1_2_16_eyes-on-pluto

Impresión artística del sobrevuelo de New Horizons a Plutón. Crédito: NASA/JHUAPL/SwRI

Debido a que está tan lejos del Sol y su tamaño, los científicos pensaban que la gravedad de Plutón podría no ser lo suficientemente fuerte para retener los pesados iones en su atmósfera. Pero tal y como indica McComas “La gravedad de Plutón es claramente suficiente para mantener material relativamente confinado”.

Los investigadores fueron capaces de separar usando el instrumento SWAP los pesados iones de metano, el principal gas que escapa de la atmósfera de Plutón, de los ligeros iones de hidrógeno que proceden del Sol.

Otros importantes descubrimientos adicionales en Plutón:
– Como La Tierra, Plutón tiene una larga cola iónica, que se extiende al menos a una distancia de cerca de 100 veces el radio de Plutón (unos 118.700 kilómetros, cerca de tres veces la circunferencia de la Tierra), cargada de iones pesados de la atmósfera.
– La obstrucción de Plutón al viento solar es menor de lo pensado. El viento solar no es bloqueado hasta cerca de un par de radio de Plutón (unos 3.000 kilómetros).
– Plutón tiene una fina separación entre la cola de iones pesados y la envoltura de viento solar, que presenta un obstáculo para su flujo.

Heather Elliott, astrofísico en el SwRI y coautor del paper, indica que “Comparar la interacción del viento solar y Plutón, con la interacción con otros planetas y cuerpos es interesante debido a que las condiciones físicas son diferentes para cada uno, y los procesos físicos dominantes dependen de estas condiciones”.

Según McComas, estos descubrimientos aportan pistas estudiar los plasmas que se pueden encontrar en otras estrellas. “El rango de interacción con el viento solar es bastante diverso, y da algunas comparaciones que nos ayudan a comprender mejor las conexiones en nuestro Sistema Solar y más allá”.

Fuente del artículo: “Pluto’s Interaction with the Solar Wind is Unique, Study Finds” de NASA

 

1_1_global-mosaic-of-pluto-in-true-color

Plutón. Crédito: NASA/JHUAPL/SwRI

El comportamiento de Plutón es menos parecido a un cometa de lo esperado y más similar a un planeta como Marte o Venus, en la forma en que interactúa con el viento solar, un flujo continuo de partículas cargadas procedentes del Sol.

Esto es de acuerdo con el primer análisis de la interacción de Plutón con el viento solar, de la misión New Horizons de la NASA y publicado el pasado 4 de mayo en el Journal of Geophysical Research – Space Physics de la American Geophysical Union (AGU).

Usando datos del sobrevuelo de la New Horizons en julio de 2015 y tomados por el instrumento Solar Wind Around Pluto (SWAP), los científicos han observado por primera vez material procedente de la atmósfera de Plutón y han estudiado como interactúa con el viento solar, llevando nuevamente a otra sorpresa.

Según David J. McComas, profesor de Ciencias Astrofísicas en la Universidad de Princeton y vicepresidente del Laboratorio de Física del Plasma de Princeton, “Este es un tipo de interacción que nunca habíamos visto antes en nuestro Sistema Solar. El resultado en asombroso”. McComas es el autor líder del estudio y dirige el instrumento SWAP de New Horizons. También ha liderado el desarrollo de SWAP cuando estaba en el Southwest Research Institute (SwRI, San Antonio, Texas).

Los físicos de ciencias espaciales dicen que ahora tienen un tesoro de información sobre como la atmósfera de Plutón interactúa con el viento solar. El viento solar es el plasma que sale despedido del Sol al Sistema Solar a velocidades supersónicas de hasta 160 millones de kilómetros por hora, bañando planetas, asteroides, cometas y el espacio interplanetario con una “sopa” principalmente formada de protones y electrones.

Previamente, muchos investigadores pensaban que Plutón estaba caracterizado más como un cometa, el cual tenía una gran región de suave desaceleración del viento solar, a diferencia de como ocurre en planetas como Marte y Venus. Sin embargo, según indican los investigadores, Plutón es un híbrido.

Por tanto, Plutón continúa confundiéndonos. Según Alan Stern, investigador principal de New Horizons, “Estos resultados nos indican el poder de la exploración. Nuevamente tenemos un nuevo tipo de escenario y nos hemos encontrado descubriendo nuevos tipos de expresiones en la naturaleza”.

Fuente del artículo: “Pluto’s Interaction with the Solar Wind is Unique, Study Finds” de NASA

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

image1-_p1618aw

Imagen del descubrimiento. Créditos: NASA, ESA, and A. Parker and M. Buie (SwRI)

Encontrar a esta luna aumenta el paralelismo entre Plutón y Makemake. Ambos cuerpos son conocidos por su corteza de metano congelado. Tal y como se hizo con Plutón en su momento, un estudio adicional del satélite revelará la densidad de Makemake, lo que nos permitirá saber si el planeta enano tiene más similitudes con Plutón. “Este nuevo descubrimiento abre un nuevo capítulo en Planetología comparativa en el Sistema Solar exterior”, comentó Marc Buie, del Southwest Research Institute.

Los investigadores necesitarán más observaciones del telescopio espacial Hubble para realizar mediciones precisas y determinar así, si la órbita de la luna es circular o elíptica. Las estimaciones preliminares indican que si la luna se encuentra en una órbita circular, orbitaría en torno a Makemake en 12 días o más.

La determinación de la forma de la órbita de la luna ayudará a resolver el enigma de su origen. Un órbita circular ajustada significaría que MK 2 sea probablemente el producto de una colisión entre Makemake y otro objeto del Cinturón de Kuiper. Si la luna posee una órbita alargada y amplia, es probable que sea un objeto capturado. En cualquier caso, ambos escenarios es probable que se produjeran hace varios millones de años cuando el Sistema Solar era joven.

El descubrimiento puede haber resuelto un misterio acerca de Makemake. Estudios anteriores de infrarrojos del planeta enano revelaron que la superficie de Makemake es casi en su totalidad brillante y fría, sin embargo, aparecieron unas áreas más calientes que otras. Los astrónomos sugirieron que esta discrepancia podría deberse al calentamiento del Sol en ciertas manchas oscuras de la superficie de Makemake. Sin embargo, estas manchas oscuras provocarían una variación en el brillo del planeta enano a medida que girase, lo que no se ha observado. Estos datos infrarrojos no tenían la suficiente resolución para separar la luna del planeta enano, por lo que la superficie más caliente detectada previamente podría, en realidad, ser simplemente la superficie de MK 2.

Hay varias teorías que podrían explicar por qué la luna tendría una superficie oscura a diferencia del planeta enano brillante. Una idea es que a diferencia de los objetos grandes, como Makemake, MK 2 es lo suficientemente pequeño como para no poder sostener gravitatoriamente una corteza de hielo, que se sublima bajo la luz solar. Esto haría que la luna fuera muy similar a los cometas y otros objetos del Cinturón de Kuiper, muchos de los cuales están cubiertos por materiales oscuros.

Cuando Caronte fue descubierto en 1978, los astrónomos calcularon rápidamente la masa del sistema, dando una medida para Plutón muy inferior a la previamente estimada. Ahora podemos encontrarnos ante algo parecido con Makemake.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

makemakemoon100mile

Créditos: NASA, ESA, and A. Parker (Southwest Research Institute)

Asomándose a las afueras de nuestro Sistema Solar, el telescopio espacial Hubble de la NASA ha detectado una pequeña luna entorno a Makemake, el segundo planeta enano más brillante del Cinturón de Kuiper. Descubierto en 2005, Makemake lleva el nombre de una deidad de la creación de la Isla de Pascua.

La luna, designada provisionalmente como S / 2015 (136472) 1, y apodada MK 2, es más de 1.300 veces más débil que Makemake. MK 2 fue visto a una distancia de 13.000 millas del planeta enano, y su diámetro se estima en 100 millas de diámetro (Makemake tiene un diámetro de 870 millas).

El Cinturón de Kuiper es una basta reserva de los materiales sobrantes de la construcción de nuestro Sistema Solar que tuvo lugar hace 4,5 mil millones de años, siendo además el hogar de varios planetas enanos. En algunos de estos mundos ya se habían descubierto satélites, pero esta es la primera vez que se localiza un cuerpo orbitando en torno a Makemake.

Las observaciones se realizaron en abril de 2015. Varias búsquedas anteriores alrededor de Makemake dieron resultados negativos. “Nuestras estimaciones preliminares muestran que la órbita de la luna parece estar de canto, lo que significa que a menudo, cuando nos fijemos en el sistema no vamos a poder ver la luna ya que se desvanece en el resplandor de Makemake”, comentó Alex Parker, quien dirigió el análisis de las observaciones.

El descubrimiento de esta luna puede proporcionar información valiosa sobre el sistema del planeta enano. Mediante la medición de la órbita de la luna, los astrónomos pueden calcular la masa del sistema y obtener así, una perspectiva de su evolución. Además, también se refuerza la idea de que los planetas enanos tiene más satélites.

“Makemake es un objeto raro, por lo que encontrar un compañero es importante”, dijo Parker. “El descubrimiento de esta luna nos ha dado la oportunidad de estudiar a Makemake con mayor detalle de lo que jamás hubiéramos podido haberlo hecho si no tuviese este satélite”.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

CeK9NVcWEAE8hql

Cráter Occator en Ceres. Crédito: NASA/Dawn

Se están publicando nuevas imágenes tomadas por la misión Dawn del planeta enano Ceres. Realmente espectaculares. Aquí os compartimos dos de ellas, para ir abriendo boca, del cráter Occator. Simplemente espectaculares. La primera una ampliación del centro del cráter y a color, y la segunda el cráter completo. Más adelante compartiremos más imágenes.

Occator es el misterioso cráter que contiene los famosos puntos brillantes de Ceres. Su diámetro es de 90 kilómetros y una profundidad de 4 kilómetros. Occator es el nombre de una deidad Romana de la agricultura.

CeK7FeHUsAIJgsF

Cráter Occator en Ceres. Crédito: NASA/Dawn

This artist’s impression is based on a detailed map of the surface compiled from images taken from NASA’s Dawn spacecraft in orbit around the dwarf planet Ceres. It shows the very bright patches of material in the crater Occator and elsewhere. New observations using the HARPS spectrograph on the ESO 3.6-metre telescope at La Silla in Chile have revealed unexpected daily changes on these spots, suggesting that they change under the influence of sunlight as Ceres rotates.  

Esta imagen se basa en un mapa detallado de la superficie, construido a partir de imágenes tomadas por la nave espacial Dawn de la NASA, en órbita alrededor del planeta enano CERES. Muestra los puntos muy brillantes de material que hay en el cráter Occator y en otros lugares. Crédito:ESO/L.Calçada/NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA/Steve Albers/N. Risinger (skysurvey.org)

PIA20132-Ceres-DwarfPlanet-Dawn-3rdMapOrbit-HAMO-image69-20151018-crop

Cráter Occator fotografiado por Dawn. Crédito: NASA

Gracias al espectrógrafo HARPS, instalado en el Observatorio La Silla (Chile), se han realizado una serie de observaciones que han revelado cambios inesperados en los puntos brillantes del planeta enano Ceres.

Desde nuestro planeta, Ceres se aprecia sólo como un pequeño punto de luz en un fondo de estrellas. Pero si analizamos cuidadosamente esta luz se puede apreciar variaciones debidas a la rotación del planeta enano, a los puntos brillantes y a otras causas. Con estos datos en la mano, los científicos han concluido que el material de los puntos es volátil y se evapora al cálido resplandor de la luz solar.

Ceres es el cuerpo de mayor tamaño del Cinturón de Asteroides situado entre Marte y Júpiter, siendo el único objeto de esta zona clasificado como planeta enano. La sonda Dawn lleva más de un año orbitando en torno a él trazando mapas muy detallados de su superficie. Una de las mayores sorpresa encontradas fue la existencia de puntos muy brillantes que reflejaban muchísima más luz que su entorno, más oscuro. El punto de luz más importante se encuentra en el interior del cráter Occator y sugiere que Ceres puede ser un mundo mucho más activo que la mayoría de los asteroides vecinos.

Ahora, las nuevas observaciones con HARPS han detectado inesperadas variaciones en la luz de Ceres que sugieren que el material de los puntos brillantes es volátil y se evapora con la luz del Sol.

El autor principal del nuevo estudio, Paolo Molaro, del INAF-Observatorio Astronómico de Trieste, comenta: “tan pronto como Dawn reveló la existencia de los puntos brillantes en Ceres, pensé en los posibles efectos mensurables desde la Tierra. A medida que Ceres rota, los puntos se acercan a la Tierra, y luego retroceden de nuevo, lo cual afecta al espectro de la luz del Sol reflejada que llega a nuestro planeta”.

Ceres tarda nueve horas en dar un giro completo, y los cálculos han demostrado que los efectos debidos al movimiento de los puntos brillantes al acercarse y alejarse de la Tierra debido a esta rotación serían muy pequeños, del orden de 20 kilómetros por hora. Pero este movimiento es lo suficientemente grande como para ser medible mediante el efecto Doppler con instrumentos de alta precisión como HARPS.

El equipo estudió Ceres con HARPS durante algo más de dos noches en julio y agosto de 2015. “El resultado fue inesperado”, comenta Antonino Lanza, del INAF-Observatorio Astrofísico de Catania y coautor del estudio. “Encontramos los cambios previstos en el espectro por la rotación de Ceres, pero con otras variaciones considerables de una noche a otra”.

Los científicos concluyeron que los cambios observados podrían deberse a la presencia de sustancias volátiles que se evaporan bajo la acción de la radiación solar. Cuando las manchas del interior del cráter Occator están en el lado iluminado por el Sol, se forman penachos que reflejan la luz solar de forma muy eficaz. Estos penachos se evaporan rápidamente, pierden reflectancia y producen los cambios observados. Este efecto, sin embargo, cambia de noche a noche, dando lugar a patrones aleatorios adicionales a corto y largo plazo.

Si esta interpretación se confirma, Ceres podría ser muy diferente de Vesta y los demás asteroides del cinturón principal. A pesar de estar relativamente aislado, parece tener actividad interna. Se sabe que Ceres es rico en agua, pero no está claro si esto está relacionado con los puntos brillantes. También se desconoce la fuente de energía que genera esta filtración continua de material de la superficie.

Dawn continúa estudiando Ceres y el comportamiento de sus misteriosos puntos brillantes. Tras el final de la misión espacial, HARPS y otros instrumentos podrán seguir investigando desde la Tierra.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

 

16 Mar / 2016

Monte Ahuna en Ceres

CdBzN4sWAAAnfGt

Monte Ahuna en Ceres. Crédito: NASA/Dawn

Diversas misiones nos están dejando continuamente hermosas imágenes de remotos mundos del Sistema Solar. En esta ocasión os compartimos una imagen tomada por la misión Dawn, que ya lleva un año alrededor del planeta enano Ceres. La imagen corresponde al monte Ahuna y fue tomada desde una órbita a 385 kilómetros.

 

nh-northpolerotatedcontrast

Cañones helados en Plutón. Crédito: NASA

Y la misión New Horizons de la NASA aún continúa sorprendiéndonos con las imágenes del sobrevuelo del planeta enano Plutón. En esta ocasión podemos ver grandes cañones helados en el polo norte de Plutón, en una región conocida como Lowell Regio. El mayor de ellos, en amarillo en la imagen inferior, tiene 75 kilómetros de ancho y pasa muy cerca del polo norte.

Tanto a su izquierda como derecha se pueden ver otros dos cañones con un ancho menor. Aun así tienen un ancho de 10 kilómetros. Las zonas coloreadas en rojo [imagen inferior] corresponden a enormes fosas de 70 kilómetros de ancho y 4 kilómetros de profundidad.

nh-northpolerotatedcontrast_annotated

Imagen coloreada de los cañones helados en Plutón. Crédito: NASA

La imagen fue tomada el 14 de julio de 2015, 45 minutos antes de la máxima aproximación al cuerpo, desde una distancia de 33.900 kilómetros. La resolución es de 680 metros por pixel. Se puede ampliar información en el artículo “The Frozen Canyons of Pluto’s North Pole” de la NASA.

 

[This post participates in Carnival of Space #448, at Everyday Spacer:
New photographs taken by New Horizons reveals huge icy canyons in the north pole of Pluto]

PIA20390_modest

Cráter Sekhet en Ceres. Crédito: NASA

Esta fotografía del cráter Sekhet, en el planeta enano Ceres, fue tomada por la misión Dawn de la NASA el pasado 6 de enero de 2016. Este cráter tiene un diámetro de 41 kilómetros. La imagen está centrada en las coordenadas 67,3º sur y 251,5º este, y fue tomada desde una órbita a 388 kilómetros sobre la superficie, conocida como LAMO (Low Altitude Maping Orbit). La resolución de la imagen es de 36 metros por pixel.

Se puede ampliar información en el artículo “PIA20390: Dawn LAMO Image 36” de la NASA/JPL.

Cráter Kupalo. Crédito: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA 

Algunas características del planeta enano Ceres han despertado el interés de los científicos desde que en 2015 se comenzará a observar en detalle las imágenes de la misión Dawn de la NASA, la cual recientemente ha alcanzado su hasta ahora mínima altitud sobre Ceres.
Dawn tomó estas imágenes cerca de su altitud actual de 385 kilómetros sobre Ceres, entre el 19 y 23 de diciembre de 2015.
El cráter Kupalo, uno de los cráteres más jóvenes sobre Ceres, muestra muchos atributos fascinantes en la imagen de alta resolución de 35 metros por píxel. El cráter tiene material brillante expuesto en su borde, el cual podría estar compuesto de sales, y su fondo probablemente fue formado como consecuencia de un impacto. Los investigadores estudiarán con atención si este material está relacionado con las “manchas brillantes” del cráter Occator. Kupalo, el cual mide 26 kilómetros de diámetro y está situado en latitudes medias del hemisferio sur, recibe su nombre del dios nórdico de la vegetación.

Cráter Messor. Crédito: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA 

Según Paul Schenk, miembro del equipo científico del Lunar and Planetary Institute (Houston), “Este cráter y sus depósitos de reciente formación pueden ser un objetivo de estudio importante para el equipo a medida que Dawn continúa explorando Ceres en su fase final de mapeo”.

Dawn también ha capturado una densa red de fracturas en el suelo de 78 kilómetros de ancho del cráter Dantu. Uno de los mayores y más jóvenes cráteres de la luna terrestre, conocido como Tycho, tiene fracturas similares. Esta fracturación puede ser resultado del enfriamiento del material derretido de un impacto, o cuando el suelo del cráter se hundió tras la formación del mismo.
Un cráter de 32 kilómetros al oeste del cráter Dantu está cubierto de escarpadas laderas y bordes. Estas características probablemente se formaron cuando el cráter colapsó parcialmente durante el proceso de formación. Su naturaleza curvilínea recuerda el suelo de Rheasilvia, un cráter gigante de impacto en el protoplaneta Vesta, el cual Dawn orbitó de 2011 a 2012.
Cráter Dantu. Crédito: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA 

Otros instrumentos de Dawn también han comenzado a estudiar intensamente Ceres. El espectrómetro en visible e infrarrojo está examinando como diversas longitudes de onda se reflejan en Ceres, lo que podría ayudar a identificar minerales presentes en la superficie.

El instrumento gamma ray and neutron detector (GRaND) está trabajando intensamente. Los datos de GRaND ayudan a los investigadores a comprender las abundancias de los elementos existentes en la superficie de Ceres, aportando importantes detalles sobre la composición del planeta enano, lo que ayudará a comprender mejor cómo evolucionó.
La nave permanecerá a su altitud actual para el resto de la misión. El final de la misión principal será el 30 de junio de 2016. Según Chris Russell, investigador principal para la misión Dawn, “Cuando orientamos Dawn hacia Ceres una vez completada la exploración de Vesta, esperábamos sorprendernos con el próximo alto en el camino. Ceres no nos decepcionó. A cualquier sitio que miremos desde esta nueva baja altitud, vemos sorprendentes formas superficiales que nos hablan del carácter único de este mundo”.
Dawn es la primera misión en visitar un planeta enano, y la primera misión fuera del sistema Tierra-Luna en orbitar dos objetivos distintos del Sistema Solar. Después de orbitar Vesta durante 14 meses (de 2011 a 2012), Dawn llegó a Ceres el pasado 6 de marzo de 2015. Para más información sobre Dawn se puede visitar la página web de la misión.
Fuente de la notica: NASA.