Miguel Rodríguez Marco no deja de sorprendernos. En esta ocasión nos ha enviado estas fotografías de las Pléyades, en la constelación de Taurus. Las fotografías han sido tomadas desde pleno centro de Madrid con una cámara fotográfica Sony Alfa-6000. Lo ha logrado con un tiempo de exposición muy pequeño. En el primer caso de únicamente 1/10 segundos a ISO 25600. Los resultados son simplemente espectaculares. La toma ha sido realizada con una función que toma cuatro imágenes y las promedia, cara a reducir el posible ruido.

La segunda fotografía están también tomada desde Madrid y con la misma cámara. En esta a focal 16 mm, f/2,8 y tiempo de exposición 0,4 segundos a ISO 25600.

Simplemente espectaculares. No hay excusa para hacer astronomía urbana.
¡Enhorabuena Miguel!

Nota: No está permitido reproducir, copiar o emplear estas imágenes sin la autorización expresa del autor.
Momento de la ocultación de Aldebarán

Tal y como habíamos comentado en el artículo “Alerta observacional: Nueva ocultación de Aldebarán por la Luna“, el pasado 29 de octubre era visible desde España la ocultación de Aldebarán (estrella alfa de la constelación de Tauro) por la Luna. Verónica Casanova y yo decidimos realizar la observación desde Durango (Vizcaya). A pesar de un pronóstico meteorológico desfavorable y una tarde completamente nubosa, finalmente se despejó y pudimos realizar la observación de este fenómeno.
La observación la realizamos de dos maneras. Por un lado mediante grabación en vídeo. Para ello empleamos una cámara Canon EOS500D acoplada a foco primario a un telescopio ETX90 -en modo azimutal, sin guiado ecuatorial-. Por otro lado también realizamos la observación visualmente, empleando unos prismáticos 20×80.

Estos son los resultados obtenidos:
– Ocultación: hora 21:32:14 horas TU, +/- 5 s. AP=83º +/- 1º
– Reaparición: hora 22:34:13 horas TU, +/- 2 s. AP=276º +/- 3º

Momento de la reaparición de Aldebarán.

Os incluimos dos imágenes correspondientes al momento de la ocultación y de la reaparición. También os incluimos los vídeos de ambos momentos. Debido a las limitaciones del software de procesado y para no demorar más la publicación, estos vídeos duran más de 4 minutos. En el caso del primer vídeo, la ocultación ocurre en el minuto 4:28, mientras que en el segundo la reaparición es en el minuto 4:13. En los vídeos se hace evidente la carencia de seguimiento ecuatorial y la alta turbulencia, pero a pesar de ello logramos registrar ambos momentos.

Deriva diaria Tauridas
Deriva diaria Tauridas. Crédito: IMO

Los meteoros táuridas se trata en realidad de dos radiantes muy próximos (ver imagen del post con el mapa de su deriva): las Táuridas del norte y las Táuridas de sur, si bien ambos están asociados al cometa 2P/Encke. Debido a que son similares es muy importante hacer la observación visual con mucho cuidado para no confundir los miembros de un radiante con los del otro. Es recomendable la observación telescópica.
La actividad de ambos es muy extensa, comenzando a finales de Septiembre y finalizando el 25 de Noviembre. En ambos casos la actividad durante el máximo es próxima a 5 meteoros/horas, si bien para las STA el máximo será el 5 de Noviembre, mientras que para las NTA será el día 12. En ambos casos son meteoros muy lentos.
Fuente de la imagen: IMO.

El próximo 29 de octubre, al comienzo de la noche, podremos observar una destacada ocultación. La Luna ocultará a la brillante estrella Aldebarán, estrella alfa de la constelación de Tauro. Dicha ocultación será visible en toda España, y a diferencia de la ocurrida el pasado 5 de septiembre (ver artículo “Alerta observacional: Ocultación de Aldebarán por la Luna“) esta vez ocurrirá al principio de la noche. La hora de la ocultación será las 21:30 horas TU (22:30 hora peninsular) aunque variará según nuestra situación geográfica.

A continuación incluimos un listado de varias ciudades para conocer con más precisión las horas en diferentes puntos geográficos:
Ciudad
Hora (TU)
Albacete
21:26:12
Alicante
21:25:55
Almería
21:23:19
Badajoz
21:24:33
Barcelona
21:31:18
Bilbao
21:32:22
Burgos
21:30:36
Córdoba
21:23:40
Gerona
21:32:32
Granada
21:23:09
Ibiza
21:27:39
La Coruña
21:31:08
León
21:30:26
Madrid
21:27:43
Málaga
21:22:18
Menorca
21:30:36
Murcia
21:25:11
Palma de Mallorca
21:29:18
Pamplona
21:31:55
Salamanca
21:27:54
San Sebastián
21:32:49
Santa Cruz de la Palma
21:12:02
Santander
21:32:18
Santiago
21:30:26
Sevilla
21:22:48
Valencia
21:27:33
Valladolid
21:29:14
Vigo
21:29:20
Vitoria
21:31:44
Zaragoza
21:30:26

Crédito: IOTA

Se puede consultar horarios para otras ciudades del mundo en la página web de la IOTA.

Esta misma noche (5 de septiembre) de madrugada, podremos observar una destacada ocultación. La Luna ocultará a la brillante estrella Aldebarán, estrella alfa de la constelación de Tauro. Dicha ocultación será visible en toda España, si bien, nos obligará a madrugar un poco. La hora de la ocultación será las 4:52 horas TU (6:52 hora peninsular), y la reaparición a las 6:04 horas TU (8:04 hora peninsular). Al final del artículo incluimos un listado de varias ciudades para conocer con más precisión las horas en diferentes puntos geográficos. 
La ocultación ocurrirá por el limbo iluminado mientras que la reaparición ocurrirá por el limbo oscuro. Dado que ocurrirá poco antes del amanecer, la observación de la ocultación se verá complicada por las primeras luces del alba, a la vez que por ocurrir por el limbo iluminado. Por ello, si bien es observable a simple vista, es recomendable usar unos prismáticos o un pequeño telescopio para observar el fenómeno. 

AP=Ángulo de posición

La reaparición será más difícil de observa pues ocurre ya de día. Necesitaremos emplear un pequeño telescopio. Geográficamente los lugares más favorecidos serán los situados más al oeste. A continuación incluimos un breve listado con los horarios (TU) para diversas ciudades:

– Barcelona: Ocultación 4:53:49 h TU. AP 114º / Reaparición 6:04:27 h TU. AP 227º
– Bilbao: Ocultación 4:42:17 h TU. AP 103º / Reaparición 5:58:09 h TU. AP 236º
– La Palma: Ocultación 4:24:59 h TU. AP 152º / Reaparición 4:44:02 h TU. AP 179º
– Madrid: Ocultación 4:41:17 h TU. AP 112º / Reaparición 5:51:47 h TU. AP 226º
– Oviedo: Ocultación 4:36:42 h TU. AP 100º / Reaparición 5:53:05 h TU. AP 238º
– Mallorca: Ocultación 4:57:01 h TU. AP 121º / Reaparición 6:01:33 h TU. AP 219º
– Santiago de Compostela: Ocultación 4:32:31 h TU. AP 99º / Reaparición 5:47:37 h TU. AP 238º
– Valencia: Ocultación 4:49:45 h TU. AP 119º / Reaparición 5:55:42 h TU. AP 220º

Se puede consultar horarios para otras ciudades del mundo en la página web de la IOTA.

Crédito: IOTA

Haz click en la imagen para ampliarla

Si bien el pronóstico meteorológico es bastante malo para Durango (Vizcaya), y la noche comenzó completamente cubierta de nubes, hacia las 4 de la madrugada el cielo estaba despejado completamente de nubes, y pude aprovechar para realizar una observación visual de las Perseidas además de diversas fotografías. Visualmente en un intervalo de 1 hora logré observar 6 meteoros, 5 de ellos Perseidas y otro esporádico. El MALE nuevamente era bajo por la contaminación lumínica.
Fotográficamente la sesión permitió capturar dos meteoros. El primero y más brillante, era esporádico y encabeza el artículo. El segundo, bastante débil, era una Perseida. Las fotografías ha sido obtenidas con una cámara réflex Canon EOS 500D con objetivo de 18 mm, tiempo de exposición de 25 segundos a 400 ISO.

Haz click en la imagen para ampliarla
Como la sesión fotográfica constó de 132 fotografías, he realizado un pequeño time-lapse que muestra el desplazamiento del firmamento durante una hora. Cubre la zona de Perseo-Auriga-Tauro. En el vídeo se ve el meteoro esporádico ¿Lo encontráis? ¿Y las Pléyades?

Nuevamente incluyo el gráfico actualizado de actividad del radiante creado por IMO.

Recordad que esta noche (12 al 14 de agosto) llega el máximo de las Perseidas. Podéis encontrar instrucciones para la observación en el siguiente artículo “Guía completa para la observación de las Perseidas 2015“.

¡Cielos despejados!

Marte próximo al Sol, en Tauro. Stellarium

Durante este mes de junio, Marte se encontrará en lo que se conoce como conjunción solar. De este modo estará situado geométricamente justo al lado opuesto del Sol respecto a la Tierra. Durante este periodo, que se repite cada 26 meses aproximadamente, el Sol interferirá notablemente en las comunicaciones con los orbitadores y rovers que actualmente se encuentra en el planeta rojo.
Cara a evitar que dichas interferencias puedan causar problemas en las comunicaciones y que ciertos comandos (instrucciones enviadas desde la Tierra para que el orbitador o rover haga una tarea concreta) pueda ser malinterpretados, causando fallos, accidentes o averías indeseadas, la NASA ha decidido reducir o anular las comunicaciones durante los días 7 a 21 de junio. Días antes y después, también se reducirán las comunicaciones a lo justo y necesario, y casos de emergencia.

En concreto los rovers no se desplazarán sobre la superficie marciana y evitarán emplear su brazos robóticos. Algunos de los orbitadores/rovers continuarán con ciertas áreas de su misión científica, si bien, dado que se interrumpirán las comunicaciones y no podrán enviar a la Tierra los datos, se está procediendo a liberar parte de su memoria de datos que no son necesarios para que dispongan de espacio suficiente para almacenar los recogidos durante este periodo de tiempo.
Se puede ampliar información en el artículo “Mars solar conjunction puts missions on hold in June” de Phys.org.

Los anocheceres de mayo, entre el final del crepúsculo y la medianoche, nos permiten ver en la eclíptica, cruzando nuestro meridiano local, dos grandes constelaciones, la de LEO, con su estrella principal, Régulo (Alpha Leo); y la de VIRGO, con Espiga (Alpha Vir), una de las 3 estrellas australes más brillantes que podemos admirar sobre nuestros horizontes. 
También en la eclíptica, que se sumerge por el cuadrante NO, vemos desaparecer Aldebarán (Alpha Tau), de la constelación de TAURO, flanqueada por Capella (Alpha Aur) y Betelgeuse (Alpha Ori); Le siguen Cástor y Pólux, (Alpha y Beta Gem) “cabezas” de la constelación de GÉMINIS, y más tarde las tenues estrellas de CÁNCER. 
Todavía vemos fugazmente desaparecer, pero sólo en la primera mitad del mes y por el SO, a Sirio (Alpha CMa) en Can Mayor, a la que le sigue Proción (Alpha CMi) en Can Menor.
En el cuadrante SE, vemos aparecer por la eclíptica a Zuben El Genubi (Alpha2 Lib), y Zuben El Chamali (Beta Lib), las estrellas principales, aunque no muy brillantes, de LIBRA; también vemos aparecer  Antares (Alpha Sco) el “corazón” de ESCORPIÓN precedida por sus “pinzas”. Y también vemos a Ras Alhague (Alpha Oph) la “cabeza del serpentario” OFIUCO, constelación que, aunque no es considerada zodiacal, sí está en la eclíptica.
Extendida sobre todo el horizonte meridional, todavía advertimos completa la más extensa y alargada de todas las constelaciones, HIDRA, “cabalgada” por las débiles estrellas de COPA y las más brillantes de CUERVO. También vemos, aunque parcialmente y rozando nuestro horizonte Sur, las constelaciones de CENTAURO y LOBO
Por el cénit, desde el final del crepúsculo y hasta la medianoche vemos la bonita estrella doble Cor Caroli (Alpha2 CVn) el “corazón de Carlos” en la pequeña constelación de LOS LEBRELES. 
Mirando al norte, tras el crepúsculo, vemos el asterismo del trapecio de la OSA MENOR levantándose por el NE, y en la parte alta de la región circumpolar, a la OSA MAYOR cruzando nuestro meridiano local; mientras que por la parte baja, desapareciendo entre la bruma la tenue CAMELOPARDALIS, la “W” de CASIOPEA, y el “trono” de CEFEO; Al NE ya podemos ver con claridad al DRAGÓN, desde la “cabeza”, embestida por HÉRCULES, hasta la “cola”.
El Sol, en ARIES, pasa a TAURO el día 14
La lluvia de meteoros a destacar en mayo es la de las Eta Acuáridas, cuyo periodo de visibilidad se abre del 21 de abril al 12 de mayo, siendo el máximo el 5 de mayo, con una ritmo estimado de 120 meteoros a la hora.

[Josean Carrasco. Presidente de la Asociación Astronómica Izarbe de San Sebastián]

Zona Sur de firmamento donde se ve Orión, Tauro y el cometa Lovejoy. ¿Lo encuentras?
Focal 18 mm. 9 imágenes de 3,2 segundos

Ayer 11 de enero, Verónica Casanova y yo tuvimos nuevamente la ocasión de observar el cometa Lovejoy C/2014 Q2. En esta ocasión desde la localidad de Rentería (Guipúzcoa). Para la observación usamos prismáticos de 8×40 y 10×50, además de la cámara Canon EOS500D. El cometa era fácilmente observable aunque debido a la polución lumínica no es posible hacerlo a simple vista.
Aquí os compartirmos las fotografías que tomamos. Todas ellas están procesadas con Deep Sky Stacker. Debajo de cada una aparecen los tiempos de exposición y la focal usada (todas fueron realizadas a ISO 3200). Para aquellos que os animéis a observar el cometa estas noches os recomendamos los siguientes artículos : “El cometa C/2014 Lovejoy Q2 durante los próximos días” y “Guía completa para observar el cometa C/2014 Lovejoy Q2“.
¿Logras localizarlo en la imagen que encabeza el artículo? Si no es así, sigue leyendo…

Detalle de la zona del cometa
Cometa Lovejoy y cúmulo de las Pléyades. Focal 35 mm. 18 imágenes de 3,2 segundos
Cometa Lovejoy y cúmulo de las Pléyades. Focal 55 mm. 18 imágenes de 3,2 segundos
Misma zona que la anterior pero incluyendo las Pléyades (M45). Focal 18 mm, 9 imágenes de 3,2 segundos
Detalle de la zona donde está el cometa
Cometa Lovejoy. Focal 55 mm. 9 imágenes de 3,2 segundos
Cometa Lovejoy. Focal 55 mm. 9 imágenes de 3,2 segundos
Cúmulo de las Pléyades. Focal 55 mm. 9 imágenes de 3,2 segundos
Constelación de Auriga. La brillante estrella  de la izquierda es Capella. Focal 35 mm. 9 imágenes de 3,2 segundos

Cometa Lovejoy. Crédito: Paul Stewart/en.Wikipedia.org
El firmamento de este invierno tiene un invitado que no podemos dejar escapar. Se trata del cometa C/2014 Lovejoy Q2. Este cometa podría alcanzar, según las estimaciones, la magnitud aparente +4, pudiendo llegar a ser visible a simple vista. No obstante hay que ser cautos pues los cometas son objetos difusos y incluso en condiciones favorables, para lograr observarle sin instrumento alguno deberíamos alejarnos a lugares con poca contaminación lumínica.
El cometa Lovejoy fue descubierto en la constelación Puppis el 17 de agosto pasado por Terry Lovejoy, cuando tenía una magnitud aparente de +15. El próximo 7 de enero será el día de máxima aproximación a nuestro planeta, a 0,469 UA (una unidad astronómica equivale a la distancia promedio entre la Tierra y el Sol, unos 150 millones de kilómetros). El 9 de enero cruzará el ecuador celeste, adentrándose en el hemisferio norte. Y será el 30 de enero cuando alcance su perihelio (punto más cercano al Sol), pasando a 1,29 UA del astro rey.

Estructura y composición de los cometas

En un cometa podemos discernir su cola de polvo, que está constituida por pequeños granitos de silicatos y material orgánico que se mueven por la acción conjunta de la gravedad solar y la presión de la radiación. Es visible porque parte de esos granitos reflejan la luz solar que reciben. Por ello, las colas tienen un  color blanquecino o amarillento.

Dependiendo de la cantidad de material expulsado y del tamaño del núcleo, las colas de los cometas se extienden en el espacio hasta unos 100 millones de kilómetros, aunque en casos excepcionales (los cometas de los años 1680 y 1843), la cola ha alcanzado hasta unos 300 millones de kilómetros.  

Las colas de los cometas pueden presentar filamentos y girones debido a la actuación de los diferentes campos magnéticos interplanetarios e incluso pueden sufrir un corte y continuar después. A veces, las imperfecciones que se observan en la estructura de las colas o incluso la presencia de chorros que salen directamente del núcleo son debidas a la propia naturaleza del núcleo y la distribución de los materiales que lo forman.

Junto a la cola de polvo, los cometas pueden mostrar una cola recta, con un color ligeramente azulado que se debe a su composición iónica. Es la cola de plasma o iones que se forma, esencialmente, por la interacción del material iónico cometario con el del viento solar y el campo magnético que arrastra. Las colas nacen de la coma, una nebulosa de polvo y gas que, en ocasiones presenta ciertas estructuras brillantes como chorros, capas o abanicos. Finalmente, oculto tras la coma, está lo que sería la esencia cometaria, el núcleo.

La anticola ocurre cuando el núcleo cometario eyecta gran cantidad de partículas de gran tamaño, que por efecto de la atracción gravitatoria, se precipitan al Sol. Para poder observar una anticola en un cometa se deben dar ciertas condiciones: la Tierra debe estar cerca del plano orbital del cometa y el ángulo entre el Sol-cometa-Tierra debe ser mayor de 90°. 

El núcleo es un conglomerado de hielos, mayoritariamente agua, pero también monóxido de carbono y granos de polvo. Cuando el núcleo es calentado por el Sol, los hielos subliman, liberando el gas que arrastran consigo los granos de polvo. El núcleo es un cuerpo sólido de forma irregular y baja densidad, con un tamaño del orden de los kilómetros. Se mueve por el cielo por la acción gravitatoria del Sol y demás cuerpos del Sistema Solar, así como por la reacción que produce cuando el gas es liberado. Las partículas despedidas del núcleo miden entre una milésima de milímetro hasta un centímetro de tamaño.

La envoltura de hidrógeno es una corona que fue detectada por primera vez por los satélites OGO 5 y OAO 2. Pueden alcanzar los millones de kilómetros de diámetro. 

Las investigaciones realizadas han permitido detectar la presencia de un gran número de compuestos tanto en las comas como en las colas. Hoy sabemos que los componentes volátiles mayoritarios son el agua (80%), seguido del dióxido de carbono, monóxido de carbono, metanol, metano, sulfuro de hidrógeno y amoniaco, y trazas de otros 60 compuestos diferentes.

¿A dónde debo mirar?
Trayectoria del cometa Lovejoy en enero 2015. Haz click en la imagen para ampliar

En estos momentos el cometa se encuentra en una declinación muy baja, en la constelación de Lepus. Tal y como hemos comentado la cosa irá mejorando a medida que avancen las semanas. Entrará en la constelación de Eridiano el 2 de enero. A continuación, el 9 de enero se adentrará en la constelación de Tauro.

Abandonará Tauro el 16 de enero para adentrarse en Aries, y para aquellos que deseéis realizar fotografías del cometa, tendréis una buena ocasión el día 19, cuando estará a tan sólo 8 grados del cúmulo M45 (Pléyades). El 25 de enero entrará en la constelación del Triángulo, donde permanecerá hasta finales de mes. En este mismo artículo tenéis una carta donde se muestra el movimiento del cometa a lo largo del mes de enero. Al final del artículo aparecen las coordenadas detalladas para todo el mes de enero.
¿Con que instrumento observo el cometa?
A todos nos encantaría que fuese visible a simple vista. Incluso siendo visible a simple vista, los prismáticos serán los instrumentos de observación ideales para los cometas brillantes. Los prismáticos, si bien tienen menos aumentos que los que podemos tener con un telescopio, ofrecen a cambio un gran campo de visión y mucha luminosidad. Los cometas -al menos los brillantes- son cuerpos extensos y difusos. Al ser un cuerpo extenso, lo ideal es tener bastante campo de visión, el suficiente como para poder contemplar la mayor parte del mismo. Al ser difusos, su brillo estará repartido por una superficie amplia -al igual que ocurre con, por ejemplo, las galaxias-. Esto implica que un cometa de la magnitud +5 no es [aparentemente] igual de brillante que una estrella de la magnitud +5. La estrella concentra toda su luminosidad en un punto.

Son prismáticos adecuados aquellos en los que el cociente entre el diámetro de sus lentes objetivo y el aumento dé un valor próximo al de la apertura de nuestra pupila. De este modo aprovechamos toda la luz que sale del sistema óptico. Este valor suele ser de 7 para personas jóvenes y 5 para personas adultas -puede variar de una persona a otra-. Así un prismático de 10×50, que daría un cociente de 5, o uno de 11×80, que daría 7,2, serían buenas elecciones. Sin embargo sería una mala elección un prismático de 20×50, pues el cociente es 2,5 y parte de nuestra pupila no recibiría luz -serían menos luminosos-.
En el caso de cometas más débiles de magnitudes +7, sería recomendable usar telescopio. Podríamos seguir usando prismáticos, pero a medida que se hace más débil el cometa, necesitaríamos cielos más oscuros y menos polucionados. Sería especialmente difícil si está próximo el amanecer. Si usamos telescopio, el más adecuado será aquel que tenga una relación focal menor. Esta relación focal se obtiene dividiendo la apertura del objetivo entre la longitud focal. Son especialmente interesantes aquellos con relaciones focales situadas entre 4 y 7. Un menor valor en la relación focal lo convierte en un instrumento más adecuado para objetos débiles y difusos. Valores mayores lo convierten en instrumentos más adecuados para la observación lunar, planetaria o de estrellas dobles. Generalmente los telescopios que tienen mayor luminosidad son los reflectores de tipo Newton, si bien, hoy en día, en el mercado hay refractores muy luminosos y a precios muy asequibles.
Si tenemos telescopio con montura ecuatorial, podemos usar la técnica llamada Piggy-Back. Esta técnica consiste en acoplar la cámara en paralelo al tubo del telescopio y usar éste como guía de precisión.
¿Como puedo fotografiar el cometa?
Cometa Hyakutake. Marzo 1996

Para realizar fotografía de objetos celestes es necesario tener una cámara fotográfica que nos permita exposiciones largas. Las compactas que habitualmente usamos día a día no suelen ofrecer dicha posibilidad. Así pues, la cámara ideal podría ser o bien un réflex digital o una cámara CCD. Las cámaras CCD son mucho más sensibles (eficiencia cuántica del sensor mayor) por lo que son ideales para la astronomía, aunque requieren uso de ordenador, procesado de imágenes y su coste sube bastante. Quedan reservadas para personas ya iniciadas en la astronomía y que las suelen usar para fotografiar de modo habitual otros cuerpos celestes. En esta misma página podréis encontrar ejemplos si buscáis por la palabra clave “CCD”.

Si el cometa es visible a simple vista, posiblemente muestre una notable cola. Así, podríamos aprovechar antes del amanecer para sacar fotografías con mucho campo y donde los intensos colores del horizonte aporten belleza adicional. Normalmente se suele trabaja con un ISO 400 a 800 y los tiempos de exposición a partir de los 5 segundos. Todo ésto está sujeto a la magnitud que alcance el cometa. Si el cometa es más débil de la magnitud +5 necesitaremos acoplar la cámara a un telescopio, o bien usar una focal larga en el objetivo de la cámara. A la vez, tendremos que ampliar el tiempo de exposición.
Con el tiempo de exposición tendremos que tener cuidado. Por ejemplo, un tiempo de exposición superior a 10 segundos en focales superiores a los 28 mm provocará que las estrellas, debido a la rotación terrestre, no aparezcan como puntos -siempre y cuando únicamente usemos un trípode para apoyar la cámara-. A medida que usamos focales mayores, el efecto se acentúa. Con telescopio se hace imprescindible usar una montura ecuatorial motorizada que compense la rotación de la Tierra.
Aquellos que sean más expertos en software fotográfico, pueden emplear una técnica usada en la fotografía astronómica con CCD. Consiste en capturar varias imágenes y apilarlas/sumarlas. Así, para lograr un tiempo de exposición de 60 segundos, podemos tomar una única exposición de 60 segundos -con el riesgo de que el seguimiento con la montura ecuatorial no sea bueno y arruine la fotografía- o bien 10 exposiciones de 6 segundos cada una -menor riesgo de errores de seguimiento-. El resultado es el mismo -siempre y cuando la respuesta de la cámara mantenga la linealidad durante el tiempo de exposición- pero si hacemos varias exposiciones, el riesgo de errores de seguimiento es menor.
¿Que datos debería recoger para que mis observaciones sean útiles a la comunidad científica?
Evidentemente el primer objetivo que tenemos al observar el cometa es nuestro propio disfrute. Sin embargo, haciendo un poco más de esfuerzo, podemos tomar algunos datos que, adecuadamente tratados, podrían ser de utilidad a la comunidad científica. Para ello hay una serie de mediciones que podemos hacer y entre las que se incluye la estimación del brillo aparente, el ángulo de posición de la cola o el grado de condensación. Una vez que tenemos los datos, podemos enviarlos a organismos como SOMYCE. En algunos casos es obligatorio enviar los datos con un formato concreto. Sobre ello hablaremos al final del artículo.
Estimar la magnitud aparente de un cometa: El método Bobrovnikoff
Existen diferentes métodos de realizar la estimación de magnitud aparente de un cometa. Uno de ellos es el llamado método Bobrovnikoff (también conocido como método out-out). Para hacer dicha estimación, la observación debe hacerse con algún instrumento óptico, ya sean prismáticos o telescopio. En primer lugar debemos identificar dos estrellas en el campo visual donde tenemos localizado el cometa. Una de ellas (llamémosla A) tiene que ser más brillante que el cometa mientras que la otra (llamémosla B) debe ser más débil -normalmente la diferencia de brillo entre ambas se recomienda que sea entre 0,5 y 1 magnitudes. Cuanto menor sea la diferencia más precisa será la medida-.
A continuación desenfocamos hasta que tanto la estrella A, como la estrella B, como el cometa, tengan el mismo diámetro. A continuación dividimos mentalmente la diferencia de brillo entre la estrella A y B en 10 divisiones, y decidimos en que punto de dichas divisiones está el brillo del cometa. Por ejemplo podría ser A2C8B, que indicaría que el cometa tiene un brillo muy próximo a la estrella A. A continuación usaríamos la siguiente fórmula para calcular la magnitud del cometa, donde a y b son los índices de comparación (en el ejemplo a=2 y b=8):

Mc sería la magnitud estimada del cometa, Ma la magnitud de la estrella A, y Mb la de la estrella B. Para los observadores de variables, verán que dicha fórmula corresponde a la usada para el método Argelander. Así debe ser pues básicamente se trata de un método de interpolación lineal.
Una alternativa al método Bobrovnikoff: El método Sidgwick
También conocido como método in-out, el método Sidgwick es muy similar, aunque en este caso, primero memorizamos el brillo y diámetro del cometa, y desenfocamos las estrellas hasta que ambas tengan el mismo diámetro que el del cometa antes de desenfocar (en este caso no nos preocupamos del grado de desenfoque del cometa). Al igual que antes dividiríamos la diferencia de brillo entre ambas estrellas en 10 divisiones y estimaríamos en que punto está el brillo del cometa. La fórmula a aplicar es la misma.
Otros datos interesantes a tomar
Entre los datos que podemos tomar de modo sencillo, el que habitualmente se suele tomar es el denominado grado de condensación, que representa numéricamente la densidad de la envoltura gaseosa (coma) que rodea al núcleo. Su valor va de 0 a 9 y esta es la escala:
   – 0: para una coma totalmente difusa y sin condensación central
   – 3: para una coma difusa pero en la que aumenta la condensación gradualmente
   – 6: para una coma con un pico de condensación central muy claro
   – 9: para una coma con apariencia puntual -estelar-
Grados de condensación. Crédito: Wikipedia
Otros datos interesantes son el ángulo de posición de la cola, comenzando a medir los 0º desde la posición norte, y evolucionando a 90º este, 180º sur y 270º oeste. También es interesante medir la longitud de la cola (en grados). 
Reportar las observaciones realizadas
Cuando hay que reportar datos de observaciones de cometas, dependiendo a donde las enviemos, nos pueden pedir un formato concreto. En particular hay dos muy conocidos. El primer formato que se usa para reportar es el conocido como COHP, mientras que el segundo es el llamado ICQ.
El primero (COHP) es muy sencillo y el más usado, por lo que será el que os mostremos como completar:
– Primero se debe reportar la fecha: yyyy mmm dd.dd (en TU)
– m1 indica la magnitud del cometa. (Por ejemplo 5,0)
– Dia es el diámetro de la coma en minutos de arco. (Por ejemplo 5’)
– DC es el grado de condensación (como ya indicamos 0 es difuso y 9 puntual). (Por ejemplo 3 (bastante difuso))
– Longitud de la cola, en minutos de arco (Por ejemplo 25′)
– Ángulo de posición de la cola (0 = hacia el N., 90 hacia el E, …). (Por ejemplo 45º)
– Instrumento (L=Reflector, R=Refractor, SCT=Schmidt-Cassegrain, B=Prismáticos, NE=simple vista). 
– Observador (Por ejemplo Fran Sevilla)
– Lugar de observación (Por ejemplo Durango, Spain)
De modo que la línea de ejemplo sería:
2014 Dec 26.75, m1=5.0, Dia=5′, DC=3, Tail=25′, PA=45º, 10cm R 48x, Fran Sevilla (Durango, Spain)

Un formato alternativo ICQ
Cada día es más habitual que sea más aceptado el otro formato, ICQ (International Comet Quarterly), por lo que detallamos aquí también el formato a usar -un poco más extricto que el usado en el COHP. Entre cada campo se debe dejar un espacio en blanco, además de los que se indiquen (los ejemplos usan los mismos valores que en el caso del COHP).
Campo 1: IIIYYYYMnL   
Denominación del cometa, p.e. [espacio][espacio][espacio]2014Q2
Campo 2: YYYY[espacio]MM[espacio]DD.DD   
Fecha año mes día fracción horario, p.e. 2014[espacio]12[espacio]26.75
Campo 3: [espacio]M[espacio]mm.m[espacio]r   
Método (S=Sidgwick/B=Bobrovnikoff), magnitud y catálogo (p.e. TK es el Tycho 2. Si el código es de dos letras, se usará el espacio en blanco que separa con el siguiente campo, p.e. [espacio]B[espacio]05.0[espacio]TK (y por lo tanto no hay espacio en blanco entre campo 3 y campo 4)
Campo 4: AAA.ATFF   
Apertura (cm), instrumento (B=prismáticos/T=reflector/R=refractor) y focal, p.e. 010.0R[espacio][espacio]
Campo 5: XXX   Aumentos, p.e. [espacio]48
Campo 6: [espacio]dd.dd[espacio]DC   
Diámetro coma (‘) y grado condensación, p.e. [espacio]05.00[espacio][espacio]3
Campo 7: [espacio]t.tt[espacio]AAA   
Longitud cola (º) y ángulo posición cola, p.e. [espacio]0.41[espacio]045
Campo 8: ICQ[espacio]XX[espacio]OOOOO   
Formato del fichero, texto fijo y observador, p.e. ICQ[espacio]XX[espacio]FJS00
Es obligatorio incluir al menos los campos 1, 2, 3, 4 y 8. Aquí podéis encontrar información muy detallada sobre este formato: enlace

Coordenadas del cometa Lovejoy para enero de 2015

A continuación indicamos la coordenadas detalladas para enero de 2015 para localizar el cometa. Fuente de los datos: Minor Planet Center (MPC).

– Día 1: A.R. 5h 4m 27,8s. Decl. -19º 12′ 11″. Elongación131,3º
– Día 2: A.R. 4h 57m 20,2s. Decl. -17º 2′ 14″. Elongación131,7º
– Día 3: A.R. 4h 50m 12,5s. Decl. -14º 46′ 39″. Elongación131,9º
– Día 4: A.R. 4h 43m 6s. Decl. -12º 26′ 7″. Elongación131,9º
– Día 5: A.R. 4h 36m 1,9s. Decl. -10º 1′ 24″. Elongación131,7º
– Día 6: A.R. 4h 29m 1,3s. Decl. -7º 33′ 25″. Elongación131,2º
– Día 7: A.R. 4h 22m 5,2s. Decl. -5º 3′ 11″. Elongación130,6º
– Día 8: A.R. 4h 15m 14,8s. Decl. -2º 31′ 46″. Elongación129,7º
– Día 9: A.R. 4h 8m 30,9s. Decl. 0º 0′ 13″. Elongación128,7º
– Día 10: A.R. 4h 1m 54,5s. Decl. 2º 30′ 23″. Elongación127,4º
– Día 11: A.R. 3h 55m 26,2s. Decl. 4º 59′ 3″. Elongación126,1º
– Día 12: A.R. 3h 49m 6,7s. Decl. 7º 24′ 54″. Elongación124,6º
– Día 13: A.R. 3h 42m 56,6s. Decl. 9º 47′ 7″. Elongación123º
– Día 14: A.R. 3h 36m 56,4s. Decl. 12º 5′ 4″. Elongación121,3º
– Día 15: A.R. 3h 31m 6,4s. Decl. 14º 18′ 13″. Elongación119,6º
– Día 16: A.R. 3h 25m 26,9s. Decl. 16º 26′ 12″. Elongación117,8º
– Día 17: A.R. 3h 19m 58,1s. Decl. 18º 28′ 45″. Elongación116,1º
– Día 18: A.R. 3h 14m 40,2s. Decl. 20º 25′ 44″. Elongación114,4º
– Día 19: A.R. 3h 9m 33,2s. Decl. 22º 17′ 8″. Elongación112,6º
– Día 20: A.R. 3h 4m 37,1s. Decl. 24º 2′ 58″. Elongación110,9º
– Día 21: A.R. 2h 59m 51,7s. Decl. 25º 43′ 23″. Elongación109,3º
– Día 22: A.R. 2h 55m 17,1s. Decl. 27º 18′ 31″. Elongación107,7º
– Día 23: A.R. 2h 50m 53s. Decl. 28º 48′ 35″. Elongación106,1º
– Día 24: A.R. 2h 46m 39,1s. Decl. 30º 13′ 49″. Elongación104,5º
– Día 25: A.R. 2h 42m 35,4s. Decl. 31º 34′ 28″. Elongación103º
– Día 26: A.R. 2h 38m 41,5s. Decl. 32º 50′ 48″. Elongación101,6º
– Día 27: A.R. 2h 34m 57,1s. Decl. 34º 3′ 3″. Elongación100,2º
– Día 28: A.R. 2h 31m 21,9s. Decl. 35º 11′ 29″. Elongación98,8º
– Día 29: A.R. 2h 27m 55,7s. Decl. 36º 16′ 21″. Elongación97,5º
– Día 30: A.R. 2h 24m 38,1s. Decl. 37º 17′ 53″. Elongación96,3º
– Día 31: A.R. 2h 21m 28,9s. Decl. 38º 16′ 20″. Elongación95º