«

»

Jun 01 2012

divulgaUNED: El tránsito de Venus, o ahora o en 2117

[Fuente del artículo: divulgaUNED]
El próximo 6 de junio podremos observar desde parte de España el tránsito de Venus por delante del disco solar. Una oportunidad que no se repetirá hasta 2117. ¿Sabes en qué consiste este fenómeno?

Cuando hablamos del tránsito de Venus nos estamos refieriendo al paso de este planeta por delante del disco solar. Desde la Tierra, únicamente se puede observar el tránsito de los dos planetas con órbitas interiores a la nuestra: Mercurio y Venus. En el caso de Mercurio es posible observar a razón de 13 tránsitos por siglo. Sin embargo, Venus nos ofrece menos oportunidades: 13 por milenio.

Los tránsitos de Venus ocurren en pares, separados 8 años, y no se vuelve a repetir hasta pasados 105,5 años. Así, hace 8 años, el 8 de junio de 2004, pudimos observar el anterior tránsito. Los siguientes serán el 11 de diciembre de 2117 y el 8 de diciembre de 2125. Con anterioridad al tránsito de 2004, no se había observado uno desde el 6 de diciembre de 1882. Dada la separación entre la ocurrencia de los diferentes tránsitos, el del 6 de junio se convierte en un fenómeno astronómico que seguramente no volveremos a verlo más.

Este tránsito ocurre cuando Venus está en conjunción inferior (alineación entre Sol, planeta -ya sea Mercurio o Venus- y la Tierra), de modo que puede transitar por delante del disco solar. En el caso de Venus, ocurre un tránsito con una frecuencia 10 veces inferior a los tránsitos de Mercurio por dos motivos. El primero es que Venus se encuentra con 5 veces menos de frecuencia en conjunción inferior que Mercurio: por cada vez que se alinean el Sol, Venus y la Tierra, han ocurrido 5 alineaciones entre el Sol, Mercurio y nuestro planeta.

Por otro lado las inclinaciónes orbitales tanto de Mercurio como de Venus son elevadas con respecto a la de nuestro planeta, causando que en muchas de las ocasiones en las que están en conjunción inferior, no pasen por delante del disco solar, y lo hagan un poco por encima o por debajo del mismo. En el caso de Venus, al estar más alejado del Sol, hace que dicho efecto se acentúe.

Los afortunados del noreste de España

El tránsito será visible desde España el próximo día 6 de junio, aunque comeinza el día 5. Su inicio únicamente se podrá observar desde Asia oriental, Australia, el océano Pacífico y parte del continente americano. Será su final, lo que podremos contemplar desde España. El gran problema que tendremos para observarlo será que dicho final ocurrirá durante el amanecer, y no será observable desde todo el territorio. Únicamente desde la parte noreste de la Península Ibérica y en las Islas Baleares se podrá contemplar, siendo más fácil cuanto más al noreste nos encontremos.

No obstante, también quien desee observarlo, deberá tener en cuenta que prácticamente el final ocurre a la misma hora que amanece, por lo que es aconsejable hacer la observación desde un lugar alto, con el horizonte lo más libre posible de montañas.

Como referencia, el próximo 6 de junio, en Madrid amanecerá a las 6:45. En la siguiente tabla se indica la diferencia de tiempo (en minutos) del amanecer en otras ciudades, para ese día, con respecto a Madrid. Venus llegará a tocar el borde solar a las 6:37 (a las 6:38 en las Islas Baleares), y finalmente el tránsito terminará a las 6:55.

A vista de Hubble

Además de las observaciones que se realizarán desde nuestro planeta, también se harán observaciones desde el espacio. El telescopio espacial Hubble, aunque no puede observar el Sol, realizará la observación del tránsito de un modo muy especial: observando la Luna. El Hubble observará durante el tránsito la luz solar reflejada en el cráter Tycho y estudiará la fracción de luz que atraviesa la atmósfera de Venus para analizar la composición de la misma.

Aunque ya conocemos la composición de la atmósfera de Venus, el resultado del experimento será muy importante pues básicamente es la misma técnica que se usa para analizar las atmósferas de los exoplanetas, y permitirá conocer su eficacia.

También la ESA, usará la misión Venus Express, en órbita alrededor de Venus, para tomar datos durante el tránsito y compararlos con los datos recogidos por los observatorios terrestres.

La historia de una escurridiza observación

La primera observación telescópica de un tránsito de Mercurio fue realizada por Pierre Gassendi en 1631, y no fue hasta 1639 cuando se logró observar uno de Venus. En base a cálculos de James Gregory, Edmond Halley propuso realizar observaciones de dichos tránsitos para realizar el cálculo de la distancia existente entre el Sol y nuestro planeta (La llamada Unidad Astronómica).

Así, de este modo, Jerôme Lalande realizó una primera estimación de dicha distancia, con un valor situado entre 152 y 154 millones de kilómetros, y permitiendo por primera vez dar una idea de la escala de nuestro Sistema Solar.  No obstante, la observación más popular fue la del tránsito de 1769 realizada por la expedición a Tahiti dirigida por el capitán James Cook.

Advertencia: Cualquier observación del Sol debe realizarse siempre con las debidas precauciones, pues puede causar daños irreversibles en la vista. No son válidos los clásicos negativos fotográficos ni los cristales de soldadura. Hay gafas expresamente diseñadas para observar el Sol durante los eclipses, y en el caso de usar un telescopio, existen filtros para su observación, telescopios preparados para la observación solar o pantallas donde proyectar la imagen del disco solar. Tampoco se deben usar los filtros solares incluidos en algunos telescopios de bajo coste y que se enroscan en el ocular.

Referencias:

– NASA eclipse web site: http://eclipse.gsfc.nasa.gov/OH/transit12.html

– ESA: http://www.esa.int/esaCP/SEMLSGZWD2H_index_0.html

– Astrofísica y Física: http://www.astrofisicayfisica.com/2012/05/hubble-utilizara-la-luna-como-espejo.html

– “Anuario del Observatorio Astronómico 2012“, Instituto Geográfico Nacional.

– “The Cambridge Concise History of Astronomy“, Michael Hoskin. Cambridge University Press.

[Fuente del artículo: divulgaUNED]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*