Fuente: NASA
Desde hace muchos años (década de 1970) hay indicios de la existencia de una ionosfera en la Luna, cosa que a priori, resulta imposible. Sin embargo, dos sondas soviéticas detectaron material cargado (unos 1.000 electrones por centímetro cúbico). También varios ratiotelescopios lograron realizar dicha detección. Pero ésto entra en contradicción con la inexistencia de atmósfera (salvo trazas débiles) en la Luna. Ahora, el investigador Tim Stubbs, del centro Goddard de la NASA, ha propuesto una solución a este problema. Según su teoría, el origen de dicha ionosfera sería el polvo lunar. Según Stubbs los rayos ultravioletas procedentes del Sol, chocarían con los granos de polvo que flota y los ionizaría, dando lugar a la ionosfera detectada.

Mas información en el enlace de la NASA.