Crédito: Fran Sevilla, Verónica Casanova
Mientras observaba el eclipse de Luna, estuve twitteando el evento a través de la cuenta del blog, @AstroyFisica. Allí no sólo añadía las fotografías que íbamos obteniendo, sino que respondí a dudas y animé a observar la alineación planetaria. Una de las personas que me siguió realizó una fotografía y me la envió lamentándose del equipo tan pobre que tenía y del resultado. Entonces yo le respondí que las fotografía que iba subiendo a la web las estaba sacando una cámara compacta digital (que la mayoría tenemos) enfocada a pulso sobre un ETX70, más conocido como Lidlscopio. Este telescopio tiene un defecto de cromatismo evidente y que se aprecia en las fotografías como aureolas de color alrededor de la Luna. Además, en lo alto del cerro en el que nos situamos hacía muchísimo viento y el telescopio se movía. Y mis manos manteniendo a pulso la cámara todavía más. A pesar de ello, obtuve alguna buena fotografía. En la composición inferior podéis ver el montaje que realicé con algunas de ellas.

Crédito: Verónica Casanova, Fran Sevilla

Evidentemente, no se puede esperar el mismo resultado que con una buena cámara reflex. Hay que tener en cuenta que la mayoría de las compactas, entre las que se encuentra la mía, no permiten un enfoque manual ni un control del tiempo de exposición. Además, enfocan lo que creen conveniente. Aún así, creo que el resultado de un equipo de tan baja calidad es muy bueno para iniciarse en esta afición.
Hoy en día, veo que muchos aficionados a la astronomía se obsesionan con obtener buenos registros de sus observaciones, ya sea en eclipses o en la toma mediciones de otro tipo. Pero de vez en cuando, todos debemos darnos el capricho de emplear el mejor telescopio de mundo: nustros ojos. Este pasado eclipse fue un regalo para la vista. Ha sido el primero que he observado en un cielo libre de polución, lo que me permitió apreciar cómo iban apareciendo las estrellas a medida que la Luna se eclipsaba. De ver sólo las estrellas más brillantes, pasamos a percibir no sólo la Vía Láctea sobre nuestras cabezas, sino que tambien pudimos distinguir a simple vista a M31. Y a través de los prismáticos, se podía ver el disco rojo lunar rodeado de estrellas, una visión totalmente espectacular.
¿Nos leemos en el próximo eclipse?

Dado que de momento no podemos compartir las fotografías que Verónica Casanova y yo obtuvimos del eclipse total de Luna con la cámara réflex, a continuación os compartimos aquellas que obtuvimos con el teléfono móvil, y que publicamos a través de nuestras cuentas en Twitter (@alfa_lyrae_vega y @astroyfisica) durante toda la noche. 
Todas están sacadas desde la localidad vallisoletana de Cigüñuela a través de un Meade ETX105. Esperamos que os gusten. Publicaremos más adelante un artículo completo con las fotografías obtenidas con la cámara réflex.

Eclipse de Luna del 28 de septiembre
Eclipse del 28 de septiembre. Crédito: NASA

Tal y como venimos comentando los últimos días, en breve comenzará el eclipse total de Luna, que será visible desde España y Sudamérica. Compartimos nuevamente la información sobre el mismo. En el gráfico que encabeza el post se puede ver la zona de visibilidad. Como se puede comprobar, estamos en una zona favorable, donde será posible observar la totalidad del fenómeno
Las horas de los contactos, expresadas en tiempo universal (TU), son:
– Primer contacto con la penumbra: 0:12
– Primer contacto con la sombra: 1:07
– Inicio de la totalidad: 2:11
– Máximo del eclipse: 2:48
– Fin de la totalidad: 3:23
– Último contacto con la sombra: 4:27
– Último contacto con la penumbra: 5:22
Eclipse de Luna del 28 de septiembre
Eclipse del 28 de septiembre. Crédito: NASA

Un eclipse de Luna es un fenómeno que ocurre cuando la Tierra se interpone en la línea entre el Sol y la Luna, entrando esta última en la zona de la sombra causada por la Tierra. Ocurre en la fase de Luna llena. La Tierra proyecta tanto sombra como penumbra, siendo:
Sombra: la zona donde no llega radiación solar por el bloqueo de la misma por la Tierra
Penumbra: la zona donde parte de la radiación solar es bloqueada pero no del todo. Se produce debido a que la fuente de luz, en este caso el Sol, no es una fuente puntual.
En el siguiente gráfico se puede ver fácilmente la diferencia entre ambas.
Hay varios tipos de eclipses lunares:
Total: ocurre con toda la superficie visible de la Luna entra en la sombra terrestre
Parcial: ocurre cuando solo una parte de la Luna entra en la sombra terrestre
Penumbral: ocurre cuando la Luna pasa solo por la penumbra terrestre
Horizontal o Selenelion: ocurre cuando tanto el Sol como la Luna eclipsa se ven a al vez en el firmamento. Esto solo puede ocurrir cuando el fenómeno ocurre en el momento justo de amanecer o atardecer, apareciendo cada objeto en la posición opuesta del firmamento.
Para clasificar el oscurecimiento de la superficie lunar se usar la escala Danjon:
0: Muy oscuro y la Luna casi invisible en la semitotalidad
1: Gris oscuro, y pocos detalles visibles en la Luna
2: Rojizo, variando el brillo en la superficie, de oscuro en el centro a brillante en la región externa del disco
3: Rojo ladrillo
4: Anaranjado muy brillante, presentando en ocasiones tonos azules en los bordes del disco.

También podéis visitar el artículo “Descripción de un eclipse de Luna y un eclipse de Sol“.

Fuente de las imágenes: eclipse.gsfc.nasa.gov/eclipse.html [pdf]

Eclipse de Luna
Crédito: NASA

Tal y como indicamos en un anterior artículo (ver artículo “Eclipse total de Luna del 28 de septiembre de 2015“), mañana 28 de septiembre será visible un eclipse total de Luna
Será visible tanto en España como Sudamérica. Para aquellos que o bien no podáis salir a observarlo, o vuestra localización geográfica impida su observación, podréis seguirlo online en las siguientes direcciones web:

Las horas de los contactos, expresadas en tiempo universal (TU), son:
– Primer contacto con la penumbra: 0:12
– Primer contacto con la sombra: 1:07
– Inicio de la totalidad: 2:11
– Máximo del eclipse: 2:48
– Fin de la totalidad: 3:23
– Último contacto con la sombra: 4:27
– Último contacto con la penumbra: 5:22

Crédito: NASA

Eclipse de Luna

El próximo día 28 de septiembre podremos ser testigos de un fenómeno realmente hermoso: un eclipse total de Luna. Los eclipses de Luna son fenómenos sencillos de observar a la vez que si los capturamos fotográficamente, nos proporcionarán imágenes muy espectaculares. Para este próximo eclipse, tanto los observadores españoles como sudamericanos podrán observarlo por completo. Las horas de los contactos, expresadas en tiempo universal (TU), son:
– Primer contacto con la penumbra: 0:12
– Primer contacto con la sombra: 1:07
– Inicio de la totalidad: 2:11
– Máximo del eclipse: 2:48
– Fin de la totalidad: 3:23
– Último contacto con la sombra: 4:27
– Último contacto con la penumbra: 5:22
En este artículo no vamos ni a explicar en qué consiste un eclipse de Luna (puedes ampliar información en el artículo “Llega el primer eclipse de Luna del año” de divulgaUNED) ni sobre como observarlo visualmente (puedes ampliar información en el artículo “Eclipse de Luna del 15 de abril de 2014: Guía completa para su observación” de Astrofísica y Física). Nos centraremos en la fotografía del mismo. Todos nos sentimos tentados de coger la cámara fotográfica y guardar recuerdo de este tipo de fenómenos astronómicos. Para aquellos que sea vuestro primer intento, aquí os intentaremos orientar un poco. El equipo mínimo que necesitaremos será una cámara fotográfica (preferiblemente réflex), un trípode y paciencia para practicar y adquirir experiencia.

Eclipse de Luna

Un factor importante a la hora de fotografiar el eclipse es el oscurecimiento que alcance durante el máximo del mismo. Dado que no todos los eclipses no son igual de oscuros, esto nos obligará a tener cuidado tanto con los tiempos de exposición como con la sensibilidad. Para medir el grado de oscurecimiento se emplea la llamada escala de Danjon, que tiene los siguientes valores:

– 0 : el eclipse es muy oscuro, hasta tal punto que podríamos no ver la Luna, sobre todo en el momento del máximo
– 1 : el eclipse es oscuro o gris y nos resulta difícil distinguir detalles en la superficie lunar
– 2 : muestra una tonalidad rojo oscura, presentando una región central muy oscura y un borde relativamente claro
– 3 : muestra una tonalidad rojo ladrillo con un borde de tono gris o incluso amarillento
– 4 : muestra una tonalidad rojo claro o naranja con un borde muy luminoso y con tonos azulados
Tengo la cámara, pero no tengo el telescopio
Si en tu caso no tienes telescopio, pero sí que posees una cámara, no te preocupes. Los eclipses lunares son tan vistosos que puedes fotografiarlos. Si tu cámara es compacta, lo tendrás más difícil, pues la mayoría no permiten configurar ni el tiempo de exposición ni la sensibilidad (ISO) y lo hacen automáticamente. En tal caso, tendremos que conformarnos con los resultados que nos ofrezca la cámara. Puede ser más problemático durante la etapa de totalidad, pues el mayor oscurecimiento del disco lunar y que generalmente las cámaras compactas no son aptas para ambientes oscuros puede causar imágenes muy oscuras de la Luna.
Gráfico eclipse de Luna

Lo ideal es usar una cámara réflex, que nos permite configurar el tiempo de exposición, la sensibilidad y según el tipo de objetivo, la longitud focal (lo que nos permitirá obtener una imagen mayor o menos del disco lunar). La usaremos en modo manual. En tal caso es recomendable usar teleobjetivos de al menos 200 milímetros, de modo que el disco aparezca lo suficientemente grande. Pero con focales menores también podemos obtener muy buenos resultados. 

En cualquier caso, algo fundamental, no solo a la hora de fotografiar un eclipse lunar, también para fotografiar cualquier evento astronómico, es que la cámara esté estable. Para ello como mínimo deberemos usar trípode fotográfico. Sin embargo en ciertos momentos del eclipse, cuando la oscuridad lunar es notable y los tiempos de exposición sean mayores, el trípode no nos será útil si usamos focales largas. La Luna aparecerá desplazada debido al efecto de la rotación terrestre. En este caso será necesario acoplar en paralelo la cámara a un telescopio que nos permite hacer seguimiento de la Luna (la montura ecuatorial es recomendable). Esta técnica se denomina piggy-back y permite mejorar mucho los resultados.
Un problema que nos puede surgir, sobre todo si queremos hacer posteriormente un montaje con varias fotografías de diferentes instantes del eclipse, es logar unos resultados homogéneos. En tal caso, obviamente deberíamos emplear la misma focal en todas las tomas, pero también deberemos tener en cuenta las diferentes iluminaciones de la Luna a lo largo del eclipse. Inicialmente la Luna estará en fase llena, y si habéis probado a fotografiarla, os habréis dado cuenta que es el peor momento para retratar a nuestro satélite. La intensa luminosidad lunar junto con la posición lunar respecto a la Tierra y el Sol hace que los cráteres no proyecten apenas sombra, excepto en la proximidad del limbo. Si queremos capturar estos detalles nos veremos obligados a aumentar el tiempo de exposición, pero dicho aumento del tiempo de exposición causará un resultado nefasto por la sobreexposición que quedaría resultante. La mejor forma de enfrentarnos a esta situación es practicar el día antes con la Luna en fase casi llena, con diferentes configuraciones de tiempos y sensibilidad, y así obtener conclusiones.

Eclipse de Luna

De todos modos, y dado que hoy en día, con las cámara digitales no tenemos [prácticamente] límite al número de imágenes que podemos tomar, lo recomendable es sacar fotografías del eclipse al menos cada cuarto de hora, y en cada ocasión tirar, por ejemplo 5 fotografías, con diferentes valores de exposición y sensibilidad -luego, descartaremos las menos vistosas-.
Otra forma de evitar este problema, aunque ya supone un desembolso económico, es adquirir un filtro neutro para el objetivo, de modo que logramos reducir el exceso de luz. No obstante, la práctica y experiencia te permitirá evitar usar este tipo de filtro.
Tengo la cámara y el telescopio
Si tienes telescopio, tanto si es con montura acimutal como ecuatorial, podrás realizar estupendas tomas del eclipse. Evidentemente la montura acimutal te obligará a usar tiempos de exposición breves -forzar la sensibilidad- pues no compensa el movimiento de rotación terrestre. El momento más complicado será durante el máximo del eclipse, donde se necesitan tiempos de exposición mayores. Si tienes montura ecuatorial la situación se simplifica mucho, pues el seguimiento es mucho más sencillo, sobre todo si tiene seguimiento automático usando el motor en ascensión recta.
Si tu cámara es compacta, los resultados no serán tan buenos como los obtenidos con la cámara réflex, pues como ya apuntamos anteriormente, no nos permite configurar gran cantidad de parámetros. Para acoplarla al telescopio existen adaptadores que permiten situarla alineada con la salida del ocular del telescopio y cuyo precio es asequible (sobre los 50 euros). Con cámara compacta la fotografía se hace usando ocular. Lo ideal es que en la imagen se vea el disco lunar completo. Este mismo consejo es también para cámaras réflex. no obstante, también es interesante probar con imágenes con más aumento para recoger detalles concretos.
Cámara réflex sobre telescopio

Si la cámara es réflex, también la usaremos en modo manual. La fotografía la haréis sin ocular, desmontaréis el objetivo y acoplaréis el cuerpo de la cámara al portaocular con el correspondiente adaptador. Esta técnica se denomina fotografía a foco primario. El tamaño de la imagen resultante dependerá de la longitud focal del telescopio. Si necesitáis mayor tamaño se puede recurrir a las llamadas lente Barlow (por ejemplo las Barlow 2x multiplican por dos la focal del telescopio, aunque oscurecen la imagen) y si necesitáis reducirlo se pueden usar los reductores de focal.

Si vuestro telescopio tiene una relación focal muy alta, es recomendable intentar capturar una imagen de menor tamaño, pero más nítida y brillante. A medida que la imagen es mayor, ésta se vuelve más oscura y nos obliga a usar mayores tiempos de exposición. Recordad que los tiempos de exposición mayor obligan a que la cámara esté más tiempo estable y por lo tanto es más probable que cualquier turbulencia atmosférica o un golpe accidental en el trípode, arruinen la fotografía. En este sentido es muy recomendable usar un disparador remoto y evitar el contacto manual con la cámara. Si no lo tenéis, podéis programar el temporizador de la cámara.
Tengo una CCD o webcam para imagen planetaria
Si tienes una CCD o webcan para imagen planetaria seguramente seas ya usuario avanzado y pocos nuevos consejos te podremos dar. Se pueden tomar imágenes individuales, aunque lo mejor es capturar en modo continuo o vídeo, y posteriormente procesarlo con programas con RegiStax, que se quedará con los mejores frames. Algo característico de este tipo de captura de imágenes es el alto aumento debido a lo pequeño que suele ser el chip.
Los tiempos de exposición
Los tiempos de exposición, como hay hemos comentado, son críticos para obtener buenos resultados y no quedarnos con fotografías o muy oscuras o muy brillantes. Básicamente podemos jugar con dos parámetros para obtener la imagen adecuada: el tiempo de exposición y la sensibilidad (ISO). Es bastante difícil acertar, y la práctica y experiencia nos acabará mostrando la mejor configuración. Sin embargo, aquí os incluimos una tabla donde podéis ver los tiempos de exposición (en segundos) adecuados, para cada etapa del eclipse (fase llena, 25%, 50% y totalidad -en función de la escala de Danjon-) y en función de la relación focal usar (f/) y la sensibilidad (ISO). 

Tabla tiempos exposicion fotografia eclipse luna

Si la fotografía es con objetivo, la relación focal es la de la cámara y esta se puede cambiar en su correspondiente anillo. Si acopláis la cámara al telescopio, la relación focal es la del telescopio y por lo tanto fija, salvo que usemos una lente Barlow o un reductor de focal. Para evitar los problemas propios de la turbulencia o errores de seguimiento (sobre todo si usas solamente trípode o montura acimutal) es adecuado bajar el tiempo de exposición, aumentando la sensibilidad o la relación focal. 
Como ya hemos comentado, lo mejor es la práctica y tirar varias imágenes con diferentes configuraciones. Hace años, antes de las cámaras digitales, todo era bastante más complicado, pues estabas limitado por el carrete de hasta 36 exposiciones -y su correspondiente coste de revelado- y desconocer el resultado hasta el día siguiente. Ahora la tecnología nos permite obtener mejores resultados de modo más sencillo.

Eclipse de Luna del 28 de septiembre
Eclipse del 28 de septiembre. Crédito: NASA

Como ya comentamos hace unos días (ver artículo “Eclipse total de Luna – 28 septiembre 2015” de Josean Carrasco -Izarbe Elkartea-), este próximo día 28 de septiembre de 2015 tendremos un eclipse total de Luna visible desde España y Sudamérica. En el gráfico que encabeza el post se puede ver la zona de visibilidad. Como se puede comprobar, estamos en una zona favorable, donde será posible observar la totalidad del fenómeno.
Las horas de los contactos, expresadas en tiempo universal (TU), son:
– Primer contacto con la penumbra: 0:12
– Primer contacto con la sombra: 1:07
– Inicio de la totalidad: 2:11
– Máximo del eclipse: 2:48
– Fin de la totalidad: 3:23
– Último contacto con la sombra: 4:27
– Último contacto con la penumbra: 5:22
Eclipse de Luna del 28 de septiembre
Eclipse del 28 de septiembre. Crédito: NASA

Un eclipse de Luna es un fenómeno que ocurre cuando la Tierra se interpone en la línea entre el Sol y la Luna, entrando esta última en la zona de la sombra causada por la Tierra. Ocurre en la fase de Luna llena. La Tierra proyecta tanto sombra como penumbra, siendo:
Sombra: la zona donde no llega radiación solar por el bloqueo de la misma por la Tierra
Penumbra: la zona donde parte de la radiación solar es bloqueada pero no del todo. Se produce debido a que la fuente de luz, en este caso el Sol, no es una fuente puntual.
En el siguiente gráfico se puede ver fácilmente la diferencia entre ambas.
Hay varios tipos de eclipses lunares:
Total: ocurre con toda la superficie visible de la Luna entra en la sombra terrestre
Parcial: ocurre cuando solo una parte de la Luna entra en la sombra terrestre
Penumbral: ocurre cuando la Luna pasa solo por la penumbra terrestre
Horizontal o Selenelion: ocurre cuando tanto el Sol como la Luna eclipsa se ven a al vez en el firmamento. Esto solo puede ocurrir cuando el fenómeno ocurre en el momento justo de amanecer o atardecer, apareciendo cada objeto en la posición opuesta del firmamento.
Para clasificar el oscurecimiento de la superficie lunar se usar la escala Danjon:
0: Muy oscuro y la Luna casi invisible en la semitotalidad
1: Gris oscuro, y pocos detalles visibles en la Luna
2: Rojizo, variando el brillo en la superficie, de oscuro en el centro a brillante en la región externa del disco
3: Rojo ladrillo
4: Anaranjado muy brillante, presentando en ocasiones tonos azules en los bordes del disco.

También podéis visitar el artículo “Descripción de un eclipse de Luna y un eclipse de Sol“.

Fuente de las imágenes: eclipse.gsfc.nasa.gov/eclipse.html [pdf]

El lunes 28 de Septiembre tendrá lugar un Eclipse Total de Luna visible desde el Este de Norteamérica, Europa, África y el Oeste de Asia. La duración completa del eclipse -desde el primer contacto con la Penumbra hasta el último- será de 5h 10m, y la duración de la totalidad será de 1h 12min. La magnitud estimada en el máximo es 1.16

La secuencia de tiempos es la siguiente (en TU):

Trayectoria de la Luna a través de la sombra terrestre

·Primer contacto con la Umbra: 01:07
·Inicio de la Totalidad: …………..02:11
·Máximo del Eclipse: …………….02:48
·Fin de la Totalidad: ………………03:23
·Último contacto con la Umbra: 04:27
Fuente: Anuario del Real Observatorio de Madrid

Descripción de un eclipse lunar

Un eclipse lunar se produce cuando la Tierra, alineada con la Luna y con el Sol, se interpone entre ambos astros de manera que la Luna entra en el cono de sombra producido por la Tierra. En el cono de sombra advertimos dos zonas, la umbra, delimitada por las tangentes exteriores, y la penumbra, entre las tangentes exteriores y las interiores. 

Tipos de eclipses de Luna:

· Cuando el disco lunar tiene una trayectoria secante con la penumbra tenemos un Eclipse Parcial Penumbral, que apenas es perceptible a simple vista.
· Cuando el disco lunar se sumerge totalmente en la penumbra pero su trayectoria no es secante con la umbra, tenemos un Eclipse Total Penumbral, fenómeno poco habitual porque el disco lunar apenas es un poco más pequeño que el anillo de penumbra.
· Cuando el disco lunar tiene una trayectoria secante con la umbra y se sumerge parcialmente en ésta tenemos un Eclipse Parcial de Luna.
· Cuando el disco lunar se sumerge totalmente y recorre la umbra, tenemos un Eclipse Total de Luna. Es entonces cuando podemos apreciar su característico tono anaranjado-rojizo  que se explica por la luz solar refractada por la atmósfera terrestre.

Frecuencia de eclipses de Luna

El tamaño de la Tierra forma un cono de sombra con un radio mayor que el radio de la Luna, por lo que los eclipses totales de Luna son visibles con más frecuencia que los solares; por la misma razón son visibles desde todo un hemisferio, y su duración es mucho mayor, hasta 1h 44m en la totalidad. Sin embargo, desde el punto de vista de la mecánica orbital, los eclipses de Luna son menos frecuentes que los de Sol.
Desde otra perspectiva, los eclipses de Luna ocurren cuando hay Luna Llena. El intervalo de tiempo medio entre dos lunas llenas consecutivas es de 29d 12h 44m. (mes sinódico), pero no siempre que hay Luna Llena tiene lugar un eclipse. Como la órbita lunar esta inclinada 5°9´ respecto a la de la Tierra, la mayor parte de las veces que hay Luna Llena, ésta no se encuentra en el nodo, por lo que no hay alineamiento con el Sol y la Tierra, de modo que el cono de sombra se proyecta por encima o por debajo de la Luna. Los nodos son los puntos por donde la Luna cruza la eclíptica, y sólo puede haber un eclipse de Luna cuando ésta se encuentra en el nodo opuesto al del Sol.

Como el periodo sinódico de los nodos, es decir, el intervalo de tiempo entre dos pasos consecutivos del Sol por el nodo lunar es de 346,62 días (año eclíptico), la longitud eclíptica del Sol, medida a partir del nodo lunar crece 1,0386º al día; y entre luna nueva y luna llena, 15º35’, que es una separación menor a las separaciones máximas que descartan un eclipse, de Luna o de Sol, de manera que, 15 días después de un eclipse de Sol por ejemplo, tendrá lugar otro de Luna, y viceversa; también es frecuente que los eclipses consecutivos sean 3, es lo que se llama sesión o estación de eclipses. Esta es la razón de que cada año tenga como mínimo 4 eclipses y 7 como máximo (4 de Sol y 3 de Luna, o 5 de Sol y 2 de Luna).

Teniendo en cuenta la latitud eclíptica de la Luna y la diferencia entre las longitudes eclípticas del nodo lunar y el Sol, es decir, la separación angular entre la línea de nodos  y el eje del cono de sombra, habrá eclipse total de Luna cuando la latitud eclíptica de ésta sea menor a 0º22’ y la separación entre el nodo y el eje del cono de sombra sea menor a 3º56’. No habrá eclipse de Luna, ni siquiera penumbral, cuando la latitud eclíptica de la Luna sea mayor a 1º37’ y la separación entre el nodo y el eje del cono de sombra sea mayor a 18º56’.

El intervalo de tiempo medio entre dos pasos consecutivos de la Luna por el nodo es de 27d 5h 5m. (mes draconítico).

[Josean Carrasco, presidente de la Asociación Astronómica Izarbe de San Sebastián]

En los anocheceres de este mes que despide el verano, con las últimas luces del crepúsculo vespertino, podemos advertir culminando en la eclíptica, y a muy baja altura, las estrellas más orientales de la constelación de SAGITARIO, y sobre éstas, aunque fuera de la eclíptica, la discreta constelación de ESCUDO. Cerca de la medianoche, y a algo más de altura, es la constelación de CAPRICORNIO la que vemos culminar, y en ella destacan las estrellas Prima Giedi (Alpha1 Cap) y Secunda Giedi (Alpha2 Cap) en los cuernos de la Cabra-Pez. También al anochecer podemos ver culminando a las pequeñas constelaciones de ZORRILLA, FLECHA, DELFÍN y CABALLITO.
Siguiendo en la eclíptica, en el cuadrante SO, vemos Antares, la estrella principal de ESCORPIÓN, una constelación que vemos desapareciendo, a la vez que a LIBRA, que vemos  llevándose a Saturno. También en la Eclíptica, por encima de Antares, vemos la gran constelación de OFIUCO, con Ras Alhague (Alpha Oph), su estrella principal y cabeza del Serpentario. Y muy cerca, Ras Algethi (Alpha Her), la cabeza de HÉRCULES, El Arrodillado, cabeza abajo y adornado en su costado izquierdo (a nuestra derecha) por Alphekka La Gema (Alpha CrB) la estrella principal de la constelación CORONA BOREAL.
Más al Oeste, vemos destacar Arturo (Alpha Boo) El Guardián de la Osa, la estrella principal de BOYERO, y la más brillante de nuestros cielos boreales, que desaparecerá por el O-NO a medianoche
En el cuadrante SE, por la eclíptica, podemos advertir, en cuanto las luces crepusculares se debiliten, las estrellas de ACUARIO, y también las tenues de PISCIS, constelaciones que en la antigüedad se relacionaban con la época de lluvias; y debajo de ellas podemos advertir el  PEZ AUSTRAL con su brillante Fomalhaut (Alpha PsA) y parcialmente la BALLENA. También al anochecer podemos ver alzarse a gran altura la extensa constelación de PEGASO cuya estrella principal es Markab (Alpha Peg), aunque en el vértice superior oriental de su característico cuadrado vacío de estrellas destaque en brillo Alpheratz, estrella que en el pasado perteneció a la constelación del Caballo Alado, pero que actualmente es la estrella principal de ANDRÓMEDA (Alpha And).
Tras el crepúsculo, dominando las alturas y culminando, vemos el conocido asterismo del “Triángulo de Verano” conformado por Vega (Alpha Lyr) la estrella principal de LIRA, Deneb (Alpha Cyg), la principal de CISNE, y Altair (Alpha Aql) la principal de AGUILA, todas ellas estrellas de primera magnitud.
Mirando al norte, desde el anochecer y hasta la medianoche, vemos el asterismo del trapecio de la OSA MENOR volteado y en descenso por el N-NO en su rotación en torno a Polaris (Alpha UMi). También en el cuadrante NO localizamos al serpenteante DRAGÓN. En el mismo cuadrante NO vemos a la OSA MAYOR cayendo hacia el horizonte y en el cuadrante NE, vemos a media altura y levantándose, a CASIOPEA, por debajo de CEFEO y por encima de CAMELOPARDALIS. También por el cuadrante NE vemos alzándose a PERSEO y ANDRÓMEDA, y alineada con estas constelaciones, asomando sobre el horizonte N-NE cerca de la medianoche, una estrella brillante, Capella, (Alpha Aur) la estrella principal de AURIGA.
El Sol, en la constelación de LEO, pasa a VIRGO el día 17, aunque según el zodíaco ya se halla en el signo de Virgo y entra en el signo de Libra el día 23. Este año el Equinoccio de Otoño, cuando Sol –en su movimiento aparente- pasa del hemisferio boreal al austral, tiene lugar el miércoles 23 a las 08:21h Tiempo Universal, es decir, las 10:21 en Tiempo Local comienza el otoño boreal y la primavera austral. 

El domingo 13 tiene lugar un Eclipse Parcial de Sol (no visible desde la península) que será visible desde el sur de África, el Océano Índico y la Antártida. 

Y el lunes 28 tiene lugar el Eclipse de Luna, que es Total y que será visible (si las nubes no lo impiden) desde Europa durante la madrugada, comenzando la totalidad a las 03:11 y terminando a las 06:27, con el máximo a las 04:48 (Tiempo Local)

En Septiembre no tenemos ninguna lluvia de meteoros destacable

[Josean Carrasco, presidente de la Asociación Astronómica Izarbe de San Sebastián]


Nota: La retransmisión del evento en The Virtual Telescope Project ha finalizado

Aquí podéis seguir en directo el eclipse de Luna de hoy (Para iniciar la visualización pulsa play en el reproductor). Os compartimos el streaming de The Virtual Telescope Project. También os compartiremos algunas imágenes del mismo a medida que el eclipse vaya avanzando en el tiempo.

Eclipse 10:15 TU. Crédito: The Virtual Telescope Project/Dean Hooper(AU)

Eclipse 10:17 TU. Crédito: The Virtual Telescope Project/James McCue(USA)
Eclipse 10:19 TU. Crédito: The Virtual Telescope Project/Marcy Malavasi(Costa Rica)
Eclipse 10:34 TU. Crédito: The Virtual Telescope Project/Dean Hooper(AU)
Eclipse 10:36 TU. Crédito: The Virtual Telescope Project/Marcy Malavasi(Costa Rica)
Eclipse 11:01 TU. Crédito: The Virtual Telescope Project/Ron Delvaux(USA)
Eclipse 11:11 TU. Crédito: The Virtual Telescope Project/James McCue(USA)
Eclipse 11:13 TU. Crédito: The Virtual Telescope Project/Gary Varney(USA)
Eclipse 11:30 TU. Crédito: The Virtual Telescope Project/Ron Delvaux(USA)
Eclipse 11:55 TU. Crédito: The Virtual Telescope Project/Chris Stockdale(AU)
Eclipse 11:57 TU. Crédito: The Virtual Telescope Project/Dean Hooper(AU)
Eclipse 12:09 TU. Crédito: The Virtual Telescope Project/Dean Hooper(AU)

 

Aunque ya realizamos un aviso hace unos días, para aquellos que estáis en Sudamérica os recordamos que en breves horas será observable un eclipse de Luna. En esta ocasión no será ni tan favorable ni tan espectacular como el ocurrido en abril del pasado año. la totalidad será visible en el Pacífico y la costa este de Australia. No obstante, será visible como eclipse parcial desde la mayor parte de América y Asia. Por desgracia, para los observadores europeos, será completamente inobservable.
Las horas de los diferentes eventos serán (todas en TU):
– inicio penumbral: 9:03
– inicio parcialidad: 10:17
– máximo del eclipse: 12:01
– fin parcialidad: 13:44

– fin penumbral: 14:58

Un eclipse de Luna es un fenómeno que ocurre cuando la Tierra se interpone en la línea entre el Sol y la Luna, entrando esta última en la zona de la sombra causada por la Tierra. Ocurre en la fase de Luna llena. La Tierra proyecta tanto sombra como penumbra, siendo:

Sombra: la zona donde no llega radiación solar por el bloqueo de la misma por la Tierra
Penumbra: la zona donde parte de la radiación solar es bloqueada pero no del todo. Se produce debido a que la fuente de luz, en este caso el Sol, no es una fuente puntual.
En el siguiente gráfico se puede ver fácilmente la diferencia entre ambas.

Hay varios tipos de eclipses lunares:

Total: ocurre con toda la superficie visible de la Luna entra en la sombra terrestre
Parcial: ocurre cuando solo una parte de la Luna entra en la sombra terrestre
Penumbral: ocurre cuando la Luna pasa solo por la penumbra terrestre
Horizontal o Selenelion: ocurre cuando tanto el Sol como la Luna eclipsa se ven a al vez en el firmamento. Esto solo puede ocurrir cuando el fenómeno ocurre en el momento justo de amanecer o atardecer, apareciendo cada objeto en la posición opuesta del firmamento.
Para clasificar el oscurecimiento de la superficie lunar se usar la escala Danjon:
0: Muy oscuro y la Luna casi invisible en la semitotalidad
1: Gris oscuro, y pocos detalles visibles en la Luna
2: Rojizo, variando el brillo en la superficie, de oscuro en el centro a brillante en la región externa del disco
3: Rojo ladrillo
4: Anaranjado muy brillante, presentando en ocasiones tonos azules en los bordes del disco.

 

También podéis visitar el artículo “Descripción de un eclipse de Luna y un eclipse de Sol“. Fuente de las imágenes y datos: NASA Eclipse website.