CeK9NVcWEAE8hql

Cráter Occator en Ceres. Crédito: NASA/Dawn

Se están publicando nuevas imágenes tomadas por la misión Dawn del planeta enano Ceres. Realmente espectaculares. Aquí os compartimos dos de ellas, para ir abriendo boca, del cráter Occator. Simplemente espectaculares. La primera una ampliación del centro del cráter y a color, y la segunda el cráter completo. Más adelante compartiremos más imágenes.

Occator es el misterioso cráter que contiene los famosos puntos brillantes de Ceres. Su diámetro es de 90 kilómetros y una profundidad de 4 kilómetros. Occator es el nombre de una deidad Romana de la agricultura.

CeK7FeHUsAIJgsF

Cráter Occator en Ceres. Crédito: NASA/Dawn

This artist’s impression is based on a detailed map of the surface compiled from images taken from NASA’s Dawn spacecraft in orbit around the dwarf planet Ceres. It shows the very bright patches of material in the crater Occator and elsewhere. New observations using the HARPS spectrograph on the ESO 3.6-metre telescope at La Silla in Chile have revealed unexpected daily changes on these spots, suggesting that they change under the influence of sunlight as Ceres rotates.  

Esta imagen se basa en un mapa detallado de la superficie, construido a partir de imágenes tomadas por la nave espacial Dawn de la NASA, en órbita alrededor del planeta enano CERES. Muestra los puntos muy brillantes de material que hay en el cráter Occator y en otros lugares. Crédito:ESO/L.Calçada/NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA/Steve Albers/N. Risinger (skysurvey.org)

PIA20132-Ceres-DwarfPlanet-Dawn-3rdMapOrbit-HAMO-image69-20151018-crop

Cráter Occator fotografiado por Dawn. Crédito: NASA

Gracias al espectrógrafo HARPS, instalado en el Observatorio La Silla (Chile), se han realizado una serie de observaciones que han revelado cambios inesperados en los puntos brillantes del planeta enano Ceres.

Desde nuestro planeta, Ceres se aprecia sólo como un pequeño punto de luz en un fondo de estrellas. Pero si analizamos cuidadosamente esta luz se puede apreciar variaciones debidas a la rotación del planeta enano, a los puntos brillantes y a otras causas. Con estos datos en la mano, los científicos han concluido que el material de los puntos es volátil y se evapora al cálido resplandor de la luz solar.

Ceres es el cuerpo de mayor tamaño del Cinturón de Asteroides situado entre Marte y Júpiter, siendo el único objeto de esta zona clasificado como planeta enano. La sonda Dawn lleva más de un año orbitando en torno a él trazando mapas muy detallados de su superficie. Una de las mayores sorpresa encontradas fue la existencia de puntos muy brillantes que reflejaban muchísima más luz que su entorno, más oscuro. El punto de luz más importante se encuentra en el interior del cráter Occator y sugiere que Ceres puede ser un mundo mucho más activo que la mayoría de los asteroides vecinos.

Ahora, las nuevas observaciones con HARPS han detectado inesperadas variaciones en la luz de Ceres que sugieren que el material de los puntos brillantes es volátil y se evapora con la luz del Sol.

El autor principal del nuevo estudio, Paolo Molaro, del INAF-Observatorio Astronómico de Trieste, comenta: “tan pronto como Dawn reveló la existencia de los puntos brillantes en Ceres, pensé en los posibles efectos mensurables desde la Tierra. A medida que Ceres rota, los puntos se acercan a la Tierra, y luego retroceden de nuevo, lo cual afecta al espectro de la luz del Sol reflejada que llega a nuestro planeta”.

Ceres tarda nueve horas en dar un giro completo, y los cálculos han demostrado que los efectos debidos al movimiento de los puntos brillantes al acercarse y alejarse de la Tierra debido a esta rotación serían muy pequeños, del orden de 20 kilómetros por hora. Pero este movimiento es lo suficientemente grande como para ser medible mediante el efecto Doppler con instrumentos de alta precisión como HARPS.

El equipo estudió Ceres con HARPS durante algo más de dos noches en julio y agosto de 2015. “El resultado fue inesperado”, comenta Antonino Lanza, del INAF-Observatorio Astrofísico de Catania y coautor del estudio. “Encontramos los cambios previstos en el espectro por la rotación de Ceres, pero con otras variaciones considerables de una noche a otra”.

Los científicos concluyeron que los cambios observados podrían deberse a la presencia de sustancias volátiles que se evaporan bajo la acción de la radiación solar. Cuando las manchas del interior del cráter Occator están en el lado iluminado por el Sol, se forman penachos que reflejan la luz solar de forma muy eficaz. Estos penachos se evaporan rápidamente, pierden reflectancia y producen los cambios observados. Este efecto, sin embargo, cambia de noche a noche, dando lugar a patrones aleatorios adicionales a corto y largo plazo.

Si esta interpretación se confirma, Ceres podría ser muy diferente de Vesta y los demás asteroides del cinturón principal. A pesar de estar relativamente aislado, parece tener actividad interna. Se sabe que Ceres es rico en agua, pero no está claro si esto está relacionado con los puntos brillantes. También se desconoce la fuente de energía que genera esta filtración continua de material de la superficie.

Dawn continúa estudiando Ceres y el comportamiento de sus misteriosos puntos brillantes. Tras el final de la misión espacial, HARPS y otros instrumentos podrán seguir investigando desde la Tierra.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

 

16 Mar / 2016

Monte Ahuna en Ceres

CdBzN4sWAAAnfGt

Monte Ahuna en Ceres. Crédito: NASA/Dawn

Diversas misiones nos están dejando continuamente hermosas imágenes de remotos mundos del Sistema Solar. En esta ocasión os compartimos una imagen tomada por la misión Dawn, que ya lleva un año alrededor del planeta enano Ceres. La imagen corresponde al monte Ahuna y fue tomada desde una órbita a 385 kilómetros.

 

PIA20390_modest

Cráter Sekhet en Ceres. Crédito: NASA

Esta fotografía del cráter Sekhet, en el planeta enano Ceres, fue tomada por la misión Dawn de la NASA el pasado 6 de enero de 2016. Este cráter tiene un diámetro de 41 kilómetros. La imagen está centrada en las coordenadas 67,3º sur y 251,5º este, y fue tomada desde una órbita a 388 kilómetros sobre la superficie, conocida como LAMO (Low Altitude Maping Orbit). La resolución de la imagen es de 36 metros por pixel.

Se puede ampliar información en el artículo “PIA20390: Dawn LAMO Image 36” de la NASA/JPL.

Cráter Kupalo. Crédito: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA 

Algunas características del planeta enano Ceres han despertado el interés de los científicos desde que en 2015 se comenzará a observar en detalle las imágenes de la misión Dawn de la NASA, la cual recientemente ha alcanzado su hasta ahora mínima altitud sobre Ceres.
Dawn tomó estas imágenes cerca de su altitud actual de 385 kilómetros sobre Ceres, entre el 19 y 23 de diciembre de 2015.
El cráter Kupalo, uno de los cráteres más jóvenes sobre Ceres, muestra muchos atributos fascinantes en la imagen de alta resolución de 35 metros por píxel. El cráter tiene material brillante expuesto en su borde, el cual podría estar compuesto de sales, y su fondo probablemente fue formado como consecuencia de un impacto. Los investigadores estudiarán con atención si este material está relacionado con las “manchas brillantes” del cráter Occator. Kupalo, el cual mide 26 kilómetros de diámetro y está situado en latitudes medias del hemisferio sur, recibe su nombre del dios nórdico de la vegetación.

Cráter Messor. Crédito: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA 

Según Paul Schenk, miembro del equipo científico del Lunar and Planetary Institute (Houston), “Este cráter y sus depósitos de reciente formación pueden ser un objetivo de estudio importante para el equipo a medida que Dawn continúa explorando Ceres en su fase final de mapeo”.

Dawn también ha capturado una densa red de fracturas en el suelo de 78 kilómetros de ancho del cráter Dantu. Uno de los mayores y más jóvenes cráteres de la luna terrestre, conocido como Tycho, tiene fracturas similares. Esta fracturación puede ser resultado del enfriamiento del material derretido de un impacto, o cuando el suelo del cráter se hundió tras la formación del mismo.
Un cráter de 32 kilómetros al oeste del cráter Dantu está cubierto de escarpadas laderas y bordes. Estas características probablemente se formaron cuando el cráter colapsó parcialmente durante el proceso de formación. Su naturaleza curvilínea recuerda el suelo de Rheasilvia, un cráter gigante de impacto en el protoplaneta Vesta, el cual Dawn orbitó de 2011 a 2012.
Cráter Dantu. Crédito: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA 

Otros instrumentos de Dawn también han comenzado a estudiar intensamente Ceres. El espectrómetro en visible e infrarrojo está examinando como diversas longitudes de onda se reflejan en Ceres, lo que podría ayudar a identificar minerales presentes en la superficie.

El instrumento gamma ray and neutron detector (GRaND) está trabajando intensamente. Los datos de GRaND ayudan a los investigadores a comprender las abundancias de los elementos existentes en la superficie de Ceres, aportando importantes detalles sobre la composición del planeta enano, lo que ayudará a comprender mejor cómo evolucionó.
La nave permanecerá a su altitud actual para el resto de la misión. El final de la misión principal será el 30 de junio de 2016. Según Chris Russell, investigador principal para la misión Dawn, “Cuando orientamos Dawn hacia Ceres una vez completada la exploración de Vesta, esperábamos sorprendernos con el próximo alto en el camino. Ceres no nos decepcionó. A cualquier sitio que miremos desde esta nueva baja altitud, vemos sorprendentes formas superficiales que nos hablan del carácter único de este mundo”.
Dawn es la primera misión en visitar un planeta enano, y la primera misión fuera del sistema Tierra-Luna en orbitar dos objetivos distintos del Sistema Solar. Después de orbitar Vesta durante 14 meses (de 2011 a 2012), Dawn llegó a Ceres el pasado 6 de marzo de 2015. Para más información sobre Dawn se puede visitar la página web de la misión.
Fuente de la notica: NASA.

Crédito: NASA

Se están publicando nuevos resultados de los datos recogidos por la misión Dawn en órbita alrededor del planeta enano Ceres. Uno de ellos es el publicado en Nature por un equipo internacional liderado por Andreas Nathues. Según estos resultados las manchas brillantes observadas en Ceres serían sales de magnesio, en concreto sulfatos de magnesio hidratados. Se han observado más de 130 puntos brillantes que aparecen sobre todo en cráteres de impacto.
También otro de los nuevos hallazgos está relacionado con el cráter Occator, de 90 kilómetros de diámetro y 4 de profundidad. Este cráter contendría un pozo central cubierto de material brillante con evidencias de procesos de sublimación de hielo de agua.

Finalmente también se está barajando la posibilidad del posible lugar de creación del planeta enano. Otro estudio de otro equipo de investigadores liderado por María Cristina De Sanctis (Instituto Astrofísico y de Planetología Espacial de Roma, Italia) y publicado en Nature indica que el amoniaco (NH3) incorporado en Ceres se pudo formar en reacciones con las arcillas durante la formación del cuerpo. Dado que el amoniaco es estable únicamente bajas temperaturas, propias del sistema solar exterior, en dicha región o bien se formó, o bien los fragmentos que lo formaron tienen su origen allí.
Se puede ampliar información el artículo “New Clues to Ceres’ Bright Spots and Origins” del JPL.

Os compartimos un espectacular montaje de imágenes de Ceres tomadas por la misión Dawn de la NASA. Fueron tomadas el 20 de diciembre pasado, a su mínima altitud orbital, de 385 kilómetros.

Imagen de Ceres del 24 de junio. Crédito: NASA/JPL-Caltech 

Sin duda alguna este año, en lo que respecta a exploración espacial, los protagonistas son los planetas enanos Ceres y Plutón. Por un lado, el pasado 14 de julio la sonda New Horizons realizó un sobrevuelo sobre Plutón aportando espectaculares imágenes de un mundo remoto y helado. Por otro, la sonda Dawn actualmente está orbitando alrededor de Ceres. Pero Dawn no permanece siempre en la misma órbita. Ésta va cambiando.
Dawn estará situado en cuatro órbitas diferentes. La primera, denominada RC3 (Rotation Characterization 3), estaba situada a 13.600 kilómetros sobre la superficie. Completaba una vuelta cada 15,2 días viajando a una velocidad de 240 kilómetros por hora. A esta altura, la resolución que alcanzaba era de 1300 metros por pixel.

Gráfico 1. Viajando de RC3 a Survey. Crédito: NASA/JPL-Caltech
El 9 de mayo comenzó su descenso a una órbita más baja, denominada Survey, situada a 4.400 kilómetros (periodo de 3,1 días y velocidad orbital de 408 kilómetros por hora). La maniobra se completó con éxito el 3 de junio. El gráfico 1 muestra la trayectoria durante esta maniobra. En verde están representadas las órbitas RC3 (la más exterior) y Survey, mientras que en azul la espiral de descenso.
En la órbita Survey la resolución mejoró a 410 metros por pixel. Finalmente, el pasado 30 de junio Dawn comenzó el descenso a la tercer órbita, denominada HAMO (High-Altitude Mapping Orbit), estando prevista la llegada para el 17 de agosto. En este caso, en el gráfico 2 se puede ver la evolución de la órbita Survey a HAMO. Nuevamente en color verde están representadas las órbitas, en este caso Survey (la más exterior) y HAMO, y variando del azul al rojo, la espiral de descenso.
Gráfico 2. Viajando de Survey a HAMO. Crédito: NASA/JPL-Caltech
HAMO es una órbita de 1.470 kilómetros que Dawn completará en 19 horas y desde la cual capturará imágenes con una resolución de 140 metros por pixel. Pero HAMO no será la última órbita de Dawn. Hacia finales de año (sobre el 15 de diciembre) realizará un nuevo descenso. La nueva órbita, denominada LAMO (Low-Altitude Mapping Orbit), tendrá una altitud de tan sólo 375 kilómetros, que completará en 5,5 horas. En esta última órbita la resolución será de 35 metros por pixel.

Crédito: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Nuevos mapas de color de Ceres, basados en datos de la sonda Dawn de la NASA, muestran una topografía variada, con diferencias de alturas entre el fondo de los cráteres y los picos montañosos que llegan a los 15 kilómetros.
Los científicos continúan analizando los últimos datos de Dawn a medida que la sonda se dirige hacia su tercera órbita de mapeo.
Paul Schenk, geólogo en el Lunar and Planetary Institute de Houston, indica que “los cráteres que hemos encontrado en Ceres, en términos de profundidad y diámetro, son muy similares a los que hemos visto en Dione o Tethys, dos satélites helados de Saturno que son de tamaño y densidad similar a Ceres. Las características son bastante consistentes con una corteza rica en hielo”.

Crédito: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA
Algunos de estos cráteres y otras características tienen ahora nombre oficial, inspirados en espíritus y deidades de variadas culturas y relacionadas con la agricultura. La International Astronomical Union ha aprobado recientemente un lote de nombre para detalles de Ceres.
Los detalles recientemente etiquetados incluyen a Occator, el misterioso cráter que contiene los puntos brillantes de Ceres, cuyo diámetro es de 90 kilómetros y una profundidad de 4 kilómetros. Occator es el nombre de una deidad Romana de la agricultura.
Un cráter más pequeño con material brillante, previamente denominado “mancha 1”, ahora recibe el nombre de Haulani, por la deidad Hawaiiana de las plantas. Haulani tiene un diámetro de 30 kilómetros. Datos de la temperatura tomadas por Dawn con el espectrómetro de infrarrojos muestra que este cráter ser más frío que el territorio que lo rodea.
El cráter Dantu, llamado así por un dios de Ghana asociado con la plantación del maíz, tiene un diámetro de 120 kilómetros y una profundidad de 3 kilómetros. Un cráter llamado Ezinu, por el dios Sumerio del grano, tiene un tamaño parecido. Ambos son menos de la mitad del denominado Kerwan y Yalode. 
Según Ralf Jaumann, miembro del equipo científico de la misión Dawn en el German Aerospace Center (DLR) de Berlín, “Los cráteres de impacto Dantu y Ezinu son extremadamente profundos, mientras que Kerwan y Yalode, cráteres mayores, muestran una profundidad menor, indicando un incremento de la movilidad del hielo en función del tamaño del cráter y su edad”.
Bajando hacia el sur de Occator está Urvara, un cráter que recibe su nombre de la deidad India e Iraní de las plantas y los campos. Urvara, de 160 kilómetros de diámetro y 6 kilómetros de profundidad, tiene un pico central prominente de 3 kilómetros de altura.
Dawn actualmente está desplazándose hacia su tercera órbita, a 1.500 kilómetros sobre la superficie, o tres veces más cercana que su órbita previa. La nave alcanzará esta nueva órbita hacia mediados de agosto, momento en el cual comenzará nuevamente a tomar datos e imágenes.
Ceres, con un diámetro de 940 kilómetros es el mayor objeto del cinturón principal de asteroides, situado entre Marte y Júpiter. Tiene un tamaño del 40% de Plutón, otro planeta enano, visitado recientemente por la sonda New Horizons de la NASA.
El pasado 6 de marzo, Dawn hizo historia al ser la primera misión en llegar a un planeta enano, y la primera en orbitar dos destinos extraterrestres. Estuvo realizando observaciones de Vesta entre 2011 y 2012.
Enlace original: NASA

Un nuevo vídeo de animación de planeta enano Ceres, a partir de imágenes tomadas por la nave espacial Dawn de la NASA, ofrece vistas espectaculares llenas de cráteres del sobrevuelo de este misterioso mundo. Las imágenes provienen de primera órbita de mapeo de Dawn en Ceres, a una altitud de 13.600 kilometros, así como las imágenes de navegación tomadas a 5100 kilometros de distancia. Las imágenes proporcionan información para un modelo de terreno tridimensional. La dimensión vertical ha sido exagerada en un factor dos, y se ha añadido un campo de estrellas de fondo.
Fuente de la noticia: NASA