Casualidad, en una de las imágenes que se tomaron de la Nebulosa del Cangrejo (M1, Tauro) cara a un posterior apilado el pasado 24 de febrero desde la Parrilla (Valladolid), ha aparecido un meteoro dentro del campo. Se puede ver en la parte inferior derecha de la fotografía superior. M1 aparece casi en el centro como una débil nebulosidad. Esta imagen ha tenido que ser descartada para el apilado, pero de por sí, ya merece ser tratada y no olvidada.

Fotografía tomada con un refractor 80/400 f/5, 20 segundos de exposición a 3200ISO.

 

 

Fotografía de la nebulosa de Orión (M42). Fue tomada el pasado 24 de febrero de 2017 desde La Parrilla (Valladolid) junto con Verónica Casanova empleando un telescopio 80/400 y una cámara Canon EOS500D. Se trata de un apilado de 28 imágenes a 3200ISO con un tiempo total de exposición de 812 segundos, y 5 darks.

Esta nebulosa difusa está situada a unos 1270 años luz en el sur del Cinturón de Orión.

En la observación del 24 de febrero, tras la fotografía de la Oriona (M42), Verónica Casanova y yo fuimos a por el Caballito. Sin embargo la exposición se quedó corta. Únicamente 28 exposiciones con un tiempo total de 812 segundos (80/400 f/5. 3200ISO).

Os mostramos dos imágenes. La primera es la completa, pero en blanco y negro para aumentar el contraste de la Nebulosa Cabeza de Caballo (Barnard 33). En la segunda una ampliación, a color, de la Nebulosa NGC2024.
Queda como tarea pendiente para la siguiente observación.

[…]

Crédito: VISTA

La nueva imagen tomada por el survey VISION (VIenna Survey In Orion) es un montaje de imágenes tomadas en el infrarrojo cercano por VISTA en el Observatorio Paranal (Chile) de ESO. Cubre toda la nube molecular Orión A, una de las nubes moleculares gigantes del complejo de nubes moleculares de Orión (OMC). Orión A se extiende unos 8 grados al sur de conocida espada de Orión.

VISTA ofrece un gran campo para tomar imágenes y detectores de infrarrojo muy sensibles, características que lo convierten en un sistema ideal para obtener las imágenes en infrarrojo de alta calidad requeridas. El Survey VISION ha resultado en un catálogo que contiene unas 800.000 estrellas, objetos estelares jóvenes y galaxias distantes. Esto representa el más profundo y de mayor cobertura que se ha logrado hasta ahora para esta región.

VISTA puede detectar radiación que el ojo humano no puede ver, permitiendo a los astrónomos identificar muchos objetos que de otra manera no serían visibles. Las estrellas muy jóvenes no pueden ser observadas en luz visible, pero son observables en longitudes de onda del infrarrojo, donde el polvo que las envuelve es más transparente.

[…]

20160412_2230_m42_detalle_inv

M42

Continuando con la serie de post sobre dibujo astronómico, os compartimos ahora algunos sobre objetos de cielo profundo.

[…]

08_denebvega_20130810_27mm_32x10s_3200iso

 

Continuando con las fotografías que Verónica Casanova y yo sacamos el 10 de agosto de 2013, os compartimos una nueva tanda de 3 fotografías tomadas con la Canon EOS500D, centradas en la región del Cisne/Deneb. Todas están tomadas a 3200ISO y focal de 27 mm. Sus tiempos de exposición varían de los 100 segundos hasta los 320 segundos.

Al final, incluimos una ampliación de la zona de Deneb donde es posible apreciar la nebulosa Norteamérica (NGC7000), situada la izquierda de la imagen.

[…]

resultado_obs_20161028_parrilla

Aquí os mostramos en una única imagen los resultados finales obtenidos de la observación realizada el 28 de octubre de 2016 desde La Parrilla (Valladolid). Una magnífica noche y muy contento con los resultado. Pero sobre todo muchas cosas aprendidas cara a la siguiente salida y un muy buen rato con mis compañer@s de la Sociedad Astronómica Syrma de Valladolid.

 

13_m42_21x15s_1600iso_20161028

Una nueva fotografía procesada de la observación del 28 de octubre desde la Parrilla (Valladolid). En este caso se trata de la nebulosa de Orión M42. Esta nebulosa difusa está situada a unos 1270 años luz en el sur del Cinturón de Orión. La imagen es un apilado de 21 imágenes de 15 segundos cada una de ellas, y 5 darks, tomadas a 1600ISO.

Se nota de manera significativa la proximidad de la nebulosa al horizonte en el momento de las tomas, forzando a exposiciones más cortas y menor ISO. Pero no es problema, ‘winter is coming’….

In this huge image of part of the southern constellation of Norma (The Carpenter’s Square) wisps of crimson gas are illuminated by rare, massive stars that have only recently ignited and are still buried deep in thick dust clouds. These scorching-hot, very young stars are only fleeting characters on the cosmic stage and their origins remain mysterious. The vast nebula where these giants were born, known as RCW 106, is captured here in fine detail by ESO’s VLT Survey Telescope (VST), at the Paranal Observatory in Chile. The brightest part appears just above the centre of the image. Many other interesting objects are also captured in this wide-field image. For example the filaments to the right of the image are the remnants of an ancient supernova (SNR G332.4-00.4, also known as RCW 103), and the glowing red filaments at the lower left surround an unusual and very hot star (RCW 104, surrounding the Wolf–Rayet star  WR 75). Patches of dark obscuring dust are also visible across the entire cosmic landscape.

Crédito: ESO

RCW 106 es una nube desmadejada de gas y polvo situada a unos 12.000 años luz en la constelación de Norma. La región coge su nombre por la posición que ocupa en el catálogo de regiones HII en la zona sur de la Vía Láctea. Las regiones HII como RCW 106 son nubes de hidrógeno gaseoso que están siendo ionizadas por la intensa radiación de estrellas jóvenes y calientes, causando que se extiendan y adoptando extrañas y maravillosas formas.

RCW 106 es la nube roja en la zona centro superior de la imagen, aunque gran parte de su enorme región HII está oculta por polvo y es mucho más extensa de lo que aparece en longitudes de onda del visible. Muchos otros objetos son también visibles en esta imagen de gran campo del VST. Por ejemplo, los filamentos de la derecha son remanentes de una antigua supernova, y los filamentos rojos en la parte inferior izquierda rodean una estrella inusual y muy caliente. Parches de polvo oscuro cubren también partes de la imagen.

Los astrónomos han estado estudiando RCW 106 durante algún tiempo, aunque no es el crisol de nubes lo que ha llamado su atención. Quieren estudiar el misterioso origen de las masivas y poderosas estrellas situadas allí. Aunque son muy brillantes, estas estrellas no pueden ser vistas en imágenes en el visible como esta dado que el polvo circundante es muy grueso, pero pueden ser vistas claramente en imágenes de la región tomadas a mayores longitudes de onda.

Para estrellas con menos masa como el Sol el proceso que las lleva a la vida es comprendido bastante bien -nubes de gas se juntan unas contra otras bajo el efecto gravitatorio, la densidad y temperatura aumenta, y la fusión nuclear comienza-. Pero para las estrellas más masivas como las existentes en regiones como RCW 106 esta explicación no parece del todo adecuada. Estas estrellas -conocidas por los astrónomos como estrellas de tipo O- pueden tener una masa varias docenas mayores que la del Sol y no está claro como logran juntar el suficiente gas para formarse.

Las estrellas de tipo O probablemente se forman de las partes más densas de las nubes nebulares como RCW 106 y son notablemente difíciles de estudiar. Además del oscurecimiento debido al polvo, otro reto es la brevedad de las vidas de este tipo de estrellas. Queman su combustible nuclear en poco millones de años, mientras que las estrellas más ligeras tienen vidas que pueden extenderse varias decenas de miles de millones de años. La dificultad para la formación de estrellas de esta mas, y lo brevedad de sus vidas, implica que son muy raras -únicamente una de cada tres millones de estrellas de nuestro vecindario cósmico es una estrella de tipo O-. Ninguna de ellas está lo suficientemente cerca como para una investigación detallada y por ello la formación de estos gigantes estelares continúa siendo un misterio.

Fuente de la noticia: “The Realm of Buried Giants” de ESO.

 

Crédito: ESA/Herschel/PACS/SPIRE/HOBYS Key Programme consortium

Fuertes flashes de luz cruzan a través de las delicadas estructuras de gas en esta nueva imagen, tomada por el Telescopio Espacial Herschel de la ESA, la cual muestra el dramático corazón de una densa y extensa nube cósmica conocida como Mon R2. Esta nube está a unos 2.700 años luz de distancias y está poblada por estrellas muy calientes de reciente formación.
Dentro de la región brillante central existen varias “burbujas” calientes de hidrógeno ionizado, asociado con el nacimiento de estrellas situadas cerca. Aquí, el gas que se ha calentado a una temperatura de 10.000 ºC se expande rápidamente hacia afuera, inflando y expandiendo las burbujas. Herschel ha explorado las burbujas de Mon R2, encontrando que ha crecido a lo largo de un tiempo comprendido entre 100.000 y 350.000 años.

Este proceso forma las cavidades similares a burbujas que se ven en la extensa nube Mon R2. Son conocidas como regiones HII y Mon R2 contiene al menos cuatro, repartidas por la zona central brillante de color blanco azulado -una situada muy en el centro, otra un poco encima del centro, otra arriba a la izquierda y la cuarta abajo a la derecha-.
Cada una está asociada con una diferente estrella luminosa y caliente de tipo B. Estas estrellas pueden tener varias veces la masa del Sol y generalmente presentan una tonalidad azul debido a sus altas temperaturas.
Los astrónomos han encontrado que las burbujas calientes de Mon R2 están envueltas por vastas nubes de gas frío y denso situado en los filamentos que se ven a lo largo de la imagen. En contraste con el gas de las burbujas calientes, estas nubes pueden estar a temperaturas tan bajas como -260 ºC, un poco por encima del cero absoluto.
Este cúmulo de regiones HII ha sido estudiado por Pierre Didelon y otros investigadores como parte del programa de estudio de objetos estelares jóvenes de tipo OB (también conocidos como HOBYS) del Telescopio Espacial Herschel. Esta imagen combina diversas observaciones con Herschel obtenidas con las cámaras PACS y SPIRE, y han sido procesadas para resaltar el complejos de filamentos de la nube.
Fuente de la noticia: ESA