Este diagrama revela la estructura propuesta de disco de gas y polvo que rodea la estrella TW Hydrae. Crédito: NASA, ESA y A. Feild (STScI)

La forma más probable para crear una sombra es tener un disco interior que está inclinado en relación al disco exterior. Observaciones submilimétricas de TW Hydrae realizada por ALMA (Atacama Large Millimeter Array) sugirieron una posible deformación en el disco interior.

Pero ¿qué causa que se deforme el disco? Para Debes “El escenario más plausible es la influencia gravitacional de un planeta aún sin observar, el cual está empujando material hacia fuera del plano del disco y retorciendo el disco interior. El disco desalineado está dentro de la órbita del planeta”.

[…]

Crédito: NASA, ESA y J. Debes (STScI)

Un “juego de sombras” causado por un posible planeta. Un equipo de astrónomos liderado por John Debes del Space Telescope Science Institute (Baltimore, Maryland) indica que este escenario es la explicación más plausible para para la sombra que observaron en el sistema estelar TW Hydrae, situado a 192 años luz en la constelación de Hydra. El equipo de Debes descubrió el fenómeno mientras analizaban 18 años del archivo de observaciones del Telescopio Espacial Hubble de la NASA.

Según indica Debes, “Esta es el primer disco del cual tenemos tantas imágenes para un periodo tan largo de tiempo, y nos ha permitido observar este interesante efecto. Nos da la esperanza de que fenómeno de sombra pueda ser común en sistemas estelares jóvenes”.

[…]

1_2_i1615ay

Crédito: NASA,ESA,the Hubble Heritage Team (STScI/AURA),J. Bell (ASU) y M.Wolff (Space Science Institute)

Una extensa sábana de nubes puede ser vista sobre el casquete polar sur. El helado casquete polar norte ha retrocedido a un tamaño comparativamente pequeño debido a que actualmente es verano en el hemisferio norte. El Hubble fotografió nubes laterales extendiéndose al menos 1.700 kilómetros a latitudes intermedias. Tempranas nubes y niebla se extienden a lo largo de limbo oeste.

Este hemisferio de Marte contiene los sitios de aterrizaje de diversas misiones robóticas de la NASA, incluyendo el Viking 1 (1976) y el aún operativo Opportunity. Los sitios de aterrizaje del Spirit y el Curiosity están en el otro lado del planeta.

Esta observación fue realiza justo pocos días antes de la oposición de Marte del 22 de mayo, cuando el Sol y Marte estaban justo en lado opuestos de la Tierra, y cuando Marte estaba a una distancia de 76 millones de kilómetros de la Tierra. El 30 de mayo Marte estará a la menor distancia de la Tierra en 11 años, a una distancia de 75 millones de kilómetros. Marte es especialmente fotogénico durante la oposición debido a que puede verse completamente iluminado por el Sol tal cual se ve desde la Tierra.

Las aproximaciones entre Marte y la Tierra ocurren cada dos años, aunque no son iguales. La órbita de Marte alrededor del Sol es bastante elíptica; las aproximaciones pueden variar de los 56 a los 101 millones de kilómetros.

Esto ocurre debido a que aproximadamente cada dos años la Tierra en su órbita “alcanza” a Marte en la suya, alineándose el Sol, tierra y Marte en una línea recta, de modo que Marte y el Sol están en lados “opuestos” de la Tierra. Este fenómeno es el resultado de la diferencia en los periodos orbitales entre la órbita de la Tierra y la órbita de Marte. Mientras que la Tierra emplea 365 días en completar una órbita alrededor del Sol, Marte necesita 687 días terrestres para hacerlo. Como resultado, la Tierra completa al menos dos órbitas completas por cada órbita de Marte, resultando en la ocurrencia de las oposiones Marcianas cada 26 meses.

Fuente de la noticia: “New Hubble Portrait of Mars” de NASA.

 

1_1_hs-2016-15-a-full_tif

Crédito: NASA,ESA,the Hubble Heritage Team (STScI/AURA),J. Bell (ASU) y M.Wolff (Space Science Institute)

Con Casquetes polares helados y brillantes, y nubes encima, esta fotografía a color realizada por el Telescopio Espacial Hubble revela a Marte como un planeta con una dinámica de estaciones. Fue tomada el 12 de mayo de 2016 cuando Marte estaba a 80 millones de kilómetros de la Tierra. La imagen del Hubble muestra detalles de entre 32 y 48 kilómetros.

La gran región oscura a la derecha es la Syrtis Major Planitia, uno de los primeros detalles identificados en la superficie del planeta por observadores del siglo XVII. Christiaan Huygens uso dicha región para medir la velocidad de rotación de Marte (un día Marciano dura unas 24 horas y 37 minutos). Hoy en día sabemos que Syrtis Major es un escudo volcánico antiguo e inactivo.

Una gran característica ovalada en el sur de Syrtis Major es la brillante región de Hellas Planitia. Con unos 1.770 kilómetros de diámetro y 8 kilómetros de profundidad, se formó hace 3.500 millones de años por el impacto de un asteroide.

El área naranja en el centro de la imagen es la Arabia Terra, una alta y vasta región en el norte de Marte que cubre cerca de 4.500 kilómetros. El paisaje está densamente craterizado y muy erosionado, indicando que podría pertenecer a los terrenos más antiguos del planeta. Cañones de ríos secos (muy pequeños para ser vistos en la imagen) cruzaban la región y se vaciaban en las grandes tierras bajas del norte.

Al sur de Arabia Terra, de este a oeste a lo largo del ecuador, hay largas características oscuras conocidas como Sinus Sabaeus (hacia el este) y Sinus Meridiani (hacia el oeste). Estas regiones más oscuras están cubiertas por una capa de depósitos de arena oscura y fina procedente de antiguos flujos de lava y otros orígenes volcánicos. Estos granos de arena son menos reflectantes que el polvo fino de las regiones brillantes de Marte. Los primero observadores de Marte mapearon estas regiones.

Fuente de la noticia: “New Hubble Portrait of Mars” de NASA.

 

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

image1-_p1618aw

Imagen del descubrimiento. Créditos: NASA, ESA, and A. Parker and M. Buie (SwRI)

Encontrar a esta luna aumenta el paralelismo entre Plutón y Makemake. Ambos cuerpos son conocidos por su corteza de metano congelado. Tal y como se hizo con Plutón en su momento, un estudio adicional del satélite revelará la densidad de Makemake, lo que nos permitirá saber si el planeta enano tiene más similitudes con Plutón. “Este nuevo descubrimiento abre un nuevo capítulo en Planetología comparativa en el Sistema Solar exterior”, comentó Marc Buie, del Southwest Research Institute.

Los investigadores necesitarán más observaciones del telescopio espacial Hubble para realizar mediciones precisas y determinar así, si la órbita de la luna es circular o elíptica. Las estimaciones preliminares indican que si la luna se encuentra en una órbita circular, orbitaría en torno a Makemake en 12 días o más.

La determinación de la forma de la órbita de la luna ayudará a resolver el enigma de su origen. Un órbita circular ajustada significaría que MK 2 sea probablemente el producto de una colisión entre Makemake y otro objeto del Cinturón de Kuiper. Si la luna posee una órbita alargada y amplia, es probable que sea un objeto capturado. En cualquier caso, ambos escenarios es probable que se produjeran hace varios millones de años cuando el Sistema Solar era joven.

El descubrimiento puede haber resuelto un misterio acerca de Makemake. Estudios anteriores de infrarrojos del planeta enano revelaron que la superficie de Makemake es casi en su totalidad brillante y fría, sin embargo, aparecieron unas áreas más calientes que otras. Los astrónomos sugirieron que esta discrepancia podría deberse al calentamiento del Sol en ciertas manchas oscuras de la superficie de Makemake. Sin embargo, estas manchas oscuras provocarían una variación en el brillo del planeta enano a medida que girase, lo que no se ha observado. Estos datos infrarrojos no tenían la suficiente resolución para separar la luna del planeta enano, por lo que la superficie más caliente detectada previamente podría, en realidad, ser simplemente la superficie de MK 2.

Hay varias teorías que podrían explicar por qué la luna tendría una superficie oscura a diferencia del planeta enano brillante. Una idea es que a diferencia de los objetos grandes, como Makemake, MK 2 es lo suficientemente pequeño como para no poder sostener gravitatoriamente una corteza de hielo, que se sublima bajo la luz solar. Esto haría que la luna fuera muy similar a los cometas y otros objetos del Cinturón de Kuiper, muchos de los cuales están cubiertos por materiales oscuros.

Cuando Caronte fue descubierto en 1978, los astrónomos calcularon rápidamente la masa del sistema, dando una medida para Plutón muy inferior a la previamente estimada. Ahora podemos encontrarnos ante algo parecido con Makemake.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

makemakemoon100mile

Créditos: NASA, ESA, and A. Parker (Southwest Research Institute)

Asomándose a las afueras de nuestro Sistema Solar, el telescopio espacial Hubble de la NASA ha detectado una pequeña luna entorno a Makemake, el segundo planeta enano más brillante del Cinturón de Kuiper. Descubierto en 2005, Makemake lleva el nombre de una deidad de la creación de la Isla de Pascua.

La luna, designada provisionalmente como S / 2015 (136472) 1, y apodada MK 2, es más de 1.300 veces más débil que Makemake. MK 2 fue visto a una distancia de 13.000 millas del planeta enano, y su diámetro se estima en 100 millas de diámetro (Makemake tiene un diámetro de 870 millas).

El Cinturón de Kuiper es una basta reserva de los materiales sobrantes de la construcción de nuestro Sistema Solar que tuvo lugar hace 4,5 mil millones de años, siendo además el hogar de varios planetas enanos. En algunos de estos mundos ya se habían descubierto satélites, pero esta es la primera vez que se localiza un cuerpo orbitando en torno a Makemake.

Las observaciones se realizaron en abril de 2015. Varias búsquedas anteriores alrededor de Makemake dieron resultados negativos. “Nuestras estimaciones preliminares muestran que la órbita de la luna parece estar de canto, lo que significa que a menudo, cuando nos fijemos en el sistema no vamos a poder ver la luna ya que se desvanece en el resplandor de Makemake”, comentó Alex Parker, quien dirigió el análisis de las observaciones.

El descubrimiento de esta luna puede proporcionar información valiosa sobre el sistema del planeta enano. Mediante la medición de la órbita de la luna, los astrónomos pueden calcular la masa del sistema y obtener así, una perspectiva de su evolución. Además, también se refuerza la idea de que los planetas enanos tiene más satélites.

“Makemake es un objeto raro, por lo que encontrar un compañero es importante”, dijo Parker. “El descubrimiento de esta luna nos ha dado la oportunidad de estudiar a Makemake con mayor detalle de lo que jamás hubiéramos podido haberlo hecho si no tuviese este satélite”.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

Despite being less famous than their elliptical and spiral galactic cousins, irregular  dwarf galaxies, such as the one captured in this NASA/ESA Hubble Space Telescope image, are actually one of the most common types of galaxy in the Universe. Known as UGC 4459, this dwarf galaxy is located approximately 11 million light-years away in the constellation of Ursa Major (The Great Bear), a constellation that is also home to the Pinwheel Galaxy (M101), the Owl Nebula (M97), Messier 81, Messier 82 and  several other galaxies all part of the M81 group. UGC 4459’s diffused and disorganised appearance is characteristic of an irregular dwarf galaxy. Lacking a distinctive structure or shape, irregular dwarf galaxies are often chaotic in appearance, with neither a nuclear bulge — a huge, tightly packed central group of stars — nor any trace of spiral arms — regions of stars extending from the centre of the galaxy. Astronomers suspect that some irregular dwarf galaxies were once spiral or elliptical galaxies, but were later deformed by the gravitational pull of nearby objects. Rich with young blue stars and older red stars, UGC 4459 has a stellar population of several billion. Though seemingly impressive, this is small when compared to the  200 to 400 billion stars in the Milky Way! Observations with Hubble have shown that because of their low masses, star formation is very low compared to larger galaxies. Only very little of their original gas has been turned into stars. Thus, these small galaxies are interesting to study to better understand primordial environments and the star formation process.

Crédito: ESA/Hubble and NASA; Acknowledgement: Judy Schmidt

A pesar de ser menos famosas que sus primas galácticas espirales y elípticas, las galaxias irregulares enanas, como la fotografiada por el Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA, son uno de las tipos más comunes de galaxias en el Universo. Conocida como UGC 4459, esta galaxia enana está situada a aproximadamente a 11 millones de años luz en la constelación de la Osa Mayor, una constelación que también es conocida por tener objetos como las galaxias M101, M81, M82 y otras muchas galaxias todas ellas pertenecientes al grupo de M81.

UGC 4459 muestra una apariencia difusa y desorganizada que es característica de una galaxia irregular enana. La falta de una estructura o forma clara, las galaxias enanas irregulares son a menudo caóticas en apariencia, sin un abultamiento central ni restos de brazos espirales. Los astrónomos sospechan que algunas de las galaxias enanas fueron en algún momento galaxias espirales o elípticas, pero que posteriormente se deformaron por el tirón gravitacional de objetos cercanos.

Ricas en estrellas jóvenes azules y estrellas rojas más viejas, UGC 4459 tiene una población estelar de varios miles de millones. Aunque parece una gran cantidad, queda pequeña cuando se compara con los 200.000 a 400.000 millones de estrellas de la Vía Láctea.

Observaciones realizadas con el Hubble han mostrado como debido a las bajas masas de las galaxias enanas como UGC 4459, la formación estelar es muy baja comparada con la de galaxias mayores. Únicamente una pequeña parte de su gas original se ha convertido en estrellas. Por ello, estas pequeñas galaxias son interesantes de estudiar cara a comprender mejor los entornos primordiales y los procesos de formación estelar.

Fuente de la noticia: “Hubble Peers at a Distinctly Disorganized Dwarf Galaxy” de NASA/ESA

 

image1p1607aw-crop

Crédito: Vídeo – NASA, ESA, and G. Bacon (STScI); science – NASA, ESA, P. Oesch (Yale University), G. Brammer (STScI), P. van Dokkum (Yale University), y G. Illingworth (University of California, Santa Cruz)

El Telescopio Espacial Hubble (NASA/ESA) ha logrado romper el record de distancia cósmica al observar una galaxia, a la que se ha denominado GN-z11, que existía 400 millones de años después del Big Bang, un 3% de la edad actual del Universo. El descubrimiento, realizado por un equipo internacional de astrónomos, será publicado en The Astrophysical Journal.

Hasta ahora el récord pertenecía a la galaxia EGSY8p7, con un valor z de 8,68. GN-z11 tiene un valor z de 11,1. Este nuevo descubrimiento permitirá profundizar en nuestros conocimientos del universo primitivo. Se puede ampliar información en el artículo “Hubble Team Breaks Cosmic Distance Record” de NASA.

Crédito: NASA, ESA, the Hubble Heritage Team (STScI/AURA) y R. Khan (GSFC and ORAU)

Eta Carinae, el más luminoso y masivo sistema estelar en 10.000 años luz, es mejor conocido por una enorme erupción observada a mediados del siglo 19 y que liberó al espacio al menos 10 veces la masa del Sol. Este velo de polvo y gas, el cual aún rodea Eta Carinae, lo convierte en el único objeto de este tipo conocido en nuestra galaxia. Ahora, un estudio que ha usado datos archivados de los telescopios espaciales Spitzer y Hubble ha encontrado por primera vez cinco objetos con propiedades similares en otras galaxias.
Según el investigador líder, Rubab Khan (investigador postdoctoral en el Goddard Space Flight Center de la NASA), “Las estrellas más masivas son siempre raras, pero tienen un tremendo impacto en la evolución química y física de la galaxias donde se encuentran”. Estas estrellas producen y distribuyen grandes cantidades de elementos químicos fundamentales para la vida, explotando como supernovas.

Situada a unos 7.500 años luz de distancia en la constelación de Carina, Eta Carinae brilla 5 millones de veces más que nuestro Sol. El sistema binario consiste en dos estrellas masivas vinculadas en una órbita de 5,5 años. Los astrónomos estimas que la estrella más masiva tiene 90 veces la masa del Sol, mientras que la compañera más pequeña podría supera las 30 masas solares.

Crédito: NASA, ESA y R. Khan (GSFC and ORAU)

Como uno de los laboratorios más cercanos para el estudio de estrellas de gran masa, Eta Carinae es algo único desde su erupción en la década de 1840. Para comprender el motivo de la erupción y como se relaciona con la evolución de estrellas masivas, los astrónomos necesitas ejemplos adicionales. Observar estas raras estrellas durante grandes erupciones es difícil, y hasta el estudio de Khan, no se conocía ningún otro ejemplo.
Trabajando con Scott Adams y Christopher Kochanek, Khan desarrolló una especie de “huella” en el óptico e infrarrojo para identificar posibles “gemelos” de Eta Carinae, o “Eta twins” para abreviar.
El polvo reduce la luz que recibimos de la estrella en ultravioleta y visible, pero absorve y reemite esta energía en forma de calor a longitudes de onda del infrarrojo medio. Taly como explica Khan “Con Spitzer pueden ver un incremento en el brillo en los 3 micrómetros, y un pico entre los 8 y 24 micrómetros. Comparando esta misión con la observada en el visible con Hubble, podemos determinar cuánto polvo está presente y compararlo con la cantidad observada alrededor de Eta Carinae”.
Un estudio inicial en siete galaxias entre 2012 y 2014 no mostró ningún “gemelo”, confirmando su rareza. Sin embargo se identificó estrellas menos luminosas y masivas con interés científico, demostrando que la búsqueda fue lo suficientemente sensible como para encontrar sistemas similares a Eta Carinae.
En el siguiente estudio, en 2015, el equipo localizó dos candidatos en la galaxia M83, situada a 15 millones de años luz, y otras tres en NGC 6946, M101 y M51, situadas entre 18 y 26 millones de años luz. Estos cinco objetos copian las propiedades en el visible e infrarrojo de Eta Carinae, indicando que cada uno probablemente contienen una estrella de gran masa rodeada con entre 5 a 10 masas solares de polvo y gas. Un nuevo estudio permitirá a los astrónomos determinar con mayor precisión sus propiedades físicas. Los descubrimientos fueron publicados el 20 de diciembre en Astrophysical Journal Letters.
El James Webb Space Telescope, que será lanzado para finales de 2018, irá equipado con un instrumento ideal para nuevos estudios de este tipo de sistemas. El Mid-Infrared Instrument (MIRI) tiene 10 veces más resolución angular que los existentes en el Spitzer y es más sensible a longitudes de onda donde los “gemelos” de Eta Carinae brillan más. Se podrán usar las observaciones con el Webb para confirmar si realmente estos “gemelos” son el mismo tipo de objeto que Eta Carinae.

Crédito: NASA/HST

El telescopio espacial Hubble (NASA/ESA) ha observado una supernova predicha por un equipo de investigadores. A pesar del titular y por ser concreto realmente no se ha predicho que una explosión supernova como tal ocurriese, sino más bien que observaríamos dicha explosión, la cual, ya había sido observada anteriormente. ¿Y cómo es posible?
Visualmente la supernova, conocida como Refsdal, está situada detrás de un cúmulo de galaxias conocido como MACS J1149.5+2223 situado a 5.000 millones de años luz de la Tierra. Debido a la gran gravedad ejercida por el cúmulo, la luz de la supernova, que está 4.300 millones de años luz más lejos de nosotros, es desviada. Esto se conoce como lente gravitatoria.

Esta desviación forma diferentes caminos para luz, y por lo tanto cada camino puede tener diferente longitud, y causar diferencias temporales en la llegada a nuestro planeta. La primera observación de la explosión supernova fue detectada hace una década. El pasado mes de abril cuatro nuevas imágenes de la explosión aparecieron, formando lo que se conoce como una Cruz de Einstein.
El equipo de investigadores usando modelos teóricos de cúmulos de galaxias pronosticó una posible sexta aparición. Y así fue. El pasado 11 de diciembre de 2015 el Hubble fotografió la nueva imagen de la supernova.
Este logro es de gran importancia pues permite calibrar la validez de los modelos cosmológicos existentes. 
Se puede ampliar información el artículo “Hubble captures first-ever predicted exploding star” de John Gideon Hartnett.