Iniciamos una nueva serie de post sobre fotografías reprocesadas. En esta ocasión corresponden a la observación que realicé junto con Verónica Casanova y Miguel Rodríguez desde La Parrilla (Valladolid) el 26 de julio de 2014. Este primer post corresponde a las fotografías de la región de Sagitario y Escorpio, cercanas al horizonte. Todas fueron tomadas con una cámara réflex Canon EOS500D sobre trípode y objetivo de 18 mm.

[…]

01_sagitario_20130810_27mm_9x10s_3200iso

Seguimos recuperando fotografías. En esta ocasión tres fotografías tomadas el 10 de agosto de 2013 con la cámara réflex Canon EOS500D junto con Verónica Casanova. Todas están tomadas con una focal de 27 mm a ISO3200. Los tiempos de exposición varían de 70 a 130 segundos.

[…]

20161002_10_m27_10x2s_3dark_mxdl

Nebulosa M27

Ya os adelantamos en anteriores entradas parte de la sesión fotográfica que junto con Verónica Casanova hicimos el pasado 2 de octubre:

En este artículo concluimos. Os presentamos una selección de algunas de las imágenes de cielo profundo que también obtuvimos. Prácticamente todas tienen los mismos datos en cuanto cámara y tiempos. Cámara Canon EOS500D, objetivo 250mm, f/5,6, ISO6400, apilado de 10 imágenes de 2 segundos cada unas, y tres darks.

[…]

CONSTELACIONES, ESTRELLAS BRILLANTES Y PLANETAS EN SEPTIEMBRE 2016

MAPA SEPTIEMBRE
En los anocheceres de este mes que despide el verano, con las últimas luces del crepúsculo vespertino, podemos advertir culminando en la eclíptica, y a muy baja altura, las estrellas más orientales de la constelación de SAGITARIO, y sobre éstas, aunque fuera de la eclíptica, la discreta constelación de ESCUDO. Cerca de la medianoche, y a algo más de altura, es la constelación de CAPRICORNIO la que vemos culminar, y en ella destacan las estrellas Prima Giedi (Alpha1 Cap) y Secunda Giedi (Alpha2 Cap) en los cuernos de la Cabra-Pez. También al anochecer podemos ver culminando a las pequeñas constelaciones de ZORRILLA, FLECHA, DELFÍN y CABALLITO.

[…]

IMG_1210

Hoy 24 de agosto Marte, Saturno y la brillante estrella Antares (alfa del Escorpión) están alineados visualmente en el firmamento. Estos tres cuerpos son tan brillantes que no tenemos escusa para no intentar su observación, siempre y cuando el horizonte sur lo tengamos libre tanto de edificios -si lo hacemos desde la ciudad- como de nubes.

Aquí os compartimos una fotografía tomada ayer junto con Verónica Casanova desde Valladolid, empleando una cámara Canon EOS500D y objetivo de 100 mm (f/5.6, 3200 ISO y 5 segundos de exposición). Al final del post también os compartimos una imagen del aspecto del firmamento para esta noche (Stellarium).

Alineacion_ago2016

¿Te lo vas a perder?

 

Marcianos-1024x559
¡¡Terrícola!! No me espíes con el telescopio que te desintegro!

 

Cuando te hablan de la oposición de Marte. ¿piensas que verás ésto?
De existir estos “divertidos” seres, necesitarías algo más que un telescopio para poder verlos. Vamos a profundizar un poco más en la observación del planeta rojo y no crearnos falsas expectativas. Durante estos próximos días, Marte será protagonista en nuestro firmamento y nos ofrecerá una muy buena ocasión para realizar su observación. Durante estos días se encuentra en lo que se conoce como oposición, y corresponde al punto más próximo en su órbita a nuestro planeta. Suele ocurrir cada poco más de dos años, y como es natural, durante estas ocasiones, su diámetro angular es máximo.

En concreto, la oposición será hoy día 22 de mayo a las 11:11 horas TU y en esta ocasión su diámetro será de 18,4″ (aunque el máximo será dentro de varios días, el 30 de mayo, con 18,6″. Por tanto será algo más favorable que la anterior, en 2014 y con un diámetro angular de 14,7″. Alcanzará una magnitud de -2,1. Es fácilmente localizable en Escorpio, cerca de Antares y un poco al norte de Saturno. El momento de máxima aproximación ocurrirá mañana 30 de mayo. Sin embargo, aquel que se anime a su observación debe tener en cuenta que no es sencillo, si lo que persigue es detectar detalles superficiales. Los 18,4″ de Marte son poco comparados con los más de 35″ de Júpiter o los más de 1800″ de la Luna. Aquí os presentamos algunos consejos que os ayudarán a realizar mejor vuestra observación.

¿Qué es lo que podemos ver?
Marte nos ofrece gran cantidad de detalles. Dado que tiene un pequeño diámetro angular incluso en su oposición, será necesario realizar una observación cuidadosa y atenta. De los dos hemisferios, el más rico en detalles es el sur. Así mismo, un detalle que nos llamará la atención serán sus casquetes polares. Nuevamente, el más destacable es el sur.
Carta de Marte. Crédito: BAA/Mario Frassati (2001)
El disco de Marte, visto por telescopio presenta una intensa tonalidad anaranjada. Una vez que prestamos atención al disco planetario, comenzaremos a distinguir regiones más oscuras y quizás un casquete polar blanco. Las zonas oscuras se denominan mares (evidentemente, Marte carece de mares y océanos con agua) y sinus, o golfos, mientras que las regiones brillantes y más claras son los continentes. La nomenclatura de los detalles superficiales fue creada en el siglo XIX por Schiaparelli y Proctor, y los más destacables son el Syrtis Major, Mare Acidalium, Mare Tyrrenum, Solis Lacus y Sinus Sabaeus. En la figura 2 del artículo podéis encontrar una carta del planeta donde encontrar estos detalles.
¿Qué telescopio debo usar?
Dado que es un cuerpo que presenta un diámetro angular pequeño, será importante lograr alta resolución a la vez que poder usar bastantes aumentos sin perdida de calidad (ver artículo “¿Cuántos aumentos puedo usar en mi telescopio?“). Pero esto no quiere decir que no podamos hacer observaciones con telescopios modestos.

Así, con cualquier telescopio, podemos llegar a distinguir el casquete polar y la región del Syrtis Major, que presenta una característica forma de “colmillo“. Quizás no podamos observarlo si en el momento de la observación se encuentra en el lado opuesto del planeta.

Para comenzar a realizar observaciones de otros detalles tendremos que usar telescopios o bien refractores de al menos 80 mm o reflectores de 150 mm de apertura. Con ellos podremos descubrir gran cantidad de detalles. Sin embargo, para un estudio más detallado y un seguimiento de los detalles más finos a medida que rota el planeta rojo necesitaremos aperturas de al menos 200 mm.
En cuanto a los aumentos a emplear, se recomienda usar entre los 100 y 400, siempre teniendo en cuenta las recomendaciones que hemos comentado anteriormente. Cuando trabajamos con estos aumentos es donde notaremos la calidad de los oculares, el seguimiento que realiza nuestra montura, su robustez y sobre todo, los efectos de la turbulencia.
¿Cómo debo observar?
Marte es un planeta que requiere experiencia y paciencia. Si es la primera vez que lo intentas, tómalo con calma. Lo primero que te recomiendo es que te pongas cómodo y tomes una cuartilla para dibujarlo. Para realizar el dibujo, tómate al menos media hora y concéntrate en el disco. Verás como poco a poco comienzas a ver con más nitidez los detalles.
Si lo que quieres es tomar una imagen del planeta (si es tu primera vez, te recomiendo que te centres en el dibujo), si bien no es complicado, necesitarás bastantes aumentos. Quizás necesites usar una lente barlow (de buena calidad), y la forma más sencilla es usar “webcams” grabando en vídeo. Posteriormente, con programas como RegiStax, puedes procesarlo y descartar los frames más afectados por la turbulencia.
marte_opo_2016
Marte en la constelación de Escorpio. Mayo de 2016. Esta misma noche

 

No olvides tomar datos tan importantes como la hora en que observaste, la calidad de la imagen en función de la turbulencia y si puedes, el meridiano central (lo puedes encontrar en anuarios astronómicos). Si has realizado un dibujo, dado que los detalles presentan diferentes tonalidades, no olvides incluir en el dibujo las cotas de intensidad. Si has tomado una imagen, anota el tiempo de exposición y otros datos que te puedan ser de utilidad para futuras ocasiones.
Quiero más…A partir de aquí, los caminos para lograr mejores resultados son:
– El camino barato: tu experiencia adquirida a base de esfuerzo y horas de observación
– El camino muy caro: comprarte un telescopio mayor y esperar a la siguiente oposición
– Equiparte con filtrosSi la observación planetaria te gusta, tener un equipo de filtros para tu telescopio te vendrá muy bien. Los podrás usar también en otros planetas, y la imagen ganará contraste. No todos los filtros se comportan igual. Aquí os indicamos que detalles salen favorecidos:
Filtro violeta: nubes de gran altitud y brumas en el limbo
Filtro magenta: casquetes polares y tormentas
Filtro azul: nubes de media altitud y brumas en el limbo
Filtro Verde: nieblas bajas
Filtro rojo: aumentar contraste entre detalles brillantes y oscuros
Filtro naranja: aumentar contraste entre detalles brillantes y oscuros
Filtro amarillo: destacar regiones brillantes
Animaros a observar Marte estos días. No os desaniméis y ¡suerte!
Conj_marte_betasco

Conjunción de Marte y beta Scorpio. Stellarium

Estos días anteriores os hemos propuesto observaciones bastante complejas de llevar a cabo (ocultación de una estrella por Phobos y ocultación de Aldebarán por la Luna a plena luz del día.. Ahora os proponemos una más sencilla, la conjunción del planeta Marte con una brillante estrella. La estrella es β Scorpio.

Ambos cuerpos son brillantes, Marte con una magnitud aparente de -0,1 y la estrella de +2,6. La conjunción ocurrirá el día 16 de marzo, y en la máxima aproximación Marte pasará a tan sólo 9′ de la estrella. Encabezando el artículo podéis encontrar una carta con la situación de Marte ese día. Para la observación os recomendamos emplear unos prismáticos.

 

Constelación de Escorpio sobre el horizonte sur

En este tercer y último artículo sobre nuestra observación desde la Parrilla os presentamos diversas fotografías de gran campo de algunas constelaciones (Todas ellas han sido tomadas con una cámara réflex Canon EOS 500D con objetivos 18-55 mm y 100-300 mm) y parte del trabajo realizado por Miguel Rodríguez, que se centró en el estudio de la estrella variable RR Lyrae (de la que incluimos la curva de luz obtenida). También os compartimos el vídeo que Miguel creó con el objetivo all-sky.
También al final os incluimos una imagen de Saturno, obtenida a foco primario del telescopio Meade ETX105, de 1450 mm de focal. Debido a la turbulencia no presenta gran nitidez, pero si la suficiente como para ver los anillos.

Vega, A la izquierda el sistema cuadruple epsilon Lyrae

Escorpio

Curva de luz de la estrella RR Lyrae donde se aprecia claramente el cambio de brillo. Miguel Rodríguez

 

Saturno

En los anocheceres de Julio, con las últimas luces del crepúsculo, podemos advertir en la eclíptica, y a muy baja altura, las estrellas de la constelación de LIBRA, Zuben El Genubi (Alpha2 Lib) y Zuben El Chamali (Beta Lib). que acaban de cruzar nuestro meridiano local; este año las vemos acompañadas de Saturno, que llamará nuestra atención con su brillo sereno. También llamará nuestra atención Antares (Alpha Sco), la gigante roja y estrella principal de ESCORPIÓN; esta constelación austral es característica de los anocheceres de Julio, ya que la podemos advertir completa sobre nuestros horizontes meridionales, desde las “pinzas” hasta el “aguijón”.  Y también en la eclíptica, por encima de Antares, vemos cruzando nuestro meridiano local a la gran constelación de OFIUCO, con Ras Alhague (Alpha Oph), su estrella principal. Flanqueando al “Serpentario” encontramos la constelación de SERPIENTE, la única constelación formada por dos asterismos separados, “Cabeza de Serpiente” y ” Cola de Serpiente”
También en la eclíptica, con las luces del crepúsculo, vemos al LEÓN zambulléndose tras el horizonte por el cuadrante NO y llevándose entre sus garras -este año- a Júpiter y a Venus.
Espiga,(Alpha Vir) la estrella principal de VIRGO, se oculta también pasada la medianoche por el O-SO.

En el cuadrante SE, vemos brillar completa en la eclíptica a SAGITARIO, y asomando por el E-SE, los “cuernos” de CAPRICORNIO. A media altura en este mismo cuadrante, cerca de la medianoche, podemos advertir a las pequeñas constelaciones de FLECHA, DELFÍN y CABALLITO.

En el cuadrante SO, durante el crepúsculo, sigue llamando nuestra atención la brillante Arturo (Alpha Boo) que no desaparece por el O-NO hasta bien entrada la madrugada.

Cerca del cénit, al final del crepúsculo, vemos el “pie” de HÉRCULES aplastando la “cabeza” del DRAGÓN. y tras la medianoche vemos culminando casi en el cénit a  la brillante Vega (Alpha Lyr), que con Deneb (Alpha Cyg) y Altair (Alpha Aql) se enseñorean del cielo de julio conformando el conocido asterismo del “Triángulo de Verano”

Mirando al norte, al final del crepúsculo, vemos el asterismo del trapecio de la OSA MENOR comenzando a caer hacia el Oeste en su rotación en torno a Polaris (Alpha UMi), y serpenteando en la parte alta de la región circumpolar a DRAGÓN. A media altura en el cuadrante NO vemos a la OSA MAYOR y a su misma altura pero en el cuadrante NE vemos a CEFEO por encima de CASIOPEA. En la parte baja  apenas se advierte CAMELOPARDALIS.

El Sol, en GÉMINIS, pasa a CÁNCER el día 21
En Julio tenemos a destacar la lluvia de meteoros de las Delta Acuáridas, cuyo periodo de visibilidad va del 22 de Julio al 14 de Agosto, siendo su máximo el 30 de Julio

[Josean Carrasco. Presidente de la Asociación Astronómica Izarbe de San Sebastián]

14 Jun / 2015

Johnsy y Scheila

– ¿Johnsy?
La noche ya había caído. De todos modos, la luz que iluminaba Valladolid, también iluminaba el cielo nocturno. No se podía leer el Sky Atlas sin la linterna, pero forzando la vista, algo se podía distinguir.
– ¡Un día de estos tropezaré contigo!
El equipo estaba montado y la cámara CCD llevaba un rato encendida y conectada al ordenador. La pantalla mostraba una imagen negra. Poco a poco ya se distinguía Escorpio sobre las viviendas que tenía en frente nuestro. Había que comenzar a buscar el cúmulo globular M80, de lo contrarío no tendría tiempo suficiente para la observación.
La noche era agradable. No hacía frío, lo que se agradecía.
– Ummm, un día de estos tendré que cambiar la montura.
Johnsy me observaba desde detrás de una pata del trípode. Buscar objetos con el eje de declinación averiado era cuanto menos molesto.
– ¡Hombre! ¡Aquí apareces! ¿De vuelta de cenar?
A Johnsy, como a todos los gatos, le gusta enterarse de todo lo que ocurre a su alrededor. Y esta noche no iba a ser menos.
Ya tenía centrada la estrella Antares en el buscador, un poco más, y… ¡ya está! La cámara CCD estaba apuntando al campo de M80. Al refrescar la imagen apareció como una bola que se difuminaba hacia los bordes. ¡Qué suerte! Ahora a conectar el motor de seguimiento.
– Johnsy, esta noche toca observar a un asteroide.
El asteroide 596 Scheila pasaría visualmente cerca del cúmulo globular M80. Realmente la observación no aportaría ningún dato sobre el asteroide, y mucho menos con el equipo que tengo, pero era muy bonito ver como en pocas horas el asteroide se vería moverse usando como referencia un objeto tan destacado como M80.
El asteroide Scheila se hizo popular a cuenta de las observaciones realizadas a finales de 2010, en las cuales mostraba un brillo más alto de lo habitual, además de una cola que recordaba a los cometas. Posteriormente se estimó que la coma podría haber sido causada por una colisión con un objeto cuyo  tamaño sería de 60 a 180 metros.
– ¿Sabías que se estima que hay casi un millón de asteroides con un diámetro superior a un kilómetro?
Johnsy me observaba con sus grandes ojos. Sabía que no me entendía, pero esa noche era quien me acompañaba…
y le había tocado.
– Pues si. Y ya no hablemos de aquellos que tienen diámetros menores.
Los asteroides principalmente se agrupan en cuatro grupos. Los más conocidos eran los situados entre Marte y Júpiter, el popular Cinturón de Asteroides. Están situados entre 2 y 3,5 unidades astronómicas del Sol, y algunos tardan seis años en completar su órbita. El primero en ser descubierto, hace más de 200 años, fue Ceres.
– Pero Ceres ya no es un asteroide. Ahora es un planeta enano, como Plutón. ¡Con lo que me costó observar Plutón para poder decir que había observado todos los planetas!
Cuando volví la mirada a la pantalla vi como perdía M80.
– ¡Johnsy!
Definitivamente necesito una montura más robusta.
Volví a centrar M80. Ahí estaba.
Justo debajo de M80 se veía un punto débil. Donde se esperaba.
– ¡Mira!
Johnsy se sobresaltó.
– Habrá que observar por lo menos un par de horas.
Ahora gracias a la misión Dawn de la NASA, otro cuerpo de este cinturón comienza a ser conocido mejor. Se trata de Vesta, el cuarto en ser descubierto y con más de 500 kilómetros de diámetro. Y no olvidemos a Palas, el segundo en ser descubierto y ligeramente mayor que Vesta. Levantando un gráfico donde se representase la cantidad de asteroides del Cinturón con respecto a su distancia, descubriríamos unos vacíos, denominados huecos de Kickwood. Estos vacíos son causados por un efecto de resonancia orbital con Júpiter.
Había pasado un buen rato y comenzaba a refrescar. Era evidente que el puntito debajo de M80 era Scheila, se había desplazado en este tiempo.
– Pero no todos los asteroides están entre Marte y Júpiter. ¡No, no, no!
Efectivamente, existen más grupos de asteroides. Otro de los grupos muy conocidos son los NEA, o Asteroides Cercanos a la Tierra. Estos asteroides tienen órbitas próximas a nuestro planeta, y algunos de ellos podrían llegar a representar una amenaza para nosotros, al poder colisionar con la Tierra.
-Por cierto Johnsy, este año no dejan de hablar del fin de mundo. Tú ni caso.
Era evidente que Johnsy no se preocupaba.
Estos asteroides, además se clasificaban según sus características orbitales en asteroides de tipo Amor, Atón y Apolo.
Otro grupo de asteroides muy conocidos son los troyanos. Los troyanos se encuentran situados en los puntos de Lagrange de la órbita de un planeta: bien sesenta grados por delante o por  detrás. La mayor parte se concentran sobre la órbita de Júpiter, pero también se han descubierto asteroides troyanos sobre las órbitas de otros planetas.
El cuarto grupo de asteroides, son los llamados Centauros. Es una familia de asteroides cuyos miembros están situados generalmente entre Júpiter y Neptuno, y cuyas órbitas parecen ser inestables en periodos largos de tiempo. Algunas teorías apuntan a que podrían ser cuerpos expulsados del Cinturón de Kuiper. De esta familia el mayor es  Chariklo, si bien el más popular es Quirón, que posee  la doble categoría de asteroide y cometa, por presentar características comunes a ambos tipos de cuerpos.
Habían pasado ya dos horas. El cansancio y el frío comenzaban a hacer mella. En las últimas imágenes era muy evidente el movimiento de Scheila en las proximidades de M80.
– Creo que es hora de comenzar a recoger.
Entonces descubrí que Johnsy ya se había quedado dormido, aunque esto era relativo. Johnsy tenía cierta similitud con el gato de Schrödinger: a la vez estaba dormido y estaba vigilando. No quería molestarle, bastante me había aguantado. Apagué el ordenador, recogí un poco la terraza y me fui a la cama. Mañana revisaría con más atención las imágenes.
– Descansa, chiquitín.