dsc_0091

Os presentamos la primera parte de la galería fotográfica correspondiente a la visita que Verónica Casanova y yo realizamos al llamado Flysch negro, que se extiendo alrededor de la localidad guipuzcoana de Deba.

[…]

img_9352

Y con este post finalizamos la galería fotográfica del Flysch de Zumaia. Esperamos que os haya gustado y os animéis a visitar es lugar maravilloso de la costa vasca.

[…]

 

img_9281

Tercera galería fotográfica de nuestra visita al Flysch de Zumaia.

[…]

img_9155

Segunda galería fotográfica de nuestra visita al Flysch.

[…]

img_9127

Comenzamos con este post una serie de artículos con la galería fotográfica de las imágenes que tomamos Verónica Casanova y yo el pasado 10 de julio de 2016, del Flysch de Zumaia. Para ampliar información te resultará interesante el artículo “La historia de la Tierra escrita en la Costa Vasca“.

[…]

Crédito: Chinese National Space Administration/China Central Television

El rover lunar Yutu, parte la misión Chang’e-3 de China (lanzada en 2013), ha encontrado rocas volcánicas distintas a las encontradas por las misiones Apolo (EEUU) y Luna (URSS) en los años 70. El rover, que se encuentra en el Mare Imbrium, ha excavado en un cráter de impacto cercano denominado Zi Wei.
Según se publica en Nature Communications, el análisis de las muestras ha encontrado que se trata de un basalto lunar desconocido, con concentraciones intermedias de titanio, y rico en hierro. Por contra, las muestras tomadas en las misiones Apolo y Luna mostraban niveles bajos de titanio. Además la edad de las rocas es menor, datándose en unos 3.000 millones de años de antigüedad.
Se puede ampliar información el artículo “Chinese rover analyzes moon rocks: First new ‘ground truth’ in 40 years” de Phys.org.

Si observamos una noche cualquiera al satélite de nuestro planeta observaremos fácilmente sobre su superficie áreas más oscuras. Estas extensas regiones de la Luna son denominadas marias o mares. A pesar de su nombre, nada tienen que ver con los mares y océanos terrestres. Algunos de estos mares son muy extensos. Por ejemplo, el mare Imbrium se extiende unos 1.500 kilómetros. En la imagen superior los encontraréis identificados. 
Los datos obtenidos a partir de muestras traídas por las misiones Apolo muestran que estas cuencas están cubiertas de lava oscura. El bombardeo asociado a las últimas etapas de formación de la Luna fue tan enérgico que el cuerpo estaba fundido hasta profundidades de varios cientos de kilómetros, formando un océano global de magma. Los materiales con menor densidad ascendieron hacia la superficie mientras que los más densos se hundieron. La tierras altas (que las puedes identificar donde no hay mares) contienen restos de estas tempranas rocas de baja densidad.

Este océano se enfrió entre hace 4.600 y 4.400 millones de años creando una superficie con materiales de baja densidad y pobres en hierro. Algunas de las rocas que formaron las tierras altas, conocidas como anortositas han sido datadas de hace 4.600 a 4.100 millones de años y fueron creadas a partir de magma creado en el interior lunar. Otras, conocidas como breccias y formadas a partir del ensamblado de rocas preexistentes a causa de impactos, están datadas entre hace 3.900 y 3.800 millones de años. Esto sugiere que en dicho periodo ocurrió alguna clase de cataclismo responsable de gran parte de la craterización de dichas tierras altas.
Este evento, conocido como el Bombardeo Intenso Tardío y que afecto a todo el Sistema Solar, dejó sobre la superficie cicatrices de enormes dimensiones, como el mare Nectaris (hace 3.920 millones de años) o el mare Imbrium (hace 3.850 millones de años). Justamente con la creación del mare Imbrium arrancó un nuevo periodo geológico en la Luna, denominado el periodo Ímbrico.
Se cree que tras la finalización del proceso de craterización exterior a causa de este bombardeo, comenzó un proceso interno de generación de calor como consecuencia del decaimiento radiactivo de elementos como el uranio o el torio, causando un periodo de vulcanismo comprendido entre hace 3.900 y 3.200 millones de años. Una vez finalizado se enfrío la superficie. Durante este proceso se rellenaron los mares y ante nuevos impactos (se estima que incluso hace tan sólo 1.000 millones de años) creadores de nuevas cuencas, el calor ocasionado causaba el afloramiento de lava dentro de las cuencas y que se esparcía cubriéndola antes de solidificarse. Esta forma “suave” de aflorar la lava fue la responsable de no ver las formas volcánicas clásicas observadas en la Tierra.
Sin embargo, esta actividad es la observada en la cara visible de la Luna. En la cara oculta las corteza lunar tiene mayor grosor y por lo tanto la lava tenía mayor dificultad para aflorar y formar mares. Tras el violento periodo inicial la Luna se enfrió y dado que es un cuerpo sin atmósfera que erosione la superficie, hoy en día podemos ser testigos indirectos de aquellos remotos tiempos.

Tectónica de placas durante los últimos 750 millones de años. Crédito:UCPM

Os compartimos un interesante enlace. Se trata de una página web creada por la University of California – Museum of Paleontology (UCMP) sobre Geología, y en concreto, en el enlace que os proporcionamos a continuación, sobre la tectónica de placas:
En este enlace podréis encontrar unos magníficas animaciones (gifs) de simulaciones sobre esta temática que sin duda alguna, os resultarán muy interesantes.

Mapa de los más de 1.000 cráteres encontrados hasta ahora en Plutón. Crédito: NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute

Otro descubrimiento sorprendente es el amplio rango de edades superficiales encontrado en Plutón, desde superficies muy antiguas a relativamente jóvenes -en términos geológicos-. El conteo de cráteres usado para determinar la unidad de edad superficial indica que Plutón tiene antiguas áreas superficiales correspondientes a poco después de la formación de los planetas, hace 4.000 millones de años. Además, hay una enorme área que se formó “ayer”, en el sentido de que pudo haberse formado en los últimos 10 millones de años. Esta área -inicialmente denominada Sputnik Planum- aparece en el lado izquierdo del “Corazón” de Plutón y está completamente libre de impactos (al menos en todas las imágenes recibidas hasta ahora).
Los científicos se sorprenderían si la suavidad de Sputnik Planum fuese una rareza. ¿Algún episodio geológico reciente creó las planicies tras la finalización de otros procesos geológicos?

Aparentemente no. Los nuevos datos procedentes del conteo de cráteres muestran también la presencia de terrenos de edad intermedia. Esto sugiere que Sputnik Planum no es una anomalía. Plutón ha estado geológicamente activo a lo largo de la mayor parte de los más de 4.000 millones de años de su historia. Según Kelsi Singer, investigador postdoctoral del Southwest Research Institute (SwRI), “Hemos mapeado más de mil cráteres, los cuales varían en tamaño y apariencia. Entre otras cosas, esperamos que los estudios sobre craterización similares a éste aporten nuevas pistas sobre la formación del Sistema Solar”.
Los conteos de cráteres están dando al equipo de New Horizons nuevas pistas sobre la estructura del cinturón de Kuiper. La falta de cráteres pequeños a lo largo de Plutón y su gran luna Caronte indican que el cinturón de Kuiper probablemente tenga menos objetos pequeños de lo que algunos modelos predicen. Esto hace al equipo de científicos de New Horizons dudar sobre el modelo que indica que los objetos del cinturón de Kuiper se formaron por acumulación de objetos mucho menores de kilómetros y medio. La ausencia de pequeños cráteres en Plutón y Caronte apoyan otros modelos que proponen que los objetos del cinturón de Kuiper con decenas de kilómetros de diámetro podrían haberse formado directamente, con el tamaño que actualmente tienen, o similar.
Es más, la evidencia de que muchos objetos del cinturón de Kuiper podrían haber nacido con su gran tamaño ha motivado el siguiente destino de New Horizons, el KBO conocido como 2014 MU69 (diámetro de 40 a 50 kilómetros),  el cual puede proporcionar una primera vista en detalle de uno de los antiguos bloques que construyeron el Sistema Solar.

[This post participates in Carnival of Space #417, at Next Big Future:
The Official Association of Spanish Geologists (ICOG) organizes an online course about Mars geology and astrobiology. The course starts next November]

Crédito: NASA

Como continuación natural de los cursos online de ‘Planetología y Astrobiología‘ y ‘Catástrofes naturales y eventos de extinción‘ impartidos por el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG. Web: http://icog.web.e-visado.net/Inicio.aspx [1]), impartirá un nuevo curso (online) entre el 2 y el 30 de noviembre próximos. En esta ocasión se centrará en Marte. Bajo el título ‘Marte: Geología, evolución planetaria y vida‘, durante 100 horas permitirá a los alumnos comprender los procesos geológicos de Marte y su relevancia para la astrobiología.
El temario está dividido en 10 unidades:
– Introducción sobre exploración y geología de Marte
– La atmósfera y el campo magnético de Marte
– Meteoritos de Marte
– Análogos de Marte
– Cámaras planetarias. Implicaciones en la investigación de Marte
– Biomarcadores y Habitabilidad en Marte
– Extremófilos y su importancia en la investigación de Marte
– Líquenes y Marte
– Bioingeniería: implicaciones en la terraformación de Marte
– Marte en internet y en las Redes Sociales y Científicas

REDESPA (Red Española de Planetología y Astrobiología) colabora en dicho curso. Se puede ampliar información en la siguientes direcciones web  [1]: 
http://www.icog.es/cursos/index.php/marte-geologia-evolucion-planetaria-y-vida/
http://www.icog.es/redespa/index.php/p4hyuv-ei/



[This post participates in Carnival of Space #417, at Next Big Future]