Aunque lejos del hogar, no por ello pierdo ocasión de alzar la mirada al firmamento y seguir admirándo lo que veo (por desgracia cada vez menos «gracias» a la polución luminosa). Un par de imágenes, ambas con mi Blackberry. La primera es Sirio y la segunda la Luna.