocurre con, por ejemplo, las galaxias-. Esto implica que un cometa de la magnitud +5 no es [aparentemente] igual de brillante que una estrella de la magnitud +5. La estrella concentra toda su luminosidad en un punto.

Son prismáticos adecuados aquellos en los que el cociente entre el diámetro de sus lentes objetivo y el aumento dé un valor próximo al de la apertura de nuestra pupila. De este modo aprovechamos toda la luz que sale del sistema óptico. Este valor suele ser de 7 para personas jóvenes y 5 para personas adultas -puede variar de una persona a otra-. Así un prismático de 10×50, que daría un cociente de 5, o uno de 11×80, que daría 7,2, serían buenas elecciones. Sin embargo sería una mala elección un prismático de 20×50, pues el cociente es 2,5 y parte de nuestra pupila no recibiría luz -serían menos luminosos-.
En el caso de cometas más débiles de magnitudes +7, sería recomendable usar telescopio. Podríamos seguir usando prismáticos, pero a medida que se hace más débil el cometa, necesitaríamos cielos más oscuros y menos polucionados. Sería especialmente difícil si está próximo el amanecer. Si usamos telescopio, el más adecuado será aquel que tenga una relación focal menor. Esta relación focal se obtiene dividiendo la apertura del objetivo entre la longitud focal. Son especialmente interesantes aquellos con relaciones focales situadas entre 4 y 7. Un menor valor en la relación focal lo convierte en un instrumento más adecuado para objetos débiles y difusos. Valores mayores lo convierten en instrumentos más adecuados para la observación lunar, planetaria o de estrellas dobles. Generalmente los telescopios que tienen mayor luminosidad son los reflectores de tipo Newton, si bien, hoy en día, en el mercado hay refractores muy luminosos y a precios muy asequibles.
Si tenemos telescopio con montura ecuatorial, podemos usar la técnica llamada Piggy-Back. Esta técnica consiste en acoplar la cámara en paralelo al tubo del telescopio y usar éste como guía de precisión.
¿Como puedo fotografiar el cometa?
Cometa Hyakutake. Marzo 1996

Para realizar fotografía de objetos celestes es necesario tener una cámara fotográfica que nos permita exposiciones largas. Las compactas que habitualmente usamos día a día no suelen ofrecer dicha posibilidad. Así pues, la cámara ideal podría ser o bien un réflex digital o una cámara CCD. Las cámaras CCD son mucho más sensibles (eficiencia cuántica del sensor mayor) por lo que son ideales para la astronomía, aunque requieren uso de ordenador, procesado de imágenes y su coste sube bastante. Quedan reservadas para personas ya iniciadas en la astronomía y que las suelen usar para fotografiar de modo habitual otros cuerpos celestes. En esta misma página podréis encontrar ejemplos si buscáis por la palabra clave “CCD”.

Si el cometa es visible a simple vista, posiblemente muestre una notable cola. Así, podríamos aprovechar antes del amanecer para sacar fotografías con mucho campo y donde los intensos colores del horizonte aporten belleza adicional. Normalmente se suele trabaja con un ISO 400 a 800 y los tiempos de exposición a partir de los 5 segundos. Todo ésto está sujeto a la magnitud que alcance el cometa. Si el cometa es más débil de la magnitud +5 necesitaremos acoplar la cámara a un telescopio, o bien usar una focal larga en el objetivo de la cámara. A la vez, tendremos que ampliar el tiempo de exposición.
Con el tiempo de exposición tendremos que tener cuidado. Por ejemplo, un tiempo de exposición superior a 10 segundos en focales superiores a los 28 mm provocará que las estrellas, debido a la rotación terrestre, no aparezcan como puntos -siempre y cuando únicamente usemos un trípode para apoyar la cámara-. A medida que usamos focales mayores, el efecto se acentúa. Con telescopio se hace imprescindible usar una montura ecuatorial motorizada que compense la rotación de la Tierra.
Aquellos que sean más expertos en software fotográfico, pueden emplear una técnica usada en la fotografía astronómica con CCD. Consiste en capturar varias imágenes y apilarlas/sumarlas. Así, para lograr un tiempo de exposición de 60 segundos, podemos tomar una única exposición de 60 segundos -con el riesgo de que el seguimiento con la montura ecuatorial no sea bueno y arruine la fotografía- o bien 10 exposiciones de 6 segundos cada una -menor riesgo de errores de seguimiento-. El resultado es el mismo -siempre y cuando la respuesta de la cámara mantenga la linealidad durante el tiempo de exposición- pero si hacemos varias exposiciones, el riesgo de errores de seguimiento es menor.
¿Que datos debería recoger para que mis observaciones sean útiles a la comunidad científica?
Evidentemente el primer objetivo que tenemos al observar el cometa es nuestro propio disfrute. Sin embargo, haciendo un poco más de esfuerzo, podemos tomar algunos datos que, adecuadamente tratados, podrían ser de utilidad a la comunidad científica. Para ello hay una serie de mediciones que podemos hacer y entre las que se incluye la estimación del brillo aparente, el ángulo de posición de la cola o el grado de condensación. Una vez que tenemos los datos, podemos enviarlos a organismos como SOMYCE. En algunos casos es obligatorio enviar los datos con un formato concreto. Sobre ello hablaremos al final del artículo.
Estimar la magnitud aparente de un cometa: El método Bobrovnikoff
Existen diferentes métodos de realizar la estimación de magnitud aparente de un cometa. Uno de ellos es el llamado método Bobrovnikoff (también conocido como método out-out). Para hacer dicha estimación, la observación debe hacerse con algún instrumento óptico, ya sean prismáticos o telescopio. En primer lugar debemos identificar dos estrellas en el campo visual donde tenemos localizado el cometa. Una de ellas (llamémosla A) tiene que ser más brillante que el cometa mientras que la otra (llamémosla B) debe ser más débil -normalmente la diferencia de brillo entre ambas se recomienda que sea entre 0,5 y 1 magnitudes. Cuanto menor sea la diferencia más precisa será la medida-.
A continuación desenfocamos hasta que tanto la estrella A, como la estrella B, como el cometa, tengan el mismo diámetro. A continuación dividimos mentalmente la diferencia de brillo entre la estrella A y B en 10 divisiones, y decidimos en que punto de dichas divisiones está el brillo del cometa. Por ejemplo podría ser A2C8B, que indicaría que el cometa tiene un brillo muy próximo a la estrella A. A continuación usaríamos la siguiente fórmula para calcular la magnitud del cometa, donde a y b son los índices de comparación (en el ejemplo a=2 y b=8):

Mc sería la magnitud estimada del cometa, Ma la magnitud de la estrella A, y Mb la de la estrella B. Para los observadores de variables, verán que dicha fórmula corresponde a la usada para el método Argelander. Así debe ser pues básicamente se trata de un método de interpolación lineal.
Una alternativa al método Bobrovnikoff: El método Sidgwick
También conocido como método in-out, el método Sidgwick es muy similar, aunque en este caso, primero memorizamos el brillo y diámetro del cometa, y desenfocamos las estrellas hasta que ambas tengan el mismo diámetro que el del cometa antes de desenfocar (en este caso no nos preocupamos del grado de desenfoque del cometa). Al igual que antes dividiríamos la diferencia de brillo entre ambas estrellas en 10 divisiones y estimaríamos en que punto está el brillo del cometa. La fórmula a aplicar es la misma.
Otros datos interesantes a tomar
Entre los datos que podemos tomar de modo sencillo, el que habitualmente se suele tomar es el denominado grado de condensación, que representa numéricamente la densidad de la envoltura gaseosa (coma) que rodea al núcleo. Su valor va de 0 a 9 y esta es la escala:
   – 0: para una coma totalmente difusa y sin condensación central
   – 3: para una coma difusa pero en la que aumenta la condensación gradualmente
   – 6: para una coma con un pico de condensación central muy claro
   – 9: para una coma con apariencia puntual -estelar-
Grados de condensación. Crédito: Wikipedia
Otros datos interesantes son el ángulo de posición de la cola, comenzando a medir los 0º desde la posición norte, y evolucionando a 90º este, 180º sur y 270º oeste. También es interesante medir la longitud de la cola (en grados). 
Reportar las observaciones realizadas
Cuando hay que reportar datos de observaciones de cometas, dependiendo a donde las enviemos, nos pueden pedir un formato concreto. En particular hay dos muy conocidos. El primer formato que se usa para reportar es el conocido como COHP, mientras que el segundo es el llamado ICQ.
El primero (COHP) es muy sencillo y el más usado, por lo que será el que os mostremos como completar:
– Primero se debe reportar la fecha: yyyy mmm dd.dd (en TU)
– m1 indica la magnitud del cometa. (Por ejemplo 5,0)
– Dia es el diámetro de la coma en minutos de arco. (Por ejemplo 5’)
– DC es el grado de condensación (como ya indicamos 0 es difuso y 9 puntual). (Por ejemplo 3 (bastante difuso))
– Longitud de la cola, en minutos de arco (Por ejemplo 25′)
– Ángulo de posición de la cola (0 = hacia el N., 90 hacia el E, …). (Por ejemplo 45º)
– Instrumento (L=Reflector, R=Refractor, SCT=Schmidt-Cassegrain, B=Prismáticos, NE=simple vista). 
– Observador (Por ejemplo Fran Sevilla)
– Lugar de observación (Por ejemplo Durango, Spain)
De modo que la línea de ejemplo sería:
2014 Dec 26.75, m1=5.0, Dia=5′, DC=3, Tail=25′, PA=45º, 10cm R 48x, Fran Sevilla (Durango, Spain)

Un formato alternativo ICQ
Cada día es más habitual que sea más aceptado el otro formato, ICQ (International Comet Quarterly), por lo que detallamos aquí también el formato a usar -un poco más extricto que el usado en el COHP. Entre cada campo se debe dejar un espacio en blanco, además de los que se indiquen (los ejemplos usan los mismos valores que en el caso del COHP).
Campo 1: IIIYYYYMnL   
Denominación del cometa, p.e. [espacio][espacio][espacio]2014Q2
Campo 2: YYYY[espacio]MM[espacio]DD.DD   
Fecha año mes día fracción horario, p.e. 2014[espacio]12[espacio]26.75
Campo 3: [espacio]M[espacio]mm.m[espacio]r   
Método (S=Sidgwick/B=Bobrovnikoff), magnitud y catálogo (p.e. TK es el Tycho 2. Si el código es de dos letras, se usará el espacio en blanco que separa con el siguiente campo, p.e. [espacio]B[espacio]05.0[espacio]TK (y por lo tanto no hay espacio en blanco entre campo 3 y campo 4)
Campo 4: AAA.ATFF   
Apertura (cm), instrumento (B=prismáticos/T=reflector/R=refractor) y focal, p.e. 010.0R[espacio][espacio]
Campo 5: XXX   Aumentos, p.e. [espacio]48
Campo 6: [espacio]dd.dd[espacio]DC   
Diámetro coma (‘) y grado condensación, p.e. [espacio]05.00[espacio][espacio]3
Campo 7: [espacio]t.tt[espacio]AAA   
Longitud cola (º) y ángulo posición cola, p.e. [espacio]0.41[espacio]045
Campo 8: ICQ[espacio]XX[espacio]OOOOO   
Formato del fichero, texto fijo y observador, p.e. ICQ[espacio]XX[espacio]FJS00
Es obligatorio incluir al menos los campos 1, 2, 3, 4 y 8. Aquí podéis encontrar información muy detallada sobre este formato: enlace

Coordenadas del cometa Catalina para diciembre y enero

A continuación indicamos la coordenadas detalladas para el próximo mes para localizar el cometa. Fuente de los datos: Minor Planet Center (MPC). Todas hacen referencia a las 6h TU.

14/12/2015: AR=14h 17m 43.0s / Dec=-2º 30′ 58” / Elong=49.5º / Mgv=4.8
15/12/2015: AR=14h 17m 37.7s / Dec=-1º 41′ 8” / Elong=50.9º / Mgv=4.8
16/12/2015: AR=14h 17m 32.3s / Dec=0º 49′ 33” / Elong=52.3º / Mgv=4.8
17/12/2015: AR=14h 17m 26.5s / Dec=0º 3′ 54” / Elong=53.8º / Mgv=4.9
18/12/2015: AR=14h 17m 20.3s / Dec=0º 59′ 20” / Elong=55.2º / Mgv=4.9
19/12/2015: AR=14h 17m 13.6s / Dec=1º 56′ 54” / Elong=56.7º / Mgv=4.9
20/12/2015: AR=14h 17m 06.3s / Dec=2º 56′ 42” / Elong=58.2º / Mgv=4.9
21/12/2015: AR=14h 16m 58.2s / Dec=3º 58′ 53” / Elong=59.7º / Mgv=4.9
22/12/2015: AR=14h 16m 49.3s / Dec=5º 3′ 37” / Elong=61.2º / Mgv=4.9
23/12/2015: AR=14h 16m 39.3s / Dec=6º 11′ 2” / Elong=62.8º / Mgv=4.9
24/12/2015: AR=14h 16m 28.1s / Dec=7º 21′ 19” / Elong=64.4º / Mgv=4.9
25/12/2015: AR=14h 16m 15.6s / Dec=8º 34′ 36” / Elong=66.0º / Mgv=4.9
26/12/2015: AR=14h 16m 01.6s / Dec=9º 51′ 5” / Elong=67.6º / Mgv=4.9
27/12/2015: AR=14h 15m 45.9s / Dec=11º 10′ 57” / Elong=69.3º / Mgv=4.9
28/12/2015: AR=14h 15m 28.1s / Dec=12º 34′ 21” / Elong=71.0º / Mgv=4.9
29/12/2015: AR=14h 15m 08.2s / Dec=14º 1′ 29” / Elong=72.7º / Mgv=4.9
30/12/2015: AR=14h 14m 45.7s / Dec=15º 32′ 32” / Elong=74.4º / Mgv=4.9
31/12/2015: AR=14h 14m 20.4s / Dec=17º 7′ 41” / Elong=76.2º / Mgv=4.9
1/1/2016: AR=14h 13m 51.8s / Dec=18º 47′ 4” / Elong=78.0º / Mgv=4.9
2/1/2016: AR=14h 13m 19.6s / Dec=20º 30′ 52” / Elong=79.8º / Mgv=4.9
3/1/2016: AR=14h 12m 43.3s / Dec=22º 19′ 12” / Elong=81.7º / Mgv=4.9
4/1/2016: AR=14h 12m 02.3s / Dec=24º 12′ 11” / Elong=83.6º / Mgv=4.9
5/1/2016: AR=14h 11m 16.0s / Dec=26º 9′ 54” / Elong=85.5º / Mgv=4.9
6/1/2016: AR=14h 10m 23.7s / Dec=28º 12′ 22” / Elong=87.4º / Mgv=4.9
7/1/2016: AR=14h 9m 24.6s / Dec=30º 19′ 35” / Elong=89.3º / Mgv=4.9
8/1/2016: AR=14h 8m 17.8s / Dec=32º 31′ 28” / Elong=91.3º / Mgv=4.9
9/1/2016: AR=14h 7m 01.9s / Dec=34º 47′ 54” / Elong=93.2º / Mgv=4.9
10/1/2016: AR=14h 5m 35.9s / Dec=37º 8′ 39” / Elong=95.2º / Mgv=4.9
11/1/2016: AR=14h 3m 58.0s / Dec=39º 33′ 25” / Elong=97.1º / Mgv=5.0
12/1/2016: AR=14h 2m 06.4s / Dec=42º 1′ 51” / Elong=99.0º / Mgv=5.0
Nota: AR=Ascensión Recta. Dec=Declinación. Elong=Separación angular del Sol. Mgv=Estimación magnitud visual del cometa en conjunto.

NGC7000 es una nebulosa de emisión situada muy cerca de la estrella Deneb (Alfa Cygnus). Es una nebulosa extensa, aunque su brillo superficial no la hace fácilmente observable, y la mejor manera de observarla es mediante la fotografía. Con una cámara réflex o una CCD es un objetivo sencillo y que da grandes resultados. 
Si tenéis una réflex con un objetivo de al menos 100 mm de focal probad una exposición de un par de minutos (con su correspondiente seguimiento) y un ISO alto. Con CCD aún es más fácil. Su extensión es de aproximadamente unos 30 minutos de arco, muy similar a la Luna, y está situada en ascensión recta 20h 59m y declinación +44º 31′.

14 Jun / 2015

Johnsy y Scheila

– ¿Johnsy?
La noche ya había caído. De todos modos, la luz que iluminaba Valladolid, también iluminaba el cielo nocturno. No se podía leer el Sky Atlas sin la linterna, pero forzando la vista, algo se podía distinguir.
– ¡Un día de estos tropezaré contigo!
El equipo estaba montado y la cámara CCD llevaba un rato encendida y conectada al ordenador. La pantalla mostraba una imagen negra. Poco a poco ya se distinguía Escorpio sobre las viviendas que tenía en frente nuestro. Había que comenzar a buscar el cúmulo globular M80, de lo contrarío no tendría tiempo suficiente para la observación.
La noche era agradable. No hacía frío, lo que se agradecía.
– Ummm, un día de estos tendré que cambiar la montura.
Johnsy me observaba desde detrás de una pata del trípode. Buscar objetos con el eje de declinación averiado era cuanto menos molesto.
– ¡Hombre! ¡Aquí apareces! ¿De vuelta de cenar?
A Johnsy, como a todos los gatos, le gusta enterarse de todo lo que ocurre a su alrededor. Y esta noche no iba a ser menos.
Ya tenía centrada la estrella Antares en el buscador, un poco más, y… ¡ya está! La cámara CCD estaba apuntando al campo de M80. Al refrescar la imagen apareció como una bola que se difuminaba hacia los bordes. ¡Qué suerte! Ahora a conectar el motor de seguimiento.
– Johnsy, esta noche toca observar a un asteroide.
El asteroide 596 Scheila pasaría visualmente cerca del cúmulo globular M80. Realmente la observación no aportaría ningún dato sobre el asteroide, y mucho menos con el equipo que tengo, pero era muy bonito ver como en pocas horas el asteroide se vería moverse usando como referencia un objeto tan destacado como M80.
El asteroide Scheila se hizo popular a cuenta de las observaciones realizadas a finales de 2010, en las cuales mostraba un brillo más alto de lo habitual, además de una cola que recordaba a los cometas. Posteriormente se estimó que la coma podría haber sido causada por una colisión con un objeto cuyo  tamaño sería de 60 a 180 metros.
– ¿Sabías que se estima que hay casi un millón de asteroides con un diámetro superior a un kilómetro?
Johnsy me observaba con sus grandes ojos. Sabía que no me entendía, pero esa noche era quien me acompañaba…
y le había tocado.
– Pues si. Y ya no hablemos de aquellos que tienen diámetros menores.
Los asteroides principalmente se agrupan en cuatro grupos. Los más conocidos eran los situados entre Marte y Júpiter, el popular Cinturón de Asteroides. Están situados entre 2 y 3,5 unidades astronómicas del Sol, y algunos tardan seis años en completar su órbita. El primero en ser descubierto, hace más de 200 años, fue Ceres.
– Pero Ceres ya no es un asteroide. Ahora es un planeta enano, como Plutón. ¡Con lo que me costó observar Plutón para poder decir que había observado todos los planetas!
Cuando volví la mirada a la pantalla vi como perdía M80.
– ¡Johnsy!
Definitivamente necesito una montura más robusta.
Volví a centrar M80. Ahí estaba.
Justo debajo de M80 se veía un punto débil. Donde se esperaba.
– ¡Mira!
Johnsy se sobresaltó.
– Habrá que observar por lo menos un par de horas.
Ahora gracias a la misión Dawn de la NASA, otro cuerpo de este cinturón comienza a ser conocido mejor. Se trata de Vesta, el cuarto en ser descubierto y con más de 500 kilómetros de diámetro. Y no olvidemos a Palas, el segundo en ser descubierto y ligeramente mayor que Vesta. Levantando un gráfico donde se representase la cantidad de asteroides del Cinturón con respecto a su distancia, descubriríamos unos vacíos, denominados huecos de Kickwood. Estos vacíos son causados por un efecto de resonancia orbital con Júpiter.
Había pasado un buen rato y comenzaba a refrescar. Era evidente que el puntito debajo de M80 era Scheila, se había desplazado en este tiempo.
– Pero no todos los asteroides están entre Marte y Júpiter. ¡No, no, no!
Efectivamente, existen más grupos de asteroides. Otro de los grupos muy conocidos son los NEA, o Asteroides Cercanos a la Tierra. Estos asteroides tienen órbitas próximas a nuestro planeta, y algunos de ellos podrían llegar a representar una amenaza para nosotros, al poder colisionar con la Tierra.
-Por cierto Johnsy, este año no dejan de hablar del fin de mundo. Tú ni caso.
Era evidente que Johnsy no se preocupaba.
Estos asteroides, además se clasificaban según sus características orbitales en asteroides de tipo Amor, Atón y Apolo.
Otro grupo de asteroides muy conocidos son los troyanos. Los troyanos se encuentran situados en los puntos de Lagrange de la órbita de un planeta: bien sesenta grados por delante o por  detrás. La mayor parte se concentran sobre la órbita de Júpiter, pero también se han descubierto asteroides troyanos sobre las órbitas de otros planetas.
El cuarto grupo de asteroides, son los llamados Centauros. Es una familia de asteroides cuyos miembros están situados generalmente entre Júpiter y Neptuno, y cuyas órbitas parecen ser inestables en periodos largos de tiempo. Algunas teorías apuntan a que podrían ser cuerpos expulsados del Cinturón de Kuiper. De esta familia el mayor es  Chariklo, si bien el más popular es Quirón, que posee  la doble categoría de asteroide y cometa, por presentar características comunes a ambos tipos de cuerpos.
Habían pasado ya dos horas. El cansancio y el frío comenzaban a hacer mella. En las últimas imágenes era muy evidente el movimiento de Scheila en las proximidades de M80.
– Creo que es hora de comenzar a recoger.
Entonces descubrí que Johnsy ya se había quedado dormido, aunque esto era relativo. Johnsy tenía cierta similitud con el gato de Schrödinger: a la vez estaba dormido y estaba vigilando. No quería molestarle, bastante me había aguantado. Apagué el ordenador, recogí un poco la terraza y me fui a la cama. Mañana revisaría con más atención las imágenes.
– Descansa, chiquitín.

 

Hace ya unos días presentamos una fotografía de un meteoro Perseida tomada desde Durango (ver artículo “Resultados de las Perseidas 2014“). Ahora, Miguel Rodríguez, experto en estrellas variables y autor del blog Variastar, nos hace llegar estas fotografías tomadas desde Madrid el pasado 13 de Agosto (a las 02:12:59, 04:17:37 y 04:19:33 TU, y 15 segundos de exposición cada una). Para ello usó una  CCD QHY con un objetivo all-sky. ¡Gracias Miguel por compartir las imágenes!

Vega, estrella alfa de Lyra

Tras siete meses de inactividad con la CCD por diversos motivos (cuando no eran obligaciones personales era el mal tiempo), está noche he podido dedicar un rato a la cámara. Aunque la noche prometía, finalmente una bruma que ha cubierto la zona, lo que sumado a que se ha realizado desde un centro urbano, ha provocado unos resultados bastante malos. Para las imágenes se ha usado la CCD QHY-IMG0H acoplada a un EZG60. Posteriormente se han apilado con DeepSkyStacker. 
Aquí os mostramos los resultados: Vega (imagen de 2 segundos), Deneb (apilado de 8 imágenes de 1 segundo), Epsilon Lyrae (apilado de 8 imágenes de 2 segundos), M57 (apilado de 18 imágenes de 15 segundos) y M27 (apilado de 16 imágenes de 10 segundos).
M57, nebulosa planetaria en Lyra (centro)

Deneb, alfa de Cygnus

Epsilon Lyrae, sistema cuadruple (en la imagen solo desdoblados componentes principales)

M27, nebulosa planetaria Dumbbell en Vulpécula (zona inferior, un poco a la derecha)

Tras bastante tiempo, de frustrante espera por un cielo despejado (un mes de Noviembre con continuas lluvias que impidieron observar el cometa ISON), hoy ha sido posible hacer una observación, aunque rápidamente la bruma ha impedido obtener resultados decentes (Desde Durango, centro urbano). No obstante os los mostramos aquí. 
Todas las imágenes han sido tomadas con una CCD QHY-IMG0H acoplada a un refractor EZG60, y apiladas con DeepSkyStacker. La imagen que encabeza el post corresponde a parte del cúmulo de las Pléyades (M45). Se han tomado 95 imágenes de 3 segundos cada una (285 segundos). La segunda también corresponde a las Pléyades, aunque son 47 imágenes de 3 segundos (141 segundos). La tercera es la nebulosa de Orión, con 39 imágenes de 4 segundos (156 segundos). Finalmente incluimos una imagen sacada de Júpiter, donde se ven los satélites (10 milisegundos) y Beta Tauri (3 segundos). Conviene indicar que en el caso de Júpiter, la focal es únicamente de 240 mm, por lo que el aumento es muy poco -motivo por el cual aparecen los satélites tan próximos-.

Cometa Lovejoy por Andreas Heidenreich desde el museo Eureka!
 
El cometa ISON ha monopolizado el “mundo cometario” ultimamente. Sin embargo os vamos a sugerir la observación del cometa Lovejoy (C/2013 R1). El la imagen que encabeza el post, podéis ver una fotografía de este cometa realizada hoy día 28 (6:30 CET) por Andreas Heidenreich desde el observatorio del museo de la Ciencia Eureka! de San Sebastián (Guipúzcoa). Para obtenerla ha usado una cámara CCD Meade DSi3 pro y un teleobjetivo. El tiempo de exposición es de 30 segundos y sin tratamiento.

A principios de mes pasará por el norte de la constelación del Boyero. Para localizarlo podéis usar la carta que os mostramos a continuación. En concreto el día 5 estará en A.R. 15h 34m y declinación +37º 40′. Para su observación necesitaréis un telescopio (con prismáticos necesitaréis cielos muy oscuros) pues su magnitud será de +8,2. Su elongación (separación angular del Sol) es de 62º y tendréis que esperar hasta las 4 de la madrugada para que la zona donde está situado gane altura sobre el horizonte. En la carta podéis ver su localización durante los primeros días de mes.

Hacía ya 53 días desde la última vez que pudimos observar la Nova Delphini 2013. El 13 de Septiembre pasado mostraba ya una magnitud de +7,6, siendo su localización desde ciudad y con prismáticos, empezaba a ser complicada. 
Hace un rato la hemos vuelto a localizar. En estos momentos su magnitud es de +11,0. Se puede ver en la imagen superior ampliada la zona de la nova. La imagen registra estrellas de la magnitud +12,0. Ha sido tomada con una CCD QHY-IMG0H acoplada a un EZG60. Es la suma de 10 tomas de 6 segundos cada una de ellas y dos dark, siendo apiladas con DeepSkyStaker. La fotometría ha sido realizada con FotoDif.