Fuente: Sinc/NASA
Tras varios retrasos por causas técnicas, el ‘Discovery’ ha despegado con éxito a las 22h53 (hora peninsular) de ayer jueves desde la base de Cabo Cañaveral en el Centro Espacial Kennedy de Florida (EE UU), con lo que da comienzo la misión STS-133. El destino de la nave es, una vez más, la Estación Espacial Internacional, a donde llegará con seis astronautas a bordo.

Se trata de una misión especial, porque es el último vuelo que realiza el transbordador espacial. La primera misión del Discovery se inició con su lanzamiento del 30 de agosto de 1984, y desde entonces la nave ha entrado en órbita otras 38 veces.

La Misión STS-133, que durará 11 días, está formada por el comandante Steve Lindsey, el piloto Eric Boe y los especialistas de misión Steve Bowen (que sustituirá al astronauta Tim Kopra, herido en un accidente de bicicleta), Alvin Drew, Michael Barratt y Nicole Stott.

El objetivo de esta última misión será entregar equipos y materiales a la ISS e instalar el nuevo módulo multi-usos permanente denominado Leonardo, además de llevar a la estación al androide o robot astronauta Robonaut 2 (R 2), diseñado para ayudar a la tripulación en sus trabajos y en los futuros paseos espaciales.

El despegue del trasbordador no fue el único acontecimiento sobre exploración espacial que ocurrió el día del lanzamiento. Justo cuando el tanque del Discovery terminó de llenarse, el segundo Vehículo Automático de Transferencia (ATV-2) de la Agencia Espacial Europea (ESA) se acoplaba a la estación.

Fuente: Sinc.