img_9577

Segunda galería fotográfica dedicada al Observatorio astronómico de Izaña.

[…]

dsc_0276

Seguimos nuestra ruta por Tenerife. Primera galería dedicada al Observatorio astronómico de Izaña. Para ampliar información puedes consultar el artículo “Visita al Observatorio del Teide (I)” de nuestra anterior visita.

[…]

1_2_m22

Crédito: NASA/JPL-Caltech

Otro interés científico en el uso de CHIMERA son los asteroides cercanos a la Tierra, los cuales pueden ser detectados por el instrumento incluso si únicamente tienen un tamaño de 10 metros. Mike Shao, del JPL y líder del grupo para búsqueda de asteroides cercanos a la Tierra en CHIMERA, predice que usando CHIMERA en el telescopio Hale en Palomar, pueden localizar varios de estos asteroides por cada noche de observación con el telescopio.

Objetos pulsantes como sistemas estelares binarios, estrellas enanas blancas pulsantes o enanas marrones también pueden ser observados con CHIMERA.

Para Gregg Hallinan “Lo que hace a CHIMERA único es la imagen multicolor a alta velocidad y gran campo, y que puede ser usado en una amplia variedad de propósitos científicos. Es el instrumentos más sensible de esta clase”.

CHIMERA usa detectores llamados electron multiplying charged-coupled devices (EMCCDs), que lo convierten en un sistema extremadamente sensible y de bajo ruido. Uno de los EMCCDs capta luz cerca del infrarrojo cercano, mientras que otro lo hace en longitudes de onda azul o verde, y la combinación permite un robusto sistema de búsqueda de perturbaciones en la luz estelar. Los detectores son capaces de funcionar a -100 grados Celsius para evitar ruido al fotografiar objetos.

Como aclaró Leon Harding “No solamente podemos fotografiar un amplio campo, también podemos fotografiar objetos que rotan cientos de cientos de veces por segundo”.

Uno de estos objetos que el equipo de CHIMERA usó para probar el instrumento fue el púlsar de la Nebulosa del Cangrejo, en Tauro. Este púlsar es el resultado final de una estrella cuya masa colapso al final de su vida. Su masa es como la del Sol, pero gira sobre su eje 32 veces por segundo. El instrumento enfocó el púlsar en una exposición de 300 segundos para crear una imagen en color.

Remarcando la versatilidad de CHIMERA, el instrumento también fotografió el cúmulo globular M22, situado en la constelación de Sagitario, hacia el centro de nuestra galaxia. Una sola imagen de 25 milisegundos capturó más de 1.000 estrellas. El equipo observará M22, y otros campos como este, durante 50 noches a lo largo de 3 años, para buscar indicios de objetos del Cinturón de Kuiper.

Fuente del artículo: “Versatile Instrument to Scout for Kuiper Belt Objects” de NASA.

1_1_pia20347_main

Crédito: NASA/JPL-Caltech

En el Observatorio Palomar cerca de San Diego, los astrónomos están ocupados dando retoques a un instrumento de alta tecnología que podría descubrir una gran variedad tanto de objetos lejanos como cercanos a la Tierra.

El sistema Caltech HIgh-speed Multi-color camERA (CHIMERA) está buscando objetos en el Cinturón de Kuiper, la banda de cuerpos helados más allá de la órbita de Neptuno y que incluye a Plutón. También puede detectar asteroides cercanos a la Tierra (NEA, near-Earth asteroids) y formas exóticas de estrellas. Los científicos del Jet Propulsion Laboratory (NASA) y del California Institute of Technology, ambos en Pasadena, están colaborando en este instrumento.

Según Gregg Hallinan, investigador principal del instrumento CHIMERA, “El Cinturón de Kuiper es un remanente limpio de la formación de nuestro Sistema Solar. Estudiándolo podemos aprender mucho sobre cómo se formó nuestro sistema Solar y cómo está continuamente evolucionando”.

La cámara de gran campo del sistema permite a los científicos monitorizar cientos de estrellas simultáneamente para ver si un objeto del Cinturón de Kuiper pasa por delante de ellas. Tal objeto podría reducir el brillo de la estrella en tan solo una décima parte durante un segundo a medida que pasar por delante, por lo que la cámara tiene que ser rápida para poder registrarlo.

Para Leon Harding, científico del instrumento CHIMERA, “Cada una de las cámaras de CHIMERA puede tomar 40 imágenes por segundo, permitiéndonos medir un patrón de difracción característico en las longitudes de onda de la luz en las cuales son sensibles. Esta técnica de fotografía de alta velocidad nos permitirá encontrar nuevos objetos del Cinturón de Kuiper más pequeños que cualquier otro estudio realizado por observatorios terrestres hasta la fecha”.

El equipo de Gregg Hallinan en Caltech y JPL para el instrumento CHIMERA han publicado esta semana en el Monthly Notices of the Royal Astronomical Society un paper en el que describen el instrumento.

Los astrónomos están particularmente interesados en encontrar objetos del Cinturón de Kuiper menores de 1 kilómetro de diámetro. Debido a que pocos de dichos objetos ha sido encontrados, los científicos quieren ver como de comunes son, de que están hechos y como colisionan con otros objetos. Los astrónomos de CHIMERA estiman que en las 100 primeras horas de datos de CHIMERA, pueden encontrar docenas de estos pequeños y distantes objetos.

Fuente del artículo: “Versatile Instrument to Scout for Kuiper Belt Objects” de NASA.

 

[This post participates in Carnival of Space #449, at Brown Spaceman:
CHIMERA is a new instrument which could help astronomers to discover small KBOs (Kuiper Belt Objetcs) and NEAs asteroids]

GRAVITY descubre una nueva estrella doble en el cúmulo del Trapecio de Orión. Crédito: ESO

Mirar con detalle los agujeros negros es la principal misión del instrumento recién instalado GRAVITY en Very Large Telescope (Paranal, Chile, ESO). Durante sus primeras observaciones, GRAVITY ha combinado con éxito la luz de las estrellas de los cuatro telescopios auxiliares. Esto ha sido gracias al gran equipo de astrónomos e ingenieros Europeos, liderado por el Max Planck Institute for Extraterrestrial Physics (Garching, Alemania), que han diseñado y construido el instrumento. Durante estas pruebas iniciales, el instrumento ha demostrado su capacidad. Se trata del más potente instrumento interferométrico instalado hasta ahora en el VLT.
El instrumento GRAVITY combina la luz de múltiples telescopios para formar un telescopio virtual de más de 200 metros de diámetro, usando una técnica denominada interferometría. Esta técnica permite a los astrónomos detectar detalles más finos en los objetos celestes de los detectables con un telescopio individual.

Desde el verano de 2015, un equipo internacional de astrónomos e ingenieros liderados por Frank Eisenhauer (MPE, Garching, Alemania) ha estado instalando el instrumento en túneles especialmente adaptados debajo del Very Large Telescope. Esta es la primera etapa. Ahora ha sido alcanzado un importante hito: por primera vez, el instrumento ha combinado con éxito luz de las estrellas de los cuatros telescopios auxiliares del VLT.
Según Frank Eisenhauer, “Durante esta primera luz, y por primera en el a historia de la interferometría óptica de base larga, GRAVITY ha podido hacer exposiciones de varios minutos, cientos de veces más largas que lo previamente posible. GRAVITY permitirá la interferometría óptica de objetos mucho más débiles, y aumentará la sensibilidad y precisión de resolución angular a nuevos límites, más allá de lo que actualmente es posible”.
Como parte de las primeras observaciones el equipo ha observado con detalle las jóvenes y brillantes estrellas conocidas como cúmulo del Trapecio, situado en el corazón de la región de formación estelar de Orión. Los primeros datos han permitido realizar un pequeño descubrimiento: uno de los componentes del cúmulo resultó ser una estrella doble.
La clave de este éxito fue el lograr estabilizar el telescopio virtual el suficiente tiempo, usando la luz de una estrella de referencia. Lo que es más, los astrónomos también han logrado estabilizar la luz de los cuatro telescopios simultáneamente -algo no logrado anteriormente-.
GRAVITY puede medir las posiciones de objetos astronómicos en escalas menores y puede también espectroscopia interferométrica. Si hubiese construcciones en la Luna, GRAVITY sería capaz de observarlas. Su extremadamente alta resolución tiene muchas aplicaciones, pero el principal objetivo en el futuro será estudiar los entornos existentes alrededor de los agujeros negros.
En particular, GRAVITY sondeará qué ocurre en los campos gravitatorio extremadamente fuertes cercanos al horizonte de sucesos del agujero negro supermasivo existente en el centro de la Vía Láctea -lo que explica la elección del nombre del instrumento-. Esta es la región donde el comportamiento está dominado por la teoría general de la relatividad de Einstein. En suma, se comprenderá detalles sobre la acreción de materia y los chorros -procesos que ocurren alrededor tanto de estrellas que están naciendo como en agujeros negros-. También será una excelente forma de analizar los movimientos de estrellas binarias, exoplanetas y discos alrededor de estrella jóvenes, y captura de imágenes de las superficies estelares.
GRAVITY ha sido testeado con los cuatro telescopios auxiliares de 1,8 metros. Se espera realizar las primeras observaciones usando GRAVITY con los cuatro telescopios de 8 metros a finales de 2016. 
Fuente de la noticia: “First Light For Future Black Hole Probe” de ESO.

Crédito: ESO 

Un nuevo instrumento acoplado al Atacama Pathfinder Experiment (APEX), a 5.000 metros sobre el nivel del mar en los Andes Chilenos, está abriendo una ventana al Universo previamente inexplorado. El Swedish–ESO PI receiver for APEX (SEPIA) detectará las débiles señales de agua y otras moléculas en la Vía Láctea, otras galaxias cercanas y el universo temprano.
Instalado en el APEX a comienzos de 2015, SEPIA es sensible a longitudes de onda entre 1,4 y 1,9 milímetros. Las condiciones excepcionales para la observación en el extremadamente seco Chajnantor Plateau (norte de Chile) permitirán, a pesar de ser dichas longitudes de onda bloqueadas en la mayor parte de nuestro planeta por el vapor de agua atmosférico, detectar las débiles señales procedentes del espacio.

Esta región del espectro es de gran interés para la astronomía pues permite detectar el agua en el espacio. El agua es un importante indicador de muchos procesos astrofísicos, incluyendo la formación de estrella, y se cree que juega un papel crucial en el origen de la vida. Estudiando el agua del espacio -en nubes moleculares, en regiones de formación estelar e incluso en cometas del Sistema Solar- se espera aportar evidencias importantes del papel del agua en la Vía Láctea y en la historia de la Tierra. La sensibilidad de SEPIA también será una potente herramienta para detectar monóxido de carbono y carbono ionizado en las galaxias del universo temprano.
El nuevo receptor SEPIA ha sido usado para hace pruebas de observaciones astronómicas en el APEX durante 2015. Receptores idénticos están siendo instalados en las antenas de ALMA. Los resultados del nuevo detector instalado en el APEX muestran que trabaja correctamente. Con esta comprobación, SEPIA comienza a estar disponible para una comunidad científica más amplia. Ahora la comunidad científica puede proponer observaciones.
Para John Conway, director del Onsala Space Observatory (Chalmers University of Technology, Suecia), “Las primeras medidas con SEPIA acoplado al APEX muestra que realmente hemos abierto una nueva ventana, incluyendo la observación de agua en el espacio interestelar”.
Debido a que los cielos oscuros son esenciales para observar objetos débiles en luz visible, una atmósfera muy seca es necesaria para captar señales de agua en el Cosmos en longitudes de onda mayores. Pero las condiciones de sequedad no son el único requisito, los detectores necesitan estar refrigerados a muy baja temperatura (-269º C-) para trabajar. Avances tecnológicos recientes han permitido la creación estos detectores.
APEX, el cual es una colaboración entre el Max Planck Institute for Radio Astronomy (MPIfR), el Onsala Space Observatory (OSO) y el ESO, es el mayor telescopio de plato simple submilimétrico operando en el hemisferio sur y está basado en un prototipo de antena construida para el proyecto ALMA.
Fuente de la noticia: “First Observations from SEPIA” de ESO.

Credito: ESO

El pasado 27 de octubre de 2015, a las 22:40 horas GMT, el satélite Swift (NASA/ASI/UKSA) descubrió su GRB número 1.000 (Gamma-Ray Burst). Este notable evento fue seguidamente observado y caracterizado por los telescopios del ESO situados en el observatorio de la La Silla (Chile), los cuales mostraron que este GRB era un objeto especialmente interesante.
Las erupciones de rayos gamma son intensos flashes de radiación gamma que ocurren aleatoriamente a lo largo del Universo distante. Se cree que podrían estar causados por explosiones estelares extremadamente energéticas y quizás la señal procedente del nacimiento de un nuevo agujero negro.
Swift está dedicado a la búsqueda en el firmamento de estos misteriosos y fascinantes eventos y, después de más de 10 años de vigilancia, el satélite ahora ha descubierto su GRB número 1000. El GRB 151027B ocurrió en 27 de octubre, en la dirección de la constelación de Eridanus.

Los telescopios del ESO tienen una larga y exitosa tradición en la realización de observaciones de eventos GRB, y no han faltado en esta importante ocasión. El instrumento GROND (Gamma-Ray Burst Optical/Near-Infrared Detector) montado en el telescopio MPG/ESO de 2,2 metros en el observatorio de La Silla y el espectrógrafo X-shooter en el VLT (Very Large Telescope) en el observatorio de Paranal, comenzaron sus observaciones tan pronto como el GRB se hizo visible desde Chile (unas cinco horas después de ser detectado por primera vez).
Mediante la división de la débil y rápidamente decreciente luz procedente del GRB el espectrógrafo X-shooter es una de las herramientas más potentes que existen para analizar la naturaleza de estos cuerpos. Más de la mitad de todas las medidas de GRBs lejanos desde que X-shooter comenzó a funcionar han sido realizadas con este instrumento.
Las observaciones del ESO ha revelado que la explosión del GRB 151027B ocurrió cuando el Universo tenía una edad de 1.500 millones de años (cerca de un 10% de su edad actual) y su luz ha viajado durante 12.300 millones de años antes de llegar a la Tierra. Este resultado fue anunciado tres horas después de que los datos fueran tomados y ocho horas después de la primera detección por Swift del GRB. Un análisis más detallado también permitió a los astrónomos el determinar que la galaxia en la que el GRB 151027B ocurrió era inusualmente rica en elementos químicos pesados.
Estas intrigantes conclusiones sobre el GRB 151027B demuestran el éxito de la colaboración entre la misión Swift y los telescopios del ESO, la cual a permitido el seguimiento y observación de cientos de erupciones de rayos gamma. Los instrumentos X-shooter y GROND han estado observando sistemáticamente estos elusivos eventos desde el desierto de Atacama desde 2009 y 2007 respectivamente, aportando importantes datos sobre las explosiones más poderosas del Universo.
Crédito: LSST

Los sensibles sensores de la cámara que usará el Large Synoptic Survey Telescope (LSST), que está previsto que comience a operar en Chile para el año 2020, han superado satisfactoriamente el test de funcionamiento. Dicho test ha sido realizado por el Laboratorio Nacional en Brookhaven, del Departamento de Energía de EEUU. El LSST realizará un estudio sistemático de 10.000 millones de galaxias con el objetivo de profundizar en el estudio de la materia y energía oscura.
Para el test, los investigadores que lo realizaron buscaron defectos con un tamaño de micrómetros en los sensores, pixel por pixel. No hay que olvidar el enorme esfuerzo que se ha debido realizar a fin de garantizar la máxima calidad, pues la cámara compuesta de 200 sensores con una resolución de 3,2 gigapixels (200 veces mayor que la mayor parte de la cámaras fotográficas que se venden en el mercado)

Observatorio Lick. Crédito: en.wikipedia.org

Google ha realizado recientemente una donación de un millón de dólares al Observatorio Lick, situado en el monte Hamilton (al este de la ciudad de San José) y que es administrado por la Universidad de California. De este modo ayuda a afrontar el presupuesto necesario para mantener operativas las instalaciones, cuyo coste anual asciende a dos millones y medio de dólares. Esta cantidad se suma a otros 350.000 dólares donados para actualizar el espectrógrafo instalado en uno de sus telescopios (el telescopio de 3 metros).
El observatorio, inaugurado en 1888, consta de siete telescopios. Entre ellos destacar el telescopio Shane de 3 metros y el telescopio Nickel de un metro. Otros dos instrumentos destacados y cuya operativa está automatizada son el Katzman Automatic Imaging Telescope, destinado a estudios en cosmología y materia oscura mediante la observación de supernovas, y el Automated Planet Finder, para búsqueda de exoplanetas.
Se puede ampliar información en el artículo “Google gives Lick Observatory $1 million” de Phys.org.

 

Aunque la principal función del Observatorio Astronómico Nacional fuese la astronomía, también tenía un lugar destacado la geología. Aquí os presentamos una galería fotográfica dedicada a los instrumentos usados en sismología. Con este artículo finalizamos esta galería fotográfica. Esperamos que os haya gustado.