10_m31_12x10seg_3200iso_20161028_telescopio

 

Nuevas imágenes procesadas correspondientes a la observación del 28 de octubre de 2016 realizada desde la Parrilla (Valladolid). En esta nueva tanda de cuatro fotografías el objetivo era probar la montura ecuatorial EQ5 usando el Meade ETX105, de 1.450 mm de focal. Todas fueron realizadas con una cámara réflex Canon EOS500D a foco primario y 3200ISO.

  • Fotografía 1: Galaxia de Andrómeda: 12 imágenes de 10 segundos cada una de ellas
  • Fotografía 2: Vega (Alfa de Lyra): 10 imágenes de 5 segundos cada una de ellas
  • Fotografía 3: Epsilon Lyrae: 8 imágenes de 5 segundos cada una de ellas
  • Fotografía 4: Albireo (Beta de Cisne): 12 imágenes de 2 segundos cada una de ellas

[…]

04_m33_10x30s_1600iso_20161028

 

Nueva fotografía procesada correspondiente a la observación del 28 de octubre de 2016 desde la Parrilla (Valladolid). Se trata de la galaxia M33, más conocida como Galaxia del Triángulo, por encontrarse situada en dicha constelación. Situada a 2,8 millones de años luz, pertenece a nuestro Grupo Local de galaxias y posiblemente esté vinculada gravitacionalmente con la Galaxia de Andrómeda (ver fotografía). A diferencia de M31, no es visible a simple vista, teniendo una magnitud visual aparente de +6,27.

Fue realizada con una cámara réflex Canon EOS500D, 250 mm de focal, f/5,6, 1600ISO. Consiste en un apilado de 10 imágenes de 30 segundos cada una de ellas, además de tres darks.

 

02_m31_30x30s_1600iso_20161028

Una nueva imagen procesada de la observación del 28 de octubre de 2016 desde La Parrilla (Valladolid) con los compañeros de la Sociedad Astronómica Syrma de Valladolid. Se trata de la galaxia de Andrómeda, M31. Fue obtenida con una cámara réflex Canon EOS500D, focal 250mm, f/5,6 a 1600ISO. Consiste en un apilado de 30 imágenes de 30 segundos cada una de ellas, y tres darks.

 

20161008_m31_50x1s_5dark_3200iso_mxdl

Y para finalizar la sesión fotográfica del 8 de octubre desde Ciguñuela con Verónica Casanova, la Galaxia de Andrómeda M31 y Mizar/Alcor en la Osa Mayor. Ambas imágenes tomadas con una cámara réflex Canon EOS500D con objetivo 250 mm y sin seguimiento. En el caso del M31 es un apilado con Deep Sky Stacker de 50 imágenes de 1 segundo y 5 darks. En el caso de Mizar son 10 imágenes de 1 segundo con 5 darks,

[…]

Despite being less famous than their elliptical and spiral galactic cousins, irregular  dwarf galaxies, such as the one captured in this NASA/ESA Hubble Space Telescope image, are actually one of the most common types of galaxy in the Universe. Known as UGC 4459, this dwarf galaxy is located approximately 11 million light-years away in the constellation of Ursa Major (The Great Bear), a constellation that is also home to the Pinwheel Galaxy (M101), the Owl Nebula (M97), Messier 81, Messier 82 and  several other galaxies all part of the M81 group. UGC 4459’s diffused and disorganised appearance is characteristic of an irregular dwarf galaxy. Lacking a distinctive structure or shape, irregular dwarf galaxies are often chaotic in appearance, with neither a nuclear bulge — a huge, tightly packed central group of stars — nor any trace of spiral arms — regions of stars extending from the centre of the galaxy. Astronomers suspect that some irregular dwarf galaxies were once spiral or elliptical galaxies, but were later deformed by the gravitational pull of nearby objects. Rich with young blue stars and older red stars, UGC 4459 has a stellar population of several billion. Though seemingly impressive, this is small when compared to the  200 to 400 billion stars in the Milky Way! Observations with Hubble have shown that because of their low masses, star formation is very low compared to larger galaxies. Only very little of their original gas has been turned into stars. Thus, these small galaxies are interesting to study to better understand primordial environments and the star formation process.

Crédito: ESA/Hubble and NASA; Acknowledgement: Judy Schmidt

A pesar de ser menos famosas que sus primas galácticas espirales y elípticas, las galaxias irregulares enanas, como la fotografiada por el Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA, son uno de las tipos más comunes de galaxias en el Universo. Conocida como UGC 4459, esta galaxia enana está situada a aproximadamente a 11 millones de años luz en la constelación de la Osa Mayor, una constelación que también es conocida por tener objetos como las galaxias M101, M81, M82 y otras muchas galaxias todas ellas pertenecientes al grupo de M81.

UGC 4459 muestra una apariencia difusa y desorganizada que es característica de una galaxia irregular enana. La falta de una estructura o forma clara, las galaxias enanas irregulares son a menudo caóticas en apariencia, sin un abultamiento central ni restos de brazos espirales. Los astrónomos sospechan que algunas de las galaxias enanas fueron en algún momento galaxias espirales o elípticas, pero que posteriormente se deformaron por el tirón gravitacional de objetos cercanos.

Ricas en estrellas jóvenes azules y estrellas rojas más viejas, UGC 4459 tiene una población estelar de varios miles de millones. Aunque parece una gran cantidad, queda pequeña cuando se compara con los 200.000 a 400.000 millones de estrellas de la Vía Láctea.

Observaciones realizadas con el Hubble han mostrado como debido a las bajas masas de las galaxias enanas como UGC 4459, la formación estelar es muy baja comparada con la de galaxias mayores. Únicamente una pequeña parte de su gas original se ha convertido en estrellas. Por ello, estas pequeñas galaxias son interesantes de estudiar cara a comprender mejor los entornos primordiales y los procesos de formación estelar.

Fuente de la noticia: “Hubble Peers at a Distinctly Disorganized Dwarf Galaxy” de NASA/ESA

 

XMM-Newton

XMM-Newton. Crédito: NASA

Los sistemas binarios que contienen una estrella de neutrones son bastante comunes en nuestra galaxia, pero jamás se habían observado en la galaxia de Andrómeda.

Ahora, astrónomos buscando sistemáticamente en los datos del telescopio de rayos-X XMM-Newton han encontrado una señal de una fuente inusual que corresponde con la de una estrella de neutrones que gira a alta velocidad.

Gira cada 1,2 segundos y parece que se está alimentando de una estrella vecina que la orbita cada 1,3 días.

Según Gian Luca Israel, del INAF-Osservatorio Astronomica di Roma (Italia) y uno de los autores del paper, “Estábamos esperando detectar señales periódicas dentro de los objetos más brillantes en rayos-X de Andrómeda, en línea con lo que hemos encontrado en los años 60 y 70 en nuestra propia Galaxia. Pero púlsares en rayos-X brillantes y persistentes como este son peculiares, por lo que no era una cosa segura hasta que pudiésemos encontrar uno en Andrómeda. Hemos buscado en los archivos de datos de Andrómeda entre 2000 y 2013, pero no fue hasta 2015 cuando fuimos finalmente capaces de identificar este objeto en la región espiral exterior de la galaxia en dos de las 35 medidas”.

Mientras que la naturaleza precisa del sistema continúa sin aclararse, los datos indican que es inusual y exótico.

Según Paolo Esposito, del INAF-Istituto di Astrofisica Spaziale e Fisica Cosmica (Milán, Italia), “Podría ser lo que llamamos un ‘pulsar binario peculiar de rayos-X de baja masa’ -en el cual la estrella compañera es menos masiva que nuestro Sol- o alternativamente un sistema binario de masa intermedia, con una compañera de cerca de dos masas solares. Necesitamos realizar más observaciones del púlsar y su compañera para ayudar a determinar que escenario es más probable”.

Para Norbert Schartel, científico del proyecto XMM-Newton, “La galaxia de Andrómeda ha sido una fuente durante mucho tiempo de excitantes descubrimientos, y ahora una intrigante señal periódica ha sido detectada con nuestra destacada misión en rayos-X. Estamos en una mejor posición ahora para encontrar más objetos como este en Andrómeda, tanto con XMM-Newton como con futuras misiones como la siguiente generación de observatorios de altas energías de la ESA, Athena”.

Fuente de la noticia: “Found: Andromeda’s first spinning neutron star” de ESA.

4_Andromeda_s_spinning_neutron_star_highlight_mob

Crédito: ESA

Décadas de búsqueda en la cercana galaxia de Andrómeda han obtenido finalmente su fruto, con el descubrimiento gracias al telescopio espacial XMM-Newton de una estrella de neutrones.

La galaxia de Andrómeda, o M31, es un objetivo popular entre los astrónomos. Bajo cielos oscuros y limpios es incluso visible a simple vista. Su proximidad y similitud en estructura a nuestra galaxia espiral, la Vía Láctea, la convierten en un importante laboratorio natural para los astrónomos. Ha sido muy estudiada durante décadas con telescopios y cubriendo el espectro electromagnético completo.

A pesar de haber sido tan estudiada, una clase particular de objeto jamás había sido detectado: una estrella de neutrones giratoria.

Las estrellas de neutrones son restos pequeños y extraordinariamente densos de una estrella masiva que explotó en forma de potente supernova al final de su vida natural. Generalmente giran muy rápidamente y pueden liberar pulsos regulares de radiación, en forma similar a como lo hace un faro.

Estos púlsares pueden ser localizados en una pareja estelar, con la estrella de neutrones devorando a su vecina. Esto hace que la estrella de neutrones gire más rápido, y que genere pulsos de rayos-X de alta energía a partir del gas que cae en la estrella de neutrones a través de los campos magnéticos.

Fuente de la noticia: “Found: Andromeda’s first spinning neutron star” de ESA.

 

La Cadena de galaxias Markarian en un conjunto de galaxias que forma parte del cúmulo de Virgo, y que visualmente se ven como una cadena, ligeramente curvada. El conjunto tiene un movimiento propio común y entre los componentes hay galaxias tan destacadas como M84 y M86. La localización es AR 12h 27m y declinación 13º 10′.
image1p1607aw-crop

Crédito: Vídeo – NASA, ESA, and G. Bacon (STScI); science – NASA, ESA, P. Oesch (Yale University), G. Brammer (STScI), P. van Dokkum (Yale University), y G. Illingworth (University of California, Santa Cruz)

El Telescopio Espacial Hubble (NASA/ESA) ha logrado romper el record de distancia cósmica al observar una galaxia, a la que se ha denominado GN-z11, que existía 400 millones de años después del Big Bang, un 3% de la edad actual del Universo. El descubrimiento, realizado por un equipo internacional de astrónomos, será publicado en The Astrophysical Journal.

Hasta ahora el récord pertenecía a la galaxia EGSY8p7, con un valor z de 8,68. GN-z11 tiene un valor z de 11,1. Este nuevo descubrimiento permitirá profundizar en nuestros conocimientos del universo primitivo. Se puede ampliar información en el artículo “Hubble Team Breaks Cosmic Distance Record” de NASA.

Crédito: NASA

El NuSTAR (Nuclear Spectroscopic Telescope Array) de la NASA ha capturado la mejor imagen en rayos-X de una porción de la cercana galaxia de Andrómeda. La misión espacial ha observado 40 binarias en rayos-X -intensas fuentes de rayos-X compuestas de un agujero negro o una estrella de neutrones, que se alimentan de un compañero estelar-.
El resultado ayudará a los investigadores a comprender mejor el papel de las binarias en rayos-X en la evolución de nuestro universo. De acuerdo a las teorías, estos objetos pueden jugar un papel crucial en el calentamiento del gas intergaláctico del cual se formaron las primeras galaxias.

Según Daniel Wik, del Goddard Space Flight Center de la NASA (Greenbelt, Maryland, EE.UU.), “Andrómeda es la única gran galaxia espiral que podemos ver binarias en rayos-X individuales y estudiarlas en detalle en un entorno como el nuestro. Podemos usar esta información para deducir que es lo que puede verse en galaxias más distantes, las cuales son más difíciles de observar”. Wik presentó los resultados en la reunión 227 de la American Astronomical Society, celebrada en Kissimmee (Florida).
Andrómeda, también conocida como M31, puede ser vista como una gran hermana de nuestra propia galaxia. Ambas galaxias son espirales, pero Andrómeda es ligeramente mayor que la Vía Láctea. Situada a 2,5 millones de años luz, Andrómeda es relativamente cercana en términos cósmicos. Puede incluso ser observada a simple vista en cielos limpios y oscuros.
Otras misiones, como el Observatorio de rayos-X Chandra, han obtenido imágenes de Andrómeda a longitudes de onda inferiores que las de NuSTAR. La combinación de los datos de Chandra y NuSTAR permite a los astrónomos profundizar en la naturaleza de las binarias en rayos-X existentes en las galaxias espirales.
En las binarias en rayos-X, un miembro es siempre una estrella muerta o un remanente formado de lo que en su momento fue una estrella muy masiva. Dependiendo de la masa y otras propiedades de la estrella original, la explosión puede producir un agujero negro o una estrella de neutrones. Bajo las condiciones adecuadas, el material de la estrella compañera puede ser capturada por la gravedad del agujero negro o la estrella de neutrones. A medida que el material cae, es calentado a altas temperaturas, liberando grandes cantidades de rayos-X.
Con la nueva imagen tomada por NuSTAR de Andrómeda, Wik y sus compañeros están trabajando en identificar la fracción de binarias en rayos-X contienen agujeros negros o estrellas de neutrones. Esta investigación ayudará a comprender la población como un conjunto.
La nueva investigación también revela como Andrómeda puede diferir de nuestra Vía Láctea. Fiona Harrison, investigadora principal de la misión NuSTAR, añadió que “El estudiar las poblaciones estelares extremas en Andrómeda nos cuenta que la historia de la formación estelar puede ser diferente en nuestro vecindario [galáctico]”.
Para más información sobre NuSTAR se puede visitar la página web de la misión.
Fuente de la noticia: “Andromeda Galaxy Scanned with High-Energy X-ray Vision” de NASA.