CONSTELACIONES, ESTRELLAS BRILLANTES y PLANETAS VISIBLES A SIMPLE VISTA EN 2016

mapa-noviembre

 

Con el cambio del horario de verano al de invierno y con los ocasos adelantados, los anocheceres se han alargado, y mediado el otoño ya advertimos cómo el círculo máximo de la eclíptica se alza y muestra sus constelaciones cada vez a mayor altura según pasan los días, lo que también advertimos cada noche cuando van pasando las horas y se adentra la madrugada.
Tras el crepúsculo podemos ver culminando en la eclíptica la constelación de ACUARIO, en la que, aunque no brillan mucho, destacamos Sadalmelik (Alpha Aqr) y Sadalsuud (Beta Aqr), y debajo de ellas nos llamará la atención la brillante Fomalhaut (Alpha PsA), en el PEZ AUSTRAL. Una hora después tendremos que agudizar la vista para ver las tenues estrellas de la constelación de PISCIS. También tras el crepúsculo podemos ver culminando a gran altura la constelación de PEGASO.

[…]

CONSTELACIONES, ESTRELLAS BRILLANTES Y PLANETAS EN OCTUBRE 2016

mapa-octubre
En los anocheceres de este mes, con las últimas luces del crepúsculo vespertino, podemos ver culminando en la eclíptica y a baja altura la constelación de CAPRICORNIO, en la que destacan las estrellas Prima Giedi (Alpha1 Cap) y Secunda Giedi (Alpha2 Cap) en los cuernos de la Cabra-Pez; y más tarde, antes de la medianoche, es la constelación de ACUARIO con su estrella principal Sadalmelik (Alpha Aqr) la que vemos culminar muy cerca del ecuador celeste; debajo de ella, nos llamará la atención la brillante Fomalhaut (Alpha PsA), la estrella principal de la constelación del PEZ AUSTRAL.

[…]

Aurora en Júpiter

Crédito: NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS

La misión Juno, en órbita alrededor del gigante gaseoso Júpiter, ha tomado esta imagen en el infrarrojo (longitud de onda de 3,3 a 3,6 micrómetros) en su primer sobrevuelo, el pasado 27 de agosto. En dicha imagen, tomada usando la cámara Jovian Infrared Auroral Mapper (JIRAM) de la agencia espacial Italiana, se puede ver una aurora en su polo sur.

La imagen es un mosaico de tres fotografías. Se puede ampliar información en el artículo “Jupiter’s North Pole Unlike Anything Encountered in Solar System” del JPL.

CONSTELACIONES, ESTRELLAS BRILLANTES Y PLANETAS EN SEPTIEMBRE 2016

MAPA SEPTIEMBRE
En los anocheceres de este mes que despide el verano, con las últimas luces del crepúsculo vespertino, podemos advertir culminando en la eclíptica, y a muy baja altura, las estrellas más orientales de la constelación de SAGITARIO, y sobre éstas, aunque fuera de la eclíptica, la discreta constelación de ESCUDO. Cerca de la medianoche, y a algo más de altura, es la constelación de CAPRICORNIO la que vemos culminar, y en ella destacan las estrellas Prima Giedi (Alpha1 Cap) y Secunda Giedi (Alpha2 Cap) en los cuernos de la Cabra-Pez. También al anochecer podemos ver culminando a las pequeñas constelaciones de ZORRILLA, FLECHA, DELFÍN y CABALLITO.

[…]

CONSTELACIONES, ESTRELLAS BRILLANTES Y PLANETAS VISIBLES A SIMPLE VISTA EN AGOSTO 2016

MAPA AGOSTO 2016
En los anocheceres de agosto, con las últimas luces del crepúsculo -a partir de las 22:00h en tiempo local- podemos advertir en la eclíptica, y a muy baja altura, sobre el horizonte meridional, las estrellas de la constelación de ESCORPIÓN que acaban de culminar. Entre ellas destaca Antares (Alpha Sco), su estrella principal, una gigante roja de primera magnitud. A su izquierda vemos también las estrellas de SAGITARIO, de entre las que ninguna destaca especialmente, pero de las que advertimos su característico asterismo en forma de “tetera”. Esta constelación austral es característica de los anocheceres de agosto, y la podemos apreciar recortándose contra el polvo y el gas del centro de la Vía Láctea albergando brillantes cúmulos y nebulosas que podemos advertir a simple vista y que nos maravillarán con prismáticos o pequeños telescopios.
Siguiendo en la Eclíptica, en el cuadrante SO, vemos las estrellas principales de LIBRAZuben El Genubi (Alpha2 Lib) y Zuben El Chamali (Beta Lib) que se esconderán al filo de la medianoche llevándose –este año- a Saturno con sus magníficos anillos. También en la Eclíptica, por encima de Antares, vemos la gran constelación de OFIUCO, con Ras Alhague (Alpha Oph), su estrella principal y cabeza del Serpentario. Y muy cerca de ésta, la cabeza de HÉRCULESRas Algethi (Alpha Her).
doogle

Crédito: Google Inc.

La inserción orbital de Juno ha sido un éxito, y desde esta pasada madrugada (hora española) ya se encuentra orbitando al gigante gaseoso Júpiter, tal y como estaba previsto. Puedes leer nuestro artículo anterior: “Destellos desde Vega: Juno llegará a Júpiter en breves horas”.

Para celebrarlo Google le dedica su Doodle.

🙂

 

19_Juno2016_3k_2k

La misión Juno de la NASA está a punto de llegar a Júpiter, el gigante gaseoso. Tras 716 millones de kilómetros de viaje, ya le faltan pocas horas para comenzar las peligrosas maniobras de inserción orbital. En concreto los preparativos comenzarán a las 4:30 horas (España) de esta madrugada (día 5 de julio en España, 4 de julio en EE.UU.) y será a las 5:18 horas (España) cuando se encenderán los motores. La entrada será a 71 kilómetros por segundo y la sonda quedará en órbita polar alrededor del planeta, a unos 5.000 kilómetros sobre las nubes.

pia20701

La misión fue lanzada en un cohete Atlas V551 desde Florida el 5 de agosto de 2011. La nave tiene un peso de 3.625 kilogramos y un diámetro de 3,5 metros (sin contar los paneles solares). Por delante tendrá varios años durante los cuales intentará descubrir la formación y evolución del gigantesco planeta. Esta previsto que la misión dure hasta febrero de 2018. Sin duda alguna, al igual que ya hemos hecho con Cassini, New Horizons, Dawn, Curiosity o MESSENGER, esperamos poder daros a conocer multitud de noticias e imágenes enviadas por Juno.

Puedes seguir entrevistas e información en directo a través del canal de TV de la NASA en Youtube:

A continuación os compartimos varios enlaces donde encontraréis información muy interesante sobre Juno:

Juno Press Kit [pdf]

Página de la misión. NASA

NASA’s eyes. JPL

– La nave ‘Juno’ parte hacia Júpiter

 

CONSTELACIONES, ESTRELLAS BRILLANTES Y PLANETAS VISIBLES A SIMPLE VISTA

MAPA JULIO 2016
En los cálidos anocheceres de julio, con las últimas luces del crepúsculo, podemos advertir en la eclíptica, y a muy baja altura, las estrellas de la constelación de LIBRAZuben El Genubi (Alpha2 Lib) y Zuben El Chamali (Beta Lib). que acaban de cruzar nuestro meridiano local; este año las vemos acompañadas de MARTE, que continúa en un cómodo y buen momento para su observación.
Un poco más a la izquierda y abajo, y un poco más apagado que Marte pero con parecido color, nos llamará la atención Antares (Alpha Sco), la gigante roja y estrella principal de ESCORPIÓN; y sobre ella admiraremos SATURNO, que el mes pasado se encontraba en oposición por lo que también se encuentra en un oportuno y agradable momento para observar sus anillos con nuestros telescopios.
Y también en la eclíptica, por encima de Antares, vemos cruzando nuestro meridiano local a la gran constelación de OFIUCO, con Ras Alhague (Alpha Oph), su estrella principal. Flanqueando al “Serpentario” encontramos la constelación de SERPIENTE, la única constelación formada por dos asterismos separados, “Cabeza de Serpiente” y ” Cola de Serpiente”
En la parte más occidental de la eclíptica, con las luces del crepúsculo, vemos al LEÓN zambulléndose tras el horizonte por el cuadrante NO, y debajo de su cola a JÚPITER pronto a ocultarse.
 
Espiga, (Alpha Vir) la estrella principal de VIRGO se oculta también pasada la medianoche por el O-SO.
2_2_2-squeezingout

Hi’iaka Montes. Crédito: NASA/JPL/University of Arizona

“Las fuerzas de compresión de profundidad en la corteza son increíblemente altas”, dijo McKinnon. “Cuando estas fallas rompen la superficie, esas fuerzas se liberan, y producen tensión en todo su entorno, proporcionando una vía para que se produzca una erupción”. El modelo también podría explicar por qué las montañas están asociadas a depresiones pocos profundas e irregulares conocidas como patera. “Cuanto el estrés tectónico cambia el ambiente, puede formarse una cámara de magma en el nivel medio de la corteza, que posteriormente llega a la superficie a través de la falla. Entonces, la corteza que hay encima de la cámara colapsa dando lugar a la formación de la patera”.

El modelo también podría explicar algunas de las características tectónicas observadas que parecen “separar a las montañas”, e incluso la correlación entre montañas y volcanes de la luna.

El peso de la lava provoca que la corteza profunda sufra una compresión y que aumente de temperatura. A su vez, este calentamiento de temperatura provoca que las rocas se expandan, y como no hay espacio suficiente para su expansión, se vuelve a producir más fuerzas de compresión. Los volcanes en erupción disipan parte de ese calor, reduciendo las tensiones térmicas bajo ellos, lo que también reduce la posibilidad de la formación de montañas. Pero si se detiene el vulcanismo, la corteza se caliente, aumentan las tensiones térmicas, y la formación de montañas es más probable.

“Es un nuevo mecanismo de formación de la montaña, que no vemos en otros lugares del Sistema Solar”, dijo McKinnon.

“El mismo tipo de cosas podrían haber ocurrido en la Tierra, cuando era muy joven y se encontraba totalmente cubierta por un océano poco profundo”, dijo McKinnon.

“Debido a que todavía había una gran cantidad de actividad volcánica, podrían haber estallado a través del océano generando así las primeras tierras emergentes en la Tierra”, dijo McKinnon.

Así Io podría ser un portal del tiempo a la Tierra primitiva.

Más información en el enlace.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

 

2_1_3-squeezingout

Crédito: NASA/JPL/University of Arizona

Las montañas no son lo primero en lo que nos fijamos cuando observamos a la luna Io de Júpiter. Este pequeño satélite, famoso por sus más de 400 volcanes activos, es un mundo bañado por la lava. Pero a parte de estos volcanes, existen otras montañas que no se parecen nada a ellos.

Además, también son diferentes a las montañas de nuestro mundo. Las montañas de Io son picos aislados que sobresalen de la nada. Desde el espacio se ven más bien como los chips de chocolate de una galleta.

Para los geofísicos planetarios como William McKinnon, profesor de ciencias terrestres y planetarias en la Universidad de Washington, las montañas de Io son un intrigante rompecabezas. ¿Cómo se han formado?

Como la superficie de Io es joven debido a su continua actividad volcánica, no es fácil poder estudiar la historia geológica de la luna mediante las observaciones visuales, por lo que los científicos tienen que realizar diferentes simulaciones para resolver el problema.

“Los científicos han pensados durante mucho tiempo que las montañas de Io podrían deberse a las continuas erupciones en toda la luna”, comentó McKinnon. ” Esta lava arrojada sobre la superficie genera un empuje hacia abajo debido a su peso, por lo que se activan fuerzas de compresión que aumentan con la profundidad”.

McKinnon y su antiguo alumno, Paul Schenk, escribieron un artículo que explica esta hipótesis en 2001.

El experimento numérico descrito en la revista Nature Geoscience prueba esta hipótesis mediante una simulación. “La gente ha estado comprimiendo los interiores planetarios sin límite para ver qué ocurre”, comenta McKinnon, “pero nosotros aplicamos la compresión de manera diferente porque en Io la compresión aumenta con la profundidad, la superficie no está comprimida. Pensamos que podríamos imitar esto biselando los bordes de una caja, comprimiéndola como harías con un acordeón.

Las simulaciones demuestran que la tensión se localiza en una fractura individual, o falla, que empieza a gran profundidad en la litosfera y rasga a través de la roca hasta alcanzar la superficie. Cuando alcanza la superficie de hecho sigue, formando un acantilado y estirando la superficie del bloque que queda encima.

“Es una sencilla demostración de cómo puede funcionar esto realmente”, añade McKinnon.
Así se podría explicar, por ejemplo, por qué hay erupciones recientes cerca de las montañas.

Más información en el enlace.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]