1_k2_or10_eder_miles

Crédito: Konkoly Observatory/András Pál, Hungarian Astronomical Association/Iván Éder, NASA/JHUAPL/SwRI (*)

Los planetas enanos tienden a ser un grupo misterioso. Con la excepción de Ceres, el cual está situado en el cinturón principal de asteroides entre Marte y Júpiter, todos los miembros de la clase de los planetas enanos de nuestro Sistema Solar están más allá de Neptuno. Están lejos de la Tierra, son pequeños y fríos, lo que los convierte en objetivos difíciles de observar, incluso con grandes telescopios.

Plutón es el primer ejemplo. Antes de la visita en 2015 de la misión New Horizons de la NASA, el mayor de los planetas enanos se veía muy pequeño incluso con el Telescopio Espacial Hubble. Dados los retos inherentes a intentar observar estos lejanos mundos, los astrónomos a menudo necesitan combinar datos de una variedad de fuentes para observar los detalles básicos sus propiedades.

Recientemente, un grupo de astrónomos ha combinado datos de dos observatorios espaciales para descubrir algo sorprendente: un candidato a ser planeta enano [Nota importante: No está oficialmente aceptado como planeta enano por la IAU] denominado 2007 OR10 es significativamente mayor que lo pensado previamente.

Los resultados muestran que 2007 OR10 es el mayor nombre sin nombre de nuestro Sistema Solar y sería [de ser categorizado por la IAU como planeta enano] el tercero mayor de los planetas enanos. El estudio también encontró que el objeto es algo más oscuro y que gira más lentamente que la mayoría de los cuerpos que orbitan el Sol, empleando 45 horas para completar su rotación.

Para su investigación, los científicos usaron el Telescopio Espacial Kepler de la NASA -en su misión conocida como K2- a la vez de datos del infrarrojo procedentes del Observatorio Espacial Herschel. Herschel fue una misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) con participación de la NASA. El paper que incluye estos resultados ha sido publicado en The Astronomical Journal.

Para Geert Barentsen, investigador del Kepler/K2 en el Ames Research Center de la NASA (Silicon Valley, California), “K2 ha realizado otra importante contribución en la revisión del tamaño estimado de 2007 OR10. Pero lo que es realmente potente es como combinando datos de K2 y Herschel se obtiene una gran cantidad de información sobre las propiedades del objeto”.

La medida revisada del diámetro del cuerpo, 1.535 kilómetros, es unos 100 kilómetros mayor que el siguiente planeta enano mayor, Makemake, y cerca de un tercio menor que Plutón. Otro planeta enano, llamado Haumea, tiene una forma oblonga siendo mayor su eje que 2007 OR10, pero sin embargo en volumen es menor.

Como su misión predecesora, K2 busca variaciones en el brillo de objetos distantes. Una pequeña caída en el brillo de una estrella puede ser una señal de un planeta pasando o transitando por delante. Pero, más cerca de nuestro planeta, K2 también busca en el Sistema solar pequeños cuerpos como cometas, asteroides, lunas y planetas enanos. Debido a su exquisita sensibilidad a los pequeños cambios en el brillo, Kepler es un excelente instrumento para observar distantes objetos de nuestro Sistema Solar y como cambian a medida que rotan sobre su eje.

Estimar el tamaño de estos lejanos y débiles objetos es complicado. Dado que parecen ser meros puntos de luz, puede ser un reto determinar cuando la luz que emiten representa un pequeño pero brillante cuerpo, o grande pero oscuro. Esto es lo que hace tan difícil observar 2007 OR10 -aunque su órbita elíptica lo acerca al Sol tanto como Neptuno, actualmente está el doble de lejos del Sol que Plutón-.

Fuente de la noticia: “2007 OR10: Largest Unnamed World in the Solar System” de NASA.

(*) Nota importante: No está oficialmente aceptado como planeta enano por la IAU. Aquí os presentamos la información tal cual la da a conocer la NASA.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

image1-_p1618aw

Imagen del descubrimiento. Créditos: NASA, ESA, and A. Parker and M. Buie (SwRI)

Encontrar a esta luna aumenta el paralelismo entre Plutón y Makemake. Ambos cuerpos son conocidos por su corteza de metano congelado. Tal y como se hizo con Plutón en su momento, un estudio adicional del satélite revelará la densidad de Makemake, lo que nos permitirá saber si el planeta enano tiene más similitudes con Plutón. “Este nuevo descubrimiento abre un nuevo capítulo en Planetología comparativa en el Sistema Solar exterior”, comentó Marc Buie, del Southwest Research Institute.

Los investigadores necesitarán más observaciones del telescopio espacial Hubble para realizar mediciones precisas y determinar así, si la órbita de la luna es circular o elíptica. Las estimaciones preliminares indican que si la luna se encuentra en una órbita circular, orbitaría en torno a Makemake en 12 días o más.

La determinación de la forma de la órbita de la luna ayudará a resolver el enigma de su origen. Un órbita circular ajustada significaría que MK 2 sea probablemente el producto de una colisión entre Makemake y otro objeto del Cinturón de Kuiper. Si la luna posee una órbita alargada y amplia, es probable que sea un objeto capturado. En cualquier caso, ambos escenarios es probable que se produjeran hace varios millones de años cuando el Sistema Solar era joven.

El descubrimiento puede haber resuelto un misterio acerca de Makemake. Estudios anteriores de infrarrojos del planeta enano revelaron que la superficie de Makemake es casi en su totalidad brillante y fría, sin embargo, aparecieron unas áreas más calientes que otras. Los astrónomos sugirieron que esta discrepancia podría deberse al calentamiento del Sol en ciertas manchas oscuras de la superficie de Makemake. Sin embargo, estas manchas oscuras provocarían una variación en el brillo del planeta enano a medida que girase, lo que no se ha observado. Estos datos infrarrojos no tenían la suficiente resolución para separar la luna del planeta enano, por lo que la superficie más caliente detectada previamente podría, en realidad, ser simplemente la superficie de MK 2.

Hay varias teorías que podrían explicar por qué la luna tendría una superficie oscura a diferencia del planeta enano brillante. Una idea es que a diferencia de los objetos grandes, como Makemake, MK 2 es lo suficientemente pequeño como para no poder sostener gravitatoriamente una corteza de hielo, que se sublima bajo la luz solar. Esto haría que la luna fuera muy similar a los cometas y otros objetos del Cinturón de Kuiper, muchos de los cuales están cubiertos por materiales oscuros.

Cuando Caronte fue descubierto en 1978, los astrónomos calcularon rápidamente la masa del sistema, dando una medida para Plutón muy inferior a la previamente estimada. Ahora podemos encontrarnos ante algo parecido con Makemake.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

makemakemoon100mile

Créditos: NASA, ESA, and A. Parker (Southwest Research Institute)

Asomándose a las afueras de nuestro Sistema Solar, el telescopio espacial Hubble de la NASA ha detectado una pequeña luna entorno a Makemake, el segundo planeta enano más brillante del Cinturón de Kuiper. Descubierto en 2005, Makemake lleva el nombre de una deidad de la creación de la Isla de Pascua.

La luna, designada provisionalmente como S / 2015 (136472) 1, y apodada MK 2, es más de 1.300 veces más débil que Makemake. MK 2 fue visto a una distancia de 13.000 millas del planeta enano, y su diámetro se estima en 100 millas de diámetro (Makemake tiene un diámetro de 870 millas).

El Cinturón de Kuiper es una basta reserva de los materiales sobrantes de la construcción de nuestro Sistema Solar que tuvo lugar hace 4,5 mil millones de años, siendo además el hogar de varios planetas enanos. En algunos de estos mundos ya se habían descubierto satélites, pero esta es la primera vez que se localiza un cuerpo orbitando en torno a Makemake.

Las observaciones se realizaron en abril de 2015. Varias búsquedas anteriores alrededor de Makemake dieron resultados negativos. “Nuestras estimaciones preliminares muestran que la órbita de la luna parece estar de canto, lo que significa que a menudo, cuando nos fijemos en el sistema no vamos a poder ver la luna ya que se desvanece en el resplandor de Makemake”, comentó Alex Parker, quien dirigió el análisis de las observaciones.

El descubrimiento de esta luna puede proporcionar información valiosa sobre el sistema del planeta enano. Mediante la medición de la órbita de la luna, los astrónomos pueden calcular la masa del sistema y obtener así, una perspectiva de su evolución. Además, también se refuerza la idea de que los planetas enanos tiene más satélites.

“Makemake es un objeto raro, por lo que encontrar un compañero es importante”, dijo Parker. “El descubrimiento de esta luna nos ha dado la oportunidad de estudiar a Makemake con mayor detalle de lo que jamás hubiéramos podido haberlo hecho si no tuviese este satélite”.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

13 Oct / 2015

Los TNOs

Un TNO es un objeto Trans-Neptuniano. Por este se entiende, cualquier objeto del Sistema Solar cuya órbita esté situada a una distancia media superior a la de Neptuno. El más popular y primero en ser descubierto, es Plutón. Plutón inicialmente fue considerado planeta y posteriormente, reclasificado en 2006 por la IAU como planeta enano.

Desde el descubrimiento de Plutón en 1930, no se descubrió ningún cuerpo más hasta 1992 (a excepción de Caronte, principal satélite de Plutón). Este año se descubrió el cuerpo llamado 1992 QB1. En l actualidad se conoce la existencia de unos 2000, con tamaños entre 50 y más de 2.000 kilómetros. De todos ellos, los más conocidos son (además de Plutón) Eris, Makemake, Haumea (también conocido como Ataecina, nombre asignado por el equipo descubridor) y Sedna.


Esta región de nuestro Sistema Solar, está dividida principalmente en tres regiones: el cinturón de Kuiper, el disco disperso y la nube de Oort. Dentro del cinturón de Kuiper, la distancia de los cuerpos varía de las 30 UA a las 55 UA. Los cuerpos dentro de esta región se clasifican en cuerpos en resonancia orbital con Neptuno (los que están en resonancia 1:2 se llaman twotinos, mientras que aquellos con resonancia 2:3 se denominan plutinos, ya que el cuerpo mayor con estas características es Plutón) y en cuerpos sin dicha resonancia (llamados cubewanos). En la región del disco disperso, más allá del cinturón de Kuiper, los cuerpos presentan órbitas irregulares.

En el gráfico de este post, se puede ver su distribución en las diferentes regiones.

Te resultarán interesantes los siguientes artículos. En Vega 0.0:
– “‘TNOs are cool’: Caracterización de 15 Objetos Trans-Neptunianos
Y también en Astrofísica y Física:
– “El OAN participará en el censo más completo de TNOs
– “Resonancias orbitales en los objetos del Cinturón de Kuiper
– “Cinturón de Kuiper
– “¿Es Tritón un objeto del Cinturón de Kuiper?

16 Jun / 2014

¿Qué es un TNO?

[Este artículo participa en la edición LIII del Carnaval de la Física que se celebra en este mismo blog]

Un TNO es un objeto Trans-Neptuniano (Trans-Neptunian Object). Por este se entiende, cualquier objeto del Sistema Solar cuya órbita esté situada a una distancia media superior a la de Neptuno. El más popular y primero en ser descubierto, es Plutón. Plutón inicialmente fue considerado planeta y posteriormente, reclasificado en 2006 por la IAU como planeta enano. De él, hablaremos más adelante.
Desde el descubrimiento de Plutón en 1930, no se descubrió ningún cuerpo más hasta 1992 (a excepción de Caronte, principal satélite de Plutón). Este año se descubrió el cuerpo llamado 1992 QB1. En l actualidad se conoce la existencia de unos 2000, con tamaños entre 50 y más de 2.000 kilómetros. De todos ellos, los más conocidos son (además de Plutón) Eris, Makemake, Haumea (también conocido como Ataecina, nombre asignado por el equipo descubridor) y Sedna.

Esta región de nuestro Sistema Solar, está dividida principalmente en tres regiones: el cinturón de Kuiper, el disco disperso y la nube de Oort. Dentro del cinturón de Kuiper, la distancia de los cuerpos varía de las 30 UA a las 55 UA. Los cuerpos dentro de esta región se clasifican en cuerpos en resonancia orbital con Neptuno (los que están en resonancia 1:2 se llaman twotinos, mientras que aquellos con resonancia 2:3 se denominan plutinos, ya que el cuerpo mayor con estas características es Plutón) y en cuerpos sin dicha resonancia (llamados cubewanos). En la región del disco disperso, más allá del cinturón de Kuiper, los cuerpos presentan órbitas irregulares.
En el gráfico de este post, se puede ver su distribución en las diferentes regiones. Es imposible hablar de todos, por lo que únicamente hablaremos de los más destacados.
Plutón

El TNO más popular es, sin duda alguna Plutón. Plutón está clasificado como planeta enano. Descubierto en 1930 por el norteamericano Clyde Tombaugh , fue clasificado como planeta hasta 2006, año en el que ante el aumento de cuerpos descubiertos (sobre todo de Eris), la IAU (International Astronomical Union) creo una nueva clasificación de los cuerpos, y Plutón fue reclasificado como planeta enano. 

Se trata de una cuerpo de 2.306 kilómetros de diámetro y cuya composición primaria es hielo y roca, muy similar a otros cuerpos en la misma región (Cinturón de Kuiper). Tiene una sexta parte de la masa de la Luna y la tercera parte de su volumen. Su densidad ronda los 2 gramos por centímetro cúbico. Dicha densidad indica una composición interna de 50% a 70% de roca, y 30% a 50% de hielo. Actualmente se cree que estarían ambos materiales diferenciados en un núcleo rocoso y un manto de hielo. Su albero varía entre 0,50 y 0,66 (debido a la excentricidad orbital). La temperatura, medida mediante técnicas de radioastronomía, podría rondar los -230 grados centígrados.
La atmósfera podría ser únicamente una fina capa, compuesta principalmente de un 98% de nitrógeno en forma de hielo, y trazas de monóxido de carbono y metano. Curiosamente, la mayor concentración de metano se encuentra en la región que apunta a su satélite Caronte. Según observaciones realizadas por el telescopio espacial Hubble, muestra variaciones atmosféricas debidas a fenómenos de condensación y sublimación por variaciones estacionales (causadas por la gran excentricidad orbital y una gran inclinación del eje de rotación). La existencia de la atmósfera de Plutón fue descubierta en 1988, mediante la observación de ocultaciones de estrellas por Plutón.
A nivel orbital, esta es muy excéntrica. Tanto que varía entre 30 y 49 UA (en ocasiones está más cerca del Sol que Neptuno). Tarda en completarla 248 años. También posee una inclinación respecto a la eclíptica muy elevada: 17 grados. Otra característica orbital muy importante es su relación con la de Neptuno. Aunque por su excentricidad, en ocasiones está más cerca del Sol que Neptuno, ambos cuerpos no colisionarán. Pero el rasgo principal es que se encuentra en resonancia orbital con dicho planeta, a razón de 3:2. De este modo, cada tres órbitas de Neptuno, Plutón realiza dos. En la región del cinturón de Kuiper, no es el único cuerpo que presenta dicha resonancia. Dado que es el mayor de aquellos que la presentan, dichos cuerpos se llaman plutinos.
Plutón tiene 5 satélites conocidos. El principal, Caronte, fue descubierto en 1978. Dado el gran tamaño de Caronte en comparación con Plutón, en ocasiones hay estudios que lo proponen como un sistema binario (en concreto el baricentro orbital del sistema, está fuera de ambos cuerpos). Posteriormente en 2005 se descubrieron Nix e Hydra. Posteriormente en 2011 y 2012, fueron descubiertos otros dos. Para más información sobre los satélites de Plutón se pueden visitar la serie de artículos sobre otros satélites del Sistema Solar, publicados en este mismo blog.
De momento las observaciones más detalladas de este cuerpo proceden de las imágenes tomadas por el telescopio espacial Hubble. En 2015 está previsto que la misión New Horizons lo visite y aporte datos de gran valor sobre Plutón. Su observación con telescopios amateur es muy complicada, debido a su baja magnitud aparente (cerca de la +14). Para observaciones visuales, requiere mínimo un telescopio de 200 mm y cielos extremadamente transparentes. Con las modernas CCDs, la tarea es más sencilla. Sin embargo, no es posible observar un disco aparente, debido a que su tamaño angular es extremadamente pequeño: 0,11″.
Eris

Eris además de ser un TNOs, es también un planeta enano. Además, de los planetas enanos, es el de mayor masa (un 27% más de masa que Plutón) y el noveno cuerpo más masivo que orbita alrededor del Sol. Eris fue descubierto en Enero de 2005 por Mike Brown y su equipo. Su descubrimiento causo que en 2006 la IAU (International Astronomical Union) se reuniese para redefinir el concepto de planeta, cuya consecuencia más destacada fue el cambio de categoría de Plutón de planeta a planeta enano.

Tiene un diámetro estimado de 2326 kilómetros, ligeramente superior al de Plutón. Si bien, debido a los márgenes de error en las medidas, aún no se puede confirmar que así sea. La masa de Eris se pudo estimar gracias al descubrimiento de un satélite llamado Dysmonia. Se ha detectado presencia de metano helado, al igual que tiene Plutón y Tritón. Se estima que la temperatura en su superficie rondará los -240 grados centígrados. El índice de color de su superficie medido apunta a un tono grisáceo. Medidas de su albedo indican un valor muy alto: 0,96. Este valor solo es superado por el satélite de Saturno Encelado y posiblemente sea debido por la evaporación de depósitos de metano.
Eris pertenece a los cuerpos situados en el disco disperso, si bien hay teorías que apuntan a que originalmente estaba dentro del cinturón de Kuiper, siendo posteriormente desplazado debido a la interacción gravitatoria con Neptuno durante la formación del Sistema Solar. Su órbita es muy excéntrica llegando en el perihelio (el próximo está previsto en el año 2.256) a una distancia de 37,9 UA, aunque actualmente se encuentra a más de 96 UA del Sol. Su órbita, que completa en 557 años, tiene una elevada inclinación orbital.
La observación de este cuerpo requiere el uso de CCDs y telescopios de como mínimo 200 o 300 mm, daba su magnitud aparente actual: +18,7. Si bien, para los aficionados esta magnitud es débil, para medios profesionales es totalmente asequible. El tardar tanto en ser descubierto ha sido causado por su alta inclinación orbital, que lo aleja de la región de la eclíptica (justamente donde se suele observar cara a descubrir nuevos cuerpos del Sistema Solar).
Ataecina o Haumea

Este TNO, que también esta clasificado como planeta enano fue descubierto por un equipo español liderado por J.L. Ortiz y entre cuyos miembros se encontaba Pablo Santos, desde Sierra Nevada. El equipo español propuso Ataecina como nombre para este nuevo cuerpo. Sin embargo, por una injusta decisión de la IAU (International Astronomical Union), se decidió llamarle Haumea, nombre propuesto por el equipo de Mike Brown. Los que visitáis habitualmente este blog ya conoceréis mi determinación a que se conozca el que debería ser su nombre, Ataecina. Así pues, en este blog siempre se hace referencia tanto al nombre de Ataecina (el que debería ser) como al de Haumea (según decisión de la IAU).

En base al análisis de la curva de luz, se estima que la forma de Ataecina es la de un elipsoide, cuyo eje mayor es el doble que el menor. No hay datos con precisión suficiente para estimar su tamaño, pero algunas medidas apuntan a un tamaño de 2000x1500x1000 kilómetros, lo que le situaría con un tamaño cercano al de Plutón, al menos en su eje mayor. No obstante otras observaciones realizadas con los telescopios espaciales Herschel y Spitzer apuntan a no más de 1400 kilómetros. Será necesario esperar a observar la ocultación de alguna estrella por este cuerpo (con la medición de los tiempos de la ocultación desde diferentes puntos de la Tierra, permitiría levantar su silueta con los tamaños correctos). Pero no es su única característica destacable. Además tiene una muy alta densidad (superior a 2,6 gramos por centímetro cúbico), una rápida rotación sobre su propio eje (estimada en unas 3,9 horas), posee dos satélites (Hi’iaka y Namaka -ver posts sobre otros satélites del Sistema Solar-) y un alto albedo (0,71). Estas características parecen ser fruto de una gran colisión con otro cuerpo. También se cree que podría tratarse de un cuerpo rocoso, cuya superficie sería una delgada capa de hielo de agua. En 2009 se logró observar un área de tono rojizo oscuro en contraste con la intensidad clara del resto del cuerpo, pudiendo ser el resto de un impacto.
Su órbita posee una resonancia 7:12 con Neptuno y en el perihelio se acerca bastante a la órbita de Neptuno: 35 UA (actualmente está a unas 50 UA). Su periodo orbital es de 283 años con una inclinación orbital de 28 grados.
Para su observación, al igual que con Eris necesitaremos CCDs y aperturas mínimas de 200 a 300 mm, si bien es algo más brillante, con una magnitud aparente de +17,3.
Makemake

Al igual que Plutón, Eris y Haumea, Makemake (también conocido como 2005 FY9) es también un planeta enano. Se trata del cuerpo de mayor tamaño del Cinturón de Kuiper, con un 66% del tamaño de Plutón. Fue descubierto en Marzo de 2005 por el equipo de Mike Brown. Makemake pertenece al cinturón de Kuiper y se encuentra en resonancia 11:6 con Neptuno. Su masa es equivalente 0,0005 veces la terrestre y tiene una densidad media de 2 gramos por centímetro cúbico.

Según medidas realizadas con el telescopio espacial Spitzer, Makemake podría tener un diámetro entre 1360 y 1480 kilómetros. Su superficie, con un albedo superior a 0,78 y que presenta una tonalidad rojiza en el visible, está cubierta de metano (en forma de granos de tamaños cercanos a 1 centímetro), etano y nitrógeno helado (aunque en cantidades muy pequeñas). Makemake rota sobre su propio eje en 7,7 horas y su temperatura superficial podría rondar los -240 grados centígrados. Mediciones en el infrarrojo apuntan a que la superficie de Makemake no es homogénea, pues el albedo varía desde 0,78 a incluso 0,12 en algunas regiones (un 5% de la superficie del cuerpo).
Otra característica destacable de Makemake es la posible existencia de atmósfera similar a la de Plutón en su perihelio, compuesta principalmente de nitrógeno.
Su órbita, con una excentricidad de 0,16, la completa en 310 años y actualmente está camino de alcanzar su afelio (a 53 UA). El perihelio se encuentra a 45 UA. Al igual que ocurrió con Eris, su elevada inclinación orbital (29 grados) hizo que se tardase más en descubrir por su alejamiento de la eclíptica (región a donde se suele observar en las búsquedas de nuevos cuerpos del Sistema Solar).
Para su observación necesitaremos CCDs y aperturas de 200mm, ya que tiene una magnitud aparente de +16,7.
Huya

Huya (también denominado 2000 EB173) fue descubierto en el año 2000 por Ignacio Ferrín, asignándole la IAU el nombre definitivo en el año 2003.

Su tamaño, según observaciones realizadas con el telescopio espacial Spitzer, rondaría los 440 kilómetros, y tendría un albedo muy bajo, cercano a 0,05. Presenta en el visible una tonalidad roja, lo que sugiere la existencia de materiales orgánicos en su superficie, además de agua en forma de hielo y algunos silicatos. No existen observaciones lo suficientemente precisas para determinar su periodo de rotación, si bien, algunas indican que rondaría las 13 horas. En su superficie la temperatura es de -230 grados centígrados.
Actualmente se encuentra a 28,7 UA del Sol (más cerca del Sol que Neptuno) y llegará al perihelio (situado a 28,5 UA) en 2015. El afelio se encuentra a 50 UA y su órbita, que es completada en 247 años, tiene una excentricidad de 0,28. Huya se encuentra en resonancia orbital de 2:3 con Neptuno, por lo que está clasificado como un plutino. La inclinación orbital, de 15 grados, es inferior que por ejemplo Eris o Makemake.
Para observarlo necesitaremos usar CCDs con aperturas de 300 mm, debido a su magnitud aparente, que ronda la +19,3.
[Este artículo participa en la edición LIII del Carnaval de la Física que se celebra en este mismo blog]

Continuando con la serie de tres artículos sobre los TNOs, en esta ocasión hablamos de Ataecina o Haumea, Makemake y Huya.
Ataecina o Haumea
Este TNO, que también esta clasificado como planeta enano fue descubierto por un equipo español liderado por J.L. Ortiz y entre cuyos miembros se encontaba Pablo Santos, desde Sierra Nevada. El equipo español propuso Ataecina como nombre para este nuevo cuerpo. Sin embargo, por una injusta decisión de la IAU (International Astronomical Union), se decidió llamarle Haumea, nombre propuesto por el equipo de Mike Brown. Los que visitáis habitualmente este blog ya conoceréis mi determinación a que se conozca el que debería ser su nombre, Ataecina. Así pues, en este blog siempre se hace referencia tanto al nombre de Ataecina (el que debería ser) como al de Haumea (según decisión de la IAU).
En base al análisis de la curva de luz, se estima que la forma de Ataecina es la de un elipsoide, cuyo eje mayor es el doble que el menor. No hay datos con precisión suficiente para estimar su tamaño, pero algunas medidas apuntan a un tamaño de 2000x1500x1000 kilómetros, lo que le situaría con un tamaño cercano al de Plutón, al menos en su eje mayor. No obstante otras observaciones realizadas con los telescopios espaciales Herschel y Spitzer apuntan a no más de 1400 kilómetros. Será necesario esperar a observar la ocultación de alguna estrella por este cuerpo (con la medición de los tiempos de la ocultación desde diferentes puntos de la Tierra, permitiría levantar su silueta con los tamaños correctos). Pero no es su única característica destacable. Además tiene una muy alta densidad (superior a 2,6 gramos por centímetro cúbico), una rápida rotación sobre su propio eje (estimada en unas 3,9 horas), posee dos satélites (Hi’iaka y Namaka -ver posts sobre otros satélites del Sistema Solar-) y un alto albedo (0,71). Estas características parecen ser fruto de una gran colisión con otro cuerpo. También se cree que podría tratarse de un cuerpo rocoso, cuya superficie sería una delgada capa de hielo de agua. En 2009 se logró observar un área de tono rojizo oscuro en contraste con la intensidad clara del resto del cuerpo, pudiendo ser el resto de un impacto.

Su órbita posee una resonancia 7:12 con Neptuno y en el perihelio se acerca bastante a la órbita de Neptuno: 35 UA (actualmente está a unas 50 UA). Su periodo orbital es de 283 años con una inclinación orbital de 28 grados.
Para su observación, al igual que con Eris necesitaremos CCDs y aperturas mínimas de 200 a 300 mm, si bien es algo más brillante, con una magnitud aparente de +17,3.
Makemake
Al igual que Plutón, Eris y Haumea, Makemake (también conocido como 2005 FY9) es también un planeta enano. Se trata del cuerpo de mayor tamaño del Cinturón de Kuiper, con un 66% del tamaño de Plutón. Fue descubierto en Marzo de 2005 por el equipo de Mike Brown. Makemake pertenece al cinturón de Kuiper y se encuentra en resonancia 11:6 con Neptuno. Su masa es equivalente 0,0005 veces la terrestre y tiene una densidad media de 2 gramos por centímetro cúbico.
Según medidas realizadas con el telescopio espacial Spitzer, Makemake podría tener un diámetro entre 1360 y 1480 kilómetros. Su superficie, con un albedo superior a 0,78 y que presenta una tonalidad rojiza en el visible, está cubierta de metano (en forma de granos de tamaños cercanos a 1 centímetro), etano y nitrógeno helado (aunque en cantidades muy pequeñas). Makemake rota sobre su propio eje en 7,7 horas y su temperatura superficial podría rondar los -240 grados centígrados. Mediciones en el infrarrojo apuntan a que la superficie de Makemake no es homogénea, pues el albedo varía desde 0,78 a incluso 0,12 en algunas regiones (un 5% de la superficie del cuerpo).
Otra característica destacable de Makemake es la posible existencia de atmósfera similar a la de Plutón en su perihelio, compuesta principalmente de nitrógeno.
Su órbita, con una excentricidad de 0,16, la completa en 310 años y actualmente está camino de alcanzar su afelio (a 53 UA). El perihelio se encuentra a 45 UA. Al igual que ocurrió con Eris, su elevada inclinación orbital (29 grados) hizo que se tardase más en descubrir por su alejamiento de la eclíptica (región a donde se suele observar en las búsquedas de nuevos cuerpos del Sistema Solar).
Para su observación necesitaremos CCDs y aperturas de 200mm, ya que tiene una magnitud aparente de +16,7.
Huya
Huya (también denominado 2000 EB173) fue descubierto en el año 2000 por Ignacio Ferrín, asignándole la IAU el nombre definitivo en el año 2003.
Su tamaño, según observaciones realizadas con el telescopio espacial Spitzer, rondaría los 440 kilómetros, y tendría un albedo muy bajo, cercano a 0,05. Presenta en el visible una tonalidad roja, lo que sugiere la existencia de materiales orgánicos en su superficie, además de agua en forma de hielo y algunos silicatos. No existen observaciones lo suficientemente precisas para determinar su periodo de rotación, si bien, algunas indican que rondaría las 13 horas. En su superficie la temperatura es de -230 grados centígrados.
Actualmente se encuentra a 28,7 UA del Sol (más cerca del Sol que Neptuno) y llegará al perihelio (situado a 28,5 UA) en 2015. El afelio se encuentra a 50 UA y su órbita, que es completada en 247 años, tiene una excentricidad de 0,28. Huya se encuentra en resonancia orbital de 2:3 con Neptuno, por lo que está clasificado como un plutino. La inclinación orbital, de 15 grados, es inferior que por ejemplo Eris o Makemake.
Para observarlo necesitaremos usar CCDs con aperturas de 300 mm, debido a su magnitud aparente, que ronda la +19,3.
5 Ene / 2013

TNOs (5): Makemake

Al igual que Plutón, Eris y Haumea, Makemake (también conocido como 2005 FY9) es también un planeta enano. Se trata del cuerpo de mayor tamaño del Cinturón de Kuiper, con un 66% del tamaño de Plutón. Fue descubierto en Marzo de 2005 por el equipo de Mike Brown. Makemake pertenece al cinturón de Kuiper y se encuentra en resonancia 11:6 con Neptuno. Su masa es equivalente 0,0005 veces la terrestre y tiene una densidad media de 2 gramos por centímetro cúbico.

Según medidas realizadas con el telescopio espacial Spitzer, Makemake podría tener un diámetro entre 1360 y 1480 kilómetros. Su superficie, con un albedo superior a 0,78 y que presenta una tonalidad rojiza en el visible, está cubierta de metano (en forma de granos de tamaños cercanos a 1 centímetro), etano y nitrógeno helado (aunque en cantidades muy pequeñas). Makemake rota sobre su propio eje en 7,7 horas y su temperatura superficial podría rondar los -240 grados centígrados. Mediciones en el infrarrojo apuntan a que la superficie de Makemake no es homogénea, pues el albedo varía desde 0,78 a incluso 0,12 en algunas regiones (un 5% de la superficie del cuerpo).

Otra característica destacable de Makemake es la posible existencia de atmósfera similar a la de Plutón en su perihelio, compuesta principalmente de nitrógeno.

Su órbita, con una excentricidad de 0,16, la completa en 310 años y actualmente está camino de alcanzar su afelio (a 53 UA). El perihelio se encuentra a 45 UA. Al igual que ocurrió con Eris, su elevada inclinación orbital (29 grados) hizo que se tardase más en descubrir por su alejamiento de la eclíptica (región a donde se suele observar en las búsquedas de nuevos cuerpos del Sistema Solar).

Para su observación necesitaremos CCDs y aperturas de 200mm, ya que tiene una magnitud aparente de +16,7.

Hoy mismo hemos recibido una feliz noticia. Un equipo del Instituto de Astrofísica de Andalucia, en el se encuentra Pablo Santos Sanz, va a publicar un artículo de investigación sobre el planeta enano Makemake en la prestigiosa publicación científica  Nature. 
Felicidades a todo el equipo, y muy en especial a Pablo Santos. ¡Enhorabuena!!
[Fuente de la Noticia: Agencia Sinc]

Representación artística de Makemake. Imagen: ESO/L. Calçada/Nick Risinger
Una ocultación ha permitido a un grupo de científicos liderados por José Luis Ortiz, del CSIC, determinar con precisión el tamaño, la forma y la fracción de luz reflejada del planeta enano Makemake, que orbita alrededor del sol. Los investigadores, que aplicaron una nueva técnica desarrollada por ellos para predecir ocultaciones, han determinado que este planeta carece de atmósfera, a diferencia de Plutón. Los resultados se publican esta semana en Nature.
El 23 de abril de 2011, un trabajo sin precedentes de cálculo y coordinación culminaba con la observación del paso de Makemake por delante de una estrella muy débil, tapando su luz, un fenómeno que se conoce como ocultación y que ha permitido determinar con precisión el tamaño, la forma y el albedo –fracción de luz reflejada– de este planeta enano.
El estudio, que ha desvelado que Makemake carece de atmósfera, fue liderado por José Luis Ortiz, investigador del CSIC en el Instituto de Astrofísica de Andalucía. Los resultados se publican ahora en la revista Nature.
Descubierto en 2005, Makemake gira en torno al Sol en lo que se conoce como el cinturón de Kuiper, una región de objetos helados situada más allá de la órbita de Neptuno. “Dado que apenas conocíamos nada de Makemake, y no esperamos que haya una misión espacial a este planeta enano en muchas décadas, nos volcamos en buscar y observar potenciales ocultaciones por este cuerpo”, comenta Ortiz.
“Pero predecir y observar una ocultación por un objeto transneptuniano es una tarea inmensa, por lo extraordinariamente pequeños que son sus diámetros angulares y porque sus órbitas no se conocen bien, ni tenemos posiciones de las estrellas catalogadas con la suficiente exactitud. En algunos sentidos, es como atinar a una mosca a unos cincuenta kilómetros de distancia con un láser poco más ancho que la mosca”, destaca el astrónomo.
Los investigadores desarrollaron entonces una metodología que implica el uso de telescopios con gran potencia y campo de visión varias semanas antes de que se produzcan algunas potenciales ocultaciones. Este método permitió predecir, con dos semanas de antelación, que la ocultación de Makekame se vería desde Chile. Durante esos días, se estableció una red de 16 telescopios, entre los que se encontraban el Very Large Telescope y el New Technology Telescope, ambos del Observatorio Europeo Austral.

La predicción resultó acertada y siete de los dieciséis telescopios lograron captar la ocultación. Se trata de la primera vez que telescopios gigantes han detectado una ocultación estelar producida por un objeto transneptuniano.
Un planeta enano sin atmósfera
La ocultación reveló que, a diferencia de Plutón, Makemake carece de atmósfera. “No obstante, cabe la posibilidad de que pueda albergar zonas donde se forme una atmósfera local”, destaca Ortiz.
El albedo de Makemake (77%) es superior al de Plutón (52%) pero inferior al de Eris (96%), y se cree que el alto brillo de este último se debe a que su atmósfera se condensó en la superficie, cubriéndola de hielo. El albedo de Makemake sería coherente con la existencia de una atmósfera parcial que hubiera colapsado sobre la superficie y producido los dos tipos de terreno, según indican datos térmicos.
“Todo esto es consistente con la idea de que la atmósfera de Plutón se produce por mecanismos de sublimación de los hielos de la superficie y hace pensar que Makemake podría desarrollar una atmósfera similar a la de Plutón cuando se acerque a su perihelio, es decir, cuando al seguir su órbita muy elíptica llegue al punto de máxima aproximación al sol”, señala Ortiz.
Además de los datos sobre la atmósfera, los investigadores han determinado con precisión otros parámetros de Makemake: la forma que mejor se ajusta a las observaciones es una elipse con unos ejes de 1.430 y 1.502 kilómetros de longitud, y su densidad se hallaría en torno a 1,7 gramos por centímetro cúbico. Asimismo, la ocultación ha descartado la existencia a su alrededor de satélites de más de doscientos kilómetros de diámetro.
Referencia bibliográfica:
J.L.Ortiz et al., “Albedo and atmospheric constraints of dwarf planet Makemake from a stellar occultation”. Nature. DOI 10.1038/nature11597

[Fuente de la Noticia: Agencia Sinc]

La misión New Horizons de la NASA partió en 2006 camino a Plutón, uno de los planetas enanos junto con Ceres, Eris, Makemake y Haumea. Está previsto que llegue a Plutón en Julio de 2015, y actualmente se encuentra a medio camino, más allá de la órbita de Saturno. La sonda va equipada con el siguiente instrumental para el estudio de Plutón:
– Ralph: espectrómetro de luz visible e infrarrojo para mapa termales y de color
– Alice: espectrómetro de ultravioleta para analizar la composición de las atmósferas de Plutón y Caronte
– REX: radiómetro para medir la composición y temperatura atmosférica
– LORRI: cámara telescópica para tomar datos geológicos de alta resolución
– SWAP: espectrómetro de viento solar y plasma
– PEPSSI: espectrómetro de partículas energéticas que medirá la composición y densidad del plasma que escapa de la atmósfera de Plutón
– SDC: dedicado al estudio de polvo espacial durante el viaje

Como anécdota, New Horizons fue lanzada desde Cabo Cañaveral el 19 de Enero de 2006. En dicha fecha Plutón era un planeta. El 24 de Agosto de ese mismo año, la IAU (International Astromical Union) acordó asignar a Plutón la nueva categoría de planeta enano, dejando de ser el noveno planeta. En la imagen inferior se ve una de las muchas portadas de la noticia.

Mas información en la página web de NASA sobre la misión.
19 Dic / 2010

Eris, planeta enano

Eris es uno de los considerados como planetas enanos, junto con Ceres, Plutón, Haumea y Makemake (Quaoar es de momento candidato). Inicialmente tras su descubrimiento se le consideró el décimo planeta, aunque tras la redefinición de planeta por la IAU en 2006, Plutón fue recategorizado como planeta enano, junto con Eris y Ceres (Hasta entonces considerado asteroide)

Eris posee un satélite natural, un diámetro de 2.350 kilometros, orbita alrededor del Sol en 557 años y está situado en el cinturón de Kuiper es una región de nuestro Sistema Solar situado entre 30 y 100 UA del Sol, en la cual se encuentran objetos denominados objetos transneptunianos (TNO, Transneptunian Objects). Los objetos descubiertos hasta ahora poseen tamaños de entre 100 y 1.000 kilómetros de diámetro y se cree que este cinturón es la fuente de los cometas de corto periodo.

Más información en:
– Entrada en este blog sobre la observación de Pablo Santos de la ocultación de una estrella de la magnitud 16 por Eris.
– Entrada en el blog de Verónica Casanova, Astrofísica y Física sobre el cumpleaños del Hubble.