2_2_eso1615b

Impresión artística de la estrella enana ultrafría TRAPPIST-1 desde cerca de uno de sus planetas. Crédito: ESO

Los astrónomos buscarán signos de vida estudiando el efecto que la atmósfera de un planeta en tránsito tenga en la luz que recibimos en la Tierra. Para planetas del tamaño de la Tierra que orbitan la mayoría de las estrellas es un minúsculo efecto en el brillo de la luz estelar. Sólo en el caso de débiles estrellas enanas y rojas ultrafrías -como TRAPPIST-1- este efecto es lo suficientemente importante para ser detectado.

Observaciones posteriores con mayores telescopios, incluyendo el instrumento HAWK-I en el Very Large Telescope (ESO, Chile), han mostrado que los planetas que orbitan TRAPPIST-1 tienen tamaños muy similares al de la Tierra. Dos de los planetas tiene periodos orbitales de cerca de 1,5 días y 2,4 días respectivamente, y el tercero tiene un periodo, aún con mucha incertidumbre, en el rango de los 4,5 a los 73 días.

Según Michaël Gillon “Con tales breves periodos orbitales, los planetas están entre 20 y 100 veces más cerca de sus estrellas de lo que está la Tierra del Sol. La estructura de este sistema planetario es mucho más similar en escala al sistema de Júpiter con sus lunas que al del sistema Solar”.

Aunque orbitan muy cerca de su estrella, los dos planetas interiores únicamente reciben cuatro y dos veces respectivamente la cantidad de radiación recibida por la Tierra, debido a que su estrella es mucho más débil que el Sol. Esto hace que estén más cerca de la estrella que la zona de habitabilidad del sistema, aunque es aún posible que posean regiones habitables en sus superficies. El tercero, el exterior, tiene una órbita aún sin determinar con precisión, pero probablemente recibe menos radiación que la Tierra, pero podría ser suficiente para estar en la zona habitable.

Tal y como señaló Julien de Wit, coautor del paper, “Gracias a varios telescopios gigantes actualmente en construcción, incluyendo el E-ELT del ESO y el James Webb Space Telescope de NASA/ESA/CSA a ser lanzado en 2018, pronto podremos ser capaces de estudiar la composición atmosférica de estos planetas y explorarlos, primero buscando agua, y luego trazas de actividad biológica. Esto es un paso enorme en la búsqueda de vida en el Universo”.

Este trabajo abre una nueva dirección en la búsqueda de exoplanetas, dado que el 15% de las estrellas cercanas al Sol son estrellas enanas ultrafrías, y también sirve para destacar que el búsqueda de exoplanetas ahora ha entrado en el dominio de “primos” de la Tierra potencialmente habitables. El estudio TRAPPIST es un prototipo de un proyecto más ambicioso llamado SPECULOOS que será instalado en el Observatorio Paranal del ESO.

Fuente del artículo: “Three Potentially Habitable Worlds Found Around Nearby Ultracool Dwarf Star” de ESO.

Impresión artística de la estrella enana ultrafría TRAPPIST-1. Crédito: ESO

Astrónomos usando el telescopio TRAPPIST del observatorio de La Silla (ESO) han descubierto tres planetas orbitando una estrella enana ultrafría a 40 años luz de la Tierra. Estos mundos tienen tamaños y temperaturas similares a las de Venus y la Tierra y son buenos objetivos para buscar vida fuera del Sistema Solar. Son los primeros planetas descubiertos alrededor de una estrella tan débil y pequeña. Los nuevos resultados fueron publicados en Nature el 2 de mayo de 2016.

Un equipo de astrónomos liderados por Michaël Gillon, del Institut d’Astrophysique et Géophysique at the University of Liège (Bélgica), han usado el telescopio Belga TRAPPIST para observar la estrella 2MASS J23062928-0502285, ahora también conocida como TRAPPIST-1. Han encontrado que en esta pequeña y fría estrella había débiles y regulares caídas de brillos a intervalos regulares, indicando que varios objetos estaban pasando entre la estrella y la Tierra. Un análisis detallado mostró que había tres planetas con tamaños similares a la Tierra.

TRAPPIST-1 es una estrella enana ultrafría -es mucho más fría y roja que el Sol y poco mayor que Júpiter-. Estas estrellas son muy comunes en la Vía Láctea y tienen vidas muy largas, pero es la primera vez que se encuentran planetas alrededor de una de ellas. A pesar de estar tan cerca de la Tierra, esta estrella es tan pequeña y roja que no se puede ver a simple vista, y visualmente requiere telescopios de amateur grandes. Está en la constelación de Acuario.

Emmanuël Jehin, uno de los coautores del nuevo estudio, indica “La existencia de tales ‘mundos rojos’ orbitando estrellas enanas ultrafrías era puramente teórica, pero ahora tenemos no sólo un planeta alrededor de una débil estrella roja, sino ¡un sistema completo de tres planetas!”.

Michaël Gillon, autor líder del paper que presenta el descubrimiento, explica la importancia de los nuevos hallazgos: “¿Por qué estamos intentando detectar planetas similares a la Tierra alrededor de estrellas más pequeñas y más frías en el vecindario solar? La razón es simple: los sistemas alrededor de estas pequeñas estrellas son los únicos lugares donde podemos detectar vida en un exoplaneta de tamaño similar a la Tierra con nuestra tecnología actual. Por lo tanto si queremos buscar vida en el Universo, aquí es donde deberíamos empezar a mirar”.

Fuente del artículo: “Three Potentially Habitable Worlds Found Around Nearby Ultracool Dwarf Star” de ESO.

1280px-3-ALMA-antennas-interferometry

Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO) – http://www.eso.org/public/images/eso1001a/

Para las nuevas observaciones de TW Hydrae, los astrónomos capturaron las débiles emisiones radio para los granos de polvo del disco de tamaño milimétrico, revelando detalles del orden de la distancia entre la Tierra y el So (sobre unos 150 millones de kilómetros). Estas observaciones detalladas fueron posibles gracias a la alta resolución de ALMA. Cuando las antenas de ALMA están a su máxima separación, hasta 15 kilómetros, el telescopio es capaz de resolver finos detalles.

Para David Wilner, del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics y coautor del paper, “TW Hydrae es muy especial. Es el disco protoplanetario más cercano a la Tierra conocido y puede recordarnos bastante al Sistema Solar cuando tenía únicamente 10 millones de años de edad”.

Anteriores observaciones de ALMA de otro sistema, HL Tauri, mostraron que incluso discos protoplanetarios más jóvenes -sólo 1 millón de años de edad- pueden mostrar similares configuraciones de formación planetaria. Estudiando el disco más viejo de TW Hydrae los astrónomos esperan comprender mejor la evolución de nuestro propio planeta y estudiar sistemas similares a lo largo de la Vía Láctea.

Los astrónomos quieren ahora saber lo comunes que son este tipo de configuraciones en los discos alrededor de otras estrellas jóvenes y como pueden cambiar con el tiempo o el entorno.

Fuente del artículo: “ALMA’s Most Detailed Image of a Protoplanetary Disc” de ESO.

 

ALMA’s best image of a protoplanetary disc to date. This picture of the nearby young star TW Hydrae reveals the classic rings and gaps that signify planets are in formation in this system.

Imagen de ALMA del disco alrededor de la joven estrella TW Hydrae. Crédito: ESO

Esta nueva imagen del Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) muestra finos detalles jamás vistos hasta ahora del disco de formación planetaria alrededor de una estrella similar al Sol y conocida como TW Hydrae. Revela un hueco a la misma distancia de la estrella de la que se encuentra la Tierra del Sol, lo que puede significar que un planeta similar a la Tierra o un poco más masivo, se esté formando allí.

La estrella TW Hydrae es un objetivo popular para los astrónomos debido a su proximidad a la Tierra (sólo unos 175 años luz) y su status como estrella muy joven (unos 10 millones de años de edad). También es favorable su orientación. Esto permite a los astrónomos tener una visión privilegiada del disco protoplanetario completo existente alrededor de la estrella.

Según Sean Andrews, del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics (Cambridge, Massachusetts, EEUU) y líder del paper publicado en Astrophysical Journal Letters, “Estudios previos con telescopio ópticos y radiotelescopios confirman que TW Hydrae contiene un disco prominente con características que sugieren fuertemente que hay planetas formándose. Las nuevas imágenes de ALMA muestran el disco con un detalle sin precedentes, revelando una serie de anillos brillantes y huecos oscuros concéntricos, incluyendo unas intrigantes características que podrían indicar que un planeta con órbita similar a la terrestre se está formando”.

Otros huecos pronunciados que aparecen en las nuevas imágenes están situados a 3.000 millones y 6.000 millones de kilómetros de la estrella central, similar a las distancias medias del Sol a Urano y Plutón en el Sistema Solar. Es muy posible que sean el resultado de partículas que se juntaron para formar planetas, limpiando sus órbitas de polvo y gas, y dejando el material sobrante en bandas bien definidas.

Fuente del artículo: “ALMA’s Most Detailed Image of a Protoplanetary Disc” de ESO.

 

Concepción artística de un exoplaneta (HD 149026 b). Crédito: NASA

Una sorprendente hipótesis sobre exoplanetas ha sido publicada el pasado 8 de diciembre en Physical Review D: exoplanetas de materia oscura. La nueva hipótesis, cuyos autores son Laura Tolós (IEEC) y Juergen Schaffner-Bielich (Universidad de Frankfurt), proponer que podrían existir exoplanetas muy compactos formados de materia oscura, con masas similares a la Tierra o Júpiter, pero cuyo diámetros variarían entre unas decenas a centenas de kilómetros.
Mientras que su interior estaría formado de materia oscura, el exterior estaría constituido de materia ordinaria capturada de estrellas enanas blancas o estrellas de neutrones. La formación del exoplaneta partiría de la captura por atracción gravitatoria de grumos de materia oscura formada durante el Big Bang.

Su observación sería muy complicada por lo reducido de su tamaño y posiblemente habría que recurrir a técnicas como las lentes gravitatorias para tener alguna posibilidad. 
Se puede ampliar información el artículo “Dark compact planets” de Physical Review D.

Impresión artística de un disco transicional alrededor de una estrella joven. Crédito: ESO

Astrónomos usando el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) han encontrado los indicadores más claros hasta el momento de planetas con varias veces la masa de Júpiter se han formado recientemente en el disco de gas y polvo alrededor de cuatro estrellas jóvenes. Las medidas del gas alrededor de las estrellas también proporcionan indicaciones adicionales sobre las propiedades de dichos planetas.

Los planetas están siendo encontrado alrededor de casi cualquier estrella, pero los astrónomos todavía no han comprendido por completo como [y bajo qué condiciones] se forman. Para responder tales preguntas, se estudian los discos rotatorios de gas y polvo presentes alrededor de las estrellas jóvenes y de los cuales son creados los planetas. Pero estos discos son pequeños y están muy alejados de la Tierra, por lo que toda la potencia de ALMA ha sido necesaria para estudiar sus secretos.
Un clase especial de discos, denominados discos transicionales, tienen una sorprendente ausencia de polvo en sus centros, en la región alrededor de la estrella. Dos ideas principales podrían explicar estos misteriosos huecos. La primera indicaría que potentes vientos estelares e intensa radiación podría haber alejado o destruido el material cercano a la estrella. La segunda apuntaría a una formación de planetas masivos en proceso de formación y que habrían limpiado el material a medida que orbitan la estrella.
La sensibilidad y nitidez de las imágenes de ALMA han permitido ahora a un equipo de astrónomos, liderados por Nienke van der Marel (Leiden Observatory, Holanda), mapear la distribución de gas y polvo en cuatro de estos discos transicionales mejor que nunca. Esto ha permitido por primera vez elegir entre una de las dos causas de la existencia de estos huecos.
Las nuevas imágenes muestran que hay cantidades significativas de gas dentro de los huecos de polvo. Pero para sorpresa del equipo, el gas también presenta un hueco, tres veces menor que el observado para el polvo.
Esto únicamente puede ser explicado con el escenario en el cual planetas masivos recientemente formados han limpiado el gas a medida que viajan en sus órbitas, pero capturan también partículas de polvo.
Tal y como explica Nienke van der Marel “Observaciones previas indicaban la presencia de gas dentro de los huecos de polvo. Pero ALMA puede mostrar el material del disco entero en mucho mayor detalle que otras instalaciones, permitiéndonos descartar un escenario. Los huecos apuntan claramente a la presencia de planetas con varias veces la masa de Júpiter, creados estos vacíos a medida que se desplazan por el disco”.
Hay que destacar estas observaciones fueron realizadas usando una décima parte del poder de resolución actual, dado que fueron realizadas mientras la mitad del array estaba aún bajo construcción en el Chajnantor Plateau (norte de Chile).
Estudios adicionales son necesarios para determinar si más discos transicionales también apuntan hacia este mismo escenario (origen planetario).
Según Ewine van Dishoeck (de la Leiden University y del Max Planck Institute for Extraterrestrial Physics), “Todos los discos transicionales estudiados tienen grandes cavidades de polvo y de gas. Así, con ALMA, ahora podemos buscar donde y cuando nacen en dicho disco planetas gigantes, y comparar estos resultados con los modelos de formación planetaria”.
Fuente de la noticia: “ALMA Reveals Planetary Construction Sites” de ESO.

A pocas horas del final de este año 2015, creo que es bueno mirar atrás, y recordar que noticias y eventos han sido los más destacados. Ha sido un año emocionante astronómicamente hablando. En un aspecto más personal comenzó de manera terrible. Nuestro querido Johnsy, incansable compañero y protagonista de numerosos artículos, nos dejo a finales de Enero.

Chiquitín, nunca te olvidaremos.

Cara a recordar lo más destacado del año os he preparado una colección de 12 posts, uno por cada mes, que he considerado como más destacados. Evidentemente es una elección personal, pero espero que os guste. 

Enero
Un espectacular cometa surcó el firmamento invernal. El cometa Lovejoy llegó a ser observable incluso a simple vista desde lugares poco polucionados:
Febrero
El año pasado se descubrió que además de Saturno, Júpiter, Urano y Neptuno, un TNO tenía anillos. En Febrero investigadores del IAA encontraron indicios de la existencia de anillos alrededor del centauro Quirón. Los anillos comienzan a ser habituales:
Destellos desde Vega: Posibles anillos alrededor de Quirón
Marzo
El día 20 de marzo fue posible observar un eclipse total de Sol (parcial desde España). Eso sí, allí donde la climatología lo permitió:
Fotografías del eclipse de Sol desde Valladolid

Abril
Curiosity no deja de sorprendernos. En abril se anunció el hallazgo de condiciones favorables para la formación de agua líquida transitoria en forma de salmueras en el cráter Gale:
Destellos desde Vega: Curiosity encuentra evidencias de agua salada en Marte
Mayo
Tras varios años operativo, MESSENGER nos decía adiós. Arrancábamos el mes con la última imagen enviada a la Tierra.
Última imagen tomada por MESSENGER
Junio
Tras siete meses sin contacto con Philae, el 14 de junio recibíamos una grata sorpresa. Philae había despertado de un largo sueño:
¡Philae ha despertado!!!
Julio
Sin duda alguna, durante el mes de julio la estrella indiscutible fue la sonda New Horizons, que realizó su sobrevuelo sobre el planeta enano Plutón el 14 de julio y nos envío unas magníficas imágenes del remoto cuerpo:
Primeros resultados del sobrevuelo de New Horizons a Plutón y sus lunas, presentados hoy por la NASA
Agosto
La IAU ha puesto nombre a los exoplanetas descubiertos alrededor de 20 estrellas. Una propuesta española para la estrella mu Arae:
#NameExoWorlds #YoEstrellaCervantes
Septiembre
A finales del mes la Luna se tiñó de un intenso rojo. Todos nos maravillamos con un hermoso eclipse total de Luna, visible desde España y Sudamérica:
Fotografías del eclipse de Luna obtenidas con el teléfono móvil
Octubre
El firmamento del amanecer durante este mes nos ofreció unas hermosas vistas, la alineación de los planetas Venus, Marte y Júpiter, y durante algunos días, también la Luna se unió:
Alineación planetaria visible al amanecer que no te puedes perder
Noviembre

La teoría de la Relatividad General ha cumplido 100 años. Einstein nos proporcionó una nueva forma de ver y entender el espacio-tiempo:
100 años de Relatividad General
Diciembre
Al igual que en 2014 y nuevamente por diciembre un cometa nos sorprendía. Su denominación es C/2013 US10, más conocido como Catalina, y ha sido fácilmente observable al amanecer:
Guía de observación del cometa C/2013 US10 Catalina

El año 2016 arranca de modo similar a como arrancó 2015. Con incertidumbre. Nada más comenzar 2015 entró en vigor el canon AEDE (ver artículo “Nota informativa sobre la entrada en vigor del Canon AEDE“), que ha afectado muy negativamente a esta página, al no poder enlazar páginas españolas (lo que potencialmente puede ser causa de obligación de pago de dicho canon). Ahora, 2016 arranca con la incertidumbre del denominado Snipped Tax, que apunta a ser la versión europea del canon AEDE. Si este llegase a entrar en vigor y en los mismos términos que el canon AEDE… mejor no pensar en ello.

No quiero finalizar este post sin antes agradecer todas vuestras visitas y desearos un buen comienzo de año 2016. Gracias por acompañarnos un año más. También quiero agradecer a Verónica Casanova, por toda la ayuda que ha prestado a Vega 0.0 desde que arrancó en Septiembre de 2010, y sin la cual este blog, no existiría.
¡Os deseamos una feliz noche! ¡Nos leemos el año que viene!

Concepción artística. Crédito: NASA/Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics/D.Aguilar

CARMENES ya está preparado para buscar exoplanetas de tipo terrestre y situados en la zona de habitabilidad alrededor de otras estrellas. Creado a partir de un consorcio de instituciones españolas y alemanas, operará en el telescopio de 3,5 metros de Calar Alto.
El estudio se centrará en estrellas enanas rojas (tipo M), que tienen menor masa y por lo tanto el efecto gravitatorio ejercido por los planetas que las rodean es más palpable. Este tipo de estrellas es idóneo para CARMENES pues no sólo emiten radiación principalmente en el visible, también lo hacen en el infrarrojo. Se han garantizado para el proyecto un mínimo de 600 noches de observación.
Se puede ampliar información en “CARMENES: searching for exoplanets and much more” de SAO/NASA ADS Astronomy Abstract Service.

Este pasado mes de agosto publicábamos en Vega 0.0 y Astrofísica y Física este artículo realizando una petición a los lectores: votar una propuesta promovida por el Planetario de Pamplona y la Sociedad Española de Astronomía para que la estrella μ Arae recibiera el nombre de Cervantes y sus planetas fueran bautizados como Quijote, Rocinante, Sancho y Dulcinea.
¡Entre todos lo hemos conseguido!

Han sido más de 38.000 votos los que han hecho posible esta iniciativa. ¡Un 69% del total de los registrados para este sistema planetario!

La campaña para solicitar votos, bautizada como #YoEstrellaCervantes, ha estado presente

durante todo el proceso de votación en las redes sociales y a través de una web propia.

Hay además otro ganador español: el planeta que orbita en torno a la estrella Edasich (iota Draconis b) se llamará Hypatia, nombre propuesto por la Facultad de Ciencias Físicas de la Universidad Complutense de Madrid.

 En el 2016 se celebra el Año Cervantes, en conmemoración del cuarto centenario de la muerte del escritor. A lo largo del año se celebrarán diversas actividades divulgativas sobre la estrella Cervantes y la detección de exoplanetas. Os iremos informando.

Más información en el enlace.

Concepción artística. Crédito: NASA

Un estrella denominada KIC 8462852 ha sido recientemente protagonista en las noticias por un comportamiento extraño y sin explicación. La misión Kepler de la NASA monitorizó la estrella durante cuatro años, observando dos incidentes inusuales, en 2011 y 2013, cuando el brillo de la estrella caía notablemente y de una forma no vista hasta ahora. Algo había pasado por delante de la estrella y había bloqueado su luz.
Los primeros datos científicos fueron publicados en septiembre, sugiriendo que una familia de cometas podría ser la explicación más probable. Otras fuentes citaron causas tales como fragmentos de planetas y asteroides.

Un nuevo estudio que ha empleado datos del Telescopio Espacial Spitzer de la NASA aporta nuevas pistas en el misterio, encontrando evidencias de un enjambre de cometas en el escenario. El estudio, liderado por Massimo Marengo de la Iowa State University (Ames), ha sido aceptado para su publicación en el Astrophysical Journal Letters.
Una forma de aprender más sobre una estrella es estudiándola en el infrarrojo. Kepler la había observado en luz visible. Si un impacto planetario, o una colisión entre asteroides, estuviese detrás del misterio de KIC 8462852, entonces debería haber un exceso de radiación infrarroja alrededor de la estrella. El polvo debería estar en una temperatura dentro de las longitudes de onda infrarrojas.
Primero, los investigadores intentaron usar los datos de observaciones realizadas en 2010 en infrarrojo por WISE (Wide-Field Infrared Survey Explorer) de la NASA, antes de los extraños eventos observados por Kepler, y antes de que cualquier colisión hubiese podido expulsar el polvo. Además también han empleado observaciones de KIC 8462852 realizas por Spitzer más recientemente, en 2015.
Según Michael Werner, científico del proyecto Spitzer en el Jet Propulsion Laboratory (Pasadena, California) de la NASA e investigador líder de este programa de observación, “Spitzer ha observado todas las estrellas donde Kepler ha localizado planetas, con la esperanza de detectar emisiones infrarrojas procedentes de polvo alrededor de ellas”.
Pero, al igual que WISE, Spitzer no ha encontrado ningún exceso significativo en el infrarrojo. Esto hace que las teorías sobre colisiones sean improbables, y apoya la idea de sean los fríos cometas los responsables. Es posible que una familia de cometas esté viajando en una larga y excéntrica órbita alrededor de la estrella. A la cabeza del grupo podría estar un gran cometa, el cual habría bloqueado la luz de la estrella en 2011, tal y como observó Kepler. Posteriormente, en 2013, el resto de la familia de cometas, un grupo fragmentos de diversos tamaños, podría haber pasado por delante de la estrella bloqueando nuevamente su luz.
En la época en la cual Spitzer observó la estrella en 2015, estos cometas podrían estar ya muy alejados de nuestra línea de visión con KIC 8462852, continuando su largo viaje. No habrían dejado ningún indicio en el infrarrojo que pudiese ser detectado.
De acuerdo con Marengo, son necesarias más observaciones para cerrar el misterio de KIC 8462852. “Es una estrella muy extraña. Me recuerda cuando fueron descubiertos los púlsares. Emitían extrañas señales que nadie había visto antes, y el primero en ser descubierto recibió el nombre de LGM-1, abreviatura de ‘Little Green Men-1‘” [Pequeño Hombrecito Verde-1]. Finalmente se descubrió que las señales de LGM-1 eran un fenómeno natural.
Morango señaló que “no sabemos que es lo que ocurre alrededor de esta estrella pero eso justamente es lo que lo hace tan interesante”.
Fuente de la noticia: NASA