La sonda Dawn, que orbita el asteroide Vesta, no deja de sorprendernos. Ahora con la imagen de una montaña gigante de colosales dimensiones: 22 kilómetros. ¡Supera casi en tres veces la altura del monte Everest!