7506_pia20500_full

Crédito: NASA/JPL

La imagen superior fue tomada el pasado 21 de julio por la sonda Cassini. ¿Eres capaz de localizar en dicha imagen al pequeño satélite Prometeo?

 

Este satélite, descubierto en 1980 por la Voyager 1 a la par que Pandora, es un pequeño cuerpo cubierto de cráteres (aunque menos que Pandora) y que tiene una forma irregular de dimensiones 150x100x70 kilómetros. Se encuentra orbitando a Saturno en una órbita también situada en el Anillo F, aunque a diferencia de Pandora, en el límite interior. Está a 140.000 kilómetros completando una órbita cada 0,6 días. Pocos datos más se tienen de este cuerpo.

[…]

19_Juno2016_3k_2k

La misión Juno de la NASA está a punto de llegar a Júpiter, el gigante gaseoso. Tras 716 millones de kilómetros de viaje, ya le faltan pocas horas para comenzar las peligrosas maniobras de inserción orbital. En concreto los preparativos comenzarán a las 4:30 horas (España) de esta madrugada (día 5 de julio en España, 4 de julio en EE.UU.) y será a las 5:18 horas (España) cuando se encenderán los motores. La entrada será a 71 kilómetros por segundo y la sonda quedará en órbita polar alrededor del planeta, a unos 5.000 kilómetros sobre las nubes.

pia20701

La misión fue lanzada en un cohete Atlas V551 desde Florida el 5 de agosto de 2011. La nave tiene un peso de 3.625 kilogramos y un diámetro de 3,5 metros (sin contar los paneles solares). Por delante tendrá varios años durante los cuales intentará descubrir la formación y evolución del gigantesco planeta. Esta previsto que la misión dure hasta febrero de 2018. Sin duda alguna, al igual que ya hemos hecho con Cassini, New Horizons, Dawn, Curiosity o MESSENGER, esperamos poder daros a conocer multitud de noticias e imágenes enviadas por Juno.

Puedes seguir entrevistas e información en directo a través del canal de TV de la NASA en Youtube:

A continuación os compartimos varios enlaces donde encontraréis información muy interesante sobre Juno:

Juno Press Kit [pdf]

Página de la misión. NASA

NASA’s eyes. JPL

– La nave ‘Juno’ parte hacia Júpiter

 

insight_marte

InSight. Crédito: NASA

La NASA ha anunciado la nueva fecha para el lanzamiento de la misión InSight (recordemos que se decidió atrasarla en diciembre. Ver artículo “Última hora: La NASA cancela el lanzamiento de la misión InSight de marzo de 2016“). Será el próximo 5 de mayo, con lo que llegará a Marte el 26 de noviembre de 2018. El anunció fue realizado el pasado 9 de marzo, y se puede consultar en el siguiente artículo de la NASA: “NASA Targets May 2018 Launch of Mars InSight Mission“.

El objetivo de InSight será proporcionar información lo más detallada posible de la estructura en capas (núcleo, manto y corteza) del planeta rojo, y de este modo, ayudar a comprender mejor la formación y desarrollo del propio planeta y de los planeta de tipo terrestre. La misión tiene previsto una vida de 720 días y estará equipada con gran cantidad de instrumental de investigación geológica.

Entre los más destacados se encuentra el instrumento SEIS, cuya función será medir las ondas sísmicas procedentes de terremotos marcianos e incluso colisiones de meteoritos en la superficie. Otro instrumento clave en la misión será el denominado Heat Flow and Physical Properties Package, que medirá el calor que desde el interior alcanza la superficie planetaria. Para ello penetrará con sus sensores entre 3 y 5 metros bajo la superficie. Además irá equipada de un sensor para viento y temperatura construido por el Centro de Astrobiología (España), un sensor de presión, un magnetómetro y otros instrumentos.

También te recomiendo el artículo “InSight has a new launch date: May 5, 2018” de Emily Lakdawalla en The Planetary Society para ampliar información.

 

asteroid20160225

Asteroide 2013 TX68. Crédito: NASA

Los primeros cálculos apuntaban a que el pequeño asteroide 2013 TX68 pasaría el próximo 5 de marzo a una distancia de tan sólo 18.000 kilómetros de nuestro planeta. Sin embargo nuevos cálculos realizados de la trayectoria del cuerpo apuntan a que la máxima aproximación no ocurrirá hasta el día 8 de marzo, y en esta ocasión a una enorme distancia: 4.500.000 kilómetros (unas 0,03 UAs).

El asteroide 2013 TX68 es un pequeño cuerpo de 30 kilómetros de diámetro de la familia de los Apolos. Fue descubierto el 6 de octubre de 2013 por el Catalina Sky Survey y no supone ninguna amenaza. Incluso en futuros pasos, previstos para los años 2046 y 2097, la probabilidad será menor.

Se puede ampliar información en el artículo “Small Asteroid to Pass Close to Earth March 8” de la NASA (actualizado el 25 de febrero).

 

Tenemos disponible una nueva aplicación web de la NASA, llamada “Eyes on the Solar System” donde la NASA nos presenta las diferentes misiones espaciales en un mapa 3D del Sistema Solar. Podéis acceder en el siguiente enlace: http://solarsystem.nasa.gov/eyes/

 

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech

El rover Curiosity de la NASA, que está realizando el primer estudio detallado de dunas de arena extraterrestres, es aportando magníficas vistas de las inclinadas laderas de una duna, donde la arena que se desliza ha esculpido diferentes texturas.
Las escenas panorámicas están dominadas por la ladera inclinada de una duna denominada “Namib Dune”, y se puede ver online en los siguientes direcciones:
Los investigadores están usando el Curiosity para estudiar muestras de de la dunas conocidas como “Bagnold Dunes”, una banda de dunas de arena oscura en el flanco noroeste del Mt. Sharp, la montaña que está escalando el rover. 

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech

La campaña de investigación de dunas está diseñada para incrementar el conocimiento sobre como los vientos mueven y ordenan los granos de arena, en un entorno con menos gravedad y mucha menos atmósfera que los campos de dunas estudiados en la Tierra. Las dunas Bagnold son activas. Imágenes secuenciales tomadas desde órbita en el curso de diversos año muestran que estas dunas están migrando tanto como un metro por año terrestre.

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech

Curiosity no ha capturado directamente ningún deslizamiento de arena, pero las imágenes tomadas por el rover de la duna Namib muestran como tales deslizamientos han ocurrido recientemente. Estas dunas son probablemente más activas en el verano del hemisferio sur Marciano.

Las operaciones del rover estuvieron afectadas varios días en diciembre debido a un fallo en el movimiento del brazo, diagnosticado como un fallo de software de poca importancia. El brazo volvía a estar nuevamente operativo a plena capacidad el pasado 23 de diciembre.
Fuente de la noticia: “Rover Rounds Martian Dune to Get to the Other Side” de la NASA.
Crédito: Observatorio Arecibo/NASA/NSF

Como suele ocurrir, ante el paso por las proximidades de la Tierra de algún asteroide, algunos suelen insistir en causar alarma a pesar de no haber indicio alguno de peligro. Esto es lo que ocurre con el asteroide 163899, también catalogado como 2003 SD220 (aunque si es un NEO y está clasificado como PHA -potencialmente peligroso-).
Este asteroide, con un tamaño de 0,8 a 2 kilómetros, pasará a una distancia de más de 11 millones de kilómetros de nuestro planeta el próximo 24 de diciembre. Esta distancia es 28,4 veces mayor que la distancia que nos separa de la Luna. 
El asteroide fue descubierto 29 de septiembre de 2003 en el survey LONEOS en Anderson Mesa. La NASA tiene previsto continuar realizando observaciones del mismo con sus radiotelescopios. Se puede ampliar información sobre este cuerpo en el documento “163899 (2003 SD220)” del JPL.

Tal y como comentamos hará una semana en el artículo “Guía del asteroide 2015 TB145“, el asteroide 2015 TB145 (mejor conocido como el Asteroide de Halloween por la fecha de su máxima aproximación), de 400 metros, pasaría a 486.000 kilómetros de nuestro planeta y sería observable en el momento de máxima aproximación con una magnitud +10. Como no la NASA no perdió la ocasión para observarlo mediante radiotelescopio.
En la animación que encabeza la noticia podéis ver este asteroide, tomadas en 31 de octubre pasado. Con estas observaciones han podido determinar que tiene forma casi esférica y han logrado estimar mejor su diámetro, pasando de 400 a 600 metros. 
Se puede ampliar información en el artículo “Radar Images Provide New Details on Halloween Asteroid” de la NASA.

Concepción artística de una tormenta solar golpeando Marte y arrancando iones de la atmósfera superior planetaria. Crédito: NASA/GSFC
La misión Mars Atmosphere and Volatile Evolution (MAVEN) de la NASA ha identificado el proceso que parece jugar un papel clave en la transición del clima marciano de un entorno primitivo templado y húmedo, con capacidad para permitir vida en la superficie, al actual, frío y árido.
Los datos de MAVEN han permitido a los investigadores determinar la tasa a la cual la atmósfera marciana está actualmente perdiendo gas al espacio debido al viento solar. El hallazgo revela que la erosión de la atmósfera de Marte se incrementa notablemente durante las tormentas solares. Los resultados científicos de la misión han sido publicados hoy 5 de noviembre en Science and Geophysical Research Letters.

Según John Grunsfeld, astronauta y administrador asociado de la NASA, “Marte parece haber tenido una gruesa atmosfera lo suficientemente cálida para permitir el agua líquida, ingrediente clave para la vida tal y como la conocemos. Comprender que paso en la atmósfera de Marte nos ayudará en la comprensión de la dinámica y evolución de cualquier atmósfera planetaria. Es importante comprender que causó los cambios a un ambiente del planeta capaz de permitir la existencia de microbios a un ambiente que no lo permite”.


Las medidas de MAVEN indican que el viento solar arranca gas a una tasa próxima a 100 gramos cada segundo. Según Bruce Jakosky, investigador principal de la misión MAVEN en la Universidad de Colorado, “Aunque aproximadamente como unas pocas monedas cada día, la perdida a lo largo de tiempo es importante. Hemos visto que la erosión de la atmósfera se incrementa significativamente durante las tormentas solares, por lo que pensamos que la tasa de pérdida fue mayor hace miles de millones de años cuando el Sol era más joven y activo”.
Además, una serie de dramáticas tormentas solares golpearon la atmósfera de Marte en marzo de 2015, y MAVEN encontró que la pérdida se aceleró. La combinación de mayores tasas de pérdida y el incremento de tormentas solares en el pasado sugieren que la perdida de atmósfera al espacio fue un proceso importante en el cambio del clima marciano.
El viento solar es un chorro de partículas, principalmente protones y electrones, viajando de la atmósfera solar a velocidades de más de un millón de kilómetros por hora. El campo magnético que porta el viento solar a medida que fluye alrededor de Marte puede generar un campo eléctrico. Este campo eléctrico acelera eléctricamente los átomos de gas cargados en la atmósfera superior de Marte, llamados iones, y los ‘dispara’ al espacio.
MAVEN ha estado examinando como el viento solar y la luz ultravioleta arranca gas de la atmósfera superior de Marte. Los nuevos resultados indican que la pérdida es experimentada en tres diferentes regiones del planeta rojo: bajo la “cola”, donde el viento solar fluye más allá de Marte, sobre los polos marcianos en un “pluma polar”, y desde una nube de gas extendida alrededor de Marte. El equipo científico ha determinado que al menos el 75% de los iones que escapan proceden de la región de la cola, y cerca del 25% de la región de la pluma, con una contribución menor de la nube que se extiende alrededor del planeta.
Antiguas regiones de Marte tienen signos de abundante agua -detalles tales como valles creados por ríos y depósitos minerales que únicamente se pueden formar en presencia de agua líquida-. Estos detalles ha llevado a pensar a los científicos que hace miles de millones de años, la atmósfera de Marte fue mucho más densa y cálida, lo suficiente como para formarse ríos, lagos y quizás incluso océanos de agua líquida.
Recientemente, investigadores usando el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA observaron la aparición estacional de sales hidratadas. Sin embargo la atmósfera marciana es muy fría y delgada para permitir largos periodos de duración de agua en estado líquido en la superficie.
Según Joe Grebowsky, científico del proyecto MAVEN, “El viento solar es un mecanismo importante para la pérdida de atmósfera, y fue lo suficientemente importante dentro del cambio del clima de Marte. MAVEN también está estudiando otros procesos generadores de pérdidas -tales como pérdidas debido a impacto de iones o escape de átomos de hidrógeno- y estos únicamente incrementarán la importancia de la pérdida atmosférica”.
Fuente de la noticia: NASA/MAVEN

Crédito: NASA/JHUAPL/SwRI/Alex Parker

Tras el exitoso sobrevuelo del pasado 14 de julio del planeta enano Plutón por New Horizons (NASA), la sonda tomará en breve rumbo a un nuevo y enigmático cuerpo. Su nombre es 2014 MU69 y es un pequeño mundo perteneciente al Cinturón de Kuiper, una región de la que apenas conocemos su estructura y origen. Este pequeño KBO (Kuiper Belt Object) tiene un diámetro estimado de unos 45 kilómetros (lo que podría ser entre el 0,5% y 1% del diámetro de Plutón). 
Descubierto el 26 de junio de 2014, su órbita tiene un perihelio situado a 42 UA (una unidad astronómica equivale a la distancia media entre la Tierra y el Sol, unos 150 millones de kilómetros), un semieje mayor de 44 UA y una excentricidad de 0,0448. Si alguien intentase observarlo con su telescopio, lo tendría realmente difícil. En estos momentos su magnitud visual aparente es la +25,6.

Para llegar hasta PT1, apodo que ha recibido 2014 MU69 (por ‘Potencial Target 1‘), los miembros de control de la misión comenzarán entre finales de octubre y principios de noviembre a realizar correcciones en la trayectoria de New Horizons. Dada la alta velocidad a la que viaja la sonda, cualquier retraso en dichas operaciones podría ser fatal cara a lograr alcanzar el nuevo objetivo, con un incremento notable en el consumo de su combustible remanente.
Si todo va según lo previsto New Horizons podría realizar el sobrevuelo de 2014 MU69 para el 1 de enero de 2019. Este sobrevuelo nos permitiría estudiar un cuerpo que se cree que ha permanecido inalterado desde la formación del Sistema Solar, hace 4.500 millones de años.

Crédito: NASA/JHUAPL

Se puede ampliar información en los artículo “NASA’s New Horizons Team Selects Potential Kuiper Belt Flyby Target” de la NASA y “JPL Small-Body Database Browser (2014 MU69)” del JPL.