En los anocheceres de junio, con sus largos crepúsculos que se alargan hasta la medianoche, podemos ver en la eclíptica, cruzando nuestro meridiano local, a la extensa constelación de VIRGO, entre cuyas estrellas encontramos este año a Júpiter, que ya percibimos a pesar de la luz crepuscular a la derecha de la estrella principal Espiga (Alpha Vir), y un poco más tarde con el cielo un poco más oscuro, más a la izquierda vemos las estrellas Zuben El Genubi (Alpha2 Lib) y Zuben El Chamali (Beta Lib), las principales de la constelación de LIBRA
También en la eclíptica, apagados por la luz del crepúsculo y por estar a tan baja altura, despareciendo por el noroeste, vemos a los GEMELOS, Cástor y Pólux, (Alpha y Beta Gem), y a las tenues estrellas de CÁNCER, casi imperceptibles. Tras ellas va Régulo (Alpha Leo), la estrella principal del LEÓN, que desaparecerá apenas una hora después de medianoche.
Antares (Alpha Sco). Cortesía de Aitor Abadía

Al sureste, vemos brillar en la eclíptica a Antares (Alpha Sco) el “corazón” de ESCORPIÓN y cerca, a su izquierda, vemos Saturno, que a mediados de mes se encontrará en oposición. También sobre la eclíptica vemos la gran constelación de OFIUCO, y asomando por el horizonte a SAGITARIO, el “arquero a caballo”

Al noreste y todavía en el crepúsculo empezamos a ver las tres estrellas que conforman el popular asterismo del “Triángulo de Verano”  Vega (Alpha Lyr), Deneb (Alpha Cyg) y Altair (Alpha Aql)

Por el cénit, también durante el crepúsculo vemos la constelación de BOYERO, y cruzando nuestro meridiano local a gran altura -65 grados- a Arturo (Alpha Boo) su estrella principal que se alzará sobre Júpiter
Mirando al norte vemos el asterismo del trapecio de la OSA MENOR por encima de Polaris (Alpha UMi), y serpenteando en la parte alta de la región circumpolar a DRAGÓN. Descendiendo por el noroeste vemos a la OSA MAYOR mientras que por la parte baja apenas se advierte CAMELOPARDALIS.  Hay que esperar a la madrugada para poder ver por encima de la bruma las estrellas de CASIOPEA y las de CEFEO

Para acabar con las fotografías y vídeos que Verónica Casanova y yo tomamos el pasado 29 de marzo desde Ciguñuela (Valladolid), aquí van algunas:
Luna y Mercurio: focal 70 mm f/32 1 segundo 1600ISO (incluida en la galería de Sky and Telescope)
Luna: focal 300 mm f/16 1 segundo 100ISO
M42: focal 180 mm 8 exposiciones total 95 segundos a 3200ISO
Pléyades: focal 180 mm 4 exposiciones total 40 segundos a 3200ISO
Dubhe (UMa): focal 180 mm 10 exposiciones 190 segundos a 3200ISO

[…]

La observación que Verónica Casanova y yo realizamos el pasado 29 de marzo desde Ciguñuela (Valladolid) nos permitió disfrutar de un hermoso espectáculo en el horizonte oeste, con una fina luna creciente y Mercurio. Para recordar dicho momento decidimos realizar un time-lapse de la “puesta lunar”.
Hay que mejorar mucho pues el cambio de iluminación durante todo el intervalo que cubre el vídeo nos resultó un problema, pero nos ha gustado. Son 340 fotografías a focal 70 mm, que cubren una hora (20:46 a 21:46).
Os invitamos a ver “Lunae Occasum“.

[…]

 

En este mes de abril, durante el crepúsculo vespertino, seguimos advirtiendo las brillantes estrellas de El Hexágono de Invierno” desapareciendo por el Oeste y llevándose al planeta Marte, mientras que al Este nos llaman la atención Arturo (Alpha Boo) y a su derecha Júpiter cerca de Espiga (Alpha Vir). Y Régulo (Alpha Leo) lo vemos alto aprestándose a cruzar nuestro meridiano local.
M44. Cúmulo abierto de El Pesebre. Cortesía de Fran Sevilla y Verónica Casanova
Después del crepúsculo y antes de la medianoche, ya podemos ver en la eclíptica, cruzando nuestro meridiano local, la tenue constelación de CÁNCER con su singular cúmulo estelar abierto de “El Pesebre” (M44). que por su magnitud 3.1, puede percibirse a simple vista en cielos oscuros como un objeto difuso no puntual que resulta magnífico con prismáticos.
Debajo de CÁNCER, LEO y VIRGO, extendida sobre todo el horizonte meridional, casi no advertimos las estrellas de la más extensa y alargada de todas las constelaciones, HIDRA, con Alphard (Alpha Hya) su estrella principal; la cabeza de este monstruo mitológico la localizamos entre Proción y Régulo, y sobre su cola vemos las constelaciones de COPA y CUERVO.
[…]

 

Estos días de marzo, durante el crepúsculo vespertino, al oeste, todavía podemos ver brillar a Venus a punto de ocultarse, en PISCIS, extinguiéndose conforme pasean los días; y desde mediados de mes empezamos a ver a Mercurio, también en el crepúsculo vespertino y también en PISCIS. Marte, cuando oscurece un poco, se deja ver en PISCIS, pasando a ARIES el día 8.
Las Pléyades. Cortesía de Juan P. Ramón Pérez
Entre el final del crepúsculo y la medianoche, podemos ver, cruzando nuestro meridiano local, el popular asterismo de “El Triángulo de Invierno” conformado por las estrellas Sirio (Alpha CMa) la estrella principal del Can Mayor; Proción (Alpha CMi), la principal del Can Menor; y Betelgeuse (Alpha Ori), en el hombro oriental de ORIÓN “el cazador”.
También vemos cruzando nuestro meridiano local la constelación de GÉMINIS, con Cástor y Pólux. (Alpha y Beta Gem), y a su derecha vemos TAURO, con Aldebarán (Alpha Tau). y el cúmulo abierto de Las Pléyades (M45),
También al final del crepúsculo vespertino, al este, ya podemos advertir sobre la eclíptica a Régulo (Alpha Leo), la estrella principal de LEO; y a su derecha, la discreta constelación de CÁNCER. Un poco más tarde vemos levantarse Arturo (Alpha Boo) la estrella más brillante del hemisferio norte, y enseguida vemos a su derecha a Júpiter en VIRGO junto a Espiga (Alpha Vir), la estrella principal de esta primaveral constelación.
A medianoche, extendida sobre todo el horizonte meridional, vemos completa la más extensa y alargada de todas las constelaciones, HIDRA.
Por el cénit, durante el crepúsculo advertimos a Capella (Alpha Aur) la principal de AURIGA; más tarde también vemos cerca del cénit las tenues estrellas de discretas constelaciones como LINCE y LEÓN MENOR.
Mirando al norte, tras el crepúsculo, vemos el asterismo del trapecio de la OSA MENOR levantándose por el noreste, y en la parte alta de la región circumpolar, la OSA MAYOR; la tenue CAMELOPARDALIS comienza a descender por el noroeste, y cayendo sobre el horizonte norte-noroeste vemos a CEFEO y CASIOPEA; levantándose por el este podemos ver DRAGÓN.
[…]

Los anocheceres de febrero, entre el final del crepúsculo y la medianoche, nos permiten ver en la eclíptica, culminando a gran altura, la constelación de TAURO, con el singular cúmulo abierto de Las Pléyades (M45), y la gigante naranja Aldebarán (Alpha Tau), el “rojo ojo del toro celeste”; y seguidamente, la constelación de GÉMINIS, con Cástor y Pólux. (Alpha y Beta Gem). Cayendo por el SO vemos los planetas Venus, Marte y Urano, en PISCIS y también en la eclíptica vemos ARIES que se oculta por el O-NO hacia medianoche.
Al Sur de la eclíptica, debajo de “los peces” vemos CETUS, “la ballena”, y debajo de “el toro” advertimos algunas de las estrellas de ERIDANO, “el río” que naciendo cerca de Rígel (Beta Ori), en los pies de ORIÓN desciende trazando un amplio arco hacia el Sur hasta desaparecer por nuestro horizonte meridional.
ORIÓN destaca en el cielo de invierno por su característico “cinturón” que alinea de izquierda a derecha a AlnitakAlnilam y Mintaka (Zeta, Épsilon y Delta Ori ); por encima del cinturón vemos la dorada Betelgeuse (Alpha Ori); hacia el SE, nos encontraremos con la estrella más brillante del firmamento nocturno, Sirio (Alpha CMa) en la constelación del CAN MAYOR, y hacia el Este de Betelgeuse al otro lado de la Vía Láctea, la estrella principal del CAN MENOR, Proción (Alpha CMi). Estas 3 estrellas conforman el popular asterismo de “el triángulo de invierno
Nebulosa de Orión M42. Foto cortesía  de Iñaki Taboada
En ORIÓN, debajo del cinturón, con un pequeño telescopio podremos admirar la brillante Nebulosa de Orión (M42).
También tras el crepúsculo, por el Este vemos levantarse la pequeña constelación de CÁNCER, perseguida por LEO, y más tarde, cerca de medianoche, por el E-SE las primeras estrellas de la constelación de VIRGO que traen consigo al gigante gaseoso Júpiter y sus lunas.
Por el cénit, al final del crepúsculo ya advertimos a Capella (Alpha Aur) en la constelación de AURIGA.
[…]
Las tempranas puestas de Sol en enero nos permiten ver numerosas constelaciones en la eclíptica; todavía, y desde el final del crepúsculo distinguimos las tenues estrellas de las constelaciones otoñales; las de ACUARIO, ocultándose por el SO entre las que encontramos a Venus y Marte, y las evasivas de PISCIS que se llevarán el planeta Urano hacia medianoche. Al final del crepúsculo vemos culminar a Hamal, (Alpha Ari) la estrella principal de la pequeña constelación de ARIES, que pasa desapercibida a la derecha de la más llamativa Aldebarán (Alpha Tau) una gigante roja y estrella principal de TAURO, que también podemos ver culminando a gran altura antes de medianoche. También podemos llegar a ver emergiendo por el horizonte oriental a las de primavera, CÁNCER, LEO, y alrededor de la medianoche, los brazos de la doncella VIRGO.Aunque durante el crepúsculo tal vez advirtamos todavía las estrellas del Triángulo de Verano hundiéndose por el NO, los anocheceres de enero son idóneas para disfrutar de la observación de las constelaciones de invierno con sus brillantes estrellas que ya han comenzado a atraer nuestra atención en diciembre. Destaca sobre todas la estrella Sirio (Alpha CMa), la principal del CAN MAYOR y la estrella más brillante del firmamento nocturno; que junto con Betelgeuse (Alpha Ori) la gigante roja en el hombro de ORION, el cazador, y Proción (Alpha CMi), la principal del CAN MENOR, conforman el conocido como Triángulo de Invierno, asterismo que vemos culminar a medianoche.
[…]

 

A pocas horas del final de este año 2016, creo que es bueno mirar atrás, y recordar que noticias y eventos han sido los más destacados. Ha sido un año emocionante sobre todo en el terreno personal, pero también astrónomicamente hablando. Cara a recordar lo más destacado del año os he preparado una colección de 12 posts, uno por cada mes, que he considerado como más destacados. Evidentemente es una elección personal, pero espero que os guste.

[…]

mapa-diciembre-2016

 

Los crepúsculos del último mes del año, con sus tempranas puestas de Sol y sus dilatados anocheceres, nos dejan ver todavía en los dominios occidentales de la eclíptica las constelaciones otoñales de CAPRICORNIO, ACUARIO, y PISCIS, esta última cruzando largamente el meridiano local por debajo de la gran constelación de PEGASO, El Caballo Alado; y por encima de la también gran constelación de CETUS La Ballena.
ARIES, El Carnero, con su estrella principal Hamal (Alpha Ari), es la pequeña constelación que, también al anochecer, vemos cruzar nuestro meridiano local cuando está terminando de hacerlo Alrisha (Alpha Psc) la principal de PISCIS, y es la avanzadilla de las constelaciones de invierno cuyas brillantes estrellas y asterismos ya comienzan a atraer nuestra atención en los dominios orientales. LAS PLÉYADES, Aldebarán (Alpha Tau) en LAS HÍADES, Capella (Alpha Aur) en AURIGA, Betelgeuse (Alpha Ori) y Rígel (Beta Ori) en ORIÓN, junto con las tres estrellas del característico asterismo de El Cinturón de Orión Mintaka (Delta Ori) Almilan (Epsilon Ori) y Alnilah (Zeta Ori), Cástor y Pólux (Alpha y Beta Gem), Proción (Alpha CMi) y destacando sobre todas la brillante Sirio (Alpha CMa) la estrella más brillante de la bóveda celeste (exceptuando el Sol, claro)
A pesar de estar a las puertas del invierno, las tempranas puestas de Sol nos permiten advertir todavía las estrellas del Triángulo de Verano a gran altura por el Oeste durante el crepúsculo. Pero conforme anochece las vemos declinar, primero Altair (Alpha Aql), luego Vega (Alpha Lyr) y finalmente Deneb (Alpha Cyg).
Este diciembre de 2016, durante el crepúsculo vespertino y las primeras horas del anochecer seguimos viendo los planetas Venus y Marte moviéndose por entre las estrellas de Capricornio y Acuario,
Los anocheces de diciembre se alargan varias horas, así que por el cénit vemos pasar desde el crepúsculo hasta la medianoche dos constelaciones grandes, ANDRÓMEDA y PERSEO. Un buen momento para observar la galaxia de Andrómeda M31 y el Doble Cúmulo de Perseo
[…]

CONSTELACIONES, ESTRELLAS BRILLANTES y PLANETAS VISIBLES A SIMPLE VISTA EN 2016

mapa-noviembre

 

Con el cambio del horario de verano al de invierno y con los ocasos adelantados, los anocheceres se han alargado, y mediado el otoño ya advertimos cómo el círculo máximo de la eclíptica se alza y muestra sus constelaciones cada vez a mayor altura según pasan los días, lo que también advertimos cada noche cuando van pasando las horas y se adentra la madrugada.
Tras el crepúsculo podemos ver culminando en la eclíptica la constelación de ACUARIO, en la que, aunque no brillan mucho, destacamos Sadalmelik (Alpha Aqr) y Sadalsuud (Beta Aqr), y debajo de ellas nos llamará la atención la brillante Fomalhaut (Alpha PsA), en el PEZ AUSTRAL. Una hora después tendremos que agudizar la vista para ver las tenues estrellas de la constelación de PISCIS. También tras el crepúsculo podemos ver culminando a gran altura la constelación de PEGASO.

[…]