Para el final de 2010, he observado hacia el oeste a Júpiter, por donde muere el Sol. Como comienzo de 2011 he elegido mirar hacia el este, por donde nacen las estrellas. He apuntado con la Canon EOS500, objetivo 18 mm, f/4,5, 3200ISO y 2,5 segundos de exposición, hacia la Osa Mayor y Leo. Se aprecia fácilmente el alto grado de contaminación lumínica de Durango.