La sonda planetaria japonesa Akatsuki, enviada a Venus, ha tenido problemas para entrar en órbita alrededor de Venus y ha permanecido 22 minutos sin comunicación con la Tierra, siendo finalmente superado el problema.