Belinda, satélite de Urano, fue descubierto en 1986 por la sonda planetaria Voyager 2. Inicialmente llamado S/1986U5, su nombre procede de un personaje de una obra de Alexander Pope.
Se trata de un pequeño satélite de 90 kilómetros de diámetro y un albedo muy bajo (sólo 0,08). Es un cuerpo con superficie grisácea y alargado, cuyo eje mayor está alineado con el planeta